viernes, 30 de agosto de 2013

Burundi - El acompañamiento a los menores frente a la justicia

El nuevo Código del Procedimiento Penal de Burundi impone desde ahora la presencia de un abogado durante el interrogatorio a un menor. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), en su programa de justicia juvenil en Burundi, se ha comprometido a apoyar a las autoridades judiciales del país para hacer de este avance en materia de justicia para menores un realidad sobre el terreno.
Desde el mes de abril de 2013, los niños y niñas en conflicto con la ley en Burundi están seguros de contar con la presencia de un abogado –o de cualquier persona con los conocimientos adecuados en materia de justicia juvenil- durante los interrogatorios. Su presencia debe garantizar la conformidad del proceso y permitir tranquilizar al menor que puede sentirse intimidado ante la policía.
Este nuevo Código del procedimiento es un gran progreso en la protección de los menores durante su cara a cara con las autoridades. Pero todavía queda hacerlo realidad sobre el terreno.
Pasar de la teoría a la práctica
Su puesta en marcha constituye un desafío a la vista de la situación actual de la justicia juvenil en este Estado que se encuentra entre los más pobres del mundo. Las condiciones en las que se desarrollan los interrogatorios están lejos de ser las ideales. Las entrevistas a menudo se desarrollan en la comisaría al alcance de todos los oídos, lo que no garantiza la confidencialidad. Por otro lado, no es raro que frente a la autoridad de un adulto, el menor interrogado se sienta tan intimidado que no se atreva a protestar  o a defenderse. A veces incluso el niño o la niña no conoce la razón de su presencia en comisaría.
Tdh  ha decidido apoyar al Ministerio de Justicia y al Ministerio de Seguridad en sus esfuerzos para mejorar la situación sobre el terreno. Desde junio de 2013, Tdh participa en la formación de más de 100 trabajadores sociales y de una decena de abogados. Esta acción debe permitir mejorar la cooperación entre los trabajadores sociales, los abogados y los magistrados y paliar la falta de competencias en el campo de la justicia juvenil.
Paralelamente, Tdh  trabaja para subsanar la falta de medios materiales y humanos y colabora para que los padres puedan estar presentes durante todo el proceso judicial. Pueden aportar también a su hijo o hija un apoyo afectivo, llevarle comida y ayudarle a interactuar con las autoridades (la palabra de un adulto tiene más peso frente a los Oficiales de la Policía Judicial que la de un menor).
Para una justicia juvenil respetuosa con los derechos de la infancia

Para que el interés superior del menor sea respetado, Tdh continua invirtiendo en la mejora de la justicia juvenil en Burundi. En 2012, nuestras acciones han permitido la formación de 300 profesionales en este campo y una disminución del 65% del número de niños o niñas encarcelados en las tres principales prisiones del país.

viernes, 16 de agosto de 2013

Burkina Faso - Dinero y harinas enriquecidas para afrontar la estación de las lluvias

Para asistir a las poblaciones más vulnerables en un país donde la inseguridad alimentaria y nutricional prevalece, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha lanzado una operación de distribución de dinero y de harinas infantiles enriquecidas. Esta innovadora intervención para la organización debe permitir a numerosos beneficiarios afrontar un periodo del año particularmente difícil para los hogares más pobres.
Tdh trabaja en Burkina Faso a fin de asegurar la seguridad alimentaria y nutricional en un país que sufre una gran pobreza, condiciones climáticas difíciles y una cruel falta de infraestructuras. La estación de lluvias es un periodo particularmente inquietante para la población de las zonas rurales; los stock de víveres se acaban y los precios son elevados. La desnutrición es omnipresente y los niños y niñas a menudo pagan el mayor tributo.
Una red social para las poblaciones más vulnerables
La operación desplegada por Tdh con el apoyo financiero de la Oficina Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO) permite a más de 2.200 hogares entre los más pobres (o sea una estimación de 13.000 beneficiarios) recibir sumas de dinero suficientes para alimentarse correctamente y satisfacer sus necesidades esenciales. Junto  esta ayuda financiera, el proyecto ha puesto en marcha una distribución de harinas enriquecidas para 2.000 niños y niñas menores de 2 años. Este alimento rico en vitaminas, proteínas y oligo-elementos posee un alto valor energético. Esta hecho a base de mijo, soja y cacahuetes cultivados localmente y responde a las necesidades nutricionales de un niño o niña pequeño. Esta harina constituye un arma eficaz contra la desnutrición infantil. 
Una suma para gestionar ellos mismos
Cuando el contexto lo permite, la transferencia monetaria es un método de asistencia que ofrece la ventaja de garantizar una cierta autonomía al beneficiario. Con este dinero, podrá –según su elección- comprar alimentos o semillas, pagar los gastos de salud del hogar, la escolaridad de sus hijos, hijas e incluso, en el mejor de los casos, invertir en alguna actividad que le genere ingresos.
“Esta suma me permitirá pagar al menos dos sacos de mijo, lo que nos permite resistir por lo menos tres meses”, nos explica Domodo, 39 años, que vive con sus cuatro hijos en un pueblecito de la provincia de Sourou. El programa ha permitido a este viudo recibir 30.000 francos CFA (alrededor de 55 CHF). Para Zerbo, un alumno de instituto de 19 años, que vive con su abuela, una parte del dinero recibido le servirá para financiar un criadero de aves. Espera así poder asegurarse unas ganancias suplementarias durante largo tiempo.
Esta operación se inscribe en la continuidad de las acciones de Tierra de hombres en Burkina Faso donde está presente desde 1987. Lleva a cabo allí proyectos en el campo de la salud, de la nutrición, de la protección infantil y de la justicia juvenil.   

