martes, 25 de marzo de 2014

Burkina Faso – Reducción de la mortalidad infantil

En Burkina Faso, un concepto innovador lanzado a mediados de enero, va a permitir cada año ofrecer los mejores cuidados a más de medio millón de niños y niñas menores de 5 años y así hacer retroceder a la mortalidad infantil.
Es preciso presentar un centro de salud primaria en Burkina Faso: estamos en la selva, el pequeño edificio sin suelo está invadido por este polvo rojo procedente del desierto muy próximo. Las mamás, envueltas en sus resplandecientes paños, esperan pacientemente en la consulta, a la sombra de un hangar, con sus bebés sobre sus espaldas. El lugar está abierto por los cuatro costados, las cabras y las gallinas se pasean por allí libremente. Ni electricidad, ni agua corriente, ni el alquitrán han llegado todavía a la aldea.
Soudain, el enfermero, llama al próximo paciente. Blusa blanca, estetoscopio, saca su tableta táctil y comienza a preguntar a la mamá, ausculta al niño. En pocos segundos, entra la información a su aparato que instantáneamente le propone un diagnóstico justo y un tratamiento con posología. El enfermero garabatea entonces una orden que remite a la mamá y coloca el dosier médico electrónico del niño en la “Cloud”. Inmediatamente, el stock de la farmacia se pone al día y el equipo marco del distrito sanitario registra la consulta.
Por la tarde, el enfermero revisa su tableta, consulta el balance de su jornada, responde a las preguntas que el médico del distrito le ha dirigido y realiza su media hora de formación continua en línea. En 2016, este escenario no será ficción…
Un audaz reto
En este país, uno de los más pobres, un niño o niña de cada seis no llegan a la edad de cinco años, a causa principalmente de patologías benignas mal diagnosticadas. En Burkina Faso hay una cruel falta de personal médico cualificado. No hay más que un médico por diez mil habitantes  (a título comparativo en Suiza hay 41 médicos para el mismo número de personas) por eso los niños y niñas la mayoría de las veces son examinados por enfermeros o agentes sanitarios en las zonas rurales.
La situación de los niños y niñas en Burkina Faso:
- 1 de cada 6 mueren antes de los 5 años
- El 25% de los menores de 5 años tienen bajo peso
- 3 mujeres de cada mil mueren en el parto
Sin embargo, actualmente seríamos capaces de prevenir al menos el 80% de estas defunciones debidas a la desnutrición, al paludismo, a la diarrea, a la parasitosis y a las afecciones respiratorias. Por eso, Terre des hommes-Lausanne (Tdh), en colaboración con el Ministerio de Salud de Burkina Faso y con el apoyo de la Bill & Melinda Gates Foundation, ha lanzado el  IeDA. Este proyecto innovador va a permitir mejorar el sistema de salud del país, informatizando los datos de los centros de atención para los menores de cinco años.
La aproximación descansa en cuatrocientas tabletas electrónicas equipadas con una tarjeta SIM y de un programa con el objetivo de mejorar los diagnósticos realizados por los enfermeros en las zonas rurales.


Exención del pago para un acceso universal a la asistencia
A la par de la innovación tecnológica, un sistema del tercer pagador ha sido experimentado por Tdh en los dos mismos distritos sanitarios desde 2008. Esto ha permitido la exención del pago de la asistencia sanitaria a todos los menores de 5 años así como a las mujeres embarazadas y lactantes. La gratuidad de la asistencia ha permitido multiplicar por 7 la tasa de utilización de los servicios de consultas de los niños y niñas generando más de tres contactos por niño/a y año y el 100% de los partos asistidos por personal cualificado.
Uno de los factores esenciales para garantizar el éxito de la puesta en marcha de la exención del pago ha sido la puesta en marcha de un sistema de control de alto rendimiento, indispensable para evitar los abusos. Esto último ha permitido reducir el 40% de los costes de la consulta y del tratamiento de las enfermedades infantiles tratadas en los centros sanitarios.
Y los resultados son los citados
La situación mejora gradualmente gracias a la acción combinada del apoyo a los sistemas de salud, el hacerse cargo de forma integrada de las enfermedades de la infancia, la gratuidad de la asistencia y su calidad. El jefe de la delegación de Tdh en Burkina Faso, David Kerespars, está muy satisfecho del progreso acontecido durante los seis años del proyecto. “En la Boucle de Mouhoun, por ejemplo, la tasa de desnutrición aguda ha pasado del 15% al 5%”. Y hay que añadir que la tasa de cobertura de los diagnósticos diferenciales se estiman en el 100%.
Fuente: Tdh Lausanne