lunes, 30 de diciembre de 2013

Tdh - Retrospectiva 2013

-->
2013 ha sido un año rico en actividades para Terre des hommes/Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia). Nuestra Fundación se ha visto implicada en varias intervenciones de urgencia y ha puesto en marcha numerosos programas prometedores. He aquí una selección de los momentos más importantes de este año.
  
La informática al servicio del diagnóstico en Burkina Faso
Tdh ha puesto en marcha el registro electrónico de consultas (REC). Se trata de un programa informático innovador que permite realizar fácilmente un diagnóstico médico completo y que respeta el protocolo PCIME (Soporte Integrado de las Enfermedades de la Infancia) de la Organización Mundial de la Salud. De fácil utilización, esta herramienta realiza un diagnostico en función de los datos recogidos (síntoma, edad, peso, etc). Una aproximación “paso a paso” que evita al personal realizar complicados cálculos y a un pesado trabajo administrativo.
Aprobado y apoyado por la OMS, este programa es muy prometedor. Está particularmente bien adaptado para los cuidadores a menudo poco formados en los protocolos PCIME y dispone de un potencial de evolución elevado. El REC se está utilizando ya en 75 centros de salud de Burkina Faso.
Tdh tiene un nuevo director
Un gran suceso ocurrido durante el año ha sido el nombramiento de un nuevo Director General, Vito Angelillo, que entró en función a primeros de diciembre de 2012. Con formación de ingeniero, ha puesto en marcha proyectos tanto en el campo humanitario, sobre todo en Niger, como en el campo social  como director encargado de las políticas de integración de la Dirección General de Acción Social del Estado de Ginebra. Un recorrido rico, marcado por la lucha contra la injusticia, que le llevó a Tierra de hombres. Después de haber hecho un recorrido por los proyectos sobre el terreno, Vito Angelillo se ha implicado plenamente en su función con pasión y compromiso.
Tierra de hombres intensifica su intervención en Mali
País pobre y regularmente afectado por crisis nutricionales, Mali ha visto cómo se degradaban las condiciones de vida de su población todavía más con el conflicto que ha asolado el norte y el centro del país. Numerosas familias han huido de las zonas del conflicto a otras regiones de Mali o para instalarse en los campos de refugiados en Mauritania y en Burkina Faso.
Tdh ha abierto una base operacional en Ségou para acudir en ayuda de las poblaciones desplazadas internas. Nuestra fundación apoya a los centros de salud, mejora el acceso al agua, saneamiento e higiene y colabora con los servicios estatales para reforzar los mecanismos de protección a la infancia.
Tdh acude también en ayuda de los niños y niñas de los campos de refugiados de Burkina Faso donde ha puesto en marcha un programa de protección a la infancia proponiendo sobre todo un apoyo escolar, psicosocial, sanitario y de actividades recreativa.
Cuando la naturaleza se desencadena
La catástrofe más importante a la que Tdh ha debido hacer frente este año es el tifón Haiyan que ha devastado Filipinas con una intensidad raramente observada hasta ahora. La magnitud de los daños ha hecho que el acceso del auxilio y de la ayuda humanitaria al siniestro sea muy difícil.
Nuestra Fundación ha reaccionado rápidamente poniendo en marcha una ayuda de urgencia intentando responder a las necesidades inmediatas de más de 20.000 personas al este de la isla de Samar. El programa: distribución de artículos de primera necesidad, material para construir refugios de urgencia (lonas, chapas, herramientas, etc.) y recuperar el estado de las redes de agua y de saneamiento. Actualmente, l operación sigue todavía en marcha.
El drama sirio en el centro de las preocupaciones
Después de dos años de una cruenta guerra civil, la situación siria es más alarmante que nunca. El año 2013 ha conocido un flujo de refugiados sin precedentes, principalmente con destino a países de la región.  Líbano, Jordania, Irak, Turquia y Egipto han acogido un contingente de refugiados sirios que se eleva, en este fin de año, a más de 2 millones. La mitad de ellos son niños y niñas, de los cuales algunos están no acompañados.
La situación en estos países de acogida es cada vez más preocupante. Los servicios estatales están desbordados, los medios financieros y logísticos son insuficientes. Se siente la falta en materia de salud, educación y trabajo. La pobreza, las condiciones de vida precarias y la inseguridad es el día a día de muchos refugiados sirios y afecta también a las comunidades de acogida.
Tdh ha lanzado una llamada para pedir donaciones a finales del mes de septiembre para apoyar sus programas de ayuda a los refugiados. En el campo EJC (Emiratos Jordan Campo) en Jordania y en las regiones del sur del Líbano, nuestra Fundación lleva a cabo proyectos de distribución de material de primera necesidad (colchones, kit de higiene, ropa, etc) y propone actividades psicosociales recreativas a los niños y niñas con el objetivo de reforzar su protección y mejorar su bienestar psicosocial.
Con la llegada del invierno y debido a la caída del interés mediático y político, los niños y niñas sirios y sus familias tienen más que nunca necesidad de un apoyo de la comunidad internacional y de la sociedad civil.
La explotación, tema faro de este año
El tema de la explotación infantil ha avanzado particularmente este año. El fenómeno de la explotación laboral está todavía muy extendido en el mundo, como muestran las últimas cifras que la Organización Internacional del Trabajo ha publicado este año. En efecto, son cerca de 168 millones de niños y niñas trabajando, de los cuales 85 millones trabajan en condiciones que ponen en peligro su bienestar físico, psíquico o moral.
Tdh lleva a cabo proyectos concretos sobre el terreno para luchar contra este azote y proteger a las víctimas: niñas empleadas domésticas (Haití, Marruecos, Mauritania), niños de las minas de oro y de las canteras de piedra (Burkina Faso), niñas y niños explotadas sexualmente (Colombia) y todavía más.
Nuestra Fundación ha consagrado su mayor campaña de recogida de fondos y de sensibilización a este tema, en torno a “Sunita”, símbolo de los niños y niñas explotados a través del mundo. Esto ha acabado con la venta de una camiseta “Made for Sunita”, en colaboración con Switcher,  que permite mostrar su solidaridad con los niños y niñas explotados y apoyar a los proyectos de Tdh. Los numerosos modelos propuestos están a la venta. ¡Haced un bonito regalo de Navidad apoyando nuestra lucha!
Fuente: Tdh Lausanne

