domingo, 31 de marzo de 2013

Tierra de hombres apoyó la “Jornada Mundial del Agua” el 22 de marzo


La Asamblea General de Naciones Unidas adoptó el 22 diciembre de 1992, una resolución que declara al 22 de marzo “Jornada Mundial del Agua”. El año 2013 está marcado con el sello de la cooperación internacional en el campo del agua. Para alcanzar los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD) y responder a las crecientes necesidades en términos de acceso al agua, saneamiento e higiene, el refuerzo de la cooperación en este campo aparecía como una solución innovadora y duradera. Actualmente, han tenido lugar importantes reuniones para presentar a los representantes de Naciones Unidas los principales mensajes de The world we want , consulta temática mundial sobre el agua sobre el problema de desarrollo desde 2015. Antoine Delepiere,  asesor del agua, saneamiento e higiene de Terre des hommes / Tierra de hombres (Tdh) , repite para nosotros algunas cifras que conciernen al acceso al agua en el mundo así como las actividades de Tdh en este campo.
Los Objetivos del Milenio para el Desarrollo vencen en 2015: uno de los principales objetivos que ambicionaba y que debía conseguirse era reducir a la mitad el porcentaje de población que no tiene acceso al agua potable. En efecto, mientras que en 1990 todavía el 24% de la población mundial no tenía acceso a un recurso de agua mejorada (sobre las bases indicadas por OMD), en 2010 este porcentaje cae al 11%. Sin embargo, detrás de este progreso se esconden todavía grandes desigualdades regionales y nacionales, además de rurales y urbanas. A pesar de los esfuerzos consiguientes, el África subsahariana lleva un retraso importante y conserva las tasas de cobertura en recursos de agua mejorada más bajo del mundo. En lo concerniente al saneamiento, el objetivo no se alcanzará antes de 2025. Actualmente, cerca de una persona de cada tres no tiene siempre acceso a baños decentes y un habitante de cada seis defeca todavía al aire libre.
Combinando estos elementos, constatamos que 738 millones de personas no tienen acceso a un recurso de agua mejorada (inevitablemente no potable) y que 2,5 mil millones viven sin instalaciones sanitarias básicas. Las consecuencias de estos dos factores son catastróficas: 2,2 millones de personas mueren cada año en el mundo de diarreas debidas a la precariedad de su entorno sanitario, a un escaso acceso al agua y a prácticas de higiene inapropiadas. La mala calidad del agua y las prácticas de higiene inadecuadas son responsables de numerosas enfermedades (diarrea, cólera, poliomielitis y otras) favoreciendo la desnutrición, en particular infantil. Contrariamente a las ideas recibidas, la penuria alimentaria no es el único factor del desarrollo de la desnutrición, en más del 50% de los casos, esta patología está ligada a las infecciones.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Childtrafficking.com, el sitio web que se centra en la problemática del tráfico infantil


Desde hace varios años, la Fundación Terre des hommes/Tierra de hombres (Tdh), Lausana, y Ray of Hope desarrollan una biblioteca digital llamada www.childtrafficking.com . El sitio web, con más de 3.271 documentos, se centra en cuestiones relacionadas con la trata infantil y los esfuerzos para hacerla frente en todo el mundo.
Tdh lucha contra el tráfico de niños y niñas desde 1999. Resistirse a la trata de menores es una de sus prioridades y, por ello, ha desarrollado un conocimiento sobre la trata de niños a partir de su experiencia en el terreno en varios países, de su experiencia en la defensa de los derechos del niño y de la experiencia colectiva. A partir aquí, Tdh ha desarrollado su respuesta.
El tráfico infantil se refiere a la actividad de separar a los niños y niñas de sus hogares y familias, el transporte a otro lugar, ya sea en otros lugares dentro del país o en el extranjero, para ser puesto en uso por otras personas, por lo general para hacer dinero. El propósito de esta explotación es el trabajo infantil o explotación sexual infantil. Además de los daños causados ​​por la explotación, la separación de los niños y niñas de su familia y su medio ambiente agrava los daños causados. La atención se centra especialmente en la trata con fines de prácticas análogas a la esclavitud, como una de las peores formas de explotación. Tdh entiende la existencia de la trata infantil como el resultado de una combinación de diferentes factores como la pobreza, la debilidad de los sistemas de protección de la infancia, las necesidades básicas no están cubiertas, y el sueño de la migración y la discriminación de género. Sin embargo, Tdh percibe  que el tráfico de niños es a menudo el resultado de los lazos sociales colapsados, a menudo vinculados a la pobreza  o el resultado de una organización social en el que el tráfico es aceptado por algunos de sus miembros más poderosos. Reconocemos, también, que esto se debe a un concepto diferente de la infancia. La intervención de Tdh reconoce este hecho y lo contempla dentro de un enfoque estratégico a largo plazo.

martes, 26 de marzo de 2013

La Diputación de A Coruña confirma su apoyo al programa “Viaje hacia la Vida”


El presidente de la Diputación de A Coruña y la presidenta de Tdh-España celebran una reunión con motivo del programa sanitario "Viaje hacia la Vida"

La presidenta de la Fundación Tierra de hombres-España, María Antonia Jiménez, viajó la pasada semana a Galicia para mantener una reunión de trabajo con el presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo, y el delegado de Tdh, Raúl Besada.

María Antonia Jiménez, Diego Calvo y Raúl Besada
Durante el encuentro, la Presidenta y el Delegado de Tdh informaron a Diego Calvo de las últimas novedades de “Viaje hacia la Vida”, programa de asistencia médica a la infancia en el que la Diputación de A Coruña colabora desde 2010, a través de un apoyo económico que en 2012 ascendió a 8.000€. Además, la Diputación cede de forma gratuita el Teatro Colón de A Coruña para la celebración anual de la Gala Solidaria de la Fundación Tierra de hombres.

Desde que comenzase la colaboración entre Tdh-España y la Diputación de A Coruña, en la comunidad gallega se atiende, cada año, a unos diez menores con diferentes patologías procedentes de distintos países africanos (Benin, Guinea Conakry,  Marruecos, Mauritania, Senegal o Togo) que no pueden ser atendidos en sus países de origen por falta de recursos. De esta manera, Tierra de hombres estudia y selecciona los pacientes en función de la gravedad de su enfermedad, de la falta de recursos socioeconómicos, del compromiso asumido por la familia biológica, así como de las posibilidades de un seguimiento adecuado al menor por parte de la delegación de Tierra de hombres, una vez éste regrese a su país de origen.

El equipo médico del Hospital Mterno Infantil Teresa Herrera
junto a la presidenta de Tdh, María Antonia Jiménez
Desde la Diputación de A Coruña afirman que “Viaje hacia la Vida es un programa de ayuda humanitaria que incide en la atención sanitaria de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad: la población infantil; razón por la que estas actuaciones son contempladas como prioritarias tanto por la cooperación gallega como por la española”.

