miércoles, 31 de julio de 2013

Testigo y menor - Pero niño o niña ante todo

Para un menor víctima o testigo de violencia física, sexual o psíquica, el proceso judicial es una experiencia que puede ser traumática. Las amenazas que pesan sobre su integridad física son numerosas: miedo a las represalias, miedo a ser rechazado por el entorno, sentimiento de culpabilidad o simplemente  miedo a no ser creído. ¿Cómo conjugar desde fuera la protección de la víctima menor con la necesidad de aplicar un justicia equitativa? Numerosos métodos permiten asistir al niño o niña durante toda esta prueba asegurándose del valor jurídico de su testimonio. En su programa de protección de menores víctimas de abusos sexuales, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha llegado a ponerlos en práctica.
El principio que guía toda acción que implica a los menores es el de priorizar el interés del niño o niña. Esta regla fundamental está inscrita en la Convención relativa a los Derechos de la Infancia, firmada por 192 Gobiernos. Todas las partes implicadas (jueces, fiscales, investigadores, abogados, psicólogos, médicos, trabajadores sociales) tienen la responsabilidad de proteger a la infancia en su integridad física, psíquica y emocional durante todo el proceso judicial, que va desde la identificación del delito en el juzgado, pasando por la investigación. 
Para ayudar a los profesionales de la justicia y a las autoridades vinculadas a respetar este principio, UNICEF ha publicado en 2009 un folleto que describe  las prácticas recomendadas para la recogida de testimonios de menores víctimas o testigos de crímenes. Éstas vigilan que la participación del menor sea más fácil, menos estresante y no ocasionen daños físicos o emocionales.
Crear un entorno seguro
Es primordial asegurarse de que el menor quiera atestiguar y que esté preparado para sufrir esta prueba. Este largo proceso debe realizarse con un enfoque positivo que pueda ayudar al niño o niña a recuperarse del traumatismo sufrido.
La primera etapa consiste en designar a una persona de apoyo que ejerza el oficio de guardián del menor a lo largo de todo el proceso judicial. Siguiendo la ley, puede ser una persona escogida por el niño o niña, un amigo o un miembro de su familia, un trabajador social cualificado o cualquier persona aprobada por el tribunal. Su presencia, constante, debe ser tranquilizadora para el menor y su proximidad le debe permitir sentirse seguro. Dentro de la misma óptica, es recomendable que las personas que tienen que interactuar con el menor sean limitadas y siempre las mismas a lo largo de todo el proceso. Estar en contacto con caras familiares y tranquilizadoras ayuda enormemente al menor a confiarse.
La  preparación de la víctima o del testigo para el proceso judicial constituye una fase clave. Estando familiarizado con el tribunal, sus procedimientos y lo que se espera de él, si debe comparecer ante la Corte, el menor estará menos intimidado y más confiado. Es importante que tenga sentimiento de control. El riesgo de que se desestabilice durante el proceso se reduce enormemente. 
Recoger las palabras de un niño o niña requiere un cuidado muy particular. No debe sentirse intimidado, ni perseguido y no debe tener la impresión de sufrir un interrogatorio. Además es recomendable limitarse a un solo entrevistador. El cuestionario puede tomar formas variadas y utilizar objetos (cartas, fotos, juguetes, dibujos) que ofrezcan al menor la posibilidad de explicarse de la manera que mejor le parezca.
Proteger a las victimas de abusos sexuales en Colombia
En sus programas de protección a la infancia, Tdh ha confrontado las situaciones donde los menores víctimas de abusos son llamados a declarar contra sus agresores. Sobre todo en el caso del programa de protección de menores víctimas de abusos sexuales en Cartagena, Colombia. Tdh se ha comprometido en la promoción del interés superior del menor en todos los procesos jurídicos y proporciona asistencia y formación a los operadores de la justicia.
En 2013, la protección a los menores durante los procesos judiciales en la ciudad colombiana ha mejorado enormemente, sobre todo gracias a la puesta en marcha de la habitación de Gesell. Este dispositivo permite crear un espacio seguro para interrogar al menor. Allí puede ser observado y filmado a través de un espejo sin azogue. Una única entrevista puede ser realizada en las condiciones que le sean más favorables.
Actualmente, el eje de representación jurídica del programa ha permitido la realización de 70 pleitos y la condena de 28 explotadores sexuales.

lunes, 29 de julio de 2013

La detención no es una fatalidad

Cerca de un millón de niños y niñas se encuentran en este momento privados de libertad. Esta tendencia se acrecenta en respuesta a las políticas de seguridad. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se posiciona a favor de una justicia restaurativa más que represiva, reparadora más que punitiva y de apoyo al desarrollo de medidas alternativas a la detención. Desde esta perspectiva, Tdh lleva a cabo sus acciones en el campo de la justicia juvenil en Afganistán.
En numerosos países, la detención es la norma en términos de sanciones par los niños y niñas en conflicto con la ley. Esto reduce sus oportunidades de llevar una vida adulta plena y productiva. Las prisiones para menores (o para adultos) muy a menudo son “escuelas del crimen” donde el niño o niña se ve privado de educación, ocio y actividades indispensables para su desarrollo psicosocial. Esta aproximación represiva no toma en cuenta el concepto del “mejor interés” del menor. Sin embargo, las alternativas existen, pero deben cambiar el punto de vista sobre la justicia juvenil. Tdh lucha para que la noción de justicia restaurativa sea el centro de las decisiones judiciales.
Aspirar a la reconciliación
La aproximación de justicia restaurativa considera el delito como una ruptura de las relaciones humanas y sociales entre el autor, la víctima y la sociedad. Estos lazos deben ser restaurados, por el interés de las diversas partes implicadas. La reparación y la reinserción de los daños sociales causados son consideradas como los mejores objetivos y el autor del delito está directamente implicado en el proceso. Una solución sobre la duración es investigar para permitir restablecer la armonía en la comunidad. Con la ayuda de un trabajo de relación entre el autor, la víctima y otros miembros de la comunidad, la justicia restaurativa aspira a la reconciliación de todas las partes implicadas.
Convencido de que esta aproximación es la más adaptada a la justicia juvenil, Tdh compromete a numerosos escalones para aplicar este proceso en diversas regiones del globo. Tdh organiza acciones de ayuda, acompañamiento psico-social del menor, seguimiento jurídico, formación de los agentes del estado (policías, abogados, jueces, agentes sociales) y prevención. La investigación y la puesta en marcha de alternativas a  la detención de los menores en conflicto con la ley es parte integrante de las actividades de Tdh en este campo.
Para alternativas a la detención en Afganistán
En 2005, siete nuevas alternativas a la detención se han añadido al Código Juvenil afgano. Los jueces tienen también la posibilidad de posponer el juicio hasta la mayoría del menor en conflicto con la ley y confiarle a los servicios sociales, a sus padres o a sus tutores o incluso permitirle cumplir su detención en su domicilio. Desgraciadamente, estas soluciones todavía se aplican poco: según un estudio de UNICEF y de AIHRC, que datan de 2008, el 71% de los niños han sido condenados a prisión a pesar de la posibilidad de conmutar estas penas por trabajo de interés general.
Tdh ayuda activamente para que otras alternativas a la detención sean consideradas prioritariamente y para que el encierro de los menores no sea utilizado más que como un último recurso, tal como explica claramente el Código Juvenil afgano. Tdh trabaja en estrecha colaboración con las autoridades, lleva a cabo investigaciones sobre el terreno para identificar las buenas y malas prácticas y forma a las partes implicadas (de entre ellos  los jueces) para aplicar los métodos alternativos.
Actualmente, 255 actores de la justicia juvenil han podido ser formados y 458 niños y niñas han podido beneficiarse de una alternativa a la detención. Estos resultados son muy estimulantes pero no deben olvidar que el número de menores encarcelados en Afganistán va en aumento. Por lo que es crucial que Tdh continúe sus acciones en el país.

