lunes, 29 de abril de 2013

África del Oeste - Proteger a los menores migrantes a lo largo de todo el camino


África del Oeste está marcada por un fenómeno importante de movilidad de la población, particularmente los jóvenes. Muchos de ellos deciden abandonar su pueblo de origen para ir a las grandes ciudades de los países vecinos a la búsqueda de perspectivas económicas más satisfactorias para ellos mismos y sus familias. Sin embargo, estos niños y niñas se encuentran muy a menudo confrontados a los peligros de la explotación y el abuso. Tierra de hombres (Tdh - Ayuda a la infancia)  ha decidido hacerse cargo del problema lanzando un importante proyecto con el objetivo de ofrecer a los menores migrantes no acompañados un verdadero entorno protector.
Desarrollado en cinco países de la región, Togo, Bénin, Burkina Faso, Mali y Guinea  el proyecto financiado por la Unión Europea reúne a todos los actores ligados a esta problemática. En primer lugar, es preciso permitir a las comunidades vinculadas responder más eficazmente a los problemas ligados a la protección infantil en un contexto de emigración, después de argumentar frente a los políticos a fin de reforzar sus conocimientos y desarrollar sus capacidades de protección y para terminar de sensibilizar a la opinión pública de los riesgos que corren los niños y niñas migrantes no acompañados movilizando a los diferentes colaboradores locales y a los medios de comunicación.
En términos de resultados, a escala local, Tdh espera mejorar la calidad y la disponibilidad de espacios comunitarios de protección a través de la elaboración por los actores locales de 15 proyectos que trataran directamente a 3.000 niños y niñas. De hecho, las sesiones de debates, información y sensibilización sobre la protección de los menores migrantes se organizarán junto a las comunidades en las localidades de salida, tránsito y destino. A escala nacional, los equipos sobre el terreno van a trabajar junto a las autoridades para acentuar la eficacia de su plan de acción, de protección, organizando conferencias nacionales de información, formación y sensibilización para los periodistas sobre esta problemática. Para terminar, a nivel regional, los diferentes equipos tienen como objetivo movilizar a la sociedad civil en los países de intervención y reforzar el voluntariado y la solidaridad entre los Estados, así como mejorar la colaboración entre las policías nacionales y transnacionales.
El niño o niña  actor de su propia protección
Para llevar a cabo de forma adecuada los diferentes proyectos, la aproximación privilegiada consiste en incluir al niño o niña a lo largo de todo el proceso. Aunque muy a menudo es ignorado, el menor es visto aquí no como una víctima pasiva sino como un verdadero actor de su protección. En efecto, Tdh  ha convencido de que debe ser un actor prioritario en la elaboración de los proyectos comunitarios que vigilan su propia defensa.
Colaboradores del proyecto: ESAM (Bénin), ETD (Togo), AEJTB (Burkina Faso), SABOU-Guinée (Guinée), ENDA-MALI (Mali), Service Social International (SSI) et Réseau Afrique de l’Ouest pour la protection des enfants (RAQ).

viernes, 26 de abril de 2013

Colombia - Exposición sonora “Memorial de voces”, para que el proceso de paz sea la verdad del mañana


Hace unas semanas miles de personas han salido a las calles de la capital colombiana para reafirmar su apoyo al proceso de paz. A algunos cientos de kilómetros, en el departamento de Córdoba, Ever Cordero Oviedo era asesinado por asesinos a sueldo. Ever era un desplazado, militante de las restituciones de tierras y presidente del grupo de víctimas del municipio de Valencia. Esta muerte es inquietante pues se trata de la segunda en el espacio de dos semanas en la región. Es tanto más simbólica pues ocurrió el mismo día de la marcha por la paz y solo un día antes de la restitución de 260 hectáreas de tierra a 60 familias de esta misma región de manos del presidente Juan Manuel Santos.
La misma semana se inauguraba en Montería, capital del departamento de Córdoba la exposición sonora “Memorial de voces” de la periodista francesa Christine Renaudat. Esta exposición, apoyada por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) , transporta al público al corazón del conflicto armado. Sin tomar parte, la corresponsal de Radio Francia en Colombia ha desempolvado más de 10 años de registros de audio para sacar a la luz las voces olvidadas de este conflicto: desplazados, campesinos, indígenas, víctimas, secuestrados, niños soldados… Con un tono a la vez grave, a veces poético o irónico. “Memorial de voces” invita a meditar sobre lo absurdo de la violencia que azota al país desde hace años. Christine Renaudat recuerda que esta exposición busca ante todo sensibilizar a las personas que no conocen la realidad de este conflicto.
Tdh ha decidido apoyar a Christine Renaudat pues “Memorial de voces” es a la vez una iniciativa de paz y un trabajo de memoria. Por otro lado, Tdh interviene en Córdoba a través de un proyecto de apoyo a los niños y niñas víctimas del conflicto, para que cese el conflicto y no tener que lamentar más muertes de inocentes como la de Ever Cordero  Oviedo. Es preciso que estos miles de víctimas hablen, y que hablen más fuerte que las armas. En efecto, el proceso de paz no debe ser una utopía sino la verdad del mañana.
Esta exposición sonora fue presentada por primera vez en septiembre de 2012 en Cartagena, antes de reunir los Archivos de Bogotá y después de la Alliance Francaise de la ciudad. En noviembre de 2012, en el marco del Festival de Sonema, 81 compositores de 16 países han creado sus propias bandas sonoras a partir de los registros de Christine Renaudat
La exposición se ha completado con un blog donde se puede escuchar los testimonios, los cantos y los ruidos.