En su viaje a Galicia, María Antonia Jiménez visitó al equipo de cirujanos cardiovasculares, así como a los equipos médicos y personal sanitario del Hospital Materno Infantil Teresa Herrera de A Coruña, encargado del tratamiento de los menores del programa “Viaje hacia la Vida”. Igualmente, junto con el delegado de Tdh-Galicia, Raúl Besada, entregaron una estatuilla a Miguel Lorenzo, concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de A Coruña por el apoyo y la colaboración que realizan junto a la Fundación Tierra de hombres.



lunes, 25 de marzo de 2013

Perú – Tdh se hace cargo de 653 adolescentes dentro del proyecto de justicia juvenil restaurativa


El proyecto de justicia juvenil restaurativa continúa en los barrios desfavorecidos de Lima y Chiclayo. Tdh y las autoridades judiciales peruanas se hicieron cargo en 2011 de 653 adolescentes desde su detención hasta la comisaría, entre los cuales 167 han seguido un programa de orientación psico-educativa en medio abierto.
Un equipo especializado se hizo cargo de estos adolescentes en conflicto con la ley siguiendo un proceso de toma de conciencia del acto cometido, reparación del daño y restauración de los vínculos sociales con la comunidad.
Igualmente, una parte de sus víctimas fueron apoyadas por este mismo equipo. Por otro lado, el eje de prevención de la violencia escolar permitió sensibilizar a profesores, alumnos y padres en siete colegios de Lima.
Para finalizar, en 2011, la inversión del Estado peruano permitió extender nuestra intervención a ocho distritos de Lima y en provincias.   

viernes, 22 de marzo de 2013

Tdh benefició a 27.000 adolescentes en Nicaragua


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) puso en marcha en 2011una nueva fase del programa de justicia para menores, centrado en el refuerzo de las instituciones públicas y en la prevención de la violencia, que benefició a más de 27.000 adolescentes. El papel de Tdh, como organización-asesora de la Corte Suprema de Justicia del país contribuyó a realizar cambios significativos en las prácticas de justicia juvenil nicaragüense.
Por otro lado, un diagnóstico realizado en las 8 prisiones del país permitió establecer el estado de los centros respecto a las necesidades sanitarias y psicosociales de los adolescentes encarcelados. A la vista de los resultados, Tdh planteó iniciar actividades puntuales para mejorar la asistencia médico-psicosocial.
Para finalizar, organizamos, con el grupo de rock suizo “Repris de Justesse”, una serie de conciertos a los cuales asistieron más de 1.000 personas encarceladas.

jueves, 21 de marzo de 2013

India - Una lucha diaria para frenar la desnutrición en la región de Sundarbans


India cuenta con 421 millones de pobres de los cuales la mayoría están aquejados de una de las consecuencias primeras de esta pobreza endémica: la desnutrición. En efecto, de los 150 millones de niños y niñas sub-alimentados en el mundo, una tercera parte se encuentra en India. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) apoya a los servicios de salud en Sundarbans, una de las regiones más afectadas en el país por los problemas de nutrición. Situada en el delta del Ganges, toda la región es particularmente vulnerable a las catástrofes naturales tales como los ciclones o los monzones. Más allá de los terribles sufrimientos ligados a las pérdidas humanas, estas catástrofes provocan efectos a largo plazo sobre la salud y la nutrición de decenas de miles de madres, niñas y niños. A través de nuestra nueva aplicación, myTdh, contribuid al desarrollo de este proyecto llevando a cabo vuestra propia campaña de recaudación de fondos para los niños y niñas de Sundarbans.
En 2009 y 2011, Sundarbans ha sido sucesivamente golpeado de lleno por el azote del ciclón Aila seguido por terribles monzones, dejando a los habitantes únicamente con las tierras devastadas e incultivables. De manera general, después de cada catástrofe, todos los miembros de una familia se ponen rápidamente a trabajar para encontrar recursos alimentarios alternativos. Numerosas mujeres embarazadas o jóvenes madres participan en el esfuerzo de la comunidad. Desgraciadamente, no se trata ni de lejos de un contexto adecuado para una madre y su hijo o hija. En efecto, ellas dejan a menudo la lactancia prematuramente y no observan el reposo adecuado para el desarrollo del niño y niña.
Para hacer frente a este azote, las autoridades de la región han encargado específicamente a Tdh de poner en marcha su programa de salud y nutrición en el seno de la comunidad de Patharpratima. Situada en el sur del Estado de Bengala del Oeste, el proyecto está basado en una doble aproximación complementaria. Por un lado, prevenir a la comunidad sobre las medidas a seguir para combatir la desnutrición, por otro lado, detectar los casos de los menores más afectados y transferirles a los centros de salud existentes.
Concretamente, en lo que concierne al aspecto de la prevención, los equipos de Tdh van regularmente a visitar a las mujeres embarazadas a fin de prodigarles consejos sobre las condiciones y la preparación del alumbramiento. En cuanto a las jóvenes mujeres, los especialistas en salud y nutrición dialogan con todos los miembros de la familia a fin de convencerles del fundamento de una fase de la lactancia adaptada (6 meses) y a los riesgos a los que se enfrenta el niño o niña en términos de desarrollo si esta duración no es respetada. En el aspecto de la detección, Tdh va a apoyar las redes de salud existentes. Por un lado formando personal cualificado en los signos precursores de la desnutrición, por otro lado transfiriendo los casos más graves a las unidades especializadas para que ellas puedan hacerse cargo de los menores. El apoyo estará acompañado por una ayuda material consecuente y que facilite el trabajo del personal médico.
Prevención y detección van a la par: por un lado, cuanto más aumente el conocimiento de las comunidades sobre salud y nutrición, menor será el número de niños y niñas aquejados de desnutrición. Por otro lado, cuanto antes sean detectados los casos más graves, mejor podrán cuidarles los servicios de salud. 
¡Tdh cuenta con vosotros!
En vista de la situación, Tdh os necesita para apoyar a un máximo de niños y niñas contra los efectos perversos de la desnutrición en Patharpratima. myTdh  os permite acudir rápidamente en su ayuda simplemente empezando una campaña de recaudación de fondos. Podréis recaudar directamente los donativos invitando por ejemplo a los miembros de vuestra familia, a los amigos o a los colegas a participar. Con 30.000 francos suizos, 300 nuevos niños y niñas serán atendidos y sus madres sensibilizadas en las medidas a tomar para luchar contra la desnutrición.
Sabemos que con solo 100 francos suizos un niño o niña puede salir de manera duradera de la desnutrición, ¡Nos la jugamos!

miércoles, 20 de marzo de 2013

Terre des hommes / Tierra de hombres no organizará más adopciones


Entrevista a Marlene Hofstetter, responsable del área de adopción de Terre des hommes / Tierra de hombres (Tdh), en el programa Mise au Point de la TV RTS.