viernes, 26 de julio de 2013

Haití - Las “restavek”, una forma de esclavitud moderna

El fenómeno de las “restavek” (niñas que “se quedan con” una familia que no es la suya) es desconocida para el público. Sin embargo, entre 150.000 y 500.000 niños y niñas  haitianos viven este calvario. Concebido en origen como un sistema que permite a los niños y niñas recibir una educación mejor al vivir en la ciudad junto a los miembros de las familias más acomodadas, esta forma de ayuda mutua ha llegado a ser una forma de tráfico infantil y de esclavitud moderna. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) interviene junto a estos niños y niñas empleadas domésticas, salvándolos a veces de situaciones físicas y/o mentales alarmantes.
Tdh acude en socorro de estas niñas explotadas y maltratadas en Haití.  A través del programa de protección y de ayuda a la infancia de Tdh, 50 niñas en situación de domesticidad han sido tomadas a cargo. Entre estas niñas, el 60% tiene menos de 14 años, y la edad media de las niñas es de 10 años y medio.
¿Quiénes son estas niñas víctimas de la esclavitud ?
El 21% de las niñas de 5 a 14 años están realizando actividades laborales. Las niñas que trabajan como empleadas domésticas deben a menudo abandonar la escuela debido a su situación o a las exigencias de su empleador, lo que les expone todavía más a la explotación.
El aislamiento físico y social de estas niñas se ha mantenido deliberadamente por sus empleadores. Así, pierden sus referencias y no tienen contacto con su familia. Alojadas por la familia para la que trabajan, la confusión del lugar de trabajo y del domicilio es extremadamente problemática pues esto aísla más a las niñas domésticas.
Las tareas cotidianas exigidas por el empleador son extenuantes para niñas tan jóvenes. El trabajo forzado puede llegar a ser de 17 horas diarias, y a menudo, su jornada comienza a las 4:30h de la mañana. Rápidamente la salud física y psíquica de estas niñas se ve afectada y muy a menudo los tratamientos médicos prescritos son ignorados
Sacar a estas niñas de la espiral
El equipo de protección de Tdh ha identificado a 50 niñas en situación de empleadas domésticas, con problemáticas de orden social, familiar, psicológica y sanitaria. Un equipo pluridisciplinar de Tdh se ha hecho cargo de manera individual y socio-educativa de estas niñas: trabajadoras sociales, enfermeras, psicólogos y agentes socio-económicos.
Entre las niñas identificadas, la mayoría son víctimas de maltrato: abusos físicos y emocionales, violencia sexual, tratamientos médicos negligentes. En el resto de los casos, muchas niñas sufren trastornos de orden social y psicológico, y entre ellas hay niñas que ya son madres o están embarazadas.
Para Tdh el trabajo consiste ante todo en buscar a la familia de estas niñas consideradas como separadas, y trabajar en un proceso de reunificación con su familia biológica o colocarlas en el seno de una familia de acogida preparada y con seguimiento, todo esto intentando garantizar un mínimo de condiciones de protección a la infancia durante los procesos de reunificación o de acogida
Reforzar el marco legal y el respeto de las leyes
Aunque  Haití ha firmado la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia (1989), la Convención sobre las peores formas de Trabajo Infantil (1999) y el Protocolo de Palermo (2009), la legislación nacional no protege plenamente a la infancia de las diversas formas de tráfico o maltrato.
A fin de hacer frente a esta inquietante situación de las “restavek” y para reducir el número de niñas en situación de domesticidad, Tierra de hombres, en colaboración con IBESR (Instituto de Bienestar Social y de Investigación), continúa con los esfuerzos para mejorar las condiciones de vida de las niñas y reforzar los instrumentos de protección a nivel del Estado y de la justicia. 
Para la elaboración y puesta en marcha de un dispositivo nacional de alojamientos en familias de acogida, Tdh contribuye a mejorar la toma a su cargo de las niñas en situación de ruptura familiar y de las niñas víctimas de abusos, violencia o explotación perjudicial para su desarrollo.