jueves, 25 de abril de 2013

Territorios Palestinos - 40 años de apoyo a los niños y niñas palestinos


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) está presente en los Territorios Palestinos  desde 1973. 1973 es el año de la guerra árabe-israelí de Kippour, durante la cual las tropas sirias y egipcias intentaron recuperar los territorios perdidos en 1967 durante la Guerra de los Seis Días. 40 años más tarde, no ha cambiado nada para los palestinos. Los niños y niñas de 1973 son los padres y madres o incluso los abuelos de los niños y niñas de ahora y las perspectivas de paz parecen estar más lejos que nunca. El territorio palestino está salpicado cada poco por  colonias de asentamientos,  encerradas detrás de un muro de seguridad y aisladas económicamente. Las restricciones de movimiento (no menos de 100 controles fijos jalonan Cisjordania, sin contar los controles volantes), las trabas administrativas, la confiscación de tierras y del agua, las expulsiones y los arrestos arbitrarios son el pan nuestro de cada día de la población civil,  y el menosprecio de la protección que las fuerzas ocupantes les deben según el derecho internacional.
Ser un menor en los territorios ocupados es crecer en la violencia cotidiana y banalizada de las incursiones militares, las casas  excavadas en medio de la noche, amigos y parientes arrestados. A veces arrestados sin razón a la salida del colegio –como fue el caso del último 23 de marzo en Hebrón para 27 niños y niñas de 7 a 15 años - y ser confrontado por la justicia militar desde los 12 años (ver un reciente estudio de UNICEF  sobre este tema). Quizás tienen su casa destruida por las fuerzas armadas o ven a los colonos instalarse allí. En Gaza, sufrir las restricciones del bloqueo económico y la angustia de las noches de incursiones aéreas: la última operación militar “Pilar de defensa” del 15 al 21 de noviembre de 2012 causó la muerte a 33 niños y niñas y dejó numerosas secuelas traumáticas en otros. Ante todo ser un niño/niña en Palestina es crecer en el odio, el cólera y el sentimiento de injusticia.
Ciertamente, no todos los problemas de protección a la infancia son debidos al conflicto palestino-israelí y algunas prácticas extendidas como los crímenes de honor, la violencia doméstica, los matrimonios precoces llevan también a atentar contra los derechos de la infancia palestina. La suerte de los niñosy niñas nacidos fuera del matrimonio no es envidiable. En este complejo entorno, Tdh se esfuerza desde hace 40 años para llevarles una ayuda concreta y eficaz. Después de haberse establecido en el campo de la nutrición y de la salud materno-infantil y de haber desarrollado dos organizaciones locales especializadas en Hebrón y en Gaza (Ard al Atfal y Ard al Insan) nuestra organización se concentra actualmente en tres sectores esenciales: la lucha contra el trabajo infantil, la justicia para menores y los sistemas de protección a la infancia. Es activa en dos ciudades particularmente sensibles: Hebrón, cuyo centro histórico está ocupado por las colonias israelíes y donde los choques ocurren diariamente y Gaza, bajo bloqueo económico y militar desde 2007.
En Gaza, Tierra de hombres se ha volcado en la lucha contra el trabajo infantil al día siguiente de la operación militar “Plomb durci” (“Plomo endurecido”) en el invierno 2008-2009. Ha llegado a ser muy frecuente el ver a los niños y niñas en gran número aventurarse peligrosamente en la zona tampón establecida a lo largo de la línea verde, a fin de recuperar entre las ruinas materiales de construcción que el bloqueo económico impide obtener directamente. No es raro que alguno de ellos se aproximen demasiado a la barrera de separación y sea blanco de los disparos israelíes. En 2010, en el marco de un proyecto piloto en Beit Lahya y Zeitoun, al norte de la franja de Gaza, Tdh ha reintegrado a unos 50 niños y niñas trabajadores a la escuela y a los centros de formación profesional, ayudando económicamente a la familia. Desde junio de 2012, Tdh ha puesto a disposición protección y educación en un centro de acogida para los menores trabajadores de Beit Lahiya y continúa trabajando activamente en su reintegración escolar y social en colaboración con la comunidad.
En el campo de la justicia juvenil, Tierra de hombres trabaja en estrecha colaboración con las autoridades palestinas a fin de asegurarles el conocimiento de los derechos de la infancia y de las normas internacionales. Un objetivo esencial es reforzar el rol de los trabajadores sociales a fin de mejorar el hacerse cargo y el seguimiento de los menores durante todo el proceso judicial. Por otra parte, Palestina es un país donde la justicia ejercida por actores no estatales juega un papel de primera línea, paralelamente a los procesos establecidos por la autoridad palestina. Se han llevado a cabo dos investigaciones en Hebrón y Gaza a fin de clarificar la historia y el funcionamiento de la justicia informal, identificar a los diferentes actores que participan en ella y comprender el lugar que ocupan los niños y niñas en estos mecanismos. Tdh intenta ahora focalizar su intervención en la reintegración comunitaria de los niños y niñas en conflicto con la ley, incluyendo a los que residen en las prisiones israelitas, y seguir con la puesta en marcha de sistemas de protección eficaces en Gaza y Hebrón.

miércoles, 24 de abril de 2013

Tierra de hombres se movilizó el 8 de abril, Día Internacional de los Gitanos


Hace 42 años, el 8 de abril de 1971, los gitanos organizaban su primer congreso en Londres con el objetivo de emanciparse políticamente. Desde entonces, esta fecha es oficialmente la del Día Internacional de los Gitanos.
En esta ocasión, los equipos sobre el terreno de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) pusieron en marcha numerosas actividades recreativas (a semejanza de la foto que muestra una marcha en las calles de Pristina). En Albania, por espacio de un día, los niños gitanos pudieron jugar a aprendices de fotógrafos. Les prestaron equipos y pudieron dar rienda suelta a su imaginación.
Presente en Europa del Este, sobre todo en Rumania, en Albania y en Kosovo desde hace decenios, Tdh  lucha contra la pobreza, la segregación y la exclusión social de los niños y niñas, sobre todo los de las comunidades gitanas que viven muy a menudo en condiciones de precariedad extrema.

martes, 23 de abril de 2013

¿Cuál es el problema del acceso al agua en el mundo?