miércoles, 14 de agosto de 2013

Jordania - Los niños y niñas afectados por la guerra en Siria

Según ’UNICEF, más de tres millones de niños y niñas sirios están afectados por el conflicto armado, menores cuyo porvenir es ahora incierto. Las poblaciones  civiles son las primeras víctimas de una violencia que desde hace más de dos años ha costado la vida a cerca de 93.000 personas y provocado el desplazamiento de más de 4.250.000 personas en Siria. País vecino de Siria, Jordania mantiene sus puertas abiertas a las familias que huyen de los combates y de los bombardeos en los cuales ellos a menudo han perdido todo, incluso a miembros de su familia. El número total de Sirios registrados o esperando hacerlo en Jordania en el Haut-Commissariat pour les Réfugiés(UNHCR) sobrepasa las 500.000 personas. Más de la mitad de ellos son niños y niñas.
Presente desde hace varios años en Jordania, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja junto a los niños y niñas sirios y sus familias en las comunidades de acogida del norte del país. En colaboración con UNICEF, Tdh asegura igualmente actividades psicosociales y de protección en el campo de refugiados Emirates Jordan Camp (EJC), situado cerca de la ciudad de Zarqa.
Niños y niñas testigos de las atrocidades
Ahmed, 41 años, ha visto como su taller de ropa en Dar ha sido destruido por un misil y se ha visto obligado a huir a Siria con su mujer y sus cuatro hijas. Yasser, 48 años, ha dejado detrás de él su trabajo de agente inmobiliario que ya no le permitía satisfacer las necesidades de su familia. Safwan, 40 años, ha debido abandonar su pequeño restaurante de Homs para buscar refugio en Jordania acompañado de su mujer y de sus cuatro hijos.
Entre los refugiados sirios, millares de niños y niñas han sido las víctimas y han sido testigos de las peores escenas de la guerra. Ziyad, 12 años, hijo de Safwan, ha sido herido en una pierna por la metralla durante un ataque de misiles. Durante un mes, él y su familia se han escondido para escapar de los tiradores emboscados. El jovencito tiene secuelas de su herida y de la experiencia traumática de la guerra y del exilio.
Enas Sleem es animadora en el campo de refugiados EJC donde se encuentra el “Centro amigo de los niños y niñas” de Tdh. Ella se acuerda de la llegada de una pequeña al campo, testigo de la muerte de sus padres: “La pequeña vivía postrada y lloraba todo el tiempo”. “Los niños y niñas refugiados están nerviosos, ansiosos y a menudo asustados cuando llegan al campo”, cuenta otro animador de Tdh.
Sobre el camino de la resiliencia
Muy  a menudo, los menores refugiados no han tenido acceso a la escuela desde hace meses en Siria. Han perdido, además del resto, un marco social esencial par su desarrollo. Para reintroducir una forma de normalidad en su vida Tdh ha puesto en marcha actividades psicosociales en el campo EJC erigido conjuntamente por la Cruz Roja de los Emiratos Árabes Unidos (UAE RC) y el gobierno jordano
Más de 800 niños y niñas se han apuntado junto a Tdh para las actividades psicosociales y los animadores acogen diariamente a 300 menores en los “Espacios amigos de los niños y niñas”. Los menores se encuentran entre ellos, comparten actividades  recreativas estructuradas y ponen poco a poco palabras a sus sentimientos y angustias. El objetivo buscado es mejorar el bienestar psicosocial de estos niños y niñas buscándoles un marco que les permita comprender lo que han vivido, encontrar la confianza en si mismos y en los demás y lanzarse de nuevo hacia el futuro.
Las actividades psicosociales de Tdh son beneficiosas para los menores. Algunos encuentran un poco de serenidad y duermen mejor, otros vuelven a aprender a tener confianza. Enas Sleem cuenta que “ahora la pequeña participa activamente en las sesiones”. Gracias al contacto con los animadores de Tdh  y con sus compañeros, Ziyad también ha recobrado la sonrisa. “Esto llevará tiempo pero va a recuperarse”, asegura Hassan Khawaldeh, supervisor de las actividades. Tdh trabaja también en grupo con los padres y con la comunidad de refugiados a fin de que tengan en cuenta las necesidades de protección de sus niños y niñas y participen en el reforzamiento de su resiliencia.
Tdh agradece la colaboración del reportero Blaise Kormann por los desgarradores testimonios que nos ha aportado. Al igual que las familias que han querido contarnos su recorrido,  otros miles son víctimas del conflicto y viven  en condiciones inaceptables. La movilización internacional en su favor debe proseguir y reforzarse.

