jueves, 31 de enero de 2013

Egipto - Por una justicia juvenil basada en los derechos de la infancia


La primavera árabe ha llevado a la destitución del presidente Moubarak y a profundos cambios en el seno de la sociedad. Egipto realiza progresos desde hace varios años en términos de esperanza de vida y de acceso a la escuela para los niños y niñas. En un país donde un tercio de la población es menor de 18 años, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha instaurado en junio de 2012 un proyecto a favor de la justicia juvenil cuyo objetivo es acometer esfuerzos constatados hasta ahora en Egipto en materia de derechos de la infancia.
Un proyecto de 24 meses que implica a todos los actores
Egipto es uno de los signatarios desde 1990 de la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia. En el transcurso de estos últimos años, ha conocido avances en el plano judicial. Los menores no están sometidos a pena de muerte y se han hecho esfuerzos a nivel de garantizar procesos justos y sobre la presunción de inocencia. Implantada en Egipto desde hace 30 años, Tdh ha decidido aportar su apoyo al Gobierno egipcio lanzando un extenso proyecto con el objeto de mejorar la aproximación del sistema de justicia juvenil en el país. Se va a extender durante dos años, del 1 de junio de 2012 a 31 de mayo de 2014, concentrándose en 4 de las 27 regiones del país, a saber Cairo, Assiut, Sohag y Damietta.
Uno de los principales escollos del sistema actual viene de la falta de coordinación entre los diferentes actores. Tdh intenta incluir en su proyecto, todos los ministerios vinculados a la justicia juvenil, a saber, el de justicia, interior, asuntos sociales y sobre todo el de educación. El proyecto engloba igualmente a 11 ONG nacionales e internacionales. Las diferentes fases del programa cubren numerosos dominios como el desarrollo de las capacidades profesionales, el derecho a usar alternativas a la privación de libertad (abogados, procuradores, jueces), el establecimiento de abogados especializados en los derechos de la infancia, la publicación de una guía de sensibilización a la justicia juvenil, la creación de un comité del gobierno, así como un seguimiento de los jóvenes acusados, desde el interrogatorio hasta su colocación en los centros.
Tdh va a aportar un apoyo psicológico con un equipo de 20 personas presentes en el seno de estas dos instituciones de rehabilitación, con al menos 140 muchachas que se encuentran en los centros, así como a más de 70 miembros de sus familias. Dos instituciones y 22 profesionales de la justicia, de los cuales hay 6 procuradores y 6 jueces que también van a ser sensibilizados en otras aproximaciones para tratar los casos que implican a menores. Al final, los principales beneficiados serán evidentemente los jóvenes en conflicto con la ley que estarán mejor encuadrados y apoyados a lo largo de todo su recorrido judicial.
Colaborar con el Gobierno egipcio
El objetivo principal del proyecto es mejorar en colaboración con los ministerios vinculados el sistema de justicia juvenil. Tdh desearía que al terminar el proyecto, Egipto tienda hacia un sistema que haga prevalecer los derechos de la infancia y sus intereses a largo plazo. Y del mismo modo que con las colaboraciones que lleva a cabo con los gobiernos de Mauritania, Burundi, Rumania, Nicaragua y también Perú, Tdh se compromete a pasar el testigo al Gobierno egipcio.

