domingo, 18 de mayo de 2014

Pakistán - Cuando las condiciones sanitarias son un obstáculo para la educación

Carreteras impracticables, escuelas destruidas, viviendas barridas por las olas: más de 20 millones de pakistaníes han visto su día a día afectado por las graves inundaciones de 2010. En la estación de los monzones en 2011 y 2013 se han añadido además importantes precipitaciones. Las consecuencias de estas lluvias devastadoras están todavía muy presentes. Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) renueva su apoyo a este país uno de los más pobres del mundo. Este proyecto es apoyado principalmente por la población suiza a través de donativos a la Chaîne du bonheur.
Las catástrofes han dejado a la población sumida en un gran caos. Actualmente, solo el 65% de los habitantes tienen acceso al agua potable y las instalaciones sanitarias decentes no son accesibles más que para un 39% de la población. En Pakistán, cerca de medio millón de niños y niñas mueren antes de cumplir los cinco años a causa de enfermedades ligadas al agua.
Una tasa de escolarización ligada a las condiciones sanitarias 
Los equipos de Tdh en Pakistán se han dado cuenta rápidamente de que la escolarización de los niños y niñas está muy correlacionada con el acceso al agua potable y a las estructuras sanitarias correctas. En efecto, muy a menudo, los establecimientos escolares son los lugares donde los niños y niñas caen enfermos por falta de infraestructuras adecuadas.  Por eso padres y madres se muestran indecisos a la hora de mandar a sus hijos e hijas a los bancos de la escuela a causa del riesgo que corren y, siendo el acceso al agua potable complicado, muchos de ellos se sienten inclinados a mandar a sus niños y niñas a buscar este preciosos recurso. La fuerte tasa de absentismo, sobre todo en el caso de las niñas, es preocupante.
Tdh, con FLOWERS, su colaborador local desde hace más de 10 años, ha emprendido rápidamente un proyecto, sobre todo en los establecimientos escolares duramente afectados por las inundaciones con el fin de dotarlos de infraestructuras correctas que conciernan al agua. A principios de este año, y durante tres años, Tdh ha lanzado un nuevo programa cuya ambición es completar y reforzar el proyecto precedente terminado en agosto de 2013. Este proyecto ha tenido resultados más que alentadores. Por ejemplo, los niños y niñas sensibilizados en la importancia de lavarse las manos, un 60% de ellos realizan este simple gesto tan eficaz en materia de higiene.
Hacer de la comunidad un actor clave
La intervención de Tdh se compone de tres ejes principales: el aprovisionamiento de agua potable, la construcción de letrinas y la puesta en marcha de un programa escolar de promoción de la higiene. Tdh, prevé construir 72 pozos, reparar 140 letrinas y reconstruir 302 (de las cuales 72 adaptadas a los menores con movilidad reducida). Así 18.649 escolares de 73 escuelas de primaria situadas en la región de Nowshera, la más afectada por las catástrofes naturales en estos últimos años, se han beneficiado. Tdh intenta ofrecer un entorno sanitario estable  a los escolares, a fin de animar a un buen número de padres a matricular a sus hijos e hijas en la escuela. Los resultados del proyecto precedente demuestran la evidente relación entre las infraestructuras sanitarias completas y la tasa de escolarización. La confianza de los menores y de sus padres y madres respecto a los establecimientos escolares ha aumentado así como el número de escolares matriculados. Se han presentado 2.621 nuevos escolares -1.634 niñas y 972 niños- lo que representa un aumento del 27% de la tasa de escolarización.
Tdh incita a los escolares, a madres, padres y educadores a comprometerse. Además de los programas de información sobre las buenas prácticas en materia de higiene, Tdh ha puesto en marcha diferentes comités –el comité de madres, padres y educadores, así como el comité de higiene- que tienen un rol preponderante en la buena marcha del proyecto. Encargados de actividades de mantenimiento, verificación del buen funcionamiento de las infraestructuras, aprovisionamiento de jabón, etc., los miembros de estos comités llegan a ser actores del cambio. Tdh espera desarrollar con estos grupos un compromiso continuo, un espíritu de colaboración y de cooperación necesario para conseguir un impacto duradero que aprovechará al conjunto de la población.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año. Conoce nuestros proyectos en Pakistán.
Fuente: Tdh Lausanne