El agua es un recurso vital para cada uno de nosotros que recubre el 71% de la superficie del globo, aunque la proporción de agua dulce no representa más que el 2,8%. A pesar de esta evidencia, el acceso al agua potable no es una realidad cotidiana para mil millones de seres humanos. Este bien ha creado y continúa creando conflictos en los cuatro rincones de la tierra, pero sobre todo, mientras que a algunos les falta desesperadamente, no pasa un día sin que no sea contaminada y derrochada. Para remediar esta alarmante situación, deben realizarse esfuerzos constantes. El 28 de julio de 2012, la Asamblea general de la ONU adoptó una resolución en la cual declara que el derecho al agua potable, salubre y limpia es “un derecho fundamental, esencial para el pleno ejercicio del derecho a la vida y de todos los derechos humanos”. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) comparte esta visión y lleva a cabo proyectos de acceso al agua, saneamiento e higiene desde el año 2000, convencidos de que un simple tratamiento del agua y la puesta en marcha de instalaciones sanitarias básicas pueden salvar vidas, con un acompañamiento adecuado en los cambios de comportamiento.  
Agua potable e higiene
Cuando se aborda la problemática de acceso al agua, es preciso distinguir por un lado el acceso a los puntos de agua mejorados y por otro el saneamiento. Los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) han permitido que 2 mil millones de personas más accedan a puntos de agua mejorados entre 1990 y 2010. Actualmente más de 6 mil millones de personas tienen acceso, lo que representa cerca del 90% de la población mundial. A pesar de todo debe hacerse un importante esfuerzo para cubrir las necesidades de 783 millones de personas, que viene a ser la población combinada de Estados Unidos y la Unión Europea juntos.
Si los ODM han permitido aumentar considerablemente el acceso de la población mundial a los puntos de agua mejorados, 2,5 mil millones de personas no tienen todavía acceso a las instalaciones sanitarias adecuadas. Aunque en términos de saneamiento, la cobertura mundial ha pasado del 49% en 1990 al 63% en 2010, una cifra que basta para medir la amplitud de la tarea que queda por cumplir. En 2013, el 15% de la población mundial, o sea 1,1 mil millones de personas están obligadas a defecar al aire libre. La falta de instalaciones sanitarias de calidad provoca importantes daños en la salud pública. Cada año, 1,8 millones de personas mueren por una simple diarrea y 1,3 millones mueren después de una malaria.
Reducir las diferencias
Más allá de las cifras, estas son las diferencias mundiales que deben ser reducidas. Mientras que más de 6 mil millones de personas tienen acceso a puntos de agua mejorados (sin ser necesariamente potables), en los países “menos desarrollados” solo está cubierta el 63% de la población. A pesar de los consiguientes esfuerzos, el África Subsahariana sobre todo lleva un retraso importante y conserva la tasa de cobertura en recursos de agua mejorada más baja del mundo. De manera general, debe realizarse un esfuerzo para disminuir drásticamente las desigualdades entre ricos y pobres y entre las zonas urbanas y las zonas rurales. Según los últimos estudios realizados por Naciones Unidas efectuados en el interior de 59 países menos desarrollados, solo la mitad de la población de estos países posee acceso al agua y al saneamiento, mientras que el 16% de la población no tiene acceso ni a puntos de agua mejorados ni a instalaciones de saneamiento básicas.
Tdh se lanza al agua
Desde el año 2000, Tdh ha desarrollado ya 73 proyectos con los ejes WASH (agua, saneamiento e higiene) en 16 países de intervención y se ajusta diariamente a los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) a fin de reducir la mortalidad infantil. En efecto, el agua potable y las instalaciones sanitarias son elementos indispensables para el buen desarrollo de la alimentación. Los proyectos puestos en marcha han beneficiado ya a más de 2,2 millones de personas. Ellos van a aprovisionar de agua potable, a mejorar el saneamiento eliminando las aguas residuales y los residuos, la gestión de las aguas de lluvia, la promoción de la higiene, pasando por transferir los conocimientos y la gestión de los riesgos y la prevención. La acción de Tdh en el campo del agua, saneamiento e higiene  es transmitida por una idea muy simple: el acceso al agua es un derecho fundamental del ser humano y no debe seguir una aproximación comercial. Además, en estos países tan diversos como Senegal,  PerúAfganistán  una de las prioridades es la participación de las comunidades a lo largo del ciclo de proyectos. Estos últimos deben ser adaptados a la cultura, con tecnologías abordables y viables, todo esto respetando el entorno.

domingo, 21 de abril de 2013

Tdh ayuda a las comunidades afectadas en Sudán


Tierra de hombres (Ayuda  a la infancia) ayuda a las comunidades afectadas por el conflicto en El Geneina a mejorar su acceso a una asistencia adecuada, a reforzar su proactividad, a aumentar el conocimiento de sus derechos y a exigir los servicios básicos a las autoridades competentes.
El año 2011 se vio marcado por el regreso de los desplazados internos animados por el gobierno y por las agencias humanitaria en Darfour occidental. La estrategia de Tdh, compuesta de tres partes (coordinación de los campos, construcción de refugios y protección a la infancia), está de acuerdo con la intervención de los años precedentes que consistía en satisfacer las necesidades imprevisibles a las que la comunidad y los actores institucionales no llegar a responder.
Tdh anima también a las comunidades locales a comprometerse directamente en las actividades que permiten la perdurabilidad del proyecto a largo plazo.