viernes, 9 de agosto de 2013

Egipto – 9.500 niños y niñas trabajadores se han beneficiado de los servicios de Tdh

Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha seguido en 2012 con su trabajo de protección junto a los niños y niñas vulnerables en la región de Cairo, del Alto y Bajo Egipto. En Damietta y Assiout, 5.000 niños y niñas trabajadores se han beneficiado de servicios que les permiten  acceder  a la educación y mejorar su entorno de trabajo, y todo gracias a la sensibilización de empleadores y comunidades locales entorno a los riesgos de explotación.
En Cairo, 4.500 niños y niñas refugiados/emigrantes y sus familias han recibido un apoyo psicosocial y de salud mental. En Alto-Egipto, Tdh ha llevado a cabo actividades junto a las personas y a los menores en situación de minusvalía para promover sus derechos y favorecer el acceso a los servicios públicos.
Además, un proyecto de justicia juvenil ha visto la luz con el fin de mejorar el funcionamiento del sistema egipcio e introducir nuevos servicios para mejorar su eficacia.
Fuente: Memoria Tdh Suiza 2012

jueves, 8 de agosto de 2013

Burundi - Tdh forma a más de 300 profesionales en el ámbito de la justicia para menores

Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha puesto en marcha con el Ministerio de Justicia de Burundi un importante proyecto para hacerse cargo mejor de los menores en conflicto con la ley. Resultado: un 65% de menores menos detenidos en las tres principales prisiones del país. En total se han formado en 2012 más de 300 profesionales de justicia en la especificidad de justicia para menores y que aplican las medidas alternativas a la privación de libertad tratando con mayor eficacia los casos de menores interrogados.
En Burundi, Tdh ha acompañado a más de 250 niños y niñas en situación de calle con el fin reinsertarlos y ha protegido a cerca de 8.100 niños y niñas vulnerables favoreciendo la implicación de las comunidades. También, Tdh tiene la voluntad de extender su intervención a cuatro nuevas provincias del país en 2013.
Fuente: Memoria Tdh Suiza 2012

miércoles, 7 de agosto de 2013

Togo - 94 niños y niñas se han beneficiado de una nueva forma de acogida en familias