miércoles, 30 de enero de 2013

Líbano – Tdh acude en ayuda de los desplazados de Siria


Dos años después del comienzo del conflicto en Siria, los combates continúan intensificándose, obligando a miles de refugiados palestinos a huir a los campos en los cuales residen. Desarraigados, miles de hombres y mujeres encuentran refugio en el vecino Líbano. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) acude en su ayuda distribuyendo material de primera necesidad así como un apoyo individualizado en función de las necesidades.
El pasado mes de diciembre, el campo de refugiados de Yarmouk en Damas, que acoge a 150.000 palestinos, ha sido el teatro de violentos enfrentamientos. En una semana solamente, cerca de 3.000 palestinos abandonaron Yarmouk para regresar a Líbano .
En vista de lo urgente de la situación, Tdh llevó a cabo rápidamente una gran acción de apoyo para los desplazados palestinos e igualmente sirios, acogidos en los campos de refugiados palestinos situados en Tyre, al sur del país. En tres días, colchones, mantas y almohadas fueron distribuidos por los equipos sobre el terreno. En total, se apoyó a 222 familias, representando 1.071 personas, de las cuales 439 son niños y niñas. Este tipo de intervención incluye la continuidad de las operaciones llevadas a cabo en los campos, reagrupamientos y pueblos de la zona. Tdh va a proseguir su apoyo con los nuevos desplazados que llegan poniendo en marcha un proyecto financiado por la Oficina Humanitaria de la Unión Europea (ECHO).
Desde octubre de 2012, además de la ayuda material, Tdh ha puesto en marcha un programa de actividades recreativas para los niños y niñas, en colaboración con la organización Chaîne du Bonheur. Son más de 1.200 jóvenes que han podido participar en las diferentes actividades a fin de reencontrar la sonrisa en pocos instantes.

martes, 29 de enero de 2013

Burkina Faso - Tdh no abandona a los refugiados de Mali a su suerte


Mali sufre desde hace algunos meses graves problemas sociopolíticos provocados por la llegada de miles de refugiados provenientes de Burkina Faso. Sin embargo, para un buen número de ellos, el pasar al “país de los hombres íntegros” no significa el fin de sus sufrimientos, sino al contrario. Varios testimonios, dan fe del maltrato infligido a los refugiados de Mali en los campos, de los cuales la mayoría son mujeres, niños y niñas. A fin de hacer frente a este azote, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha organizado una serie de conferencias para sensibilizar y formar a los diferentes actores en la violencia de género.
En plena actualidad, Mali está desde hace más de un año manteniendo un conflicto entre el ejército y diversos grupos armados. Sin embargo, los efectos de estos enfrentamientos se sienten más allá de las fronteras del Estado. Para muchos malienses, el exilio a Burkina Faso ha sido la única salida para escapar de los horrores de la guerra. Sin embargo, las condiciones de vida en los campos de acogida son extremadamente penosas y la violencia hacia las mujeres, niñas y niños es una realidad.
Presente desde hace 25 años en Burkina Faso, Tdh ha decidido reaccionar poniendo en pie un programa de “protección de los refugiados”. Para esta ocasión, se han organizado seminarios en diferentes ciudades del país para abordar la violencia de género. El objetivo principal era reforzar los conocimientos de los miembros de la red de protección a la infancia a fin de que puedan detectar, identificar y reinsertar a las víctimas. En esta ocasión, Tdh ha invitado también a los agentes de acción social y a los representantes de la policía con el objetivo de hablar sobre los medios que tienen a su disposición para desarrollar prevención y lucha.
Estas conferencias, realizadas desde noviembre de 2012 a enero de 2013 en Bobo-Dioulasso, Ferreiro, Goudebou, Sagniniogo y Ouagadougou, han permitido mostrar que la mayoría de los casos desgraciadamente muy a menudo pasan en silencio. Herman Zoungrana, jefe de los programas de protección de Tdh, precisa que las autoridades no poseen forzosamente los medios para comprender las agresiones, pero estima que la sociedad tiene también su parte de responsabilidad no sintiéndose vinculada a esta situación de violencia.
En uno de los países menos desarrollados del mundo, donde la mitad de la población tiene menos de 15 años, la puesta en común de todas las partes implicadas en la protección de la infancia es una necesidad. En este contexto, el proyecto “protección de los refugiados”  iniciado por Tdh y financiado por el Alto-Comisionado para los Refugiados (HCR) y por UNICEF va a permitir a todos los actores luchar contra la violencia de género de una manera coordinada.

