jueves, 31 de octubre de 2013

Suiza - Ocho días para hablar de la trata de seres humanos


Del 18 al 25 de octubre se desarró en Suiza la semana de la lucha contra la trata de seres humanos. Durante 8 días, se organizaron numerosos eventos en todo el país para sensibilizar a la población en esta delicada temática. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) contribuyó a esta iniciativa tomando parte en una mesa redonda organizada en el marco de la proyección de la película “The Long Way Out” de Clara Ott de Friburgo
Aunque el día 18 de octubre fue instituido como la «Jornada europea de la lucha contra la trata de seres humanos”, Suiza decidió este año consagrar una semana entera a este azote. El país está particularmente vinculado a esta problemática, pues Suiza forma parte de una de las principales regiones de destino y de transito del tráfico de seres humanos bajo diferentes formas (trabajos forzados, trabajo infantil , e incluso explotación sexual).
Una semana entera se dedicó a informar y sensibilizar a la población sobre este tema. Durante estos ocho días se organizaron numerosos eventos: mesas redondas, manifestaciones culturales, obras de teatro, proyección de películas, distribución de material informativo y además Tdh se unió a esta acción participando en la manifestación titulada « La traite des enfants en Europe? Parlons-en! » en Friburgo el domingo 20 de octubre. En esta ocasión, el cine Rex emitió el documental The Long Way Out de Clara Ott. Este film nos intenta mostrar lo que ha sido de 6 niños y niñas albaneses de 10 años, ellos fueron filmados por la realizadora mientras eran víctimas del tráfico infantil en Grecia.
Al final de la proyección, el público pudo tomar parte en un debate en el que participaron sobre todo Christian Levrat, presidente del partido socialista suizo, la realizadora del film Clara Ott, Markus Reisel,  jefe de la división de emigración de la DDC (Dirección de Desarrollo y Cooperación) y Sendrine Constant, delegada de Tierra de hombres en Albania. Esta última presentó el trabajo de nuestra fundación en Albania que vigila para prevenir cualquier forma de tráfico, abuso y explotación. Un vasto proyecto que moviliza a numerosos actores de los campos de la educación, de lo social, de la salud, de la policía y con la implicación directa de la comunidad, de las familias y de los menores afectados.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Una jornada para hablar de prevención, desastres y minusvalías


Terremoto en Haití, tsunami en Japón o ciclón en Myanmar, desde hace varios años se suceden grandes catástrofes naturales dejando atrás millares de muertos, regiones devastadas y una población en apuros. Porque es mejor prevenir que curar, el 13 de octubres fue declarado Día Internacional de la Prevención de Catástrofes” . Este día tiene como objetivo sensibilizar a los gobiernos y a las poblaciones de la necesidad de prepararse para hacer frente a las grandes catástrofes naturales. Este año, se dedicó a las personas minusválidas que se enfrentan a catástrofes naturales.
La década 2000-2010 habrá sido una de las más mortíferas en términos de catástrofes naturales donde cerca de 1,2 millones de personas han perdido la vida durante terremotos, tormentas, olas de calor y tsunamis. Frente a este recrudecimiento es más que necesario emplearse más a fondo para evitar estas hecatombes.
Este año, la jornada se dedicó a las cuestiones de las personas en situación de minusvalía, que a menudo son doblemente vulnerables durante los desastres naturales por su minusvalía y por su situación social a menudo desfavorable (pobreza, acceso limitado a la educación, etc.). Es preciso establecer estrategias especificas para acudir en ayuda de estas personas en caso de catástrofe y para incluirlos en los procesos de asistencia a las víctimas.
Cultivar por encima del agua
Consciente de la importancia de la prevención, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha incluido desde hace tiempo un componente de reducción de riesgos en sus proyectos. Nuestra Fundación está interesada, por ejemplo, en los medios para reducir el impacto de las inundaciones o los ciclones que golpean regularmente Bangladesh. Es así como Tdh ha elaborado un proyecto de puesta en marcha de huertos sobreelevados que resisten particularmente bien la crecida de las aguas y permiten a la población asegurar su subsistencia durante los periodos de crecidas y así luchar contra la desnutrición.