sábado, 28 de diciembre de 2013

Siria - Después de huir de la violencia, es preciso ser valiente ante el frío

--> 33 meses de conflicto y apenas la sombra de una solución. Los refugiados sirios no saben ya qué hacer. Sin embargo, deben afrontar todavía el invierno, que es duro en las tierras vecinas a Siria. Tanto en Jordania como en Líbano han llegado las primeras inclemencias del tiempo. Las condiciones de vida tanto en los campos como en las comunidades de acogida se agravan dramáticamente con la llegada del invierno. Tierra de hombres (Tdh –Ayuda a la infancia) acude en ayuda de los refugiados sirios que nos necesitan ahora más que nunca.
-->
El principio de mes ha marcado el triste aniversario de más de 1.000 días de guerra.  Dramática pero probablemente “banalizada”, la guerra en Siria parece no interesar a las poblaciones occidentales. Después de meses muy tensos a nivel de la escena política internacional, saliendo en los titulares de los periódicos, la población siria es abandonada a su suerte mientras que los violentos combates continúan empujándoles fuera de sus fronteras. Son más de 2,2 millones de personas refugiadas sirias en los países de la región, de las cuales más de la mitad son niños y niñas. Según la ONU, su número podría doblarse de aquí a fin del año 2014.
Un fin de año glacial
En el Líbano, las primeras tormentas de nieve y grandes inclemencias del tiempo han afectado ya a la población desplazada. En Jordania, la nieve, el frío y las fuertes lluvias han paralizado momentáneamente las actividades humanitarias. Aunque muchas organizaciones han intentado anticiparse al fenómeno, las consecuencias del invierno son muy duras para la población carente de todo. Las temperaturas muy bajas, a veces caen por debajo de cero, agravan las condiciones de vida de las personas refugiadas sirias tanto en los campos como en las comunidades de acogida.
En el interior mismo de Siria, la Comisión Europea estima en 9,3 millones de personas afectadas y dependientes de la ayuda humanitaria. El Alto Comisariado para los refugiados de Naciones Unidas, Antonio Guterres, califica la crisis siria como “el peor desastre humanitario después del fin de la guerra fría”. Las necesidades crecen  y los problemas sanitarios y de nutrición se hacen sentir cada vez más.
Distribución de kits de invierno
La población refugiada necesita sobre todo ayuda material para hacer frente al invierno. Necesitan mantas, calentadores y estufas, colchones y ropa pero también cubrir las necesidades primarias y vitales como el acceso el agua y la nutrición.
En las regiones de Tyre y Said en el Líbano, Tdh distribuye kits de invierno (también llamados en la jerga humanitaria los «Winterization kits») destinados a las familias más vulnerables, con niños y niñas menores de 14 años y que viven en refugios al aire libre, o a veces sin puerta, sin electricidad y sin agua. Concretamente, 1.650 niños y niñas se benefician actualmente de estos kits de invierno financiados por  UNICEF que comprenden ropa de abrigo. Terre des hommes-Lausanne (Tdh) y sus colaboradores realizan nuevas distribuciones para hacer frente a las necesidades de los nuevos refugiados que continúan llegando a la región.
Calentar los corazones de niños y niñas
Los niños y niñas representan más de la mitad de la población afectada y desplazada. Han visto cosas que nadie debería ver nunca en su vida y menos a tan tierna edad. Testimonios de violencia en sus lugares de origen, desarraigados, los niños y niñas están afectados por los sucesos sufridos.
En el campo de refugiados Emirati Jordan Camp (EJC), Tdh acoge a los niños y niñas en los “espacios amigos de la infancia” y les aporta un apoyo psicosocial. Los monitores de Tdh organizan actividades con niños y niñas de 6 a 18 años, a fin de que expresen sus temores, sus sentimientos. También hay actividades para menores de 5 años y sus madres. Juegos, dibujos y máscaras permiten liberar las palabras que la tristeza ha enmudecido. Alrededor de 350 niños y niñas refugiados participan diariamente en las actividades recreativas de Tdh.
Cada donativo cuenta
La ONU ha lanzado una llamada humanitaria para acudir en ayuda de estas víctimas sirias: se piden 6,5 millardos de dólares a la comunidad internacional para 2014. Pero los llamamientos de la ONU raramente se cubren y a 15 de diciembre, el llamamiento para siria no ha llegado más que al 67%.