sábado, 26 de enero de 2013

Objetivo: acabar con la explotación infantil


Artículo aparecido en nuestra revista Tdh
Todavía hoy los derechos de los niños y niñas son a menudo ridiculizados por todo el mundo. A causa de esto, son víctimas de explotación. Se necesita una red para afrontar una aproximación global. Tres ejemplos reveladores del reto que supone cada día para Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia).
Colombia, último agosto. Un caso de explotación sexual ha permitido recientemente ilustrar a la vez la naturaleza de las dificultades en las que puede tropezar la lucha contra la explotación de niños y niñas y los buenos resultados que las estrategias de acción de Tdh pueden conseguir. En efecto, tres personas han sido condenadas por un delito de explotación: un comerciante culpable de pornografía infantil y de abusos sexuales a menores, así como los dos fotógrafos cómplices que él había contratado para ilustrar sus fechorías. Tierra de hombres puede felicitarse por este éxito, obtenido gracias al trabajo efectuado por su delegación en Colombia en colaboración con el sistema judicial sobre el terreno. Pero más allá de este caso particular, es un trabajo de fondo que Tdh lleva a cabo en Colombia. Pues entre los mayores problemas identificados sobre el terreno, existe la falta de implicación y de formación a menudo constatada por parte de las autoridades y de las instituciones públicas. En el transcurso del último verano, Tdh y sus colaboradores han organizado sesiones de formación y de sensibilización junto a 35 empleados de instituciones de protección gubernamentales y no gubernamentales en la ciudad de Cartagena sobre el tema de explotación sexual infantil. ¿El objetivo? Permitir a cada participante conocer los derechos de la infancia y los impactos psicosociales de los menores explotados sexualmente, y también sobre todo, reconocer los síntomas y señales que van a permitir identificar a las víctimas en el futuro.
La particularidad egipcia   
La ciudad de Damietta, situada a 200 km al norte de Cairo, refleja las complejas formas que puede adoptar la explotación. He aquí un lugar que permite ver la problemática de la cuestión del trabajo infantil de manera sorprendente. En esta ciudad famosa por los muebles que fabrican, cerca del 25% de los 730.000 obreros empleados en el ramo son niños de edades comprendidas entre los 5 y 14 años. Ejercen los oficios de carpinteros, pintores, escultores o tapiceros. Pero lo que hace que sea un fenómeno singular, es que estos niños ganan a veces más dinero que los adultos diplomados…Difícil en estas condiciones hacer comprender a los padres los riesgos de salud que corren sus hijos, puesto que si viven mejor, en parte es gracias al dinero que reciben estos últimos, ellos sienten que les hacen seguir una formación profesional prometedora.
En colaboración con las organizaciones locales, Tdh ayuda a estos niños obreros  a recobrar un poco de su dignidad y les informa de sus derechos básicos: derecho a atención médica, a una formación personal y por supuesto a la educación. El fruto de este trabajo se constata por ejemplo con el caso del joven Islam Hany, 11 años, obrero desde los 5 años. Gracias a Tdh y a la colaboración de su empleador, Islam frecuenta actualmente de nuevo la escuela y no forma ya parte del 50% de analfabetos declarados en la población de Damietta.
Europa en primera línea
En abril de este año, el proyecto “Mario” ha llegado a su fin tras haber cumplido la casi totalidad de los objetivos fijados. Desplegado en Albania, Kosovo, Polonia y Bulgaria, el programa estaba destinado en primer lugar a formar a los profesionales que luchan contra la explotación y el tráfico infantil en Europa Central y Sureste, donde el problema es manifiesto, después de asegurar y/o mejorar la puesta en marcha de servicios adaptados y perennes para la protección de los niños y niñas desarraigados. 1.782 personas han sido formadas en los cuatro Estados concernientes.
En Albania, a pesar de los recursos limitados, estas formaciones  han optimizado en gran medida el hacerse cargo y el seguimiento de las víctimas del tráfico y de la explotación infantil. Por otro lado, la formación “Mario” ha exigido la puesta en marcha de estándares de protección y de los derechos de la infancia junto a las instituciones nacionales y regionales. Albania adoptaba poco después una ley sobre la “Protección de los derechos de la Infancia”, reforzando así la lucha contra la explotación y el tráfico infantil a nivel jurídico.
Por otro lado, articulándose  alrededor de la misma problemática, dos eventos capitales fueron organizados el año pasado por el Parlamento Europeo y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Las instituciones europeas y los Estados miembros de la OSCE han sido sensibilizados en la falta de protección de los niños y niñas localizados fuera de su país de origen. Dos acciones que han conducido al desarrollo de un sistema para compartir las informaciones más eficientes entre los diversos actores europeos para la protección de la infancia y una mejor comprensión mutua de estos últimos. Se ha hecho un avance considerable
El apoyo de los gobiernos
La misión de “Mario” no acaba aquí. Las prácticas de explotación y de tráfico infantil están en continuo movimiento. Albania y Kosovo han puesto en práctica conjuntamente una operación de observación de los menores que viven y trabajan en la calle. La recogida y el análisis de la información sobre los desplazamientos de los niños y niñas albaneses fuera de su país y sobre su modo de reclutamiento han conseguido la identificación de un centenar de menores en situación de vulnerabilidad en Kosovo. Una experiencia que ha impulsado a las autoridades albanesas y kosovares a adoptar en junio de 2012 un “Protocolo Adicional para Intensificar la Cooperación en la lucha contra el Tráfico Transfronterizo de Seres Humanos y sobre la Identificación, Notificación, Orientación y ayuda Perfeccionada para el Regreso de las Víctimas y Presuntas Víctimas del Tráfico, incluyendo los niños”.
Basado en una gestión global, pragmática y empírica, “Mario” es una prueba de que, llevadas en sinergia, las acciones contra la explotación de los niños y niñas pueden aportar soluciones concretas, perdurables y que hacen avanzar rápidamente tanto las leyes como las mentalidades. Estimulante pero no suficiente.
Sobre todos los frentes de la injusticia hecha a los niños y niñas, Tdh obtiene actualmente victorias y abre las puertas al porvenir. Pero estos numerosos éxitos no deben ocultar el objetivo final: ningún niño o niña debe ser olvidado. Actualmente se ha cumplido una ínfima parte de esta colosal misión. Explotación económica o sexual, esclavitud, trabajos forzados…La lista es larga, como el camino que debe recorrerse todavía. Tdh y sus colaboradores se comprometen y continuarán comprometiéndose, con vuestra ayuda, para que la esperanza continúe viva.