martes, 29 de octubre de 2013

Cena solidaria en Euskadi a favor de Tdh

-->
Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) quiere invitaros a la próxima cena solidaria que se celebrará el próximo sábado 9 de noviembre a las 21h en el Restaurante Andere de Vitoria-Gasteiz a beneficio de nuestra Fundación. 
El precio por comensal es de 50€, en el que va incluido un donativo que se destinará a fines estructurales de la organización. Te animamos a que te inscribas antes del día 7 de noviembre. Para aquellos que no puedan acudir a la cena, hemos habilitado un “Cubierto Cero” para que puedan hacer su donativo en la siguiente cuenta bancaria: 2100 1701 83 0200104208.
Colaboran en el evento, el propio Restaurante Andere, Cadena Cope Vitoria y Fotocopias Zalu.
Animaos y contádselo a vuestros amigos y conocidos. 
Reservas en: deleg.euskadi@tierradehombres.org

 

Cena solidaria en Galicia a favor de Tdh

-->
El próximo día 8 de noviembre a las 21:30h, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), en colaboración con el Pazo de Vilaboa, organizan una cena solidaria a beneficio de nuestra fundación al que quedan invitados todos los amigos, familiares y colaboradores.
La cena tendrá lugar en el restaurante del Pazo de Vilaboa, en Rúa do Souto 2, Vilaboa – Culleredo, 15174 - La Coruña y el precio por persona es de 30€. Podéis hacer las reservas hasta el día 6 de noviembre a las 14h, llamando al teléfono 600.322.944 o al correo deleg.galicia@tierradehombres.org . Durante la cena habrá sorteo de regalos y una actuación especial.
Muchos de vosotros ya nos conocéis puesto que estáis en contacto con los niños y niñas que están entre nosotros convalecientes tras alguna operación y les habéis acompañado como voluntarios haciendo turnos hospitalarios o siendo familias de acogida o de apoyo. Animaos y pasad el mensaje a vuestros amigos y conocidos.

lunes, 28 de octubre de 2013

Sudán - Comités de protección a la infancia basados en la comunidad


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) está activa en el oeste de Darfour desde el año 2004 a favor de la protección de la infancia desplazada y de sus familias. El conflicto, que comenzó hace cerca de 10 años, ha vuelto las condiciones de vida muy difíciles para la población y ha tenido como consecuencia que cerca de cuatro millones de personas dependan de la ayuda humanitaria. Tdh ha extendido sus actividades al Estado de Khartoum en 2013 a través del programa nacional de justicia para menores y fusionará sus actividades con los Comités y Redes de protección a la infancia basados en la comunidad durante los dos años siguientes.
La capacidad de las familias y de las comunidades para proteger y atender a sus miembros más vulnerables está a menudo reducida en situaciones humanitarias complejas. Esto es particularmente doloroso cuando los sistemas formales del Estado no consiguen abastecer de servicios a las regiones más necesitadas.
Con el fin de apoyar la protección a la infancia contra la violencia, la explotación y el abuso, Tdh ha animado, junto a otros actores humanitarios, al establecimiento de Comités y de Redes de protección a la infancia.
Este tipo de Comité sirve normalmente de foro donde los miembros de la comunidad se encuentran, discuten de los problemas relativos a la protección de la infancia y buscan soluciones. Se trata pues de una estructura comunitaria informal que representa a todos los sectores de la comunidad que juegan un papel en la protección a la infancia –e incluso comprende a los mismos niños y niñas. Al mismo tiempo, plantean soluciones concretas a la situación individual de los niños, niñas y jóvenes, y también sirven de plataforma para mantener las garantías como responsables de la promoción de los derechos de la infancia, protegiendo también a los menores de la violencia así como a los menores en conflicto con la ley.   