martes, 24 de diciembre de 2013

Tdh y la crisis siria

-->En respuesta a la afluencia de refugiados provenientes de Siria, Terre des hommes-Lausanne (Tdh) llevó a cabo en el Líbano en 2012 actividades en el sur del país para acudir en ayuda de las familias deprimidas y de los niños y niñas psicológicamente afectados por la violencia. Los productos de primera necesidad fueron distribuidos a más de 200 familias y se organizaron actividades recreativas para cerca de 1.700 niños y niñas. En Jordania, Tdh interviene en tres ciudades cerca de la frontera siria. Las acciones de sensibilización sobre el bienestar psicosocial también se pusieron en marcha sobre el terreno. Cerca de 10.000 niños, niñas, padres, madres y miembros de las comunidades también han sido apoyados. Fuente: Memoria Tdh Lausanne 2013

La actividad de Tdh en Sudán


Desde hace 8 años, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) apoya a los niños, niñas y a sus familias afectados por la guerra, en la ciudad de El Geneina y sus alrededores, en el oeste de Darfour. Desde 2003, el conflicto ha causado el desplazamiento de más de 2 millones de personas, que viven actualmente en campos de refugiados. En 2012, Tdh abasteció de alojamientos de urgencia  a 14.000 familias vulnerables. 5.500 niños, niñas y adolescentes se beneficiaron de la acción de protección a través de los centros para niños, niñas y adolescentes. Más de 2.000 menores vulnerables se beneficiaron de apoyo en la escolarización. En el lado de la prevención, más de 5.ooo niños, niñas, padres, madres y educadores recibieron información relacionada con los derechos de la infancia. Además, casi 4.000 niños, niñas y adolescentes participaron en eventos destinados a favorecer la integración de las comunidades desplazadas en el seno de las comunidades anfitrionas.

Testimonio de una voluntaria, de viaje en Benin


«Este viaje a Benin me ha hecho comprender una cosa : los colaboradores de Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) sobre el terreno son unos verdaderos héroes. Durante nuestra misión, me he quedado estupefacta ante el trabajo que ellos realizan día a día.  A mi entender, realizan lo imposible. Hacen a diario un trabajo colosal que requiere mucha energía, ambición y corazón. Esto me ha fascinado literalmente.»
Hemos tenido la gran suerte de poder vivir el regreso a su familia de una niña explotada, al término de un largo proceso. Cuando hemos llegado a su casa, la pequeña estaba en ese momento tímida y tranquila. Después de unos instantes, ella ha estallado en lágrimas. Eran lágrimas de alegría. Se podría decir que el peso de los últimos meses salía. Estaba tan feliz de volver a casa. Esto me ha marcado profundamente. He sentido algo indescriptible al saber que una niña había sido ayudado por Tdh. Antes de encontrar a sus familias, los niños y niñas pasan por muchos momentos  difíciles y es lo que hace este instante tan extraordinario.
Yo he sabido siempre que la ayuda de Tdh era real. Pero antes de este viaje, no me había dado cuenta de su pujanza. Esto me ha impresionado mucho al ver como se desarrolla realmente todo lo que Tdh está presente en el terreno. Por esto, verdaderamente vale la pena comprometerse.
Gracias a este viaje estoy ahora más motivada y más orgullosa de trabajar con y para Tdh.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Burkina Faso - Evitar la prisión a los niños y niñas, una obligación a poner en práctica