jueves, 24 de enero de 2013

El ayuntamiento de Portugalete contribuirá a reducir la mortalidad infantil en Guinea junto a la Fundación Tierra de hombres


Por primera vez, este municipio subvencionará con más de treinta mil euros un proyecto de cooperación para el desarrollo de la Fundación Tierra de hombres dirigido a mejorar los Servicios de Cardiología y Cirugía Pediátrica del Hospital Ignace Deen de Conakry

@Tdh/Sandro Mohler
Reducir la mortalidad infantil en dos terceras partes es el cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015. Y es que según datos de la ONU, alrededor de 29.000 niños y niñas menores de cinco años-(21 por minuto)  mueren todos los días, muchos de ellos a casusa de enfermedades curables. Para luchar contra este gran problema y alcanzar el Objetivo, el ayuntamiento de Portugalete (Euskadi) ha decidido financiar uno de los proyectos que la Fundación Tierra de hombres tiene en África.

Desde el año 1987, Tierra de hombres-Guinea colabora con el hospital Ignace Deen de Conakry, en Guinea,  a través del programa Atenciones Medicas Especializadas, por lo que esta colaboración con el ayuntamiento de la localidad vasca supone un paso adelante en la protección de la infancia y en la mejora de sus condiciones de vida.

El nuevo programa estará destinado a fortalecer y mejorar las infraestructuras médicas y la formación especializada de los profesionales médicos de dos unidades del Hospital de la capital guineana: el Servicio de Cardiología y el Servicio de Cirugía Pediátrica. Además, trabajará por una atención sanitaria de calidad para casi un centenar de niños y niñas desfavorecidos y afectados por patologías graves, generalmente cardiacas o la llamada estenosis esofágicas, una lesión del esófago causada mayoritariamente por ingesta de productos tóxicos como la lejía.

