viernes, 11 de abril de 2014

¿Cuál es la justicia para los menores?


De forma paralela a la Sesión del Consejo des Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre el acceso a la justicia se organizó una conferencia de prensa sobre la cuestión “Cuál es la justicia para los menores”, en presencia de la señora María Santos Pais, representante especial del Secretario General de la ONU sobre la violencia contra la infancia, y del Señor Vito Angelillo, director general de Terre des hommes-Lausanne – Tdh Ayuda a la infancia. A pesar de los progresos indiscutibles acometidos estas últimas décadas, la mejora del respeto de los derechos de la infancia en el marco de la justicia juvenil sigue siendo un tema a tratar.
 « La justicia juvenil, pariente pobre de la justicia »
Es con estas palabras con las que Vito Angelillo ha comenzado su exposición. Raramente considerada como una prioridad por los Estados, que optan por medidas más visibles (medidas contra la criminalidad económica o terrorista), la justicia juvenil no encuentra eco por parte de la opinión pública, mayoritariamente favorable a las medidas cerradas y represivas en materia de justicia.
En nuestros días se estima que un millón de menores están privados de libertad en el mundo (UNICEF). La tendencia es por lo tanto a responsabilizar al menor en conflicto con la ley cada vez más joven –a título de ejemplo, en Suiza, la responsabilidad penal se fija a los 10 años- y a alargar las penas. Numerosas cuestiones rodean a la reforma judicial para los menores, talas como la garantía del respeto de sus derechos y de los programas de prevención eficientes para los menores autores de infracciones penales. Un trabajo de toma de conciencia de las ventajas de una justicia juvenil restaurativa que se intentará llevar a cabo en este año 2014, marcando el 25 aniversario de la Convención relativa a los Derechos de la Infancia.
 « Promover un sistema que cree en el niño y la niña, que respeta a la infancia»
Para María Santos Pais, se trata verdaderamente de “promover un sistema que cree en el menor, que respeta al menor”. La justicia juvenil restaurativa favorece las soluciones que reparan los daños, reconcilian las partes comprometidas, responsabilizan al joven y restauran la armonía en la comunidad. La sanción debe ser educativa y la detención debe quedar como medida de último recurso y de una duración lo más corta posible, apoyan los intervinientes.
Con una tasa escasa de recidiva, la aproximación restaurativa de la justicia genera resultados probados. En Perú, donde Tdh lleva a cabo proyectos de justicia juvenil, la tasa de recidiva se apenas llega al 4% sobre un total de 80 menores a su cargo, lo que es muy baja, incluso en comparación con los países europeos. Por otro lado, los costes engendrados por las medidas no privativas de libertad suelen ser menores que los engendrados por la prisión.
El Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil , fuente de inspiración
« Nuestra esperanza es que el congreso nos ayudará a comprender mejor pero también a salir verdaderamente inspirados y reforzar nuestro compromiso para crear un sistema de protección de los derechos de la infancia y no estigmatizar y criminalizar a los niños y niñas», exclama  María Santo Pais.
El Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil, organizado por Tdh y el Gobierno suizo, ofrecerá la oportunidad a los diferentes actores de la justicia juvenil (ONG, Estados, jueces, etc.) de compartir sus experiencias, confrontar los resultados obtenidos, identificar las necesidades de los actores relacionados y las modalidades prácticas para responder y reforzar la cooperación en materia de justicia juvenil. El Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil, que tendrá lugar del 26 al 30 de enero de 2015, abre una puerta a la esperanza.
Fuente: Tdh Lausanne