-->
En Burkina Faso, los menores que cometen actos de delincuencia son generalmente condenados a penas de prisión. Sin embargo, según la Convención de los Derechos de la Infancia, la privación de libertad de un menor debe ser una medida de último recurso y limitarse a casos excepcionales.  Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha comprometido desde 2010 a ayudar al Estado a poner en marcha medidas alternativas a la prisión, o sea, medidas educativas, tales como trabajos de interés general, los alojamientos en centros y en familias de acogida  para asegurar a los niños y niñas un futuro mejor y evitar reincidencias. 60 agentes y oficiales de la policía judicial, primeras autoridades con las que entra en contacto el menor, acaban de recibir una formación para poner en práctica medidas alternativas sobre todo la mediación penal. Este taller fue inaugurado por el Ministro de Justicia de Burkina Faso que ha demostrado así su compromiso con la aplicación efectiva de una justicia restaurativa para los menores en conflicto con la ley.
Las estadísticas penitenciarias de estos últimos años en Burkina Faso muestran que la delincuencia juvenil ha aumentado en proporciones inquietantes. Desgraciadamente, los factores económicos y sociales que llevan a los niños y niñas a cometer infracciones siguen estando fuertemente ancladas en la sociedad de Burkina. Se trata de la pobreza, la violencia, la falta de educación, la ruptura de la célula familiar, la emigración y la trata de menores. A la vista de estos factores que predisponen a los menores a actos de delincuencia, Tdh, en colaboración con Unicef, acompaña al Estado de Burkina Faso en la puesta en marcha efectiva de una justicia reparadora a través de la aplicación de medidas alternativas a la prisión de los menores.
Sin embargo, desde el lanzamiento del proyecto, la promoción de estas medidas ha conocido una escasa implicación de los agentes y de los oficiales de la policía judicial, mientras que estas medidas deben empezar desde la fase policial. El pasado 24 y 25 de octubre ha sido la ocasión para que Tdh reúna a más de 60 agentes y oficiales de la policía judicial con el fin de formarles en sus papeles a la hora de hacerse cargo de un menor en conflicto con la ley; en su implicación en las medidas de distracción y en su colaboración con los servicios sociales.
Durante la ceremonia de apertura, David Kerespars, jefe de la delegación de Tdh en Burkina Faso, ha defendido la posición de Tdh y ha expuesto también las obligaciones de los Estados: “La promoción de estas medidas se basa en varias razones, entre las cuales, la obligación de defender el interés superior del menor en conflicto con la ley.  El interés superior del menor no es un concepto idealista humanitario sino un instrumento jurídico que intenta asegurar el bienestar de los niños y niñas”. La justicia reparadora defendida por Tdh permite no solo asegurarse que este criterio es bien entendido en el momento de decidir, cuando se toma una decisión de justicia para un niño o niña, sino también evitar la estigmatización de los menores que franquean las puertas del universo carcelario. Esta justicia considera a la víctima, implica a la comunidad y trata eficazmente las causas del comportamiento delictivo. Las medidas alternativas a la prisión aumentan las oportunidades de los menores de llegar a ser adultos productivos y jugar roles constructivos para la sociedad.
El Ministro de Justicia, Dramane Yameogo,  compartirá su apoyo con los profesionales reunidos durante este taller: “Si el interés y los beneficios de las medidas alternativas a la prisión no son siempre denegadas, si las medidas alternativas a la prisión permiten luchar contra la superpoblación carcelaria que es un verdadero problema para nuestro sistema penal, si las medidas alternativas a la prisión favorecen sobre todo la reinserción social de los delincuentes y reducen los riesgos de reincidencia, es entonces la ocasión de tender la mano a estos menores que esperan tanto de nosotros y que solo piden una cosa: una única oportunidad que les oriente sobre el buen camino”.
En este día, gracias a la intervención de Tdh, cerca de 200 niños y niñas se han podido beneficiar de las medidas alternativas  y así abandonar su lugar de detención. Algunos se han reunido con sus familias, otros han acudido a formación profesional o escolar y así se han beneficiado de una nueva oportunidad para su futuro.

Entrevista con el Ministro de Justicia de Burkina Faso, Dramane Yameogo:

