martes, 4 de marzo de 2014

Miles de infancias robadas - Contra la utilización de niños y niñas soldado

Son a menudo menores de 18 años y están expuestos a múltiples violaciones de sus derechos fundamentales. Privados de su infancia, son enrolados en los conflictos armados que ocurren de parte a parte del globo. Pese al arsenal jurídico internacional existente Convención relativa a los Derechos de la Infancia, Protocolo facultativo relacionado con la implicación de los niños y niñas en los conflictos armados, numerosos menores continúan siendo reclutados en fuerzas o grupos armados. Mientras tanto el embajador de los derechos de la infancia, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia), en ese día internacional (12 de febrero) contra la utilización de niños y niñas soldado, recuerda la necesidad de luchar contra estas prácticas.
Un niño o niña soldado es un menor de 18 años, enrolado en los conflictos armados. En la realidad, e incluso aunque el derecho internacional lo condene, numerosos son los niños muy pequeños. Es difícil cifrar el número exacto de estos menores pues esto evoluciona según la actualidad. Sin embargo, esta cifra se estima actualmente en 250.000 menores.
Combatientes, espías, porteadores, domésticos, colocadores de minas o desminadores, todos estos pueden ser los múltiples destinos de estos menores. Por esta razón se emplea el término “niños asociados a las fuerzas o a los grupos armados” desde ahora en adelante pues es una definición más larga pero que engloba las diversas tareas de los niños movilizados. Apoyando a los combates armados, estos niños son susceptibles de ser enviados al frente. Allí, sufren la experiencia de una extrema violencia y se ven confrontados con la muerte, de la cual ellos mismos quizás no puedan escapar. Las niñas enviadas al combate, corren un gran riesgo de ser violadas y utilizadas como esclavas sexuales. Transformados en pequeños soldados dóciles, estos menores aprenden a matar. Para banalizar sus actos a los niños y niñas  se les hacen dependientes de su grupo, de las drogas, etc.
Confrontados diariamente con la extrema violencia y desprovistos de humanidad, estos menores no salen indemnes de estas experiencias. Los traumas vividos (físicos y psíquicos) son un pesado equipaje con el cual deberán crecer y construir su futuro
Prevenir y curar, Tdh asegura una presencia continua junto a los menores
En los contextos de conflicto en los cuales interviene Tdh (Sur de Sudán, Malí, Siria, Guinea, Burkina Faso, Colombia, etc), los delegados de la Fundación encuentran, en sus seguimientos individuales, la problemática de los niños y niñas asociados a las fuerzas o grupos armados. Con estos menores, llevan a cabo proyectos de reintegración, tanto sobre el plan personal como profesional, a fin de aportarles perspectivas de futuro.
Se ha emprendido también un trabajo al más alto nivel por la Fundación. Esforzándose en mejorar las condiciones de vida de las poblaciones (reducción de la violencia y de la pobreza, etc) y ejerciendo su prioridad sobre la infancia a través de estrategias de prevención y de protección, Tdh actúa con el fin de evitar el compromiso “voluntario” de estos menores que, en ruptura social, ven el enrolarse como una oportunidad mejor que la que les ofrece el quedarse en su casa. De acuerdo y junto a los actores relacionados, Tdh continúa denunciando el reclutamiento y el empleo forzado de estos menores asociados a las fuerzas o a los grupos armados.
Más información:  http://www.child-soldiers.org/
Fuente: Tdh Lausanne