miércoles, 20 de agosto de 2014

Malí - «Humanitarismo, desarrollo y nuevas tecnologías deben complementarse »


En el marco de su intervención de urgencia en Malí, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) pone en marcha un programa utilizado en el desarrollo para mejorar la atención de los niños y niñas enfermos. Entrevista con David Dandres, coordinador de los programas de urgencia de Malí.
-¿Cuál es la situación actual del país?
«Aunque las cosas mejoran, cerca de un menor de cada 8 muere antes de los 5 años. Además, el 70% de estas muertes están ligadas a patologías relativamente benignas: paludismo, diarreas, infecciones respiratorias, desnutrición. Los centros de salud primaria se espera que sepan tratar estas patologías corrientes, pero un conjunto de factores se lo impide: falta de personal o personal no pagado y mal formado; falta de medios económicos de las familias que no pueden pagar las consultas, los medicamentos y el transporte; ruptura en el aprovisionamiento de las farmacias de los suministros médicos; centros de salud insalubres, sin agua ni saneamientos. En 2012, el derrocamiento del Gobierno de Mali, que después fue restablecido y la crisis agrícola y alimentaria han aumentado las consecuencias negativas de estas insuficiencias crónicas”.
-¿Por qué el trabajo de Tdh resulta necesario?
«Porque queda mucho por hacer. La desnutrición misma desciende progresivamente gracias sobre todo a los esfuerzos de los actores humanitarios, todavía está a niveles muy preocupantes. El año pasado nos hemos dedicado específicamente a la lucha contra la desnutrición, nuestra prioridad. Este año, hemos añadido el ocuparnos de las demás patologías corrientes comentadas. Y extendemos también nuestra ayuda a los nuevos centros de salud. Para que la intervención humanitaria dé sus frutos a largo plazo –uno de los compromisos de Tdh- es preciso no solo tiempo sino también cambiar las malas prácticas e insistir en el refuerzo de las competencias. Y a veces ser innovadores y creativos.”
-¿Aspectos innovadores y creativos?
«Vamos a instalar un ordenador de ayuda al diagnóstico en cada centro de la zona de intervención para que los enfermeros y las enfermeras de los centros, incluso en los más aislados y remotos, puedan aplicar buenos tratamientos de manera sistemática y controlada. En efecto, el diagnóstico de las patologías en cuestión puede fácilmente ser realizado por un simple enfermero de campo, siguiendo metódicamente el protocolo oficial de la Atención Integrada de las Enfermedades de la Infancia (PCIME). Este método permite identificar los signos exteriores de peligro con una simple observación de los síntomas. Instalando este Registro Electrónico de Consultas (REC) - que ya ha sido probado en los proyectos de Tdh en Burkina Faso - queremos mostrar que humanitarismo, desarrollo y nuevas tecnologías no son ni incompatibles ni excluyentes.
Actualmente, gracias a la colaboración con la oficina humanitaria de la Comisión Europea (ECHO) con UNICEF y la Cadena de Bondad, Tdh ha podido proseguir con su apoyo a 34 centros de salud, situados en la frontera de la zona norte, donde los combates y la inseguridad desgraciadamente reinan allí”.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y sus familias cada año. Conozca más nuestros proyectos en Malí.
Fuente: Tdh Lausanne