miércoles, 17 de abril de 2013

Egipto - Alternativas al trabajo infantil


En Egipto, el trabajo infantil es una práctica todavía muy extendida, particularmente en los pueblos pequeños y en el campo. La región de Damietta, una de las cinco provincias de Egipto, presenta la tasa más alta de niños y niñas trabajadores del país. En esta región, gran productora de muebles de madera, algunos niños son obligados a trabajar toda la jornada en los talleres. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha elaborado un proyecto de protección en la región que contemple sobre todo la vuelta de los niños a la escuela o a recibir una formación profesional.
En la provincia de Damietta, el trabajo infantil es una práctica habitual que se refiere a cerca del 80% de los menores. Un buen número de ellos son obligados a trabajar entre 8 y 9 horas diarias. El proyecto de Tdh intenta reinsertar a los niños y niñas trabajadores en un establecimiento escolar y asegurarse que en los talleres de trabajo en los cuales los menores crecen sean adaptados y seguros.
Por un lado, el proyecto conlleva numerosas actividades cuyo objetivo es devolver a los niños y niñas el gusto por la escuela. También se realiza un importante trabajo con los empleadores a fin de ofrecer posibilidades de formación para los jóvenes, sobre todo aprendizajes en el campo de la madera. Tdh trabaja también junto a las familias de estos menores para ofrecerles un marco social aceptable y sensibilizarles sobre las condiciones de vida de sus niños y niñas. Para terminar, los equipos de Tdh trabajan para reforzar los vínculos entre los diferentes actores a cargo de los derechos infantiles en la región. A medio plazo, el objetivo es crear una red nacional a fin de aplicar las políticas en materia de protección a la infancia.
Aunque la problemática del trabajo infantil en Egipto sea bien conocida, subsiste ampliamente en la sociedad. Tdh está convencida que solo creando una cohesión entre todos los actores se podrá favorecer el bienestar físico y psicológico de los menores.

martes, 16 de abril de 2013

Marruecos - Trabajadoras domésticas infantiles, “mártires de la indiferencia”


En Marruecos, cerca del 10% de los niños y niñas de 5 a 14 años trabajan para que vivan sus familias y 30.000 lo hacen como empleadas domésticas. Estas niñas y niños se encuentran a menudo muy lejos de sus casas y no se benefician de ninguna protección. Aunque el trabajo de los niños menores de 15 años está prohibido en el país, en el valle de Souss, es todavía frecuente cruzarse con niños y niñas trabajando en el campo o enviados al medio urbano como “pequeñas criadas”. Más allá de estas cifras, para estas menores, se impone una realidad implacable: cada año las pequeñas criadas mueren víctimas de torturas. La pasada semana, la muerte de la joven Fátima ha trastornado los espíritus. Este último drama obliga a Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y a sus colaboradores sobre el terreno a proseguir la lucha y a hacer esta simple pregunta: ¿Cuántos niños y niñas asesinados serán necesarios todavía para que la situación cambie en Marruecos?
Una niña torturada sucumbe a sus heridas
Khadija, Zineb y Fátima tienen en común el ser menores obligadas a trabajar como empleadas domésticas pero sobre todo por haber sido torturadas por sus propios empleadores. El pasado domingo, giró en torno a Fátima, 14 años, que pasó a ingresar en esta sombría lista. La jovencita, que trabajaba en casa de un policía y una profesora, fue quemada en el tórax, cara y manos. Fátima finalmente sucumbió a sus heridas en urgencias del Hospital Hassan II de Agadir.  Los verdugos incluso intentaron negar toda responsabilidad afirmando que la criada había sido víctima de una caída en la bañera.
Proteger a las víctimas
Este caso no es desgraciadamente único, al contrario, vuelve a relanzar otra vez el debate sobre el tratamiento reservado a las niñas menores empleadas como trabajadoras domésticas y sobre todo, según la prensa marroquí, sobre la clemencia de la justicia para con estos asesinos de “pequeñas criadas”. En julio de 2012, la pequeña Khadija, de apenas 10 años, encontraba la muerte debido a las torturas ejercidas por la hija de uno de sus empleadores. La culpable fue condenada a 10 años de prisión. Sin embargo, el artículo 392 del Código Penal marroquí estipula que “quien quiera que intencionadamente cause la muerte a otro es culpable de asesinato y castigado con cadena perpetua”. En verano de 2009, en Oujda, un juez local y su esposa estuvieron también implicados en las torturas infligidas a la joven Zineb. Al final, nos preguntamos quién ha tenido más suerte: la joven Zineb que sobrevivió milagrosamente a sus heridas, o el marido que fue declarado inocente y su mujer a la que se le condenó solo a tres años de prisión.
La Convención Internacional de los Derechos de la Infancia, ratificada por Marruecos, y por lo tanto tiene que ser aplicada en la legislación nacional, condena severamente tales crímenes. Tdh aboga a través de fuertes argumentos. En primer lugar, las familias deben abandonar la práctica que consiste en involucrar a las niñas. En segundo lugar, el Gobierno debe aplicar verdaderamente la ley relativa al trabajo infantil, a fin de protegerles jurídicamente. Para terminar, debe realizarse cualquier esfuerzo de acuerdo con la sociedad civil marroquí para poner en marcha un plan real de protección a la infancia víctimas de explotación laboral.
A imagen de los proyectos de protección puestos en marcha por Tdh en las regiones de Agadir y de Taroudant, el objetivo prioritario debe ser poner en marcha un sistema de protección a la infancia que sea adoptado a nivel nacional. Los agentes de Tdh en colaboración con su socio Oum El Banine intervienen junto a las asociaciones, Imams y cargos electos locales para que puedan velar ellos mismos por la protección a la infancia más vulnerable y para que las familias puedan encontrar otras soluciones para sobrevivir y asegurarse de la buena aplicación de las leyes que regulan el trabajo y la protección a la infancia. De ahora en adelante, toda una red de asociaciones y de organizaciones locales aboga junto a las autoridades marroquíes para la finalización y aplicación concreta de la legislación, en particular la nueva ley que autoriza a los inspectores de trabajo a entrar en los domicilios privados para investigar violaciones de la ley.