miércoles, 24 de julio de 2013

Burkina Faso - Mejorar la suerte de las niñas domésticas

En  Burkina Faso, miles de jovencitas abandonan su pueblo en busca de un empleo como empleadas domésticas en las familias urbanas. En la mayoría de los casos, todavía son niñas, que no se benefician de ninguna protección, con lo que están expuestas a la explotación y al abuso. Desde 2006, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja sin descanso en la protección y en la sensibilización de estas jóvenes domésticas. Esta vez, Tdh se esfuerza en tratar el problema bajo un nuevo ángulo, el de los empleadores. En julio, se han organizado encuentros con una veintena de mujeres “empleadoras”, a fin de sensibilizarlas en los malos tratos reservados para estas niñas domésticas.
Con ocasión de la puesta en marcha de actividades sanitarias destinadas a las madres, niñas y niños, Tdh ha tomado conciencia de un fenómeno  que sufren muchos pueblos: el desplazamiento masivo y voluntario de cientos de chicas (desde los 10 años) de la provincia de Sorou con idea de llegar a ser empleadas domésticas en Ouagadougou o en Bobo-Dioulasso. Para paliar esta creciente situación, Tdh ha puesto en marcha acciones puntuales de sensibilización para prevenir los peligros derivados de la emigración, tales como la explotación.
La experiencia de la emigración
Uno de los objetivos de las niñas migrantes de Sourou es la de poder adquirir bienes e ingresos para su ajuar de bodas. La experiencia de la emigración  es también un valor suplementario, una experiencia del mundo que hace las veces de rito de iniciación. Desgraciadamente, todas las chicas no regresan indemnes y algunas viven experiencias traumáticas, tales como violencia física y situaciones de abuso sexual que a veces  desembocan en embarazos no deseados.
No existen o hay muy pocas estructuras especializadas para acoger y proteger a las niñas víctimas de malos tratos. En las ciudades de destino, son los “logeurs” quienes se hacen cargo de las niñas migrantes y les ayudan a encontrar un empleo y un alojamiento. Sin embargo, el buen fondo de estos lugares de acogida son cuestionados. ¿Cuál es realmente el papel de los logeurs: la ayuda y la protección de las niñas o la organización de una red de trabajo de niñas domésticas?
En ausencia de un verdadero acceso a la educación escolar o a una formación cualificada, el porvenir de las niñas domésticas de Sourou queda obstruido o limitado.
Tierra de hombres sensibiliza a los « patronnes »
En paralelo a la ayuda aportada a las niñas empleadas domésticas (sensibilización, cobertura sanitaria y acceso a formación profesional), Tdh ha iniciado sesiones de formación sobre los derechos y la protección de las niñas junto a un grupo de mujeres, empleadoras de niñas domésticas en cuatro barrios de Ouagadougou (Zogona, Wemenga y Nonssin). El objetivo de estas actividades, apoyadas financieramente por UNICEF, es propiciar el cambio y explicar los riesgos potencialmente graves que corren las niñas al aceptar estas formas de trabajo.
De cuatro participantes a comienzos de 2013, ahora son más de 20 las que participan en estos encuentros. El mensaje de sensibilización parece caer bien. Zalissa, una participnte y empleadora de niñas domésticas cuenta: “Tdh nos exhorta a cuidar bien de las niñas y a tratarlas como si fueran nuestra propias hijas”.
Uno de los objetivos del programa es contactar con el máximo de personas que trabajan con las niñas y hacer que la acción sea perenne. Salimata Ouattara, animadora social ha dado su testimonio a Tdh: “Nuestro objetivo es sensibilizar a las empleadoras a fin de que ellas sensibilicen a otras empleadoras”. El grupo de mujeres ha hecho suya la causa de Tdh y se han constituido en asociación. Ellas quieren llevar a cabo acciones de sensibilización, como el teatro, a fin de evitar a las que son ante todo “sus niñas”, las peores formas de trabajo.  

Petites Bonnes, una historia de niñas explotadas y violadas en Mauritania

"Barro el porche, el patio y el salón;  después friego los platos y limpio la cocina. Por la noche, barro de nuevo la casa y después de la cena vuelvo a fregar" (declaración de una Petite Bonne).
A las seis de la mañana, cuando sus empleadores se levantan, las Petites Bonnes ya han ido a comprar el pan y tienen el desayuno preparado para toda la familia. A continuación, limpian toda la casa, van a la compra y si hay niños o niñas menores que ellas, se encargan  también de su cuidado. Así, hasta las seis o siete de la tarde, momento en el que sus patronos acaban de cenar y las niñas pueden irse a dormir, aunque muchas veces lo hacen en el propio suelo. Pasan largos periodos lejos de su familia y no tienen días libres para descansar ni jugar. 
El documental Petites Bonnes, Explotación Laboral Doméstica de Niñas en Mauritania, refleja las duras condiciones a las que son sometidas estas menores, de entre 5 y 13 años, de zonas rurales muy empobrecidas. Provienen de familias sin recursos y analfabetas en las que el padre tiene un oficio irregular y la madre tienen un mero papel reproductor. Conscientes de sus limitaciones pero ignorando también lo que las espera, las menores son enviadas por sus padres a casa de una familia en la ciudad en busca de una mejor educación a la vez que sirven como sustento económico familiar, con un sueldo que no suele superar los 20€ al mes: "Muchas de estas menores no tienen acceso a la escuela, son maltratadas, agredidas, y violadas,  incluso dentro de la propia familia y de forma colectiva; violaciones que, en la mayoría de ocasiones, son silenciadas", ha declarado Enrique Medina, delegado de Tierra de hombres en Mauritania.  En el documental, varias niñas confiesan tímidas que prefieren estudiar porque saben que será un progreso para sus vidas y que sólo así les puede esperar un futuro mejor.
Un trabajo de lucha pionero
Para alcanzar este reto, la Fundación Tierra de hombres, en colaboración con la Asociación de Mujeres Cabeza de Familia (ACFC) y el apoyo de UNICEF y AECID, trabaja desde 2011 en un proyecto pionero, “Protección y Reinserción de las Niñas Domésticas (Petites Bonnes) Víctimas de Violencia y Maltrato en Mauritania" que se desarrolla en nueve comunidades de la capital mauritana, Nouakchott. Tierra de hombres se encarga de identificar a las menores explotadas, acogerlas, protegerlas, restablecer sus derechos básicos como la educación, a través de clases de alfabetización o refuerzo; la salud; la alimentación o el registro, ya que muchas de las pequeñas no fueron inscritas al nacer, lo que les dificulta aún más el acceso a los servicios mínimos. 
La reintegración socio-económica y familiar son otros dos de los puntos clave dentro de este proyecto. La familia tiene una labor fundamental, ya que creen que la única solución para poder subsistir y que sus hijas tengan una educación es enviarlas a trabajar en el servicio doméstico , cuando las consecuencias para ellas son nefastas.  Hasta el momento, Tierra de hombres ha sensibilizado a casi 15000 padres y madres sobre derechos de infancia y explotación laboral infantil: “Es muy importante que las familias conozcan la realidad en la que se encuentran sus hijas porque sólo así, se produce el efecto dominó y se puede prevenir a otras familias dentro de la Comunidad”, afirma Enrique Medina. Por otra parte, la subsistencia económica es un reto diario para las familias de las Petites Bonnes en Mauritania, por lo que, Tierra de hombres y la AFCF ayudan a las mujeres con las Actividades Generadores de Ingresos (AGI),  montando pequeños negocios de costura, peluquería, venta de bebida o comida, con el objetivo de que sean independientes y puedan cubrir sus necesidades básicas sin tener que recurrir al trabajo de sus hijas menores. 
Hasta junio de 2013, Tierra de hombres y la AFCF, han atendido a más de 2500 Petites Bonnes menores de 14 años, de las cuales, un 33% han podido ser reinsertadas. 
Aunque los poderes públicos en Mauritania han tomado importantes medidas para eliminar la explotación infantil a través de  protocolos facultativos y leyes como el Código del Trabajo, que establece la edad mínima en los 14 años,  el impacto de las mismas ha sido más bien limitado, ya que a pesar de que numerosos explotadores de niñas llegan a los tribunales, antes de ser juzgados suelen llegar a un acuerdo por el que pagan un castigo. mínimo Y es que hay que recordar que Mauritania fue el último país en el mundo en abolir la esclavitud en 1981 y hasta 2007 no se estableció una Ley que la criminalizara. Este dato, unido al bajo interés del Gobierno de esta República Islámica  y  al poder de muchos esclavistas, hacen que esta forma de explotación siga formando parte de la vida de muchas personas, sobre todo de la población más vulnerable: la infancia. 