La adopción internacional forma parte de las actividades de Tdh desde el comienzo de los años 1960. Pero desde Edmond Kaiser y los primeros niños y niñas que llegaban por decenas, para los cuales se buscaban familias adoptivas de urgencia, a la complejidad de las gestiones actuales, la adopción internacional ha evolucionado considerablemente. Por un lado los criterios y las exigencias han llegado a ser cada vez más estrictos para los adoptantes, el número de candidaturas ha bajado ampliamente y el perfil de los niños y niñas propuestos para la adopción internacional es actualmente muy diferente de lo que esperan los futuros padres y madres. Por otro lado, los cambios estructurales en algunos países de origen, sobre todo en India, no permiten ya asumir nuestras responsabilidades respecto a los niños, niñas y a los padres adoptivos. En este contexto en evolución, Tdh no servirá ya de intermediario en adopciones pero continuará trabajando en la protección de la infancia, favoreciendo el mantenimiento o el regreso de los menores a sus familias o recurrir a otras alternativas para hacerse cargo de los niños y niñas, como las familias de acogida en los países de origen de los menores.
Después de algunos años, asistimos a un descenso regular de las adopciones internacionales. Todos los países de acogida están afectados, más en América del Norte que en Europa. El mantener al menor en su familia biológica, las alternativas a la institucionalización de los niños y niñas, el aumento de las adopciones nacionales, son en parte responsables de esta disminución. En Estados Unidos, por ejemplo, en 2004, eran adoptados 24.000 menores procedentes de otros países. En 2011, solo hubo 9.300 adopciones internacionales.
Esta disminución ha tenido consecuencias en el perfil de los menores propuestos para la adopción: niños y niñas de más edad con un pasado a veces difícil, hermanos o niños con necesidades especiales, discapacitados o que sufren alguna enfermedad. La divergencia entre los deseos de los padres de dar cabida a un niño o niña pequeño y con buena salud y la realidad de los niños adoptables crece cada vez más. Confrontados con esta realidad de la adopción internacional, algunas parejas renuncian a su proyecto. Otros pasan  por gestiones dudosas, fraudulentas en países mal organizados e insuficientemente controlados. Gracias a un fuerte apoyo de las organizaciones internacionales, entre ellas Tierra de hombres, y a la toma de conciencia de los países de origen  de los menores, estas prácticas no respetuosas con el interés de los niños y niñas están también disminuyendo actualmente. No obstante, de ahora en adelante se ha propuesto otras vías, tales como recurrir a madres de alquiler, que presenta el riesgo de una nueva forma de “mercantilización” de menores.
Esta parada en el trabajo de intermediación de Tdh no significa el abandono de todas las actividades en el campo de la adopción. Tdh continua ayudando a los adultos que habiendo sido adoptados en su infancia desean buscar sus orígenes en los diferentes países. Del mismo modo, prosiguen los esfuerzos a favor de las adopciones éticas, transparentes y por el interés superior del menor en Suiza y en el extranjero y Tierra de hombres mantiene un servicio de información junto a los gobiernos para mejorar o revisar las leyes y procedimientos relativos a las adopciones internacionales en su país.

lunes, 18 de marzo de 2013

Europa del Este - Por los derechos de la infancia más allá de las fronteras


Preocupada por la devolución de niños y niñas desde los Estados de la Unión Europea hacia los Estados de los Balcanes, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y diez ONGs colaboradoras estudian el análisis de estos procedimientos de devolución. Después de este análisis, se tratará de acordar sistemas para todos los países relacionados en el respeto de los derechos de la infancia y asegurar un seguimiento de estos niños y niñas una vez han vuelto al  país de origen de su familia.
Estos últimos años, numerosos niños y niñas han sido expulsados de la Unión Europea hacia su país de origen. Sin embargo, la mayoría no conocen absolutamente el país de sus padres y deben adaptarse a una lengua que no hablan y hacer frente a un entorno que les es totalmente extraño.
Co-financiado por la Unión Europea, este proyecto tiene como objetivo equipar a todos los gobiernos implicados de un mecanismo que asegure el respeto a la infancia a lo largo de todo el proceso de retorno. Ante el regreso a su país de origen los “proyectos de vida” se elaborarán para garantizar una situación digna y sana para todos los menores. Una vez de regreso estos últimos tendrán un seguimiento y un respaldo para que su desarrollo físico y social esté comprometido.
En un primer momento, en  Albania, Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Macedonia, Montenegro y Serbia, los trabajadores sociales y los educadores van a encontrar a los niños y niñas de regreso en estos países. Cada experiencia será compilada y formará una base de datos sobre los factores que contribuyen a una buena o mala reintegración de los menores. Durante estas visitas, se propondrán a los niños y niñas más vulnerables medidas tales como un acceso a la educación, a la formación profesional o a una ayuda material. El voluntariado también será formado para apoyar a estos menores y asegurarse su buena adaptación a su nuevo entorno.
La investigación se extenderá al país donde estaban estos niños y niñas instalados (Austria, Francia, Grecia, Hungría). Por un lado, esto permitirá comprender las dificultades que estos países encuentran y los mecanismos ya puestos en marcha en los procedimientos de retorno. Por otro lado, esta investigación llevará a más diálogos, facilitando futuros acuerdos entre los países de destino y de retorno.