Paralelamente, con este proyecto también se tratará de sensibilizar a los habitantes de Portugalete para visibilizar las acciones de solidaridad que realiza su municipio y concientizarles en las problemáticas sanitarias de los países empobrecidos.

miércoles, 23 de enero de 2013

“El castigo no enseña, reprime y resulta perjudicial para el desarrollo de los adolescentes”


Abogado de profesión, Óscar Vásquez trabaja para la Fundación Tierra de hombres en Perú desde 2010. Imparte asesorías especializadas a distintos actores del Estado y la sociedad civil sobre Justicia Juvenil Restaurativa, un área de trabajo fundamental para el desarrollo y la formación de un adolescente. 

Óscar Vásquez, asesor de Justicia Juvenil Restaurativa
¿Qué ventajas ofrece el modelo restaurativo frente al retributivo? 
El modelo de Justicia Juvenil Restaurativa tiene respeto por las personas, es más humano pero también mucho más efectivo. Lo más importante es que los actores involucrados en un delito tengan una participación activa y consensuada y que se atiendan las necesidades y los intereses tanto de de la víctima, como de la persona que cometió la infracción y de la comunidad.

¿Qué consecuencias puede tener para un menor una justicia punitiva?
El castigo no enseña, reprime, y resulta más perjudicial para el desarrollo de las personas. De lo que se trata es de aprender de la experiencia y de los errores y la justicia restaurativa propone un modelo en el que el adolescente se haga responsable de sus actos, sea consciente del daño que ha cometido y repare el daño cometido.

Concrétenos algún caso...
En una ocasión, unos adolescentes robaron a un conductor una moto taxi. El equipo de Tierra de hombres actúa como mediador y conseguimos que los adolescentes asumieran su responsabilidad y que se reparase el daño causado a la víctima. ¿Cómo? Cuando infractores y victimas se encontraron, ver llorar al conductor  y escucharle decir que la moto taxi era su herramienta de trabajo diaria con la que alimentaba a su familia, a hijos como ellos, conmovió a los adolescentes y, además de pedir disculpas, se comprometieron a pagar en diversas cuotas la moto taxi. La víctima se sintió compensada.  Tras el fin del programa, que dura entre 4 y 8 meses, el equipo de Tierra de hombres realiza un seguimiento para mantener el vínculo con el adolescente y confirmar el cambio en el menor.

¿Cuáles son las principales carencias que se encontraron en Perú en materia de Justicia Juvenil Restaurativa y que hizo que Tierra de hombres decidiera apostar por este proyecto?
En América Latina tenemos muy buenas leyes a partir de la Convención de los Derechos del Niño, pero principal dificultad es que estos códigos, muchas veces, no se ponen en práctica. Nosotros lo que hemos conseguido es que se cumpla lo que dictamina el Convención de los derechos del niño, es decir, respeto a los derechos de los niños pero buscando formas de resolver los conflictos. Por tanto el internamiento debe ser el último recurso, hay que respetar los derechos, hay que dar oportunidades, hay que desjudicializar….

¿Qué papel juegan las autoridades públicas en la Justicia Juvenil Restaurativa? ¿Facilitan o frenan el trabajo del proyecto?
El problema de la seguridad ciudadana es un problema mundial y en Perú, a pesar de que tenemos un crecimiento económico importante, tenemos también un aumento enorme de la criminalidad. Hay autoridades que están dispuestas a escuchar, que les interesa este camino, sin embargo, hay otras que no creen que en este tipo de justicia y buscan medidas mucho más rápidas – que no efectivas - y recurren al castigo y a la punición.

¿Cuáles son las principales necesidades o carencias de los menores?
De los aproximadamente 2000 casos que hemos atendido durante estos años (desde 2005), los principales problemas se encuentran en las familias, con un perfil mayoritariamente desestructurado.  A lo largo de su vida, los adolescentes no han recibido afecto, han sufrido maltrato, violencia, no han tenido control ni disciplina.. .Son varios los factores que han influido en su desarrollo y cuando los manifiestan, comienzan a tener problemas y algunos llegan incluso a ser expulsados de la escuela, por lo que se ven condicionados a estar en la calle, lo que les lleva a consumir drogas y cometer infracciones.