Aquí podéis ver el documental sobre Petites Bonnes en Mauritania: http://bit.ly/13csSUK 

Reportaje sobre "Viaje hacia la Vida" en la Sexta/Noticias

La solidaridad consigue eliminar carencias, barreras y hasta miles de kilómetros de distancia. Casi 600 niños y niñas africanos con problemas de salud han recibido tratamiento en nuestro país. Operaciones quirúrgicas, recuperación hospitalaria y el cariño de una familia de acogida durante su estancia. Hay pequeños gestos al alcance de todos que hacen milagros.
Tdh, Programa AME-Viaje hacia la Vida: reportaje de La Sexta

lunes, 22 de julio de 2013

Tdh - Calidad y gestión de los riesgos

Tres pilares esenciales aseguran la eficacia de nuestra acción. Primero, la calidad de los procesos de planificación y evaluación de los proyectos operacionales. Después, el sistema de prevención y de gestión sobre los riesgos sobre el terreno. Para terminar, el respeto de las normas contables, de conducta y de gestión de las organizaciones de utilidad pública es capital para la credibilidad, la integridad y la transparencia de las actividades de Terre des hommes - Tierra de hombres (Tdh).
Gestión por proyecto
Son elementos claves en la metodología de Tdh para identificar, planificar y poner en marcha eficazmente sus proyectos, la consulta y participación de las comunidades pero también de los representantes de los colaboradores locales (ONG, instituciones estatales, etc.). En 2012, 43 nuevos proyectos fueron concebidos mediante este enfoque participativo. Tdh refuerza también su capacidad de rendir cuentas a las familias y a las comunidades relacionadas con los proyectos.
Transparencia y evaluación
Mantener la confianza de los donantes y del gran público hacia Tdh es fundamental. Por eso, es preciso garantizar la transparencia sobre las cuentas y el funcionamiento de la Fundación. Así, Terre des hommes (Tdh) respeta las normas contables de Swiss GAA P RPC y hace revisar sus cuentas por auditores independientes reconocidos tanto en Suiza como en sus 34 países de intervención. Su sede tiene el certificado ISO 9001 y la Fundación está estructurada mediante procesos y un sistema de gestión de alto rendimiento. Los auditores internos permiten verificar durante todo el año la sana gestión de las diferentes actividades llevadas a cabo sobre el terreno y en Suiza.
En 2012, 13 proyectos de Tdh han sido examinados por evaluadores externos independientes. La integración de las recomendaciones pertinentes en el seguimiento de los proyectos permite mejorar todavía más el funcionamiento y el impacto de los proyectos.
La renovación de la acreditación de Tdh para las contribuciones de la Confederación suiza (DDC) y de la organización Chaîne du Bonheur dan testimonio de la integridad y de la profesionalidad de la organización.
Gobernanza
Para asegurar una gobernanza institucional eficaz, Tdh sigue el Swiss NPO código que define las normas en materia de gobernanza para la conducta y la gestión de las grandes organizaciones suizas de utilidad pública.
En diciembre de 2012, un nuevo Director general, nombrado por el Consejo, tomó cargo de sus funciones. Vito Angelillo sucede así a Peter Brey a la cabeza de la Fundación desde mayo de 2000 a septiembre de 2012.
En 2012, el Consejo de la Fundación se reunió dos veces para supervisar la estrategia de la Fundación así como el trabajo de la Oficina del Consejo. El Consejo, compuesto por 17 miembros a finales de 2012, integra a los representantes de las redes de voluntarios así como a personas competentes en los campos del trabajo humanitario, la salud pública, los medios de comunicación, las finanzas, el derecho, el marketing y la economía.
La Oficina del Consejo, comité directivo, compuesta por 6 miembros, se reúne seis veces al año y asume las funciones de control en la organización de la Fundación. También es responsable de la supervisión de la actividad actual, la administración y la utilización de los medios de la fundación, la gestión de los riesgos y el control.
Para terminar, Tdh lleva a cabo una política a favor del medio ambiente. Favoreciendo el transporte público y asegurando la vigilancia de los desplazamientos de larga distancia, la Fundación busca reducir al máximo el impacto de sus actividades sobre el medio ambiente. El consumo de energía también es supervisado de cerca y todas las medidas útiles se han puesto en marcha.
Gestión de riesgos operacionales
Tdh trata de prevenir abusos potenciales y de minimizar los riesgos de seguridad en el seno de la organización. Construido en torno a un proceso de presentación de informes que permite a cada colaborador  remontar a su jerarquía los problemas, sospechas o incidentes, está en vigor un proceso integrado de gestión de riesgos operacionales para todos los empleados. La gestión de riesgos operacionales de Tdh tiene tres componentes:
-      Política anti-fraude y corrupción: Tdh se compromete en la prevención, detección e investigación de cualquier forma de robo, fraude y corrupción. Estos principios permiten asegurar una sana gestión de los donativos que provienen del público y de los donantes.
-      Política de seguridad: la política de seguridad ofrece al conjunto de la organización y de su personal una aproximación de seguridad clara, estructurada y unificada, que permite minimizar los riesgos inherentes a las actividades profesionales llevadas a cabo. En 2012, han sido registrados 39 incidentes de seguridad (agresiones y otros incidentes que tengan una influencia sobre el buen seguimiento de las actividades operacionales).
-       La protección del menor: la política de protección a la infancia trata de garantizar la protección de los niños y niñas con los cuales Tdh y sus colaboradores están en contacto contra toda forma de abuso tales como la violencia física, la violencia psicológica, la negligencia o el abuso sexual. Los procedimientos de prevención y de protección incluyen un mecanismo de presentación de informes, de investigación interna y en su caso presentar los informes a las autoridades judiciales de los países concernientes. Durante el seguimiento minucioso de los dosieres, el interés superior del menor es el centro de preocupación. Tdh continua desplegando su política de protección a la infancia a través del mundo y organiza formaciones especializadas para su personal y el de sus colaboradores.

domingo, 21 de julio de 2013

Las comunidades gitanas, víctimas de exclusión tanto en su casa como en otros lugares