Salah Ahmed, jefe del equipo de protección a la infancia de Tdh Sudan, responde a nuestras preguntas:
- ¿De qué manera los Comités de protección pueden ser más eficaces en la protección a la infancia que las autoridades nacionales?
“Los Comités de protección podrían ser más eficaces que las autoridades nacionales de tres maneras:
-    Están más próximos a las comunidades que las autoridades nacionales para la detección y el seguimiento de los casos, y del respeto mutuo entre los diferentes segmentos de las comunidades.
-       Hablan la misma lengua y comparten la misma cultura y las mismas costumbres.
-       Los niños y niñas son suyos, lo que significa que no van a escatimar esfuerzos para cuidarlos”.
- ¿Cómo crear un nuevo Comité y cómo formar a sus miembros?
“Primeramente, los Comités se han creado después de consultar a los jefes de la comunidad y de su aprobación. Después, escogemos a personas que quieren trabajar activamente para su comunidad. Nos aseguramos de que estas personas son aceptadas por su comunidad y que no hayan tenido problemas en el pasado con la Política de Protección a la Infancia. Después de la puesta en marcha del Comité, les formamos en los temas siguientes: derechos de la infancia, Política de Protección de la Infancia, protección y comunicación con los menores, identificación, seguimiento e informe de los casos, así como otros temas relacionados”.
- ¿Sentís que las comunidades se han apropiado de este sistema de protección?
“Yo pienso que a la comunidad le gusta, aprueba y adopta esta idea como mecanismo importante para la protección de sus niños y niñas. Pero para poder estar plenamente apoyado y mantenido, este sistema necesitará mucho esfuerzo por parte de todas las partes implicadas debido a los numerosos retos a los que los Comités deben hacer frente”.
- A través de estos Comités, ¿Cuántos niños y niñas protege Tdh?¿En qué regiones de Sudán?
“Este proyecto tiene un total de 47.000 beneficiarios (22.400 ex desplazados internos, 1.800 ex refugiados, 15.600 comunidades de acogida, 7.200 nómadas). Las regiones intervenidas, incluyen cinco campos de refugiados internos (Ardamata, Krinidng, Dorti, Ryad, Abuzar) y el mercado de Genina en el Oeste de Darfour”.
- ¿En su opinión, cual es el mayor reto al que usted y su equipo debe hacer frente diariamente?
“Uno de los mayores retos es la grave situación económica, que complica la participación de los miembros de los Comités en sus actividades. La falta de motivación de algunos miembros de la comunidad es otro. De hecho, algunas organizaciones retribuyen a alguno de ellos, lo que disminuye la motivación de los demás”.
(Fuentes : UNOCHA 2012; Reliefweb)
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños, niñas y sus familias cada año. Infórmese de nuestros proyectos en Sudán.

jueves, 24 de octubre de 2013

El consorcio Jolas eta Ekin, de la que forma parte Tdh, organiza en Bilbao un congreso sobre escuelas para la participación


El consorcio Jolas eta Ekin, formado por Tierra de Hombres, Serso San Viator y Save the Children, organiza durante los días 14 y 15 de noviembre en Bilbao el Congreso Escuelas para la  participación, IKASTETXE SOLIDARIOAK, donde se analizarán las posibilidades y oportunidades que una alianza entre el sistema educativo y la Educación para el Desarrollo (EpD) abriría hacia una educación sostenida por los pilares de la solidaridad y la participación, que hagan posible una sociedad más justa, sostenible y humana.
Para ello, Jolas eta Ekin presenta una serie de reflexiones teóricas y experiencias prácticas de diferentes regiones del mundo (Nicaragua, Ecuador, Valencia, Madrid, Euskal Herria…) que nos den pistas a la hora de sistematizar y estructurar dicha alianza entre la escuela y la Educación para el Desarrollo, de cara a construir una escuela empoderada y comprometida con la mejora de nuestro mundo. El Sistema Educativo, considerado como un mecanismo de formación de personas para avanzar hacia una sociedad mejor, ha de plantearse como el espacio en el que repensar el mundo y no simplemente el marco en el que reproducirlo. 
Jolas eta Ekin es un centro de recursos de Educación para el Desarrollo en materia de derechos de la infancia destinado tanto a educación formal como no formal. El programa lo llevamos a cabo tres organizaciones, Serso San Viator, Tierra de Hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y Save the Children, y esta subvencionado por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo del Gobierno Vasco.
Dispones de toda la información aquí: Descarga el programa completo, Manifiesto completo,  Cartel del Congreso