¿Cuál es la situación actual de la justicia juvenil en Burkina Faso?
La justicia juvenil en Burkina Faso constituye un sector prioritario para el gobierno. A nivel del Ministerio de Justicia, hemos puesto en pie tribunales para los menores, se han añadido otros tres este año, lo que hace alrededor de 5 tribunales. Pensamos que este sector merece nuestra atención para tener la oportunidad de ocuparse de la delincuencia juvenil porque la delincuencia relativa a la infancia es una delincuencia que causa daño a nivel de la sociedad pero es también una delincuencia que si no es dominada se va a acrecentar, a reforzar en el futuro a medida que el niño o niña va creciendo. Burkina Faso en su política nacional de justicia ha dado privilegios a este sector y trabaja para mejorarlo a fin de que esta justicia juvenil pueda contenerse en circunstancias aceptables a razón de nuestros compromisos internacionales y de nuestra opción política que van a tratar de garantizar una sociedad tranquila ahora y en el futuro.
Tdh interviene desde 2010 en apoyo de la justicia juvenil en Ouagadougou, Bobo y Tougan. ¿Ven una evolución del sistema de justicia para menores en estas tres ciudades después de la intervención de Tdh, en comparación de los años precedentes y a otras regiones del país?
Si, en Ouagadougou, Bobo Dioulasso, Tougan, este fenómeno ha mejorado bastante y pensamos que es debido principalmente a la visión de nuestro gobierno y también al apoyo de nuestros colaboradores como Tdh. Actualmente el seminario que Tdh organiza está destinado a los actores esenciales de la cadena penal como son los agentes y oficiales de la policía judicial. Cuando estos agentes vuelven con el método aprendido y el comportamiento que hay que respetar del delincuente menor que se presenta ante ellos, van a incidir sobre la mejoría del trato a los menores, sobre la educación. Porque esta forma de justicia tiene una vocación reparadora, educadora a ojos del menor. La acción de Tdh ha impactado positivamente en la tasa de delincuencia juvenil en las localidades de intervención.
Actualmente, policías, gendarmes y abogados asisten a una formación sobre medidas alternativas a la prisión para delincuentes menores. ¿Cuáles son las principales dificultades en la puesta en marcha efectiva de estas medidas alternativas?
Las principales dificultades en la puesta en marcha de estas medidas se fundamentan sobre varios fenómenos. Es preciso primero saber que un menor en conflicto con la ley es un menor que ha violado una norma de la ley. Cuando esta norma es violada a nivel de una sociedad, hay una ruptura, hay una víctima y hay una sociedad que se precia. Generalmente la gente ha cogido el hábito  de que cuando hay una violación de las leyes, la consecuencia lógica es la cárcel sin tener en cuenta la fragilidad del autor o del presunto autor de la infracción. Y cuando esto no se hace sobre el terreno, no es raro que algunos lo interpreten como una forma de negación de justicia. Este pensamiento social existe y hace que a nivel de nuestras estructuras, debamos tener marcos apropiados para la puesta en marcha de estas medidas alternativas a la prisión. Sobre todo centros de detención, quizás en medio abierto donde podamos recibir a estos menores en conflicto con la ley, intentar darles una educación profesional, cívica, jurídica, con el fin de que pueda comprender que les interesa para escapar de esta vida que les lleva a delinquir y reinsertarse socialmente. Si estas estructuras están consolidadas e implantadas por todas partes en Burkina Faso, esto va a contribuir a hacer posible la puesta en marcha de esta política de justicia reparadora.
Las estructuras actuales son a menudo reticentes a recibir a los jóvenes delincuentes, lo que impide la puesta en marcha de estas medidas alternativas. ¿Habéis previsto algo para influir en estas estructuras y permitir a los menores poder acudir efectivamente a estas estructuras y realizar las medidas alternativas?
Lo que es factible es una forma de sensibilización a los actores diciéndoles que no se trata de un favor que se hace a las personas para respetar nuestros sentimientos. Es una visión estratégica que parte de dos puntos racionales: el menor es una persona frágil, una persona rápidamente influenciable, es preciso una justicia específica para evitar que tome el camino de una delincuencia más grave. Se trata también del compromiso internacional del cual Burkina ha tomado parte y que es preciso respetar. Por lo tanto, los actores deben hacerse a la idea de que es preciso trabajar en la puesta en marcha de esta política.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Farrah te cuenta su historia y pide Dignidad en el Día Internacional de las personas Migrantes



. Coincidiendo con el Día Internacional del Migrante, 18 de diciembre, Tierra de hombres-España lanza el Spot de la Campaña Internacional Destino Incierto.        
. El testimonio de Farrah muestra las condiciones y los riesgos a los que se enfrentan millones de niños, niñas y adolescentes que deben abandonar su país de forma forzada en busca de un futuro mejor.
. Tierra de hombres-España, como miembro de la Federación Internacional Terre des Hommes (FITDH) pide que, ante todo, prevalezca el interés superior del menor y que desaparezcan prácticas que viola los derechos de la infancia.