viernes, 12 de abril de 2013

Actividades de Tdh en Benin-Nigeria

En Benin, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) colabora con la comunidad y el Centro Social de Zakpota  para el seguimiento en las escuelas de 6.228 niños y niñas, de los cuales 328 alumnos están en riesgo de explotación y tráfico. En Nigeria, en las 20 canteras de grava de Abeokuta, 339 niños y niñas de esta comuna han sido registrados. Ellos se benefician de un seguimiento social y médico de acuerdo con los explotadores de la cantera. Del 10 al 14 de abril de 2012, a petición del Ministerio de Familia, Tdh ha apoyado una misión de los miembros del Gobierno, llevándoles al encuentro de los niños y niñas en riesgo o víctimas ya de explotación en sus pueblos de Benin y en sus lugares de trabajo en las canteras de Nigeria. Esta misión tenía como objetivo hacer comprender a la parte del Gobierno a la que le atañe este asunto, a pesar de la ley que prohíbe a los menores ir a trabajar, pues a menudo ellos no tienen otra salida y necesitan medidas de protección.
267 niños y niñas víctimas de explotación y de tráfico, remitidos por la Brigada de Protección de Menores, han sido rehabilitados por las “familias de acogida” con idea de reintegrarlos en sus familias.
En el campo de la salud, Tdh ha facilitado la asistencia sanitaria gratuita a 425 niños y niñas y a 110 mujeres embarazadas gracias al fondo de indigentes del Estado trabajando con las estructuras sanitarias. 230 menores se han beneficiado de asistencia sanitaria especializada de los cuales 25 han sido enviados a Suiza. Más información.

jueves, 11 de abril de 2013

Kosovo - Una campaña para sensibilizar a la sociedad sobre el tráfico infantil


El contexto económico y social es extremadamente difícil en Kosovo . Los niños y niñas son particularmente vulnerables allí, sobre todo los que viven en las sociedades más desfavorecidas (gitanos, ashkalis y egipcios), así como los que provienen de Albania, que acuden a Kosovo para aprovechar la importante presencia internacional. El final del conflicto en Kosovo coincidió con un fuerte aumento del fenómeno del tráfico infantil en la región. Activa en el país desde el 2000, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) intenta  proteger a los niños y niñas contra el tráfico bajo todas sus formas sobre todo a través de acciones de sensibilización a semejanza de la campaña “¡Open your eyes, be aware!” (Abrid vuestros ojos, daos cuenta). El objetivo principal era sensibilizar a la población sobre este mal que corroe a la sociedad kosovar. En esta ocasión, los equipos de Tdh sobre el terreno han llevado a cabo una serie de entrevistas para medir los conocimientos de la población sobre el tema antes de medir el impacto de la campaña sobre la opinión pública.
Sensibilizar a la población sobre el mal que corroe a la sociedad
La campaña, co-financiada por Tdh, la Unión Europea y Naciones Unidas se realizó del 18 de septiembre al 18 de octubre de 2012. En esta ocasión, los anuncios fueron televisados en bucle en la pequeña pantalla con mensajes difundidos por tres estrellas locales, la judoka Maijilinda Kelmendi, la cantante Hana Cakuli y el actor Fatmir Spahiu. Además de los mensajes televisados, radiofónicos, web y carteles colocados en varias ciudades del país, numerosos actores vinculados a la problemática han tomado parte en los debates y coloquios sobre el tráfico infantil.
El objetivo principal de la campaña era sensibilizar a los kosovares sobre la explotación infantil, proporcionándoles información sobre los trabajos forzados, la mendicidad obligada y la explotación sexual así como poner los recursos a disposición de las víctimas o de las futuras víctimas. Para medir los conocimientos de los kosovares sobre el tráfico así como el impacto de la campaña, Tdh ha llevado a cabo dos baterías de entrevistas con una muestra representativa de 665 personas entre agosto de 2012 y octubre de 2012 en Prishtina, Prizren, Gjakova, Gjilan, Ferizaj y Mitrovica. De manera general, las entrevistas realizadas antes de la campaña Open your eyes, be aware! muestran que la población kosovar está preocupada por este azote. Más de la mitad de las personas encuestadas tenían conocimiento de la problemática ligada al tráfico infantil. Los principales factores mencionados eran la pobreza y el crimen organizado. Sin embargo, los sondeos han abordado muy poco la explotación sexual pues el tema es todavía considerado tabú en Kosovo. Al final, la gran mayoría de las personas entrevistadas favorecía a la policía nacional kosovar como protagonista en la lucha contra el tráfico.
Una campaña impactante
La segunda parte de las entrevistas fue realizada en los días siguientes al final de la campaña nacional. Indican que esta última ha causado un impacto relativamente positivo sobre los conocimientos de la población de Kosovo concerniente al tráfico infantil. El número de personas estimadas que conocen muy bien el tema ha aumentado un 11% entre los dos sondeos. El principal éxito de la campaña es el haber llevado la explotación sexual al centro del debate. En efecto, el 37% de los sondeados acerca de la campaña consideran que se trata de la forma más importante de tráfico infantil cuando antes de la campaña solo eran el 18%.
Los sondeos señalan otros elementos esenciales para explicar cómo el tráfico infantil se percibe en Kosovo. El 63% de las personas interrogadas estiman que existe una diferencia entre el tráfico organizado por traficantes y el organizado por los mismos padres. Mientras que los primeros son el símbolo de actividades criminales, los segundos están más ligados a la pobreza. A nivel de los actores privilegiados para encauzar el tráfico, la policía es la que alcanza más consenso. Para terminar,  la cuestión de saber cuál es la mejor manera legal para juzgar a los responsables  del tráfico infantil, más de la mitad de los sondeados han respondido la pena capital, aunque fue abolida en 2002.
Las acciones de este tipo son como las que lleva a cabo habitualmente Tdh. Sobre el terreno, los equipos ponen en marcha un sistema para proteger a los menores contra cualquier forma de tráfico, formando y reforzando las competencias de las personas vinculadas con ellos, como los agentes de policía, asistentes sociales y miembros de la comunidad gitana. Las acciones de sensibilización son también llevadas a cabo junto a las madres y padres en las comunidades desfavorecidas, así como actividades para ayudar a los niños y niñas a insertarse mejor en su comunidad y a volver a la escuela.