Excluidos en su país de origen, también son expulsados de los países donde intentan migrar. ¿Qué solución les queda a las comunidades gitanas para encontrar un empleo, vivir en un alojamiento decente, escolarizar a sus niños y niñas, en resumen, vivir una vida normal? Las personas gitanas son víctimas de prejuicios, de exclusión social y sobre todo los niños y niñas son los más afectados. A menudo sin escolarizar, están obligados a realizar actividades ilegales para atender a las necesidades de su familia. Entonces estos menores son vulnerables y propensos al tráfico y a cualquier forma de explotación.
Según los datos recogidos por el Consejo de Europa, la población gitana cuenta entre 10 y 12 millones de personas en Europa. Las comunidades gitanas son la mayor minoría europea. También son la mayor minoría sin territorio propio. Por eso no se benefician de la asistencia de un Estado como es el caso de las minorías nacionales. 
A donde van, la población gitana es rechazada
La exclusión social de la que son víctimas en sus países de origen y las condiciones económicas y sociales a menudo muy precarias en la que ellos se encuentran, obligan a un buen número de ellos a migrar.
Sin embargo, por todas partes de Europa hacen frente a la discriminación, al chabolismo, a la exclusión social, incluso a agresiones físicas. Según una encuesta de la Unión Europea, una persona gitana de cada dos dice haber sido víctima de discriminación en los 12 meses anteriores y una de cada cinco confiesa haber sido víctima de violencia física a causa de sus orígenes.
Los prejuicios, la intolerancia y la exclusión social son la clave que frena su acceso a la escuela, al empleo, al alojamiento y a los servicios públicos básicos.
Los niños y niñas, vulnerables y manipulados
Las personas gitanas migrantes raramente tienen los medios para asegurarse el mínimo necesario para el desarrollo de sus niños y niñas. Así, al igual que los adultos, estos menores duermen a veces fuera, sin abrigo. Las condiciones de vida no les permiten gozar de sus plenos derechos como la educación y que comprometen gravemente su futuro.
Las personas gitanas representan del 50 al 80% de las víctimas del tráfico en Europa, de las cuales el 20% son niños y niñas. Los niños y niñas gitanos son alentados, incluso obligados, por sus padres o tutores, a entregarse a actividades a veces ilegales que pueden entorpecer su desarrollo. Entre estas actividades: la mendicidad, el trabajo en la calle, el robo, el hurto y de manera muy marginal la explotación sexual comercial.
Los delincuentes a menudo son jóvenes de 10 a 12 años, a menudo niñas, completamente manipuladas por los adultos.
Tdh trabaja para la inclusión social de los niños y niñas gitanos
Desde hace más de 20 años, Tdh esta trabajando junto a la población gitana en Europa del Este, sobre todo en Albania , Rumania y Kosovo. La Fundación trabaja conjuntamente con las autoridades locales, las instituciones sociales y las familias mismas sobre los proyectos de apoyo a los “sistemas de protección a la infancia”, a fin de proteger a los niños y niñas contra los riesgos de abuso, explotación y tráfico.
Uno de los objetivos de Tdh es asegurar la mezcla de las poblaciones gitanas y no gitanas. Es preciso favorecer la inclusión social y animar a la realización de actividades comunes. Esto pasa por hacerse cargo de los niños y niñas gitanos respetando su diversidad cultural, integrando en los programas claves también a los menores no gitanos.

martes, 16 de julio de 2013

Albania - Tdh lucha sin descanso contra cualquier forma de violencia contra la infancia

En el “País de las águilas”, un gran número de niños y niñas son víctimas de todo tipo de violencias, bien físicas, psicológicas o sexuales. La vigilancia sobre el terreno ha hecho eco del maltrato, a menudo ocultado y no denunciado. Para hacerle frente Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha comprometido a trabajar desde este año en la segunda fase de su proyecto de desarrollo de una red de protección a la infancia contra el tráfico y otras formas de abuso, violencia, explotación y negligencia.
La Unión Europea y otros actores ligados a esta problemática señalan que existen  en Albania políticas para luchar contra los abusos pero no están puestas en marcha adecuadamente. A pesar de los progresos realizados en estos últimos años sobre todo con la instauración de una nueva ley sobre la protección de los derechos de la infancia, acordando dispositivos institucionales para tratar los casos de abusos, las estructuras existentes para responder a los abusos no permiten proteger a los niños y niñas más vulnerables, entre otros a los nacidos en las comunidades gitanas y egipcias.
Para Tdh, continuar con los esfuerzos implica un trabajo de proximidad con las autoridades locales y nacionales. Los equipos sobre el terreno quieren asegurarse de que se ponen en marcha todos los medios para reforzar la promoción y asegurar la protección de los derechos de la infancia. Para conseguir esto, se ha lanzado a comienzos de año la segunda fase de Developing a Child Protection Safety Net in Albania
Una aproximación centrada en el bienestar de la infancia
De 2009 a 2012, la primera fase del proyecto ha permitido acudir en ayuda de más de 13.000 niños y niñas, aumentar de manera importante el número de menores identificados y luego ayudados por los diferentes servicios de protección, así como mejorar la comprensión de los estándares nacionales y los procedimientos por parte de las autoridades locales.
La segunda parte del proyecto, tiene como objetivo acompañar al Ministerio de Trabajo, de Asuntos Sociales y de Igualdad de Oportunidades, en su reforma de los servicios sociales. En colaboración con UNICEF, y la dirección de desarrollo y de la cooperación suiza (DDC), Tdh desea desarrollar e institucionalizar a largo plazo las estructuras, los mecanismos y las competencias necesarias para asegurar respuestas coordinadas entre las autoridades y los diversos actores, incluyendo directamente a los niños y niñas en la lucha para su protección contra todo tipo de negligencias, abusos y explotación.
La segunda fase del proyecto comenzó en enero de 2013 y se extenderá hasta finales del año 2015 en cinco regiones del país, Tirana, Durres, Elbasan, Fier y Korca y deberá beneficiar a 5.000 niños, niñas y a 500 profesionales.
Mas allá de las cifras, los resultados concretos esperados
• La identificación de los niños y niñas víctimas en las comunidades más vulnerables  y la sensibilización de los miembros de estas mismas comunidades frente a las consecuencias del tráfico y de la explotación infantil.
• La mejora de la calidad de los servicios que toman a su cargo a los niños y niñas, vía formación de personas susceptibles de detectar a los menores maltratados (servicios sociales, personal de educación, miembros de la policía, de los servicios sanitarios y  autoridades judiciales).
 • El refuerzo de la protección a los niños y niñas desprovistos de cualquier apoyo familiar y más fácilmente vulnerables al tráfico y a la explotación.
• La puesta en marcha de políticas de protección a la infancia que figuran en la ley y el respeto de los tratados internacionales ratificados por Albania.

viernes, 12 de julio de 2013

Kosovo - Tdh participa en la elaboración de una ley de protección de la infancia

A pesar de su declaración de independencia en 2008, Kosovo todavía no está reconocido internacionalmente y las tensiones étnicas siguen vivas. El clima impacta fuertemente en la situación de pobreza que agrava los riesgos de explotación y tráfico. En este contexto, los equipos de  Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) apoyan a las comunidades locales en sus esfuerzos, pero también a las autoridades del país en el establecimiento de la primera ley de protección de la infancia en Kosovo.
El pasado 18 de junio en Pristina, los equipos de Tdh en Kosovo han participado en el proceso de elaboración de la primera ley de protección de la infancia en el país.
El estudio que ha sido iniciado y llevado a cabo por la oficina del primer ministro ha sido un gran éxito para Tdh puesto que una de las primeras recomendaciones, a saber la inclusión de comités municipales de protección de la infancia en el texto de la ley, ha sido validada.
En el marco de la nueva ley, es la oficina de los derechos humanos y de la igualdad de oportunidades la que trabajará como autoridad central de la protección de la infancia. Otro de los puntos fuertes del texto es su adecuación a las convenciones internacionales de los derechos de la infancia de la legislación kosovar.
Se realizará una segunda mesa redonda en el transcurso del mes de julio para profundizar en otros elementos del texto. La ley deberá ser aprobada de ahora a fin del año 2013 y entrar en vigor en 2014.
La presencia de Tdh en el proceso de elaboración de esta ley es lógica en vista del trabajo realizado sobre el terreno para sensibilizar a los actores comunitarios en los casos de violencia, tráfico y explotación infantil.
En efecto, en seis municipios, los equipos de Tdh  ya han reunido a todos los actores implicados de la comunidad en la protección a la infancia (servicios sociales, escuelas, policía, líderes comunitarios, etc.) a fin de sensibilizarles y formarles en la gestión de los diferentes casos de abusos.