"Soy Farrah. Tengo 18 años y soy de Somalia. Tuve que abandonar mi país por varias razones: defendía la educación, la libertad de elección, la libertad de movimiento y la posibilidad de tener ideas diferentes... Viajé hasta Malta desde Libia cruzando el desierto del Sahara y atravesando el mar Mediterráneo en balsa. No puedes elegir. Es un viaje lleno de suerte y es cuestión de vida o muerte. Si llegas a tu destino, tienes que empezar de cero y convivir en una sociedad llena de estereotipos donde falta integración y una actitud positiva hacia el prójimo. He estado en prisión, me han disparado y he sido acusado de algo que no hice. Si he aprendido algo de todo esto es que la educación es muy importante. Por eso lucharé. Para que las políticas regulatorias cambien. ".
La inmigración continúa siendo uno de los principales asuntos pendientes de la sociedad, sobre todo cuando los protagonistas de estos desplazamientos son menores vulnerables. Hay alrededor de 33 millones de migrantes menores de 20 años, lo que supone alrededor del 16% del total de la población migrante. Muchos niños, niñas y adolescentes como Farrah se ven forzados a abandonar su país en busca de una vida mejor, pero su destino es incierto. Durante los largos viajes que realizan y cuando llegan a su país de destino, estos y estas menores pueden ser víctimas de abusos y delitos. No están protegidos ni tienen garantizado el acceso a servicios como la sanidad, la educación o la justicia.
En su defensa por los Derechos de la Infancia, la Fundación Tierra de hombres-España, como miembro de la Federación Internacional Terre des Hommes (FITDH) lanzó hace un año la “Campaña Destino Incierto”: Protección de la niñez en movimiento" con el objetivo de proteger a los y las “menores en movimiento" y promover la movilización de la sociedad para proteger sus derechos y preservar su dignidad.
Un año después del lanzamiento de esta Campaña Internacional hay avances que celebrar. La FITDH comenzó a colaborar con la diputada del Parlamento Europeo, Nathalie Griesbeck. Como resultado, en septiembre de 2013 este Organismo europeo adoptó una Resolución sobre la situación de los menores no acompañados en la Unión Europea; resolución que tratarán de elevar a la Comisión Europea y en la que se realizan 10 peticiones que los estados deberán de cumplir, entre las que se encuentran la cesión inmediata de las detenciones de las niñas y los niños migrantes que llegan al continente y la protección de los mismos basada en el interés superior de los menores.
La Fundación Tierra de hombres y la FITDH han acogido con satisfacción la adopción de esta Resolución, que refleja las demandas y el enfoque de protección de la movilidad infantil  como un resultado positivo de la ”Campaña Destino Incierto”, dado que la Federación ha colaborado facilitando análisis y recomendaciones políticas a través de una estrecha colaboración con la eurodiputada Nathalie Griesbeck y su equipo desde marzo de 2013.
Desde la Fundación Tierra de hombres España, se hace un llamamiento a la sociedad civil y a las autoridades competentes de España para que apoyen estas demandas con el fin de crear políticas coherentes de protección a la niñez en movimiento, mejorando las prácticas y mecanismos que garanticen el bienestar de estos niños y niñas que están se desplazando.
“La inmigración es una parte clave de la sociedad en la que vivimos y creemos que la dignidad no tiene fronteras. Además, la Convención de Derechos de la Infancia (CDN/89) garantiza que la niñez en movimiento es en primer lugar y ante todo un niño o una niña y esto no se pueda olvidar, ”defiende el Secretario General de la FITDH, Ignacio Packer.
Aquí puedes consultar las 10 demandas de Tierra de hombres

lunes, 16 de diciembre de 2013

Suiza - Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil


Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil, Ginebra (Suiza), del 26 al 30 de enero de 2015. El gobierno suizo y la Fundación Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) anuncian la organización de este congreso en el Centro Internacional de Conferencias de Ginebra – CIGG.
¿Por qué este congreso mundial?
En el respeto de la soberanía de cada país y, a pesar de los indiscutibles progresos acaecidos en estas últimas décadas,  la mejoría de la justicia juvenil sigue siendo una cuestión determinante para el interés superior de la infancia en conflicto con la ley, como para el interés de toda la sociedad, independientemente de las diferencias económicas entre los países.  A pesar de la diversidad de sistemas jurídicos, los retos a conseguir, los debates con la opinión pública, plantean las mismas preguntas: las condiciones de detención de los menores en conflicto con la ley, el respeto de sus derechos, la eficacia de las medidas no privativas de libertad, los avances de la justicia juvenil restaurativa, la reforma del sistema judicial, y las condiciones de una prevención eficiente de la criminalidad juvenil.
¿Cuáles son los objetivos de este congreso?
Los instrumentos jurídicos, las normas y los estándares internacionales existen: el Congreso está destinado principalmente a hacer progresar su puesta en marcha, con el intercambio de experiencias prácticas y la difusión de innovaciones y experiencias positivas. Ambiciona permitir a los actores públicos y a la sociedad civil franquear una etapa decisiva para garantizar los medios de una cooperación reforzada, tanto entre las partes interesadas en cada país, como en términos de cooperación regional e internacional.
¿A quién va dirigido este congreso?
-       A los Estados, invitados a presentar sus progresos en materia de justicia juvenil (legislación, proyectos piloto, innovaciones), a formular los retos a los que se enfrentan y los medios para ponerlos en marcha, a presentar también sus necesidades y sus proposiciones, en materia de cooperación regional e internacional.
-       A los profesionales de la justicia juvenil (jueces, fiscales, abogados, autoridades académicas, administración penitenciaria, servicios sociales, procuradores, etc.) invitados a explicar sus lecciones aprendidas y sus proposiciones.
-  A las agencias de Naciones Unidas, a las organizaciones internacionales, a las organizaciones no gubernamentales y a otros actores de cooperación internacional relacionados con la reforma legislativa, la formación de los actores y la coordinación de las iniciativas de la sociedad civil.
¿Cómo se desarrollará el congreso?
El congreso se desarrollará en tres lenguas oficiales (FR, ING, ESP) e incluirá las presentaciones, las mesas redondas y numerosos talleres temáticos. La participación activa de los congresistas les permitirá intercambiar las lecciones aprendidas, las prácticas exitosas y desarrollar sus redes.
La agenda temática del congreso, la construcción de una página web y la logística general del congreso  están en construcción. 