miércoles, 23 de octubre de 2013

Lampedusa - Id más allá del horror y pasad a la acción


Las islas de Malta y Lampedusa son actualmente el centro de las noticias de actualidad,  sacudidas por los dramas consecutivos que han causado la muerte de cientos de refugiados. Situadas a medio camino entre África y Sicilia, estas islas son una puerta de entrada a Europa para numerosos emigrantes, que huyen de la miseria o de la guerra de  Siria.
“Es insostenible que niños, niñas y adolescentes que han sufrido el trauma de la guerra y que han conseguido huir perezcan ahogados a las puertas de Europa”, se subleva Vito Angelillo, Director General de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia). En el campo (Centro de primeros auxilios) de Lampedusa, que acoge todos los días a nuevos rescatados de la peligrosa travesía, un refugiado de cada cuatro es un niño o niña. Las condiciones de acogida de los niños y niñas en este Centro de primeros auxilios son totalmente inaceptables, previsto para 250 personas, este centro acoge actualmente a 800 de las cuales 200 son niños y niñas, muchos de ellos separados de sus padres.
Lanzamos un llamamiento para apoyar el proyecto de Tierra de hombres en Italia que ha comenzado en junio de 2013 en la isla de Lampedusa. Faltan medios para responder a la ayuda de los refugiados, más todavía para los menores no acompañados y las familias con niños y niñas.
Actualmente, unos cincuenta menores de los cuales 40 tienen menos de 6 años, están acompañados y reciben un apoyo social y psicológico. Lilian Pizzi, la psicóloga de Tdh en la isla de Lampedusa, constata que los rescatados llegan en estado de shock. “Ellos están agotados y no encuentran palabras par relatar lo que les ha pasado”, comenta. Las actividades de acompañamiento desarrolladas por Tdh deben permitir a estos menores explicar sus miedos y volver a jugar para llegar a ser niños y niñas como los demás. “Trabajamos dentro del mismo campo, así los menores pueden jugar, dibujar y ser escuchados en un entorno protegido.”  Los dibujos testimonian su largo y peligroso periplo que comenzó a veces hace varios meses. Narran la guerra, la huida, la travesía en barco, a menudo la violencia y a veces incluso el naufragio. Al llegar, los niños y niñas a veces son ya huérfanos.
Mientras que la financiación se reduce y el número de refugiados aumenta, el proyecto de Tdh en Lampedusa está amenazado si no se encuentra rápidamente medios financieros suplementarios. Tierra de hombres tiene necesidad urgente de vuestro apoyo para seguir con este trabajo tan importante para los niños y niñas rescatados del drama del Mediterráneo. Movilizaos con nosotros y haced un donativo para estos niños y niñas. Ahora. 
Para saber más sobre el proyecto “Faro” en Lampedusa, id a la web de la organización Terre des hommes (Tierra de hombres) Italia.


Michel Roulet en la televisión suiza RTS : « La salud es un derecho »



Dr. Michel Roulet, pediatra especialista en nutrición y consejero de salud para Tierra de hombres (Tdh - Ayuda a la infancia), ha sido filmado por la televisión suiza RTS durante una intervención humanitaria en Mali, el pasado agosto. El reportaje ha sido difundido en el telediario de la RTS el sábado 5 de octubre.
Descubrid el formidable trabajo voluntario realizado sobre el terreno por este antiguo médico del CHUV que cuida desde hace más de 30 años a los niños y niñas enfermos a través del mundo.