martes, 9 de abril de 2013

Tdh prioriza mantener a los niños y niñas en su entorno


Estos últimos años, la adopción internacional poco a poco ha perdido terreno después de los repetidos escándalos ligados a casos de abusos, tráfico y trata de menores. Con la globalización, las desviaciones son tales que incluso es posible comprar un niño o niña directamente por Internet. Ciertamente, las irregularidades, las leyes y los procedimientos mal aplicados y los casos individuales dudosos han existido siempre en todos los países que practican la adopción internacional, por el contrario el hecho de que un país y su sistema entero este gangrenado es un fenómeno más reciente. Entre los Estados de alto riesgo de tráfico, se encuentran en primer lugar Rumanía en los años 90, antes que otros países como Guatemala, Camboya, Vietnam, China,  Haití y más recientemente Nepal y Etiopía no quieren ser acusados de trata a nivel nacional. Sin embargo, la presión de la comunidad internacional sobre los países de acogida ha dado sus frutos y ha obligado a los Estados de origen a revisar su funcionamiento, su legislación y sus procedimientos. 
La adopción internacional va perdiendo velocidad
Se registra una bajada  constante de las adopciones internacionales y las cifras hablan pos si mismas. Por ejemplo, en Estados Unidos es más significativo este hecho. El número de adopciones ha caído de 24.000 a 9.300 entre 2004 y 2011. Tres elementos principales explican esta caída.
En primer lugar, los niños y niñas “adoptables” no corresponden ya a los criterios de los que desean adoptar. Los menores a menudo tienen “necesidades especiales” porque tienen más edad, están marcados físicamente por el pasado, sufren una enfermedad o una minusvalía o porque no pueden ser separados de sus hermanos. Además, la experiencia muestra que cuando los padres deciden adoptar un niño o niña que tiene alguna de las características mencionadas, el éxito pasa necesariamente por un acompañamiento psicosocial y un apoyo post-adopción adaptado.
En segundo lugar, algunos países de acogida, fomentados por las ONG de protección a la infancia como Terre des hommes / Tierra de hombres (Tdh), han decidido parar las adopciones de algunos países de origen. En efecto, numerosos casos de abusos han sido constatados,  desde la denegación del Estado para determinar el estatus legal del menor (volviéndolo incluso adoptable), pasando por la falsificación de documentos de identidad, decretando a un menor como abandonado o huérfano.
En fin, a título de ejemplo, países como Brasil e India  han conocido un fuerte desarrollo económico desde el comienzo del siglo XXI, favoreciendo la emergencia de una clase media alta. Actualmente en India, el 75% de los niños y niñas abandonados de ahora en adelante son adoptados en su mismo país. Sin embargo, solo hace 25 años nadie hablaba de adopción nacional. 
Priorizar el mantener a los niños y niñas en su entorno
Más allá de las cifras que muestran una disminución importante de las adopciones internacionales, si las organizaciones como Tdh han decidido parar la adopción internacional, es ante todo porque algunos países de origen se han dado los medios para preservar a los niños y niñas en el seno de sus fronteras. La mayoría de los actores en el campo de la protección infantil saludan esta evolución y predican el desarrollo de alternativas a la adopción internacional o a la institucionalización, como la adopción nacional o un sistema de familias de acogida. Esta visión compartida con el interés superior del menor como único objetivo se encuentra escrito con pelos y señales en dos textos guías en términos de protección a la infancia, a saber la Convención de los Derechos de la Infancia y la Convención de la Haya.
Los Estados que han ratificado estos dos textos se comprometen a poner en marcha las medidas apropiadas para encauzar los abusos en términos de adopción internacional creando procedimientos más transparentes y un aumento de la colaboración entre los Estados de acogida y de origen. La Convención de la Haya sobre todo, precisa que ningún Estado tiene la obligación de “abastecer” de niños y niñas a los países de acogida. Pero sobre todo, el texto estipula que cada Estado firmante se compromete a tomar todas las disposiciones para que los menores crezcan con su familia biológica, la adopción internacional solo debe intervenir como último recurso.
Aunque la Convención sea actualmente la mejor herramienta para poner en marcha un sistema de colaboración entre Estados que sea ética y viable, algunos países como Haití y Nepal no lo tienen ratificada y los escándalos se suceden con menores a veces propuestos en adopción internacional por personas privadas (abogados, intermediarios, directores de guarderías). El objetivo no es tirar piedras a los Estados de origen, a menudo muy pobres y presionados por los países de acogida más ricos, sino simplemente apoyarles. No es preciso más que no perder de vista las lagunas legislativas y estratégicas  de un país donde los niños y niñas son más vulnerables a los abusos y al tráfico. Por esta razón, Tdh se compromete junto a los gobiernos de Haití y de Nepal para sensibilizarles en las preocupaciones ligadas a la adopción en su país. En Bénin, Tdh desarrolla un proyecto de familias de acogida para colocar allí a los niños y niñas maltratados y abandonados. En Guinea, los equipos están en estrecha colaboración con las autoridades en el establecimiento de leyes de protección a la infancia. 

domingo, 7 de abril de 2013

En el Día Mundial de la Salud, la Fundación Tierra de hombres destaca la cadena solidaria del programa "Viaje hacia la Vida"


Mari Carmen junto a Mamadou

Ricardo y Mari Carmen forman, junto a Mamadou, una de las familias de acogida gracias a las cuales, la Fundación Tierra de hombres-España ha podido operar a casi 600 menores procedentes de África dentro del programa sanitario "Viaje hacia la Vida". Mamadou es un joven de 16 años procedente de Guinea-Conakry que llegó por primera vez a Madrid en 2007 para ser operado en el Sanatorio San Francisco de Asís de un grave problema traumatológico en una pierna. Tras ser intervenido en ocho ocasiones y regresar a su país de origen, se encuentra de nuevo en Madrid para finalizar su tratamiento.

