domingo, 20 de abril de 2014

Marruecos - Niccel Steinberger nos describe su visita a los proyectos de Tdh


Desde 1965, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) está  activa en Marruecos y ofrece sobre todo cuidados médicos especializados para los niños y niñas gravemente enfermos, sobre todo aquejados de problemas cardíacos. Tdh se compromete a operar, cuidar y hacerse cargo en Europa de los niños y niñas que sufren enfermedades que no pueden ser asistidas en su propio país. En Suiza, Tdh colabora con los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), Lausana (CHUV) y el Inselspital de Berna que permiten tratar de manera adecuada a más de 200 niños y niñas al año. En marzo de este año, las embajadoras de Tdh, Niccel Steinberger y Sandra Boner, han viajado hasta Rabat con el fin de visitar el proyecto sobre el terreno. Niccel Steinberger nos da cuenta de sus impresiones.
Testimonio de Niccel Steinberger
“El viaje a Marruecos ha sido una aventura: durante el vuelo Ginebra-Casablanca, hemos conocido a Yousra, una pequeña marroquí de tres años, que gracias a Tdh ha sido operada del corazón en Suiza donde ha estado tres meses. Yo tengo un gran respeto por esta niña que, no solo ha estado lejos de sus padres durante mucho tiempo, sino que además ha sufrido una difícil operación. Ahora presenta buena salud y espera con impaciencia el momento en el cual podrá encontrase en los brazos de sus padres. La llegada y la alegría de Yousra y de sus padres ha sido un momento muy emotivo, para su familia pero también para nosotros los acompañantes.

Durante los días que han seguido, Amina Smimine, antigua enfermera y ahora directora suplente de Tdh en Marruecos, nos ha enseñado los proyectos de Tdh. Nos ha explicado qué ayudas concretas son aportadas a los niños y niñas. Hemos asistido a la llegada de los menores acompañados por sus padres a las oficinas de Tdh y llevan con ellos la esperanza de que sus niños y niñas enfermos puedan ser ayudados sobre el terreno o beneficiarse de una operación en Suiza. En el transcurso de las entrevistas, Amina siempre ha tenido tiempo para escuchar a los padres, intentar tranquilizarles y dirigirles hacia un especialista cardíaco para efectuar los exámenes suplementarios en el caso de que sea necesario. Hemos hablado con los cardiólogos, acompañado a los niños y niñas durante las visitas y observado a un pediatra durante la consulta. Durante mi visita al hospital infantil, he visto a padres con sus niños y niñas enfermos que habían hecho cientos de kilómetros, incluso sin tener una cita y sin seguro de enfermedad la mayoría de ellos, con la esperanza de obtener ayuda. No es fácil de afrontar el hecho de que muchos de estos menores no pueden ser asistidos por falta de infraestructuras suficientes.

Este viaje a Marruecos me ha dado una percepción impresionante del trabajo de Tdh y de las ayudas ofrecidas sobre el terreno. He constatado que, en Tdh, todos los que se implican, sean empleados o voluntarios, hacen gala de un gran compromiso. He visto cómo los donativos apoyan a una organización humanitaria eficaz. Las caras felices y sonrientes que he encontrado a lo largo de este viaje forman parte de mis recuerdos más vivos. Estas personas me han encantado y confortado en mi decisión de ser embajadora para Tdh y de intervenir a favor de los niños y niñas de Marruecos y también del mundo entero”.
Fuente: Tdh Lausanne