jueves, 12 de diciembre de 2013

Al ritmo de los tambores de Burundi


Durante tres meses la delegación de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Burundi acoge a una joven voluntaria, Aurelia Heiniger, para que asista al equipo en sus actividades. Ella nos cuenta un encuentro que le ha afectado particularmente con Antime, venerable tamborilero, en una prisión para menores donde nuestra Fundación lleva a cabo un proyecto de justicia juvenil.
«Como una llamada, los tambores resuenan en la prisión de Mpimba. Los ritmos triunfantes atraen al terreno a una masa de prisioneros. Un apretado círculo se forma alrededor de un joven grupo de tamborileros constituido únicamente por menores en conflicto con la ley. ¿Jóvenes? hay uno entre ellos, que ha visto transcurrir muchas primaveras y que golpea el tambor desde hace 73 años. Antime Baranshakaje está con nosotros,  con su ropa de corteza de ficus, con sus perlas, su cara marcada por el tiempo. El guardia del histórico Gishora explica orgullosamente la historia del tambor burundés a los presos. El instrumento legendario cautiva al auditorio. Antime comparte su saber, transmite la tradición: el “ingoma” se toca con los pies desnudos, únicamente por un solo hombre y debe quedar al servicio del país. La extensión de este emblema sagrado parece inquietar al viejo tamborilero. El insiste: el tambor vive para la nación, y no para uno o dos individuos”.
Tdh interviene junto a los menores en conflicto con la ley en la prisión central de Mpimba, en Bujunbura, desde 2009. En este marco, se han puesto en marcha actividades psicosociales. Mezclando diversión y aprendizaje, permiten a los jóvenes mejorar su competencia de vida. Este encuentro, organizado por la Célula Nacional de Protección judicial a la infancia, del Ministerio de Justicia, con el apoyo de Tierra de hombres y de la Unión Europea, recuerda una cosa: el tambor de Burundi lleva un aura indiscutible. Un aura que es preciso saber utilizar junto a la juventud de este país, empezando por las prisiones. Observando a estos menores tocar, se siente al momento los beneficios del instrumento sobre ellos, sobre el grupo y sobre los espectadores. “Se olvida que se está en prisión cuando se toca el tambor”, se escucha decir a la multitud.
¿Cómo utilizar este emblema sagrado con los jóvenes preservando el respeto que se debe al instrumento? Antime explica que el aprendizaje del tambor no causa ningún perjuicio a su aspecto tradicional, lo que explica su presencia en Mpimba. Son las representaciones oficiales de los tamborileros las que deben ser reconsideradas y justificadas únicamente por la nación.
Dar a los jóvenes la ocasión de tocar este legendario instrumento los valoriza enormemente. Es un honor golpear sobre esta piel tirante, es un privilegio tener cada palillo en las manos. Sólidos lazos y una gran importancia se forman entre los menores en conflicto con la ley y esto gracias al instrumento y a la unidad que exige. El impacto es reseñable. Toma de confianza, respeto y amor a la nación, armonía en el grupo. El niño refuerza sus competencias. No es ya  un preso, es un hombre libre que prepara su próxima reintegración en la sociedad.
Los tambores redoblan de nuevo. Este primer día con Antime llega a su fin. El capitán de los menores, con la supervisión de su mayor, toma el control de los tamborileros y comienza un nuevo redoble acompañado de gritos de guerra. Son hermosos, estos jóvenes presos, y sobre todo, son magníficos estos orgullosos burundeses.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Lampedusa: ¿infancias rotas o esperanzas encontradas?