jueves, 11 de julio de 2013

Tdh protege los derechos de la infancia

En 2012, los 61 proyectos de protección y urgencia de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en 32 países han beneficiado a más de 600.000 niños y niñas vulnerables y a sus familias. Tdh ha mantenido su presencia en las situaciones de crisis humanitaria o de conflicto armado y ha proseguido su lucha contra el tráfico y la explotación infantil, la promoción de una justicia para menores y la ayuda en materia de adopción.
La lucha contra el tráfico y la explotación
En numerosos países, los niños y niñas trabajan en condiciones peligrosas desde su más tierna infancia, explotados y a menudo maltratados. La mayoría de estos menores viven en comunidades frágiles. Muchos de ellos abandonan sus familias en busca de mejores oportunidades pero se encuentran  violentados o víctimas de abusos y faltos de protección.
En 2012, Tdh ha proseguido su lucha contra el tráfico y la explotación infantil en más de 13 países. En África del Oeste y del Norte, así como en Oriente Medio, Tdh mejora la educación y propone otras alternativas al trabajo infantil en las comunidades. Los menores víctimas de tráfico, abuso o explotación reciben por ejemplo un apoyo social importante. Tdh trabaja también para romper el ciclo de explotación y reforzar el trabajo de los gobiernos nacionales y sus servicios de protección. En 2012, 519 jovencitas de India se beneficiaron de una protección en hogares de acogida apoyados por Tdh. En Colombia, Tdh ha colaborado estrechamente con la policía judicial, el fiscal y los representantes de las víctimas para mejorar la eficacia de los procesos en los casos de explotación y abuso infantil.
Sistemas de protección de la infancia
En 2012, Tdh ha puesto en marcha una red de protección a la infancia en Burkina Faso, permitiendo a sus diferentes actores tratar de manera eficaz los asuntos ligados a la protección de la infancia. En India (Estado de Bengala Occidental) y en los territorios palestinos, Tdh ha creado una base de datos de todos los servicios dedicados a la protección de la infancia. En Moldavia, ha sido completado un proyecto de tres años, del cual se han beneficiado 2.500 niños y niñas. Tdh ha efectuado intervenciones similares en Albania, Kosovo y Rumania, donde un gran número de niños y niñas que necesitan protección procedentes de las comunidades gitanas, a menudo discriminados en su acceso a los servicios existentes. En estos tres países, Tdh trabaja para mejorar las estructuras de protección a la infancia y se emplea también en hacerlas accesibles a los niños y niñas gitanos.
Lo esencial en cifras
-215 millones de niños y niñas trabajan en el mundo.
-Más de la mitad de estos niños y niñas están expuestos a las peores formas de trabajo: condiciones peligrosas, esclavitud o trabajos forzados.
-Tdh prosigue su lucha contra el tráfico y la explotación infantil en más de 13 países.
 Justicia de menores
En 2012, Tierra de hombres ha proseguido sus actividades a favor de una justicia restaurativa más que represiva. Empleando a trabajadores sociales y abasteciendo de material educativo en los centros de detención de Afganistán, dando asistencia y ayuda jurídica a los adolescentes en conflicto con la ley en Burundi, Tdh ha intervenido de manera directa en 15 países. Tdh también ha dado prioridad al refuerzo de las competencias locales apoyando a los actores de la justicia para menores gracias a formaciones multidisciplinarias.
En Benin y Egipto, se ha reforzado el sistema de seguimiento de los adolescentes. Se han llevado a cabo gestiones informativas en emisiones de televisión en Burkina Faso. También Tdh ha ganado el prestigioso premio de los derechos humanos Javier Pérez de Cuellar en Perú.
Crisis humanitarias y conflictos armados
El pasado año 2012, Tdh ha intervenido junto a las poblaciones refugiadas de Mali, víctimas del conflicto armado que ha golpeado al país, así como una grave crisis alimentaria. En Burkina Faso, país vecino de Mali, ha iniciado también un proyecto de urgencia a fin de hacerse cargo de las miles de familias que han atravesado la frontera. Para terminar, la fundación ha proseguido sus acciones a favor de los niños y niñas que viven en condiciones de extrema precariedad en Haití, Kenia, Sudán, Afganistán y Pakistán.
En cada proyecto de urgencia, Tierra de hombre favorece la promoción de todas las dimensiones del bienestar de los niños y niñas, desde la nutrición hasta la construcción de puntos de agua potable. Para ello, nuestra organización siempre reúne a los actores: Estado, comunidad, familia, niño y niña. Tdh también ha participado en la realización de un documento de referencia sobre los estándares mínimos de protección a la infancia en las crisis humanitarias.
Adopción internacional
Desde hace más de 50 años, los niños y niñas han sido adoptados en Suiza por intermediación de Tierra de hombres. 2012 es el primer año durante el cual ningún niño o niña ha sido acogido para nuestra sorpresa, esto refleja la tendencia mundial hacia un descenso de las adopciones.
Actualmente, muchos países de origen, favorecen otras medidas de protección local, tales como la adopción nacional. Al contrario, numerosos países que continúan adelante con las adopciones internacionales no tienen manera de garantizar el respeto de los derechos de la infancia. Al final, los padres y madres que buscan un niño o niña utilizan cada vez más otros métodos, como la reproducción médica asistida.
En vista de esta situación, hemos tomado la decisión de poner fin a nuestra actividad de intermediarios a fin de concentrar nuestros esfuerzos sobre la ayuda a los países que desearían mejorar su legislación o sus procesos. Así en 2012, hemos apoyado a Guinea, o a Burundi. Como expertos internacionalmente reconocidos, proseguimos con  nuestra información de las gestiones para adopciones éticas que respetan el interés superior del niño y niña.

martes, 9 de julio de 2013

Construir un futuro para niños y niñas - Informe anual de Terre des hommes (Tdh) 2012