viernes, 15 de marzo de 2013

Nepal - Angustioso relato de una joven madre abandonada

Jóvenes madres en el centro de Chhimeki

Nepal  tenía graves dificultades para proponer un marco adaptado a las madres y a los niños y niñas más jóvenes. Cuando menos del 20% de los nacimientos son asistidos por personal cualificado, un niño-niña de cada 25 mueren antes de llegar al primer mes. Frente a esta alarmante situación y a las evidentes lagunas en el tratamiento pre y post natal, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) lleva a cabo proyectos de salud materno-infantil con el objetivo de detener algo este azote. Con la imagen de este angustioso testimonio, el trabajo sobre el terreno da sus frutos  y a veces un encuentro puede cambiar un destino.
Sita (nombre ficticio) después de solo 23 días de haber dado a luz entró en contacto con una voluntaria de Chhimeki (ONG local colaboradora). Su hermana Priya (nombre ficticio) que vivía en Kathmandu tenía como costumbre llevar a su propio hijo al centro de desarrollo (guardería) de Chhimeki. Cuando Priya decidió abordar la situación de su hermana, moderadores y voluntarias desearon encontrarla inmediatamente a fin de que contara su historia. Después de haber recogido su testimonio, descubrieron que Sita había abandonado Ramechap después de solo 14 días de su parto.
Sita y su marido han estado casados durante 15 años sin tener hijos. Su marido trabajaba en India. Un día, al regresar del único viaje que ella había hecho para acompañar a su marido, se dio cuenta que estaba embarazada, seis meses más tarde el bebe vino al mundo pesando solo 1,5 kg. Su marido no reconoció al niño e hizo regresar a su mujer y al niño al pueblo donde nadie les acepta. Torturada por su padre y su suegra, fue incluso expulsada del pueblo. Sin trabajo, ella no ha podido elegir más que contactar con su hermana Priya que se encontraba en Kathmandu.
Site repite continuamente que el niño es de su marido. El moderador y la voluntaria propusieron efectuar un test de ADN para que Sita pueda confirmar lo que dice. Pero al cabo de cierto tiempo, la presión fue demasiado fuerte y Sita se sintió obligada a confesar la verdad. Un día, cuando ella estaba sola en casa y su padre y su suegra trabajaban en el campo, su cuñado llegó totalmente ebrio y abuso sexualmente de ella. Totalmente traumada y asustada, no tuvo otra opción que ocultar la verdad durante meses después de las amenazas de su cuñado si ella decía algo. Al momento de nacer el bebe, ella fue finalmente expulsada de su propia casa y de su pueblo.
Una vez sola, Sita se encontró con un niño aquejado de desnutrición aguda y no correctamente amamantado. Después de la intervención de su hermana, los moderadores y voluntarias le visitaron cinco veces y le dieron alimentos y ropas así como a su bebe durante más de dos meses. Le propusieron incluso compartir su propia historia con otras madre que hayan vivido la misma situación. Esta petición le ha permitido adquirir algo de confianza en si misma.
Reinsertada y cada vez más contenta, Sita se ha hecho cargo ella misma incluso de los cuidados del niño de su hermana y le ayuda diariamente en las tareas domésticas. Cuando Priya decidió casarse, Sita ya estaba bastante fuerte para cuidar de si misma y acabó encontrando un trabajo. Actualmente, gracias a su abnegación, a su valor y a la ayuda de Tdh, Sita ha reconstruido su vida, gana un salario y su hijo, integrado en la guardería de Chhimeki ha crecido y se porta muy bien para su edad.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Terre des hommes / Tierra de hombres entre las 100 primeras ONGs a nivel mundial


La revista Global Journal ha sacado recientemente su segundo ranking anual de las 100 mejores organizaciones no gubernamentales. En esta ocasión, Terre des hommes / Tierra de hombres (Tdh) aparece en el brillante puesto 82 y consolida su estatus como la principal ONG suiza en defensa de los derechos de la infancia.
Se pueden contar cerca de diez millones de organizaciones no gubernamentales en el mundo. De ellas solo 3.536 están acreditadas por Naciones Unidas. Por segundo año consecutivo, Global Journal, una revista que trabaja en Ginebra y en Nueva York y especializada en cooperación internacional, ha comparado el dinamismo de 450 organizaciones locales, nacionales e internacionales. El ranking final se basó en tres criterios: el impacto de la ONG en el mundo, su capacidad para la innovación y su sostenibilidad.
La posición de Tdh a nivel mundial da fe de los esfuerzos hechos por la Fundación todos los días y muestra el aprovechamiento del trabajo de los equipos desplegados en los 34 países de intervención. En general, Suiza destaca, en el tercer grupo principal (9 organizaciones) de ONGs en el top 100.
Única en su clase, la lista de 2013 refiere y reconoce a ONGs de 27 países que trabajan en sectores muy diversos tales como la protección a la infancia y su desarrollo, mantener el orden y proteger el entorno. La magnitud de los campos de actividad y la diversidad de los países de la lista tiende a mostrar que, en un mundo cada vez más globalizado, el trabajo de las organizaciones no gubernamentales llega a ser cada vez más importante. 

martes, 12 de marzo de 2013

Burkina Faso - En el corazón de la ayuda aportada a los refugiados malienses


Para el equipo de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia)  en Burkina Faso, la misión del día consiste en volver a Inabao (zona fronteriza con Mali) donde se encuentran 600 refugiados, identificar entre ellos a los niños y niñas y sus necesidades y contribuir a su trasporte al campo de Goudebo, más al sur. Es en Inabao donde hay numerosos malienses refugiados allí a fin de huir de los combates y de las exacciones. El acceso sigue siendo complicado y las condiciones de seguridad son frágiles, solo el personal local puede llegar allí. Privado de campos para refugiados propiamente dichos (las normas de Naciones Unidas exigen que un campo se encuentre al menos a 50 km de las zonas de combate), el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (HCR) a pesar de todo ha podido implantar un centro de tránsito para registrar y hacerse cargo de los nuevos refugiados.
Dori, al norte de Burkina Faso en la región de Sahel, son las 6 de la mañana. Es la hora de la partida hacia Inabao. El convoy está compuesto por una decena de vehículos. Muy despacio, la larga línea de polvo se introduce en el Sahel de Burkina. Después de tres horas de ruta, parada de 10 minutos para efectuar una visita de rutina al campo militar de Tin Akof, pero una vez de vuelta a los vehículos, los miembros del equipo avisan que el convoy se apresta a entrar en la zona de riesgo de Inabao: la atmósfera cambia y la tensión se refleja en sus caras.
Cuando el convoy alcanza Inabao son las 10h de la mañana. La policía garantiza la seguridad. En efecto, a solo 18 km de allí se encuentra la famosa zona de no derecho donde los grupos armados no oficiales  permanecen presentes a pesar de la recuperación de las grandes ciudades del norte. Muy conscientes del peligro los miembros del equipo desean proseguir la misión en la cual se han comprometido. Sobre el terreno, a 40º C a la sombra, sin ninguna estructura puesta a su disposición. El registro de los refugiados se hace en tiendas de campaña. La mayoría procedentes de Gossi o Gao a más de 100km de Inabao, los refugiados llegan a menudo extenuados, desorientados y, además, muy marcados por lo que han vivido. La mayoría de ellos incluso han debido dejar todo lo que tenían detrás de ellos.
En adelante, es preciso efectuar el pre-registro de los niños y niñas no acompañados y separados. Gracias sobre todo a Tdh y HCR, se ha puesto en marcha un dispositivo para permitir a los equipos a proceder a la puesta de brazaletes de identificación. El registro continuará en el campo de Goudebo donde hay ya 10.000 malienses refugiados y donde la acción de Tierra de hombres permitirá a los niños y niñas acceder a los servicios de protección y a la educación.
A las 14 horas, los equipos retoman la ruta con la satisfacción del deber cumplido. La angustia durante la llegada a Inabao se desvanece como los granos de arena al paso del convoy. La calma reina y la fatiga hace mella durante el resto del viaje. Después de 4 horas de camino, el equipo está ya de regreso en Dori. A semejanza del testimonio de Mamadou Aliazi Toure, jefe de zona para Tdh en la región de Sahel, este viaje marcará desde luego los espíritus: “Habiendo recorrido el Sahel a través de los campos de refugiados, habiéndose codeado con la miseria y la inseguridad de las poblaciones refugiadas a diario, se ofrecen dos posibilidades, volverse totalmente insensible al sufrimiento de los demás o imaginar su propia vida en estas condiciones y decidir actuar”
Hermoso día de trabajo…

lunes, 11 de marzo de 2013

Mali - “Un cóctel explosivo”, Paolo Pennati, delegado de Tierra de hombres en Mali