El año 2012 estuvo marcado por la presentación del centro de acogida “Oasis” fundado por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y que fue traspasado al Gobierno togolés en diciembre de 2011. Este centro, ha llegado a ser el corazón de un verdadero dispositivo de protección a la infancia en Togo, contando actualmente con más de una decena de colaboradores. 94 niños y niñas se han beneficiado de una nueva forma de acogida en familias y 2.945 niños y niñas víctimas de explotación, trata o maltrato han visto como mejoraban sus condiciones de vida gracias al acompañamiento de Tdh. El apoyo de Tdh al Ministerio de Acción Social es una prioridad con el fin de mantener los estándares de buena calidad en materia de acogidas.
Además el programa de salud AME “Viaje hacia la vida” ha permitido a 40 niños y niñas y a sus familias poder comenzar una nueva vida.
Fuente: Memoria Tdh Suiza 2012

lunes, 5 de agosto de 2013

Actividad de Tdh en Senegal

En Senegal, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha materializado en 2012 la puesta en marcha de las actividades de agua, saneamiento e higiene en el marco del proyecto salud materno-infantil en Podor al norte del país. Tdh también ha apoyado a 20 centros y puestos de salud que benefician a más de 30.000 personas al año. Apoyando un enfoque comunitario a través de la formación y de la sensibilización en buenas prácticas, Tdh ha reforzado la infraestructura de agua potable de estos servicios y de estas estructuras sanitarias.
Paralelamente, 100 niños y niñas se han beneficiado del programa de cuidados de salud especializados, de los cuales 46 menores han sido trasladados a Europa para tratarles de patologías incurables localmente y 13 niños y niñas han sido operados durante misiones quirúrgicas suizas en Dakar.
Fuente: Memoria Tdh Suiza 2012

viernes, 2 de agosto de 2013

Rumania - Un programa de formación prolífica

Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) mejora la perdurabilidad de su programa en Rumania, a través del desarrollo de una formación de contenido técnico avanzado, llevado a cabo desde Suiza. La formación va a ser desarrollada en otros barrios a través del país.
Una vez recibida la acreditación oficial del Ministro del Trabajo, Familia y Protección Social, Tdh ha extendido rápidamente el programa de formación a escala nacional.
Un programa estimulante
« Esta formación es un verdadero éxito y responde a una gran necesidad” declara Laura Ghica, Responsable del Programa para Tdh. “Ayuda a las personas que trabajan junto a los niños y niñas a comunicarse mejor con ellos a través del juego, para identificar sus carencias”.
Para que esta metodología funcione realmente, era necesario un cambio radical. En un primer momento fue necesario extenderla fuera de las regiones habituales de intervención en Rumania (Dolj y Bucarest). Por otro lado, se ha acordado de que la formación de ahora en adelante no sea gratuita. Sin embargo, el equipo del programa ha conseguido limitar los costes a 80 euros por persona por los seis días de formación. Esto permite invitar al menos a un participante, sobre todo para las ONG que no tienen medios económicos.
Durante  estas últimas semanas, 12 representantes de diferentes ONG, instituciones privadas y públicas de Bucarest, así como de otras tres ciudades rumanas tienen pagados por primera vez los gastos de participación. Durante seis días completos repartidos en dos semanas, los participantes, que son asistentes sociales, profesores universitarios, psicólogos y padres, han practicado juegos psicosociales y abordado temas como la comunicación, la resolución de conflictos, la gestión de las emociones, la protección a la infancia, la metodología psicosocial del juego, el desarrollo comunitario y la creatividad. “Yo abandono este curso con gran satisfacción y con una nueva forma de ver el juego, así como de las nuevas herramientas extremadamente útiles en la relación con los niños y niñas”, ha declarado un participante. “Yo he apreciado la libertad de expresión y la experiencia compartida del aprendizaje a través del juego”, ha dicho otro.    
Boca-oreja en Facebook
«Yo recomendaría esta formación a todos los miembros del staff que trabajan en el Ministerio de Educación. Se debería organizar un curso al año como mínimo en cada escuela en Rumania, como desarrollo personal de los profesores”, ha dicho un funcionario. En respuesta a esta demanda y al interés suscitado en Facebook, Tdh ha previsto ofrecer este curso por lo menos en cuatro nuevas ciudades al año. Los diplomas seguirán siendo expedidos por la National Authority of Qualifications (ANC).
La principal formadora y organizadora, Christina Viadescu, es muy entusiasta: “Cuando una participante ha dicho que su experiencia ha sido “fabulosa” – lo que en rumano es una palabra muy fuerte - yo estaba encantada. En un contexto de crisis económica, no estaba segura de que las ONG y los individuos pudieran permitirse pagar este curso. Pero parece que esta aproximación ha caído en gracia y los índices de participación han cubierto todos los gastos. Nuestro objetivo no era lucrativo, solo lo necesario para cubrir gastos”.