Por primera vez en su historia, el número de beneficiarios de Terre des hommes (Tdh -Tierra de hombres) se eleva a más de 2 millones de niños, niñas, adolescentes y a sus padres y madres. El aumento de beneficiarios en el campo sanitario proviene del desarrollo de proyectos en India, Bangladesh, Burkina Faso y Afganistán, así como de la integración de actividades ligadas al agua y saneamiento. En total, 96 proyectos de salud y protección han sido puestos en marcha en 34 países. Para llegar a esto, hemos podido contar con 1.400 colaboradores competentes y comprometidos, tanto en Suiza como sobre el terreno.
En el informe de actividades de 2012, encontraréis las novedades como un mapa del mundo con nuestros proyectos (p 4-5) y ejemplos concretos de nuestra metodología de intervención gracias a los testimonios de los beneficiarios (p 26-27).
Resultados e interactividad
Pero este informe contiene también los resultados agrupados por temas, el resumen de la eficiencia y la gestión de los riesgos operacionales, la descripción de las campañas de recogida de fondos en Suiza, así como los resultados por cada país de intervención. Además del sumario que va a permitir navegar por las páginas, los vínculos en el texto os reenvían directamente hacia un film o hacia un proyecto específico. 
Cuentas anuales
El 87 % de los fondos recaudados por Terre des hommes afectan directamente a nuestros programas infantiles. Los gastos administrativos son limitados al máximo. El informe financiero completo contiene el balance, la cuenta de explotación, los gráficos de financiación y variación del capital así como los anexos a las cuentas. Según la apreciación de los auditores de Ernst and Young, las cuentas anuales dan una imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados, en conformidad con los Swiss GAAP RPC y están en concordancia con la ley suiza, con el acta de fundación y con los reglamentos de la Fundación. Por otro lado, dan fe de que las disposiciones de la Fundación ZEWO son respetadas.

Podéis descargar el Informe Anual de 2012  de Tdh en francésalemán o inglés.

lunes, 8 de julio de 2013

Actividad de Tdh en Mauritania


La Fundación Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) apoyó una campaña de vacunación en 2012, ofertando consultas médicas y un seguimiento del crecimiento para los niños y niñas del barrio desfavorecido de El Miná en Nouakchott. El apoyo a los centros de salud en esta zona también permitió dar consejos y formación a las madres de familia, permitiendo que 23.760 jóvenes se beneficiaran de este apoyo.
A nivel nacional, la Fundación formó a 340 agentes de los servicios del Estado y de la sociedad civil en los estándares de la protección a la infancia. Tdh también continuó con sus acciones de sensibilización: 12.721 familias participaron en sesiones comunitarias. En materia de asistencia, 275 niños y niñas fueron sido trasladados al extranjero para ser tratados o seguidos médicamente en la fase postoperatoria en su país de origen.

viernes, 5 de julio de 2013

Tdh quiere garantizar a cada niño y niña el derecho y el acceso a la salud

En 2012, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) intervino en el campo de la salud a favor de 1,5 millones de beneficiarios con 34 proyectos en 17 países. Tdh ha mejorado la salud de los más vulnerables con cuidados destinados  a niños y niñas víctimas de desnutrición y a mujeres embarazadas, con acceso al agua para las comunidades y con operaciones a favor de los niños y niñas enfermos.
Tdh asegura la salud y nutrición a las familias
En 2012, Tdh – Ayuda a la infancia ha intervenido en 14 países para la prevención y el tratamiento de la desnutrición severa. Activa también en otras problemáticas ligadas a la salud, Tdh se ha hecho cargo de alrededor de 700.000 niños y niñas. Este año también ha sido significativo por el lanzamiento de un gran proyecto en India en la zona de los Sundarbans, al este del país. Una unidad de salud y nutrición financiada por Tdh ha abierto sus puertas y permitido a 1.500 niños y niñas desnutridos ser hospitalizados o tratados de forma ambulatoria  y obtener alimentación terapéutica o medicamentos. Las madres de familia también han recibido formación sobre higiene, salud y nutrición del menor en general.
En 2012, Tdh ha proseguido con proyectos similares en África del Oeste y en América Central. En Senegal, Mauritania, Guinea y en otros países de África, Tdh se ha hecho cargo de los niños y niñas aquejados de paludismo o de otras enfermedades, acompaña a las mujeres embarazadas para paliar cualquier falta nutricional y lleva a cabo numerosas actividades comunitarias  para promover las condiciones más favorables para la salud infantil.
Para terminar, se han desarrollado 16 proyectos  que intentan mejorar las condiciones de asistencia y de salud con la preocupación constante de implicar a las comunidades locales incluso a las que son excluidas o discriminadas por los sistemas nacionales de salud. Este es el caso sobre todo de  Ecuador, Colombia y Nicaragua.
Tdh abastece de agua potable a la población
Para asegurar un desarrollo de las comunidades en las mejores condiciones posibles, es preciso velar también porque las poblaciones tengan acceso a un agua potable de calidad y a sistemas de saneamiento. En 2012, Tdh ha rehabilitado redes de conducción de agua potable en Haití, perforado pozos en Pakistán, construido letrinas ecológicas en Bangladesh, puesto en marcha sistemas de gestión de residuos en los centros de salud de Burkina Faso y reforzado en otros numerosos países las capacidades de sus colaboradores en materia de higiene, gestión y mantenimiento de las obras vinculadas al agua. 
Así, 19 proyectos en 12 países están implicados en actividades ligadas a la mejora del acceso al agua, al saneamiento así como a la promoción de la higiene. 
Se han puesto en marcha tres nuevos proyectos en Mali, Kenia y Colombia. Los tres se centran en el apoyo a las estructuras sanitarias para mejorar las condiciones globales en materia sanitaria y medio ambiental. Tdh igualmente ha proseguido con sus proyectos de reconstrucción sobre todo en Haití con la voluntad de intervenir de manera global para reforzar los efectos perdurables sobre la población. También es el caso de India y Sri Lanka donde estos programas son parte integrante de proyectos eje sobre la mejora de la salud y la nutrición de las madres y de los niños y niñas. 
Tdh se ha integrado en la Red de colaboración Suiza para el agua y ha acentuado su participación en diferentes redes de envergadura mundial a fin de enriquecer y compartir mejor sus experiencias. 
Operaciones de niños y niñas en Europa 
Cuando los sistemas de salud locales no tienen recursos o infraestructuras para asistir  los niños y niñas gravemente enfermos, Tdh puede tomar el relevo. Así, el año 2012 marca un nuevo record: 254 niños gravemente enfermos fueron operados en Europa, de los cuales 215 en Suiza. Esto es 8 más que en 2011. La casa de Massongex (Suiza) donde se alojan los menores ha estado completa casi todo el año. Mayoritariamente con niños y niñas originarios de África del Oeste (Senegal, Togo, Benin, Guinea y Mauritania), aunque también vienen de Marruecos, Túnez e Irak. El año 2012 también ha tenido éxito en materia de relación con los hospitales colaboradores de Tierra de hombres. El hospital de Ile en Berna ha confirmado su colaboración: 11 muchachas y 9 chicos han sido operados allí con éxito. La ciudad agrupa así a los dos principales hospitales universitarios de la suiza francesa que colaboran con Tdh, los HUG de Ginebra y el CHUV de Lausana. Además, en términos de un diálogo constructivo, la gratuidad de la asistencia hospitalaria será efectiva desde 2013. En el extranjero, Tdh ha facilitado  y organizado cuatro misiones quirúrgicas del CHUV en Benin y en Senegal.
Fuente: Memoria 2012 Tdh Suiza
Lo esencial en cifras: 
-         2,6 millones de niños y niñas mueren cada año de desnutrición
-         1 niño o niña de cada 4 en el mundo sufre de retraso del crecimiento debido a la desnutrición.
-         La mayoría de los niños y niñas desnutridos se concentran únicamente en 20 países del mundo.