Akou
Al igual que Ricardo y Mari Carmen, Elena y Juan Antonio en Málaga, Xulio y Gelines en A Coruña o Pakita y Manuel en Vitoria son otras parejas que decidieron colaborar con la Fundación Tierra de hombres y acoger a un menor africano durante su estancia en España para ser operado de su enfermedad. Ramata (16 años, Mauritania) fue operada en el Hospital Parque San Antonio de Málaga de un grave problema traumatológico en una pierna. Mehdi (16 años, Marruecos) llegó a A Coruña con una grave cardiopatía de la que fue operada en el Hospital Materno Infantil Teresa Herrera  y Akou (8 años, Togo)  está siendo tratada en el Hospital Txagorritxu de Vitoria-Gasteiz de una malformación en los codos detectada al nacer. 

Dedicación solidaria
Disponer de tiempo, estabilidad y, sobre todo, albergar un sentimiento solidario para ayudar a los demás es lo que hace que estas familias decidan ofrecerse a colaborar con Tdh y abrir sus casas a niños y niñas enfermos procedentes de otros países y con diferentes culturas. Para ellos es más que una experiencia: "Es una manera diferente de ver la vida a través de los ojos de un niño con unos planteamientos vitales absolutamente diferentes a los que existen a nuestro alrededor - comenta Ricardo - Haber dejado entrar a Mamadou en nuestras vidas nos ha propiciado un cambio en el enfoque que teníamos de la vida; un cambio en nuestros planteamientos acerca de lo que es verdaderamente importante; de lo que es prescindible y de lo que no lo es.... Además, es un ejercicio de entrega diario".  

Mehdi junto a Xulio, su padre de acogida


Los menores del programa "Viaje hacia la Vida" entran a formar parte de una nueva familia donde comparten juegos, cuidados y educación con sus padres, hermanos y amigos sin olvidar que su estancia en España está limitada al tratamiento que reciban por parte de los equipos médicos de los Hospitales colaboradores  y que el fin de su "Viaje hacia la Vida" culminará con el regreso a su país junto a su familia de origen. Muchos de estos niños y niñas aprenden español durante su estancia y los que, por motivos de salud, deben permanecer un largo tiempo, son escolarizados o reciben clases especiales.


Sobre "Viaje hacia la Vida"
El Movimiento Terre des hommes puso en marcha“Viaje hacia la Vida” en Suiza  en 1960, y desde entonces  cuenta con más de 11.000 niños beneficiados. La Fundación Tierra de hombres-España implantó este programa en nuestro país en 1995 con el objetivo de promover el Derecho a la Salud de niños y niñas africanos mediante su traslado a España para ser intervenidos de diferentes patologías como cardiopatías, traumatología, urología, quemados o maxilofacial, ya que en su país de origen carecen de las infraestructuras y recursos necesarios para su tratamiento. Gracias a una gran cadena solidaria en la que colaboran hospitales, equipos médicos, voluntariado y familias de acogida, cientos de menores han podido ser intervenidos a nivel nacional y muchos de ellos se encuentran ya con sus familias de origen. Estos son los datos por Delegaciones:

. Delegación de Madrid (sede central): 276 menores trasladados
. Delegación de Euskadi: 150 menores trasladados 
. Delegación de Andalucía: 56 menores trasladados
. Delegación de Galicia52 menores trasladados 

Ramata entre sus padres de acogida, Juan Antonio y Elena


viernes, 5 de abril de 2013

Benin - Para que los niños y niñas nunca estén mejor que en su casa


En el transcurso de los últimos años, la opinión de la comunidad internacional sobre las adopciones ha evolucionado bien. Mientras que las adopciones internacionales habían aumentado de manera consecuente entre finales de la II Guerra Mundial y finales del Siglo XX, actualmente, las agencias de Naciones Unidas, las principales ONG de protección a la infancia, así como un buen número de Estados están de acuerdo con la necesidad de encontrar alternativas a las adopciones entre Estados. Este cambio de paradigma, aprobado por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), favorece desde ahora el mantener al niño o niña en el seno de su familia biológica. En Benin, Tdh ha lanzado en 2012 un proyecto piloto destinado a colocar a los menores, solos y víctimas de maltrato o explotación, en familias de acogida antes de buscar a su familia biológica. Un año después es la ocasión de abordar el proyecto más en detalle.
En Bénin, los niños y niñas viven en la calle sin apoyo familiar y otros son víctimas de maltrato. Para acudir en su ayuda, las familias de acogida están listas para acogerles y cuidarles durante el tiempo que cueste encontrar a su familia. El proyecto integra a numerosos actores y voluntarios tales como el Ministerio de Familia y UNICEF. De hecho, cuando un abuso es constatado en el seno de una comunidad, el niño o niña es trasladado a la OCPM (Oficina Central de Protección a los Menores), a fin de ponerlo a cubierto. Los equipos de Tdh escuchan al menor y recuerdan con él su trayectoria, sus deseos y se ponen inmediatamente a la búsqueda de una familia susceptible de ocuparse de él a la espera de encontrar a su propia familia.
Las familias de acogida no son elegidas al azar. Son 28 familias de Cotonou que han sido evaluadas, seleccionadas, acreditadas y luego sensibilizadas a las dificultades que van a encontrar en los niños y niñas maltratados y explotados. El colocar a un menor en una familia en vez de en otra depende del perfil del niño o niña, así como de la disponibilidad de las familias seleccionadas. Como mínimo se organizan dos encuentros anuales con estas familias huéspedes a fin de intercambiar sus diversas experiencias  y también para formarles sumariamente en los derechos de la infancia.
Una vez el menor está con una familia de acogida, los equipos de Tdh comienzan la búsqueda de su familia biológica basándose en la información dada por el niño o niña. En el 80% de los casos, los familiares son encontrados rápidamente y el menor puede regresar junto a los suyos. Para el 20% restante, en algunos casos, deben emprenderse investigaciones suplementarias, en otros, los equipos constatan que el niño o niña corre un riesgo al volver a su casa y se prevén otras opciones. Más allá del hecho de ayudar al menor a encontrar a su familia, Tdh le busca una solución adaptada a su futuro: la reintegración en su escuela, un nuevo establecimiento escolar o un lugar de aprendizaje.
De ahora a finales de 2013, Tdh espera acudir en ayuda de cerca de 1.000 niños y niñas. Hasta ahora todos los menores llegados al OCPM, correspondientes al perfil de los niños y niñas establecido por Tdh han podido ser tomados a su cargo. Convencido de que nada sustituye al núcleo familiar, Tdh se compromete a que cada niño y niña pueda beneficiarse de un entorno seguro, de bienestar y de protección.