En un país donde la desnutrición es un verdadero azote, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha decidido orientar su acción junto a las familias donde al menos uno de los niños o niñas está  desnutrido. Antiguo coordinador sobre el terreno en la Franja de Gaza (territorios palestinos ocupados), Paolo Pennati llegó a Mali en septiembre de 2012. Desde la capital Bamako, el nuevo delegado habla para nosotros sobre la situación de Mali, las condiciones de vida de los desplazados internos, así como sobre el programa de ayuda humanitario puesto en marcha por los equipos de Tdh y el apoyo a los centros de salud en el transcurso de los próximos 12 meses.
-¿Qué principales razones ves en la intervención de Tdh en Mali? ¿Por qué los niños y niñas son más vulnerables aquí que en otros lugares?
Hace menos de 3 años, Mali era una referencia regional en el seno de la comunidad internacional por su trayectoria de desarrollo. Después del último año, el país ha conocido graves desordenes políticos internos como el golpe de Estado en marzo de 2012 y la guerra que ha dividido el país en dos y ha provocado inestabilidad. Además, históricamente y mucho antes de los recientes sucesos, Mali ha conocido varios conflictos entre la población del norte y del sur del país. Después de la caída de Gadhafi, varios mercenarios, formados y equipados en Libia, se han dado cita en el norte del país haciendo resurgir la oposición. Actualmente, el norte está en manos de tres grupos armados islamistas AQMI, MUJAO, Ansar Dine mientras que el sur está bajo el control de las autoridades provisionales de Bamako. Como consecuencia directa de la guerra, la ayuda bilateral se ha resentido mucho. Para terminar, el clima juega un importante papel en la vulnerabilidad de las familias. Por ejemplo, en toda la región de Sahel, Mali ha conocido terribles sequías en 2010 y 2011. A pesar de que en 2012 hubo buenas cosechas, el fenómeno de la desnutrición es extremadamente alarmante. Estos elementos todos juntos han creado un “coctel explosivo” donde los más débiles, sobre todo los niños, niñas, las mujeres embarazadas y los lactantes son los que pagan el precio más alto. Incluso aunque algunas organizaciones han desplegado proyectos de desarrollo en Mali desde hace muchos años, actualmente es preciso responder a la urgencia, tras guardar el espíritu necesario para llevar respuestas adaptadas a largo plazo. Por ahora, diariamente trabajamos para apoyar a los centros sanitarios existentes en el terreno.
-¿Cuáles son las consecuencias de los conflictos en el norte de Mali sobre las intervenciones de Tdh en la región de Segou, sobre todo en términos de flujos de población?
Al contrario que en los campos de refugiados malienses en Mauritania y en Burkina Faso, no existen campos de desplazados en Mali. En Segou, por ejemplo no encontramos más que desplazados internos. A nivel del país, el OCHA (Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas) estima el número de desplazados internos en 227.206 personas al 31 de diciembre de 2012 y cuenta con 14.242 casos nuevos en el mes de enero de 2013. Es preciso recordar que en Mali no habían conocido verdaderamente conflictos armados internos y las poblaciones acaban de descubrir las consecuencias de una guerra. Desde el comienzo de la intervención militar francesa a principios de año, solo las personas más “acomodadas” disponen de medios para desplazarse hacia el sur o retomar la ruta del norte. En estos tiempos difíciles, vemos sin embargo desarrollarse una gran solidaridad entre los malienses. El Estado ha puesto en pie un sistema de familias de acogida para los desplazados del norte. Desde el comienzo de los conflictos, muchas familias no vacilan en albergar y mantener a los más vulnerables. Desgraciadamente, nadie sabe cómo va a evolucionar la situación y esta ayuda mutua puede dar lugar a tensiones importantes entre las familias en pocos meses. Al final, como siempre, son los niños y niñas los que más sufren.
-¿Qué medidas puede tomar Tdh para intentar encauzar la desnutrición en Mali?
No intentamos reemplazar las actividades puestas en marcha por el Estado, sino más bien apoyar y reactivar los servicios de salud maliense. Concretamente los centros existentes para los niños y niñas aquejados de desnutrición aguda, pero faltan recursos financieros y materiales y no permiten tratar los numerosos casos de desnutrición. Además, si el menor y su entorno no viven cerca del centro, no queda más remedio que ofrecerles transporte. Si a pesar del coste, ellos llegan al centro, el tratamiento dura alrededor de 10 días y el simple hecho de tener que pagar la comida cada día al acompañante constituye una suma demasiado importante. Para aliviar a las familias, Tdh apoyará a los centros de salud a nivel técnico, haciéndose cargo de los gastos de transporte y del presupuesto para la alimentación del acompañante. Debemos continuar apoyando a las familias para que no abandonen el tratamiento indispensable para sus niños y niñas.

viernes, 8 de marzo de 2013

La mujer, actor clave en el desarrollo de la infancia


La desigualdad entre géneros está presente en muchos ámbitos de la sociedad. Desde que las
niñas llegan al mundo, se evidencia un irregular acceso a los recursos que puede demostrarse a
través de datos procedentes de diferentes organizaciones como Naciones Unidas, la UNESCO o Manos Unidas. Y es que mientras se calcula que el 70% de la pobreza mundial está representada por mujeres, 603 millones viven en países donde la violencia doméstica no se considera un delito.

En este sentido, el 80% de las víctimas de trata son mujeres y niñas y entre 100 y 1440 millones han sufrido mutilación genital. Además, 60 millones de niñas en todo el mundo son obligadas a contraer matrimonio antes cumplir 18 años y respecto a la educación, dos terceras partes de las personas analfabetas son de género femenino, ya que en muchas sociedades la educación de las niñas se considera una pérdida de tiempo y dinero y prefieren dirigirlas hacia el trabajo doméstico para el sostenimiento de la economía familiar. Como consecuencia, la promoción de derechos y oportunidades para la mujer, se ha convertido en la actualidad en prioridad para Organizaciones y Gobiernos y la Fundación Tierra de hombres (Tdh) trabaja desde sus inicios por este camino. 

La perspectiva de género, presente en la tres áreas de actuación
Tierra de hombres desarrolla proyectos de cooperación internacional en tres grandes áreas: salud materno-infantil, protección a la infancia y promoción de los Derechos de Infancia. Conscientes de la importancia de alcanzar una igualdad real entre hombres y mujeres y conocedores de que el cambio es posible, todas las acciones llevadas a cabo incluyen una transversalización del enfoque de género, promoviendo los derechos de la mujer y fomentando su participación y empoderamiento mediante su capacitación y formación en diferentes ámbitos. Pero además, la figura de la mujer en la familia es crucial, por lo que aunque la prioridad de Tdh es promover el desarrollo de la infancia, siempre trabaja conjuntamente con las madres o mujeres gestantes. Asimismo, la Fundación Tdh no se olvida del importante papel que juegan los hombres como miembros de la familia y como líderes políticos y de opinión y realizan asimismo tareas de sensibilización y capacitación para fomentar su participación en el cuidado de los hijos y la mejora de la posición de la mujer.