martes, 22 de octubre de 2013

El bienestar de un niño o de una niña vale más que el oro

En galerías minúsculas e inestables, expuestos a productos tóxicos, ellos arriesgan su vida todos los días por un poco de dinero y la esperanza de una existencia más dulce. Estos mineros, a veces menores de 10 años, trabajan en las minas artesanales de  Burkina Faso. De la extracción al lavado con mercurio pasando por la trituración, los niños son utilizados a lo largo de la cadena de explotación. En su programa de protección en Burkina Faso, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) les ayuda a abandonar este universo de sufrimiento apoyando su escolarización y su formación profesional.
Suiza actualmente es la plataforma mundial del negocio del oro: más de dos terceras partes de la producción mundial pasa por Suiza para ser refinado. Metal  precioso por excelencia,  es del gusto de los amantes de las joyas y se encuentra en millones de aparatos electrónicos en todo el mundo. Un jugoso mercado que esconde una realidad muy sombría. 
El infierno de las minas artesanales
En efecto, la explotación del oro está sujeta a numerosas controversias. Las condiciones de trabajo son deplorables, una ausencia de seguridad y de métodos de explotación  contaminantes  que ponen en peligro la salud de los trabajadores y de las comunidades circundantes y se encuentran en muchos lugares alrededor del mundo. La utilización masiva de niños es también moneda corriente. Esta triste realidad se observa en las minas de extracción artesanal de Burkina.
La mayor parte de los niños que trabajan en las minas artesanales de la región de Zorgho, son originarios de los pueblos de alrededor pero no es raro que acudan de regiones más alejadas, de otros países como Togo, Benin o Ghana, acompañados o no por sus padres. Muy a menudo, no van más a la escuela o incluso no han ido nunca.
En general, estos niños se encuentran en las minas de oro por propia iniciativa. Pueden haber ido con su padre que se encuentra ya allí o haber respondido a la llamada del propietario de un “agujero”. Ellos trabajan muy a menudo para terceros que les pagan un sueldo según su buena voluntad.
Los niños se utilizan en toda la cadena de explotación
Estos son los muchachos –generalmente los de más edad- los que cavan en los túneles para extraer la roca, sin ninguna medida de seguridad. El trabajo es físicamente espantoso, muy peligroso y puede dejar secuelas físicas importantes. Los corrimientos de tierra no son raros y causan muchas muertes.
El pulido y la trituración de la roca, en superficie, son operaciones igualmente dañinas para los que la realizan. Desde muy jóvenes los niños y las niñas están a veces implicados en este trabajo que está por encima de sus fuerzas. El polvo, muy tóxico es omnipresente y puede causar graves enfermedades.
Las operaciones siguientes en la cadena de producción tampoco ofrecen mejores condiciones: para recuperar el metal precioso del interior de la mina, los mineros utilizan mercurio o cianuro, dos sustancias extremadamente tóxicas. Los niños frecuentemente están en contacto con las emanaciones de estos productos que no se recogen después de su uso y terminan en el  suelo o en las corrientes de agua generando una contaminación desastrosa para la salud de los habitantes de la región.
Los lugares mineros suelen ser sitios con un montón de actividades anexas tales como el transporte de agua o la restauración. Desgraciadamente entre ellas figura la prostitución. Las jovencitas son frecuentemente explotadas sexualmente en las zonas mineras.
Por un porvenir menos sombrío
Tdh actúa en las minas de oro de la región de Zorgho, así como en Essakane, Gorol y Gangaol al norte del país, para proteger a los niños y niñas y ayudarles a encontrar una alternativa a su labor diaria. El programa actúa sobre las diversas categorías de edad para encontrar la respuesta adecuada.
Tdh y sus colaboradores apoyan la escolarización de los niños y niñas que viven en las minas de oro o en los pueblos de alrededor. El proyecto asegura el pago de los sueldos, la adquisición de kits escolares, apoyo a los establecimientos (sobre todo los jardines de infancia comunitarios, los “Bisongo” en la lengua local) y organiza actividades psico-sociales y lúdicas para beneficio de los menores escolarizados.
Nuestra Fundación apoya también la formación profesional de los menores que trabajan en las minas y se les busca alternativas al trabajo con el oro. Los centros ANPE (Agencia Nacional para el Empleo) les proponen aprender oficios (mecánica, carpintería, costura, etc.) principalmente destinados a niños y niñas entre 15 a 17 años.
El proyecto también intenta permitir a la juventud y las madres de familia desarrollar actividades económicas independientes (criar animales, pequeño comercio, jardinería, etc.) dándoles un apoyo técnico y financiero.
Todas estas actividades van en el mismo sentido: permitir a los niños y niñas abandonar este entorno peligroso para su salud y su desarrollo y abastecerles de herramientas para construirse un futuro mejor.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños, niñas y sus familias cada año. Conozca nuestros proyectos Burkina Faso.

viernes, 18 de octubre de 2013

Conferencia sobre el trabajo infantil - La lucha debe continuar

Del 8 al 10 de octubre tuvo lugar la III Conferencia sobre el Trabajo infantil en Brasilia. Tenía como objetivo evaluar los progresos realizados en el campo contra el trabajo infantil en el mundo. Este año, se tuvo la oportunidad de ver los progresos realizados y ver lo que queda por hacer en la lucha para la erradicación de las peores formas de trabajo infantil.
Los representantes de los gobiernos, de la sociedad civil, empleadores, trabajadores y las organizaciones internacionales y regionales estaban presentes en la capital de Brasil, que organizó la conferencia este año, para discutir, compartir experiencias y establecer estrategias de lucha contra la explotación laboral de los niños y niñas.
El objetivo de 2016 no se logrará
Esta cita internacional se desarrolló algunas semanas después de la publicación por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las nuevas estimaciones sobre el trabajo infantil. El informe muestra que aunque se han realizado avances significativos la partida está lejos de ser ganada. En efecto, quedarían cerca de 168 millones de niños y niñas trabajando en el mundo, de los cuales 85 millones realizan las peores formas de trabajo. Estos se reagrupan según la OIT en situaciones asimiladas a la esclavitud, explotación sexual, actividades ligadas al tráfico de personas o de drogas y cualquier trabajo que ponga en peligro la integridad física, psíquica o moral del menor. Al ritmo actual, el objetivo de eliminarlo totalmente de aquí a 2016 no se logrará.
Guy Ryder, director general de la OIT, ha constatado este fracaso y nos insta a reaccionar. “Seamos claros. No lograremos el objetivo de 2016 y es un fracaso político colectivo. Debemos hacerlo mejor”. Pues como afirma: “Hay 168 millones de buenas razones para ello”.
Tierra de hombres (Tdh - Ayuda a la infancia) provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños, niñas y sus familias cada año. Vea nuestros proyectos de lucha contra la explotación.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Mozambique – Actividades diarias para más de 1.200 niños y niñas

Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha constituido la asociación Casa Amiga das Criancas, que desarrolla actividades diarias para más de 1.200 niños  y niñas de Beira y acompaña, forma y da apoyo a los 400 educadores profesionales de la ciudad. Los monitores han mandado al 30% de los niños y niñas al equipo social para un acompañamiento individual o familiar y al 10% para iniciar un trabajo especializado ligado a la pérdida de sus padres.
El equipo de Tdh también ha intervenido en 22 escuelas de los distritos de Muanza, Dondo y Cheringoma, instalando salas en las cuales los menores pueden presentar sus problemas y clubs de infancia. Los actores comunitarios, formados por Tdh, han efectuado 923 visitas a las familias y el seguimiento del desarrollo de 193 micro-proyectos de desarrollo socio-económico.
Dentro la lógica de sostenibilidad, Tdh ha comenzado su proceso de transferir competencias en las zonas rurales.

Fuente: Memoria Tdh Suiza 2012

lunes, 14 de octubre de 2013

Burkina Faso - Salir del infierno de las minas de oro

En el marco de su programa de protección en Burkina Faso, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ayuda a los niños y niñas que trabajan en las minas de oro artesanales a encontrar una alternativa al trabajo peligroso y agotador que efectúan diariamente. Contamos la historia de dos jóvenes que, gracias al apoyo de nuestra Fundación y de sus colaboradores, han podido salir de este infierno. 
A los 14 años, Ousseini trabajaba ya en las minas de oro. Su trabajo consistía en entrar en galerías estrechas e inestables, a 25 metros de profundidad, para extraer bloques de piedra. Una tarea extenuante y muy peligrosa, los corrimientos de tierra son frecuentes en estas minas artesanales.
El joven ha sido entrevistado por Tdh que le ha propuesto seguir un aprendizaje. Durante tres años, Ousseini ha aprendido el oficio de soldador en el centro de la Agencia Nacional de Empleo (ANPE) de Fada.
Actualmente, Ousseini tiene 18 años. Vive en la región de Zorgho y trabaja en un taller de soldadura, que ha abierto gracias a la ayuda de Tdh con otros dos compañeros. Este trabajo le permite asegurar su sustento diario sin tener que arriesgar su vida en las profundidades de la mina buscando filones de oro inciertos. También le llega para ayudar económicamente a sus padres que se han quedado en el pueblo.
Ali Abdoulay, no tenía 10 años cuando empezó a frecuentar el aurífero de Gangaol, cerca de la ciudad de Dori, como muchos niños de su pueblo. Realizaba trabajos de triturar roca, de tamizar y de lavado con mercurio: “Todo era muy duro y muy a menudo terminaba con las manos vacías”. Pasó cerca de tres años agotadores con trabajos demasiado penosos para sus pequeños brazos infantiles.
Un animador comunitario que trabaja para Tdh reparó en el joven Ali y le propuso integrarse en un programa que apoya a los niños de las minas de oro ofreciéndoles alternativas, tales como la formación profesional. Así durante tres años el jovencito ha seguido un curso de soldador en la ANPE de Dori: “He encontrado mi paso por la ANPE muy edificante pues me ha permitido codearme con otros niños venidos de otros lugares y compartir muchas cosas con ellos”. Actualmente con 17 años ha podido abrir su propio taller de soldadura y tiene confianza en su futuro.
Hacia una vida mejor
Mirando hacia atrás, Ousseini se da cuenta del camino recorrido: “Cuando comparo mi vida actual con la de los compañeros que han quedado en la mina, no puedo más que alegrarme. Todos están supeditados actualmente a la escasez del filón que les obliga a vender todos sus bienes y algunos se dedican al robo y a la delincuencia. Otros han muerto en los agujeros y otros están heridos. Si Tdh no hubiera aparecido en mi vida, estaría seguramente viviendo una vida en condiciones precarias como mis compañeros de la mina”.