¿Qué papel juegan las familias en este proyecto?
Es imprescindible trabajar con las familias. Sin la familia no es posible intervenir con el menor y que salgan adelante. Ellos tienen que dar su consentimiento y el objetivo es empoderarles para que sepan afrontar la vida con el problema que ha causado su hijo y fortalecer la función familiar. La familia tiene mucha responsabilidad en la conducta de los adolescentes, por lo que también hay que trabajar con ellos


¿Y las víctimas?
En la sociedad todavía no hay conciencia del papel que deben jugar las víctimas en este proceso. La justicia restaurativa lo que quiere es darles un lugar importante, hacerles participar, ya que han sido olvidadas por los sistemas de justicia. Hay que reivindicar su lugar porque la víctima ha sido maltratada y vulnerada en sus derechos y requiere, además de información y atención, que se le devuelva su dignidad y se le compense por el daño ocasionado.

¿Qué tasa de participación hay por parte de las víctimas?
Son pocas las víctimas que aceptan entrar en el programa y tener un encuentro con su infractor. En Perú no estamos preparados para atenderlas. Las instituciones las maltratan y revictimizan, así que se está trabajando con la policía y el Ministerio Público para sensibilizarles. Sólo en algunos casos  son las víctimas las que se interesan por saber qué ha pasado con los adolescentes; Ahí hay una especie de reconciliación porque, en definitiva, son gente que se va a encontrar por la calle tarde o temprano ya que se mueven en el mismo barrio

¿Qué tipo de delitos son los más frecuentes?
Hurtos, robos en grupo, peleas, un 60-70%… Si hay armas es más difícil conseguir la remisión porque hay restricciones. No trabajamos ni homicidios ni violaciones, ni robos con armas porque son delitos graves que acaban en proceso e internamiento entre 3 y 5 años en un  centro juvenil cerrado como el Maranguita, que a pesar de ser el más grande, con plazas para hasta 700 adolescentes, no reúne las condiciones necesarias y esa magnitud le impide ofrecer una asistencia personalizada a los menores. Es casi un centro de reclusión.

¿Cómo ve la sociedad este modelo de Justicia Juvenil Restaurativa?¿Es tolerante?
Como vivimos en un sentimiento de inseguridad permanente porque los delitos aumentan, es  muy difícil que la sociedad valore el trabajo de Justicia Juvenil Restaurativa . Sin embargo, cuando les explicamos en qué consiste , para qué y para quién lo hacemos, lo entienden y están de acuerdo. Pero por lo general y ante la inseguridad, se piensa que la mejor forma de calmar esos temores de la sociedad es con mano dura y por desgracia, se están aprobando leyes en este sentido en toda América Latina.

¿Qué relación hay entre justicia juvenil y educación?
 Es una relación fundamental. La Convención de Derechos del Niño, el Comité de Derechos del Niño, las Reglas de Beijing recogen que la justicia juvenil tiene que ser eminentemente educativa, socioeducativa, sobre todo porque los adolescentes están en un proceso de formación y desarrollo y, además, es una etapa en la que se pueden rectificar actuaciones y comportamientos. La prevención es importante y ha de hacerse cuanto antes mejor y con un enfoque educativo, no punitivo, porque el castigo no forma, el castigo reprime y no enseña habilidades como sí lo hace la educación.

¿Qué falta aún por hacer en materia de JJR?
En toda América Latina y en concreto en Perú, falta que los gobiernos estén sensibilizados, que la mano dura no resuelve los problemas, falta más inversión, más educación, más capacitación a los operadores, más servicios de atención a las víctimas. Desde Tierra de hombres estamos demostrando que es factible trabajar con un enfoque de Justicia Juvenil Restaurativa con adolescentes que han cometido alguna infracción y que es posible cambiarlos. Lo que se necesitan son más recursos humanos, más profesionales especializados y una sociedad más sensibilizada

