viernes, 23 de mayo de 2014

Filipinas - Reconstruir para prevenir mejor


Uno de los tifones más poderos jamás registrado, el Haiyan, que se abatió el pasado 8 de noviembre sobre Filipinas provocó daños colosales y afectó a 14 millones de personas. Terre des hommes-Lausanne rápidamente puso en marcha actividades de asistencia urgente con el fin de acudir en ayuda de la víctimas. Desde el comienzo del mes de abril, Tdh ha iniciado la segunda fase de su intervención en el este de Samar. Este proyecto está apoyado principalmente por el pueblo suizo a través de donativos a la organización Chaîne du bonheur.
Mejor reconstruir
Más de un millón de viviendas fueron dañadas o totalmente destruidas por los violentos vientos que sacudieron Filipinas a finales del año 2013. El 79% de los filipinos empezaron ellos mismos a reconstruir su hábitat pero tienen medios limitados, las construcciones de materiales de mediana calidad no resistirán una nueva catástrofe. El 49% de los filipinos necesitan una asistencia externa. En esta región del mundo propicia a los desastres naturales, es necesario dotar a las casas de infraestructuras solidas, resistentes al frecuente mal tiempo 
Tdh está activa en 4 regiones de Samar fuertemente afectadas por el mal tiempo :
  • En  Marabut y Basey, donde están presentes numerosas organizaciones, las necesidades en términos de refugios se han cubierto progresivamente. Sin embargo, las estructuras de los refugios construidos deben hacerse más resistentes a los efectos dañinos de una potencial nueva tempestad. Tdh trabaja en este sentido y abastece de un soporte técnico y material a 3.500 familias.   
  • En Balangkayan y Hernani, Tdh es la principal organización comprometida en la reconstrucción de viviendas y da material y ayuda necesaria a 8.950 familias .
En estas cuatro zonas de intervención, se han organizado cursos para los trabajadores (carpinteros, fontaneros, albañiles) y para los cabezas de familia que han sido incluidos en el proceso de construcción y adquieran así un conocimiento en la construcción. Los comités de los pueblos supervisan el buen desarrollo de las actividades.
Apoyar sus propias necesidades
Antes del paso del Haiyan, en la región de Samar, las actividades económicas de los habitantes dependían principalmente de la pesca, de la agricultura, del trabajo de jornalero o del pequeño comercio. Estos sectores se han visto seriamente afectados, la población ha podido contar con ayuda alimentaria externa. Pero actualmente numerosas familias pobres se ven obligadas a racionar su alimentación. Con el riesgo de que los niños y niñas se vean obligados a abandonar el sistema escolar para ir a trabajar con el fin de ayudar a sus familias.
Tdh  acompaña a la población filipina en la reanudación de sus actividades de subsistencia. Así, los pescadores, empresarios y agricultores obtienen el material necesario para su actividad o ayuda financiera para procurárselo. Por ejemplo, los pescadores pueden remplazar su material de pesca: redes, ganchos, barcos, etc, perdidos durante la tempestad. Tdh espera favorecer una agricultura y una pesca duraderas, y respetuosas con el medio ambiente.   
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año. Conoce nuestros proyectos en Filipinas.
Fuente: Tdh Lausanne