Salud materno-infantil
En el área de salud materno infantil, y en países como Ecuador, Mauritania o Senegal dónde impera la pobreza, la violencia, el desempleo y el difícil acceso a los servicios sociales y de salud básicos, Tierra de hombres realiza una atención pre y post natal tanto a la madre como al niño o niña con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida. Paralelamente, lleva a cabo una labor de educación para salud con las madres, transmitiéndoles conocimientos y buenas prácticas que pondrán en marcha con ellas mismas y con los recién nacidos.

Protección a la infancia
En las provincias de Gitega y Ngozi, (Burundi), Tierra de hombres desarrolla un proyecto cuyo objetivo principal es la mejora de la situación de niños y niñas huérfanos y/o vulnerables; situación desencadenada por la Guerra Civil de 1993 y que se ha recrudecido por la actual violencia sexual a la que se encuentran expuestas mujeres y niñas. Tdh ha establecido estructuras comunitarias compuestas mayoritariamente por mujeres para la atención a estos menores. En este sentido, cabe destacar, que Tierra de hombres apoyó en 2012 a una decena de agrupaciones de mujeres que actualmente brindan apoyo a través de, por ejemplo, el cultivo de patatas y judías, destinando la cosecha generada a estos niños y niñas. El proyecto pretende así, además de actuar a favor de la infancia más desfavorecida, capacitar y fortalecer a las mujeres de Burundi para que su participación en la protección y atención de la infancia tenga un mayo peso, ya que son actores
fundamentales del cambio social.

Paralelamente, en el norte y noroeste de África (Marruecos y Mauritania), Tierra de hombres lucha contra la explotación laboral infantil con el proyecto, “Petites Bonnes”. Cientos de niñas son víctimas de abusos y explotación al ser enviadas lejos de su hogar y su familia para realizar trabajos domésticos sin apenas descansar, vulnerándose sus derechos y no teniendo acceso a los servicios básicos necesarios para su desarrollo (salud, educación, participación, juego…). Tierra de hombres actúa identificando a estas menores y estableciendo medidas de protección y restablecimiento de sus derechos, a la vez que favorecen el empoderamiento de las mujeres, a las que sensibilizan y capacitan, junto a los hombres, para proteger a los menores más vulnerables y prevenir situaciones en las que se vean violados los derechos de los más pequeños.

En latinoamérica, Tierra de hombres también actúa protegiendo a la infancia, como en Cartagena de Indias (Colombia), donde lucha contra la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. Cientos de delitos son silenciados todos los años y Tdh trabaja para acabar con la impunidad que caracteriza estos actos. Para ello, realiza una atención psicojurídica directa a las víctimas y capacita a los actores implicados en esta lucha. Las mujeres forman el núcleo principal, habiendo formado ya a casi un centenar de líderes femeninas para la identificación de casos de violencia sexual contra la mujer y participado en actividades de sensibilización sobre explotación sexual y trata.

Promoción de los Derechos de Infancia
La promoción de los Derechos de Infancia está presente por naturaleza en todos los proyectos de Tierra de hombres, pero una de las actuaciones donde la transversalidad de género se muestra más clara es en el trabajo que la Fundación realiza con la infancia desplazada por conflicto armado en el Departamento de Bolívar (Colombia). Con el objetivo de proteger a niños y niñas y garantizar sus derechos como población más vulnerable ante conflictos armados, Tierra de hombres ha logrado capacitar a 40 mujeres para trabajar en centros de salud como agentes comunitarios de salud sexual reproductiva y salud materno infantil. Además, casi 250 mujeres embarazadas y/o lactantes han sido atendidas y han recibido un control médico pre y post natal.




jueves, 7 de marzo de 2013

Sri Lanka - No sacrificar generaciones de niños y niñas


A pesar del fin de la guerra en 2009, las secuelas del conflicto están todavía muy presentes. En el norte, plagado por decenas de controles militares, se encuentran los pueblos en cuyo interior la vida empieza a tomar su curso. Para numerosos buenos habitantes que han regresado a su casa después del conflicto, no existe sin embargo muchos medios de subsistencia, los recursos comunes se han visto muy afectados. Más allá de las graves consecuencias materiales, otras menos visibles, son todavía más devastadoras. En Sri Lanka, numerosos niños y niñas de poca edad no tienen acceso a la educación y su desarrollo se encuentra peligrosamente retrasado. Porque el aprendizaje de un niño y niña debe de ser favorecido en los primeros años de su vida, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha puesto en marcha un proyecto de construcción de guarderías y de formación profesional para proveerlos y ofrecerles la educación a la que tienen derecho.
Cada niño y niña tiene derecho a la educación
“El aprendizaje comienza desde el nacimiento. Esto implica que se preste la atención requerida a los cuidados de los jóvenes niños y niñas y a su educación inicial, que puede ser dispensada en el marco de las disposiciones que hacen intervenir a las familias, la comunidad o las estructuras institucionales, según las necesidades”. Como explica el artículo 5 de la Conferencia Mundial sobre Educación para todos que data de 1990, actualmente está universalmente reconocido que los primeros años en la vida de un niño y niña son decisivos en su desarrollo cognitivo.
Para  responder a una necesidad urgente en Sri Lanka, Tdh lleva a cabo un proyecto con base en la provincia del norte, en el distrito de Mullaitivu. Se realiza en cuatro ciudades, Puthukkudieruppu, Maritempattu, Manthai Este y Thunukkai. El proyecto co-financiado por Chaîne du bonheur, comenzó en febrero de 2011 y acabará en octubre de este año. En colaboración con OFERR Ceylon y apoyado por la comunidad y las autoridades, Tdh ha construido y renovado 28 centros de desarrollo para niños y niñas, todo equipado con materiales adaptados.
Estos centros de desarrollo infantil comparables a las guarderías, permiten a los menores socializarse y desarrollar sus capacidades en los establecimientos gestionados por la comunidad. Para conseguirlo, se realizan trabajos para crear y renovar los centros con todo el equipo de material escolar y de infraestructuras de agua potable e higiene. De ahora hasta octubre de 2013, Tdh habrá puesto en marcha 10 nuevas guarderías y habrá renovado otras 18 en el distrito de Mullaitivu. Para completar el proyecto, los miembros de la comunidad han sido formados y apoyados por trabajadores sociales especializados en la protección a la infancia y se han instaurado en el seno de las ciudades comités de gestión del proyecto.
Tdh lucha para que generaciones de niños y niñas no sean sacrificadas en nombre de una guerra que ellos no han conocido. La puesta en marcha del proyecto permitirá a muchas familias que no tienen acceso a establecimientos privados que son demasiado caros, ofrecer una educación para sus niños y niñas en el seno de guarderías que garantizan un entorno sano y seguro. En este marco, aprenden a leer, escribir y se aprovechan de las actividades lúdicas y pedagógicas a las cuales tienen derecho, no importa que niño o niña sea.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Bangladesh - Tdh trabaja contra el círculo vicioso de la desnutrición