¿En qué punto se encuentra el nuevo Código de la Niñez y la Adolescencia de Perú?
Se encuentra a debate en el Congreso y aunque parece que habrá importantes cambios de mejora también hay propuestas regresivas, sobre todo de sectores muy conservadores que no ven con buenos ojos la participación de los niños y niñas, ni siquiera la utilización de un lenguaje inclusivo o que las niñas puedan tener acceso a los servicios de salud 

martes, 22 de enero de 2013

La justicia restaurativa, una alternativa al internamiento


La Fundación Tierra de hombres desarrolla en Perú un programa de Justicia Juvenil Restaurativa, un modelo que aboga por la participación activa de infractores, víctimas y comunidad

 Cuando un menor de entre 14 y 18 años es detenido en una comisaría de Perú,  la Fundación Tierra de hombres (Tdh) acude de inmediato. Es el punto de partida del programa  Justicia Juvenil Restaurativa (JJR) promovido por Tdh en el país latinoamericano. Un abogado de la Fundación se persona para verificar que todos los derechos del adolescente se están respetando y comienza a trabajar junto con un psicólogo y un trabajador social, quienes se encargan de conocer la historia personal del menor y  su situación familiar para proporcionar al fiscal la información suficiente antes de tomar la decisión de aplicarle la remisión y no abrir un proceso judicial.

Este es el objetivo principal del programa que promueve Tierra de hombres, presente ya en cinco distritos de Perú: brindar una nueva oportunidad a los adolescentes infractores de delitos menores  (robos o peleas sin armas y nunca homicidios) e incluirlos en el programa de Justicia Juvenil Restaurativa, un modelo que desde 2005, ha logrado demostrar las ventajas jurídicas, sociales y económicas frente al modelo punitivo. “El castigo no enseña, reprime, y resulta perjudicial para el desarrollo de los adolescentes”, ha afirmado Óscar Vásquez, asesor especializado en JJR de Tierra de hombres en su reciente visita a España . Y es que este programa trabaja, no sólo por la reinserción del adolescente a través de medidas alternativas al internamiento, sino también con su familia; con las víctimas, atendiendo sus necesidades y reparando el daño causado y con la comunidad, promoviendo su participación en los procesos de diálogo. Entre las medidas alternativas que impulsa Tierra de hombres están los servicios a la Comunidad, colaborando, por ejemplo, en hogares de niños con diferentes capacidades o de niños abandonados para darles de comer, ayudarles o jugar con ellos…Pero también el pago de multas o la libertad asistida, trabajando paralelamente actividades orientadas a enseñar a los adolescentes un oficio o a dar salida a sus habilidades con talleres de arte, danza, deporte, etc.


 En la actualidad, la Fundación Tierra de hombres busca ampliar y consolidar este modelo de Justicia por parte del Estado y promueve la responsabilidad y la participación activa de todos los actores implicados: agresor o infractor, víctima, familias, miembros de la comunidad y profesionales jurídicos y sociales, realizando campañas de sensibilización en la sociedad para provocar un cambio en la consideración que tienen sobre el delito y la justicia y para hacerles entender los beneficios de este modelo restaurativo. Además, imparten formación especializada, posibilitando a jueces, fiscales, psicólogos y trabajadores sociales un trabajo más efectivo a la vez que se obtienen resultados beneficiosos en los menores atendidos: “El adolescente entiende las consecuencias de sus actos y reflexiona sobre su vida; el daño infligido a la víctima es reparado emocional o materialmente; la comunidad se siente fortalecida y segura y el sistema de justicia confirma el valor del orden legal y constitucional”, señala Óscar Vásquez. (se adjunta entrevista)

Datos significativos que avalan el éxito de la Justicia Juvenil Restaurativa
El programa de Justicia Juvenil Restaurativa ha garantizado desde 2005 una defensa a casi 2000 adolescentes en conflicto con la ley desde su detención en comisaría. De ellos, menos de un 10% ha reincidido y un 60% ha ingresado en el programa, beneficiándose de la remisión a través de medidas alternativas a la privación de libertad. Igualmente se ha atendido a más de 200 víctimas y se han promovido 36 procesos de mediación.  También se ha logrado impulsar la participación de más de 90 instituciones locales y se ha demostrado que la Justicia Juvenil Restaurativa tiene un menor coste para el Estado, ya que datos de un estudio realizado en 2008 evidenció que el coste mensual del programa que promueve Tierra de hombres es de 115 dólares por adolescente frente a los 417 dólares que cuesta mantener a los adolescentes en centros juveniles cerrados con medidas privativas de libertad.  