jueves, 4 de abril de 2013

La cooperación en el campo del agua favorece la paz, acerca a los pueblos y preserva el entorno


Bajo el signo de la cooperación en el campo del agua, el año 2013 permite transmitir mensajes simples sobre el papel fundamental del acceso al agua, pero no solo en términos sanitarios.
En primer lugar, la cooperación en el campo del agua construye la paz. En efecto, sobre cuestiones tan vitales como la gestión del agua, el aprovisionamiento de agua potable y los servicios de saneamiento pueden permitir ir más allá de las tensiones culturales, políticas y sociales estableciendo una relación de confianza entre las regiones y los Estados sobre todo.
En segundo lugar, la cooperación en el campo del agua es esencial para el desarrollo socio-económico, para la lucha contra la pobreza, para la justicia social, la igualdad de sexos y la gestión perdurable del entorno. Una forma de gobierno inclusiva, participativa y respetuosa en cuestiones de género así como la cooperación entre las partes pueden contribuir a vencer las desigualdades y prevenir los conflictos motivados por el acceso al agua. Contribuyen pues a disminuir la pobreza, al desarrollo socio-económico y a mejorar las condiciones de vida y el acceso a la educación, en particular para las mujeres, las niñas y los niños.
En tercer lugar, la cooperación en el campo del agua crea beneficios económicos. La cooperación permite una utilización más eficaz y duradera de los recursos de agua, sobre todo por los planes de gestión conjunta que entrañan beneficios mutuos y mejora las condiciones de vida.
En fin, la cooperación en el campo del agua es determinante para preservar los recursos del agua y proteger el entorno. La cooperación en el campo del agua favorece el compartir los conocimientos científicos, las estrategias de gestión y las buenas prácticas. Estos conocimientos compartidos son de una importancia fundamental para la protección del entorno y del desarrollo perdurable.
Tierra de hombres trabaja directamente sobre el terreno
Tdh se activa para ayudar concretamente a las poblaciones afectadas por la falta de agua y desprovistas de saneamiento. En Guinea y Haití, la fundación refuerza la prevención contra el cólera y la desinfección de los lugares sospechosos o de los hogares epidémicos. En India y Bangladesh, Tdh ha rehabilitado las infraestructuras de alimentación del agua, del saneamiento y ha construido centenares de aseos ecológicos familiares en la región de Bengala después de las diversas catástrofes naturales. En Afganistán, Tdh se compromete a rehabilitar los colectores de nieves ancestrales, los “yakhdans” para transformarlas en agua potable y utilizable en las regiones montañosas donde desde un punto de vista técnico y económico, el acceso al agua es casi imposible. En total, Tdh mejora el acceso al agua potable, mejora el saneamiento y las prácticas higiénicas en 12 países y acudió en ayuda de 330.230 personas en 2012.

lunes, 1 de abril de 2013

Más de 1000 personas asisten al concierto solidario a beneficio del programa “Viaje hacia la Vida” en el Palacio de la Ópera de A Coruña

Lleno absoluto en el Palacio de la Ópera de A Coruña

El Palacio de la Ópera de A Coruña fue el escenario escogido para celebrar, el pasado 20 de marzo, un recital en el que participaron cerca de 500 alumnos del Conservatorio Profesional de Música de A Coruña con el objetivo de recaudar fondos para “Viaje hacia la Vida”, programa sanitario de la Fundación Tierra de hombres, gracias al cual, desde el año 2003 52 menores procedentes de África han podido ser operados de distintas patologías.


Casi 1500 personas acudieron a ver en directo la participación de cientos de  jóvenes músicos, que demostraron, además de un gran talento, esfuerzo, dedicación y formación en valores como la tolerancia y la solidaridad tras meses de ensayos y organización, que culminó en un concierto muy emotivo en el que se pudo disfrutar de una composición realizada  por la directora  de la Orquesta de Cuerda de Grado elemental, Aranzazu Vera, un cuento africano basado en el programa Viaje hacia la Vida.


Al acto, acudieron numerosas autoridades políticas locales como el Concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña así como la coordinadora de área de esta Concejalía; el Alcalde de la localidad de Cambre y otras personalidades del área de sanidad y del Hospital  Materno Infantil Teresa Herrera, centro en el que son intervenidos los niños y niñas del programa Viaje hacia la Vida, asi como otras personalidades vinculadas con el ámbito musical y los centros de enseñanza. 

Cerca de 500 alumnos y alumnas actuaron en el Palacio de la Ópera en beneficio 
del programa "Viaje hacia la Vida" 
Raúl Besada, delegado en Galicia de Tierra de hombres, declaró que “Viaje hacia la Vida” y, en consecuencia, el tratamiento de niños y niñas  es posible gracias a la colaboración de una gran cadena de voluntarios, instituciones y familias de acogida, Besada aprovechó para hacer un llamamiento público, ya que la Fundación Tdh necesita más gente que cuide de los menores enfermos durante su estancia en la ciudad tras la operación. «Tener un niño o niña en una familia es más un gasto de voluntad que económico, ya que los gastos médicos y la ropa los asumimos nosotros y solo es un plato más en la mesa», afirmó el delegado.
Numerosas autoridades locales acudieron al concierto solidario organizado por Tdh