El distrito de Barguna, situado al borde del golfo de Bengala, es una de las regiones más pobres de Bangladesh . Debido a los ciclones, terremotos, a las frecuentes inundaciones y privados de estructuras asistenciales adaptadas, la población debe hacer frente a una desnutrición endémica. Las mujeres, las niñas y niños son los más afectados por este azote. El 42% de los menores tienen bajo peso, muchos desde el nacimiento. El importante proyecto llevado a cabo por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) intenta mejorar la salud y la nutrición de las mujeres, las niñas y niños de la región de Patharghata basando su acción en una triple aproximación de prevención, de realización de jardines sobre-elevados para hacer frente a las catástrofes naturales, y de puesta en marcha de clínicas comunitarias. Bangladesh es uno de los países del mundo más susceptible de encontrarse afectado por los cambios climáticos en el futuro. Se asocia a este riesgo el hecho de que su población tenderá a los 220 millones de personas en 2050, por lo que la lucha contra la desnutrición es todavía más urgente.
Cuando pobreza y catástrofes naturales van de la mano
Además de las rudas condiciones climáticas y de la pobreza que reina en la región, otros dos factores han llevado a Tdh a seleccionar el distrito de Barguna. El primer elemento es que cuando los tiempos son duros económicamente, las familias tienden a hacer sacrificios alimentarios, cuantitativa y cualitativamente, provocando sobre todo la interrupción prematura de la lactancia, premisa de un círculo vicioso de desnutrición para el niño y niña. El segundo elemento fundamental para comprender la amplitud del fenómeno es la ausencia de sistemas de salud especializados. No existen verdaderas “maternidades” en la región y el personal de los hospitales a menudo está mal formado. Además, el material está inadaptado en cuanto a locales y productos de primera necesidad (reservas de sangre, medicamentos). Estas importantes carencias engendran situaciones muy graves que pueden llegar hasta la muerte de la madre, del niño o de la niña.
Mejor prevenir que curar
El proyecto, comenzado en abril de 2012 y que continuará hasta diciembre de 2014, está cofinanciado por la Chaîne du Bonheur y puesta en marcha sobre el terreno en colaboración con la ONG local. El proyecto contiene tres aspectos de acción complementarios.
En primer lugar, la prevención no solo para las mujeres sino para la familia en su conjunto. Tdh desea que sean los miembros de la comunidad, una vez sensibilizados, quienes compartan sus experiencias sobre maternidad. Para combatir la desnutrición desde el principio, Tdh postula aclarar a las familias sobre los riesgos de la interrupción prematura de la lactancia. En efecto, no existe mejor arma que la lactancia exclusiva durante los seis primeros meses para asegurar la buena salud del niño y niña.
En lo que concierne al segundo aspecto, en colaboración con Greendots, Tdh construye huertos, pozos y letrinas especialmente concebidos para atenuar las consecuencias de las inundaciones. Las familias más pobres tienen así un fácil acceso a las legumbres nutritivas, al agua potable y a letrinas mejor adaptadas. Este segundo elemento pone el acento en la importancia de beneficiarse de recursos alimentarios alternativos en caso de catástrofes naturales así como sobre los beneficios de la higiene en la prevención de cualquier clase de enfermedad, sobre todo para completar los esfuerzos de las madres en su lucha contra la desnutrición.
Para terminar, el último elemento sobre el cual Tdh pone su acento para combatir este azote consiste en mejorar los sistemas sanitarios en la región, sobre todo las clínicas especializadas en maternidad. Las clínicas comunitarias, situadas en lugares remotos donde no existen establecimientos de salud pública, operan una o dos veces a la semana, a veces incluso directamente en casa del paciente. Están gestionadas por médicos locales, que diagnostican, tratan y transfieren los casos más graves a los hospitales principales de la región. En caso de necesidad,  se les suministra transporte y Tdh asegura el seguimiento a lo largo del tratamiento y tiempo después.
Combatir la desnutrición requiere un esfuerzo constante y la puesta en marcha de acciones interdependientes como la prevención contra la interrupción de la lactancia, el desarrollo de medidas de higiene y de recursos nutritivos alternativos así como el establecimiento de clínicas a fin de asegurar el seguimiento de la madre, de la niña y del niño. Esta triple aproximación demuestra la experiencia de Tdh en los campos de salud y nutrición y prueban que medidas simples pueden ser extremadamente eficaces. 
Por una toma de conciencia colectiva
Mientras que Tdh prosigue su presión junto a las autoridades locales y gubernamentales, pasa el testigo a la población para reforzar la prevención y los conocimientos de cada uno, así como a los médicos locales para que gestionen ellos mismos las clínicas puestas en marcha. Al comienzo del proyecto, Tdh espera acudir en ayuda de 1.000 mujeres y de más de 3.000 niños y niñas. Sin embargo, más allá de las cifras, Tdh desea desarrollar respuestas concretas para luchar contra la desnutrición y también crear una conciencia colectiva bien fundada de prácticas como la planificación familiar, el registro de los nacimientos y una nutrición adaptada a las madres, niñas y niños.