Llegan a centenares, hacinados en barcos de pesca. Estos emigrantes, principalmente familias, niñas y niños con el rostro agotado y la tez lívida, vienen de lejos. Han abandonado su país de origen para huir de la miseria, la guerra e incluso de las persecuciones. Dos meses después del terrible naufragio en el mar Mediterráneo, que costó la vida a 366 personas de las cuales unas 20 eran niñas y niños, ¿qué ha pasado con los rescatados de Lampedusa? Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) Italia  nos cuenta la triste historia de los niños y niñas que demasiado pronto han conocido la violencia, el miedo a morir, la separación, la humillación y la deshumanización. 
Teniendo en cuenta la dificultad del viaje, tanto en el plano físico como en el emocional, es difícil de entender, para nosotros los occidentales, a quienes se atreven a emprenderlo. Claro que las motivaciones para unirse a Europa son múltiples: encontrar trabajo, beneficiarse de mejores condiciones de vida, ir a estudiar, ganar dinero para ayudar a la familia que se queda en el país. Pero el precio a pagar es singularmente elevado. El camino de la emigración es extremadamente peligroso, hasta incluso el riesgo de encontrar la muerte.
Un costoso viaje
Entre los refugiados acogidos en los centros de primeros auxilios, hay numerosas familias, niñas y niños no acompañados. La psicóloga de Terre des hommes (Tdh) Italia, en el marco del proyecto Faro, ha acudido al encuentro de estos rescatados del infierno. “Están agotados y no encuentran palabras para contar lo que les ha pasado”, nos relata ella. En efecto, vienen de lejos y le cuentan que tienen frío en la espalda. Antes de desembarcar en la isla de Lampedusa, las familias y los menores no acompañados han pagado a los contrabandistas. Han atravesado todo el desierto del Sahara. Muchos de ellos han estado en prisión, retenidos y torturados hasta que sus familias han pagado un rescate para liberarlos. Otros han debido trabajar más para recaudar dinero e intentar realizar la travesía más peligrosa de su vida.
Las mujeres son a menudo víctimas de violencia física y sexual. A esto se le añade la culpabilidad de poner en peligro a sus hijos e hijas y hacerles padecer las malas condiciones del viaje. Muchos de ellos caen enfermos, sufren desnutrición y están muy ansiosos. El viaje, traumático para estos niños y niñas, engendra problemas de sueño, pesadillas e incluso comportamiento agresivo. La psicóloga de Tdh Italia apoya y tranquiliza a las madres ayudándolas a identificar estos síntomas post-traumáticos, a comprenderlas y a curarlas.
El camino de la resiliencia
En el centro de primeros auxilios, el staff de Tdh Italia organiza actividades de apoyo psicológico y psicosocial con los niños, niñas y los menores no acompañados. A través de juegos, a los jóvenes se les anima a expresar sus sentimientos, sus miedos, sus rabias. Se consigue mediante el dibujo, la lectura e incluso construyendo historias. Poner palabras a las imágenes y las imágenes a sus dolores de cabeza permite simbolizar el trauma vivido y comenzar la resiliencia.
Los más mayores, de 12 a 17 años, no habían imaginado un viaje tan violento y repleto de sufrimientos. Venidos a Europa con el objetivo de estudiar o trabajar, han vivido lo peor. Al llegar al centro de primeros auxilios en Lampedusa, comprueban la dificultad de cumplir los aspectos legales de acogida del sistema italiano. El ser menor no tiene el mismo significado en Europa que en su país de origen. La noción de protección puede ser mal comprendida, y se sienten de nuevo oprimidos. Tdh Italia se adapta a cada uno de ellos y trabaja en la reconstrucción interior de estos jóvenes a través de actividades psicosociales. Juntos analizan lo ocurrido, la situación actual y los proyectos de vida futuros. Los jóvenes también tienen la posibilidad de discutir el sistema escolar y acordar la compra de material escolar.
Estos dos últimos meses, cientos de emigrantes y refugiados, entre ellos sirios y palestinos, han sido socorridos en el mar Mediterráneo. A principios de este mes, el Alto Comisionado para los Refugiados ha expresado su inquietud por el flujo de emigrantes y de travesías marítimas a bordo de barcos de contrabando en busca de una vida mejor. “La muerte de estos emigrantes en el Caribe, en el Mediterráneo, en el Océano Indico y en el Mar Rojo, así como en los desiertos de México y del Sahara, es una señal de alarma para la comunidad internacional. Debemos tomar medidas de urgencia para que este tipo de tragedias pertenezcan al pasado”, ha declarado William Lacy Swing, Director general de la OIM.