miércoles, 3 de julio de 2013

Ecuador - Tdh refuerza su colaboración con las autoridades judiciales

El pasado 7 de junio, la delegación de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha firmado un acuerdo en el marco de la colaboración con el Consejo de la Magistratura ecuatoriana. Este acuerdo hace de Tdh un actor de primera plana en la puesta en marcha de una justicia juvenil restaurativa en Ecuador. Permitirá poner en marcha juntos el programa de la delegación que va a reforzar las estructuras que se hacen cargo de los menores en conflicto con la ley.
El Consejo de la Magistratura es una de las principales estructuras judiciales del país. La Constitución asigna la asistencia del jefe del Estado en su función de garantizar la independencia de la autoridad judicial y de gestionar la formación del conjunto de los actores judiciales.
En colaboración con la Escuela de Magistratura, Tdh va a elaborar los manuales de procedimientos así como instaurar un programa de formación para los actores ligados a esta problemática (jueces, procuradores, abogados, policía). Este proceso tendrá en cuenta a la vez el respeto de las convenciones internacionales y las leyes ratificadas por  Ecuador y permitirá un tratamiento eficaz de los dossieres y un respeto de los derechos de la víctima y del autor de los hechos.
Para terminar, Tdh desea desarrollar un modelo de gestión de las medidas no privativas de libertad. El objetivo es poner en marcha un sistema de penas graduada. Para los pequeños delitos, una reparación de los daños a nivel de la comunidad que permita evitar un proceso judicial pesado; para los delitos más graves, el establecimiento de medidas socio-educativas que ofrezcan una reparación directa o indirecta del daño sin pena de prisión; para acabar, en el caso en el cual el joven debe de ser privado de libertad, Tdh favorece una pena que tenga un valor real pedagógico durante la duración de la detención.
Como dice Gustavo Jalkh, presidente del Consejo de la Magistratura, cada parte está encantada con la firma de este acuerdo: “No se trata solo de la firma de una convención, sino de una visión común de los valores y de los ideales. Estamos inspirados por la trayectoria de la Fundación y por el compromiso de sus miembros.”
Después de Quito y Santo Domingo de los Tsachilas, Tdh se implanta en Carchi
El acuerdo firmado con el Consejo de la Magistratura ha dado paso a otro acuerdo que data del 29 de mayo de 2013, entre la delegación de Tdh y la prefectura de Carchi. Tdh trabaja en esta provincia fronteriza con Colombia desde hace más de un año y desarrolla allí una acción de justicia juvenil restaurativa sobre un fondo de violencia constante.
La intervención de Tdh en Carchi se focaliza en la prevención de la violencia y en la prevención de los delitos. La firma de la convención ofrece un marco legal para trabajar con las autoridades locales con una voluntad común de crear una red de detención de los menores en riesgo y hacerse cargo de ellos antes, para que no entren en contacto con la ley (bien como víctimas o como agresores).
Para Roman Poznanski, delegado de Tdh en Ecuador, estos dos acuerdos apoyan a los equipos sobre el terreno en el trabajo efectuado: “Todas estas iniciativas tienen como objetivo  disminuir los actos de violencia y desarrollar una cultura de paz.”

lunes, 1 de julio de 2013

Haití - Tdh y CWB ayudan a los niños y niñas a reconstruirse gracias a los payasos

En Haití desde 1989, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) gracias a una aproximación integrada, cuida de los niños y niñas aquejados de desnutrición y mejora el acceso al agua y a las condiciones de saneamiento de las familias y de las comunidades. Frente a los repetidos desastres desde 2010, Tdh les abastece de una ayuda de urgencia y mejora las condiciones de protección a la infancia en el seno de las familias, instituciones y comunidades. Este año, Tierra de hombres y Clowns Without Borders – USA han llevado a cabo una cuarta colaboración en Haití, cuyo concepto era la creación de espectáculos con animadores, formadores y trabajadores sociales haitianos con los adultos de las comunidades con el fin de que la aproximación sea duradera.
Tratar que la formación de los profesionales sea a largo plazo
Payasos sin Fronteras-USA se ha dado cita en Haití, en Grand Goave (Departamento del Oeste) con la misión de formar animadores locales entre otros a los de los Centros Socio-Comunitarios (CSC) puesto en marcha en 2010 por Tdh en colaboración con las asociaciones locales. Para esto, CWB ha preparado un curso de formación de 10 días y ha montado una serie de actuaciones con animadores, formadores y trabajadores sociales, todos trabajando en el campo de la protección y ayuda a la infancia. 
La intervención de CWB ha permitido a los participantes de la formación ponerse en situación y llegar a ser actores, escritores y meterse en escena. Al final de esta formación, los participantes han asimilado las bases técnicas y pedagógicas que les permiten preparar y animar un taller destinado a los niños y niñas de manera autónoma.
Temas sensibles abordados gracias a los payasos
Este año, Tdh y CWB han querido llegar más lejos en su enfoque. El trabajo efectuado durante los espectáculos y los espectáculos en sí mismos tienen como objetivo suscitar un espíritu de apertura a la diversidad y a los valores de inclusión en el seno de la comunidad haitiana.
El método de trabajo propuesto por CWB ha hecho posible compartir las experiencias de las vidas individuales en el seno de la comunidad. El grupo de payasos ha sabido abordar los temas sensibles como por ejemplo, la inclusión y la exclusión de las personas que, en otro contexto, han sido estigmatizadas por su orientación sexual.
Puesta en marcha de acciones concretas
Con esta colaboración, Tdh y CWB comparten valores humanos y objetivos comunes. En el marco del programa de protección de Tdh, se han creado espacios de actividades colectivas en el seno de la comunidad con el objetivo de mejorar el bienestar psicosocial de los niños y niñas en términos de desarrollo físico, cognitivo, social y emocional.
En 2012 y 2013, las acciones de movilización y de formación que refuerzan las capacidades y las competencias de las familias y de las comunidades en términos de protección a la infancia, se han concentrado alrededor de acciones más concretas, tales como el hacerse cargo de actividades de prevención de las violaciones de los derechos de los menores por las mismas comunidades. La colaboración puesta en marcha con CWB tiene esta misma ambición.