martes, 5 de marzo de 2013

Myanmar - Un techo no es siempre suficiente


Además de sufrir múltiples catástrofes naturales, Myanmar hace frente a una extrema pobreza, el 90% de la población vive con menos de un dólar diario. Los habitantes de las zonas rurales están particularmente afectados y el éxodo a las grandes ciudades es a menudo la solución privilegiada. Numerosos padres, inmersos en la miseria, consideran que no tienen otra opción más que la de dejar que sus hijos e hijas se espabilen por sus propios medios. Obligados a abandonar la escuela, estos últimos se encuentran abandonados en la calle a su propia suerte, forzados a realizar pequeños trabajillos para solventar sus necesidades. Las autoridades de Myanmar estiman que los niños y niñas no han de estar en la calle y muy a menudo son colocados en instituciones del Estado sin representación social o legal. A menos que sean reclamados por sus padres, escapan a la calle donde se encuentran abandonados, alejados de su familia. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) desea romper con esta costumbre desarrollando alternativas a estos centros que están lejos de ser lugares adaptados para el completo desarrollo de un menor.
Su casa antes que un centro cerrado
El proyecto ha sido puesto en marcha en las regiones de Rangoon y de Mandalay al norte del país. Se desarrolla de enero de 2012 a diciembre de 2014 e intenta reinsertar en el seno de su familia o de su comunidad a los niños y niñas que se encuentran en instituciones del Estado. Tdh estima que es preferible para el buen y completo desarrollo del menor que pueda crecer en el seno de su familia. Sin embargo, esta reinserción no parece que vaya a ser duradera sino va acompañada con la vuelta de los niños y niñas a la escuela o la posibilidad de que emprendan una formación para los menores de más edad.
En estrecha colaboración con los miembros del departamento de asuntos sociales, Tdh se aplica en desarrollar una relación de confianza con los jóvenes de los centros. Un buen número de ellos están totalmente desconectados de su lugar de origen que se encuentra a menudo muy lejos de las megalópolis Rangoon y Mandalay. Los equipos sobre el terreno priman el diálogo y la paciencia para conseguir volver a trazar su camino de vida. Gracias a algunas palabras y rememorando algunos recuerdos, pueden conseguir información esencial que les permita encontrar el rastro de su familia. La experiencia del proyecto ha mostrado que cuanto antes los equipos entren en contacto con el niño o niña durante su llegada al centro, más posibilidades existen de encontrar a su familia.
Una vez que los representantes de Tdh y el departamento de asuntos sociales tienen bastante información, se ponen a la búsqueda de las familias y evalúan las posibilidades de reinserción escolar y comunitaria. Una vez el menor es reintegrado, los equipos sobre el terreno hacen un seguimiento de tres meses como mínimo. Cada seguimiento se hace caso por caso, según las capacidades de cada familia que se hace cargo del menor o de la comunidad que le sustenta.
Sin embargo, el trabajo no se focaliza exclusivamente en el niño o niña. En efecto, cuando una familia pasa por grandes dificultades, y uno de los niños o niñas se encuentra en la calle, sus hermanos y hermanas son susceptibles de acompañarle. Por esta razón, en el momento de la reintegración del menor, Tdh preconiza el acudir en ayuda de los otros niños, apoyando socialmente a las familias con tratamientos médicos o otros tipos de actividades que generan recursos.
El sitio de un niño o niña es junto a su familia
Desde ahora hasta el final del proyecto en 2014, Tdh desea ayudar a 420 niños y niñas que se encuentran en las instituciones controladas por el Estado, así como a 2.100 de sus hermanos y hermanas. En un país donde el 32% de la población es menor de 18 años, además del simple objetivo de reintegración del menor en la comunidad, Tdh espera demostrar la utilidad social del regreso a los bancos de la escuela de cada niño y niña.
Como recuerda Robert Millman, delegado de Tdh en Rangoon, la causa defendida en Myanmar no acaba en las fronteras de este estado de Asia, sino que concierne a todos los padres de los cuatro rincones del mundo: “Si vuestro hijo o hija desaparece de la noche a la mañana, querrías encontrarlo por encima de todo y saber cómo tenerlo en casa con total seguridad. Tdh lucha por reunir a los niños y niñas con sus familias, para dar a los menores y a los adultos una nueva salida, convencerles que juntos pueden realizar grandes cosas en el futuro. Es el deseo de cada padre y madre, y es lo que intenta hacer Tierra de hombres en Myanmar”.

viernes, 1 de marzo de 2013

India - La lucha para la aplicación de las leyes de protección la infancia


A imagen de la ciudad de Bangalore al sur del país, verdadero escaparate de su crecimiento económico, India se percibe como un país en plena expansión. Sin embargo, detrás de las apariencias, el cuadro es mucho más sombrío de lo que parece. Las desigualdades en la riqueza siguen siendo extremadamente importantes y la mayoría de los peligros que acechan a los niños y niñas están lejos de ser erradicados con el desarrollo económico. En la región de Bengala, al este del país, el tráfico y la explotación sexual siguen siendo graves azotes a los que los equipos de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) deben hacer frente. Durante una entrevista con el diario local Postnoon, Lopa Bhattacharjee, coordinadora de protección a la infancia, ha hablado sobre la acción de Tdh en India. He aquí un resumen de su entrevista con un enfoque sobre los esfuerzos que quedan por realizar en materia de puesta en marcha de las leyes de protección a la infancia. 
Permitir al menor reconstruirse 
India es históricamente uno de los primeros países de intervención de Tdh. Presente en el país desde 1971, ha desarrollado numerosos programas de acceso al agua y al saneamiento, a la salud y a la nutrición. Desde 2006, Tdh ha puesto en marcha un programa de lucha contra el tráfico y la explotación infantil. En India, el trabajo diario se efectúa en estrecha colaboración con los colaboradores locales y el Gobierno, a semejanza del proyecto en curso en la región de Bengala. Llevado a cabo en colaboración con el colaborador local Saanlap y cofinanciada por la Unión Europea y la fundación Oak, ha permitido ya acudir en ayuda de más de 700 niños y niñas. Concretamente, los equipos sobre el terreno están presentes junto a los niños y niñas durante su convalecencia. Les aportan un apoyo físico y moral antes de asegurar su reintegración en un lugar que les permita reconstruirse. Después de un análisis preciso de cada caso, los niños y niñas son reinsertados en el seno de su familia o cuando han sido explotados por los miembros de sus familias, los equipos de Tdh trabajan para encontrarles un lugar donde podrán desarrollarse socialmente. 
Poner en marcha políticas ya existentes 
En India, los principales límites en materia de protección a la infancia se sitúan a nivel de la puesta en marcha. India dispone de un arsenal legislativo relativamente consecuente, pero las políticas públicas no las aplican estrictamente, favoreciendo el desarrollo del tráfico y la explotación. Otro escollo importante al cual son confrontados los equipos de Tdh y sus colaboradores reside en el hecho de que India es un país excesivamente rico y diverso cultural y políticamente. Desgraciadamente, esta “diversidad” hace que el trabajo de coordinación sea más complicado y compromete al intercambio de recursos entre los actores. Hay todavía un enorme trabajo de construcción para llevar a cabo una aproximación entre las diferentes entidades a cargo de la defensa de los derechos de la infancia en India (comités de asistencia pública, servicios de protección y cuidados, sistema judicial y autoridades). 
A fin de satisfacer esta falta  de coordinación, se ha establecido durante este año un repertorio de recursos, que comprenden las responsabilidades de los diferentes actores vinculados con la protección a la infancia en Nueva Delhi. Esta base de datos aportará información precisa que concierne a las organizaciones presentes sobre el terreno. Ya testada en 2012 en la región de Bengala y en proyecto en la región de Andhra Pradesh, está base de datos puesta en marcha por la Dra Shanta Sinsha (presidenta de la Comisión Nacional para la Protección de los Derechos de la Infancia) permitirán responder más específicamente y más rápidamente a los casos de abuso. 
Con una población compuesta en un 40% por niños y niñas, India debe llevar a cabo esfuerzos considerables para mejorar la puesta en marcha de sus políticas de protección a la infancia. La acción de Tdh va a proseguir a través del apoyo a los niños y niñas víctimas de abusos y además formando a los staff  locales de protección y de cuidados, elaborando bases de datos de recursos y mejorando la concertación entre los diferentes actores. Estando a un paso de convertirse en el país más poblado del mundo, de aquí a 25 años, la India debe desde ahora hacerse cargo de su propio destino.