Para más información

lunes, 21 de enero de 2013

Burkina Faso - Lanzamiento de una red de protección a la infancia en Dori


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha lanzado toda una red de protección a la infancia en Dori, en la provincia de Seno. Implicándose junto a los actores vinculados (servicios sociales, sanidad, educación, policía, justicia), esta red tendrá como vocación ofrecer un marco protector perdurable a los niños y niñas víctimas de abuso. En la provincia de Seno, los menores están particularmente sometidos a las duras condiciones de trabajo en los lugares de lavado de oro, las niñas particularmente sufren diversas formas de violencia, así como los millares de niños malienses refugiados en Burkina después  de la crisis que atraviesa su país.
Fuente : Ouaga.com
La protección y la mejora de la calidad por hacerse cargo de los niños y niñas vulnerables y víctimas en Burkina Faso es un gran reto para Tierra de hombres. Bajo esta óptica, la delegación de Burkina Faso realizó en noviembre pasado en Dori, un taller de lanzamiento de su red de protección de los menores de Dori. Este programa tiene como objetivo reforzar la sinergia entre los diferentes actores, mejorar el sistema de referencia de los casos en gestión y conseguir una mejor eficacia en el ofrecimiento global por hacerse cargo. Los actores claves tales como la justicia, la gendarmería, la policía y los representantes de las estructuras descentralizadas han manifestado su compromiso al lado de los representantes de las ONG durante la ceremonia de lanzamiento presidida por Nouzele Kafando, Secretario General de la Provincia de Seno.
Según el Sr. Kafando, desde hace varios años han aparecido estos fenómenos o se han acrecentado, poniendo en peligro la situación de miles de niños y niñas en la provincia. La explotación de las minas, la presencia masiva de refugiados malienses, la no escolarización de los menores, en particular de las niñas, el éxodo de los jóvenes, el fenómeno de la delincuencia, las diversas formas de violencia sobre los niños y niñas, constituyen otras tantas preocupaciones en la localidad. Este taller, según él, organizado para lanzar las actividades de las redes de protección de los menores en la provincia de Seno, es llevar mucha esperanza. Va a permitir conocer mejor la situación individual de cada niño y niña y darle la mejor respuesta posible, teniendo en cuenta sus necesidades de protección, de su interés superior y consiguiendo que sea actor de su propio desarrollo.
Constituir una fuerza para responder al reto
Según  el jefe del programa de Tdh, Hermann Zoungrana, la estructura trabaja a nivel de la provincia de Seno desde 2009. Las acciones consisten en acompañar directamente a los menores que trabajan en las minas. “Nosotros hemos acompañado a 200 niños y niñas durante dos años para formarles en un oficio. También tenemos acciones para los menores refugiados malienses a nivel de la provincia. Nuestra acción podría extenderse como una mancha de aceite si conseguimos acompañar a los actores mismos y ayudar a otros actores a ir en el mismo sentido”, ha afirmado. Ha añadido que el objetivo, es poner juntos a un cierto número de actores que tienen al menor dentro de su misión, es decir policía, justicia, acción social, sanidad, algunas ONG a fin de constituir una fuerza para responder al reto. En términos de experiencia, el Sr Zoungrana ha indicado que las redes existen ya en Ouagadougou, Bobo-Dioulasso, Tougan, Zorgho y Diapaga.
La idea de la red de Dori permitirá poner en marcha una estructura provincial constituida por miembros, dotada de recursos que puedan llevar a cabo las actividades con un cierto número de colaboradores procedentes del gobierno y de otras organizaciones humanitarias.

viernes, 18 de enero de 2013

Brasil - El proyecto de justicia juvenil de Tdh ha logrado convencer a las autoridades


A pesar de los avances sociales y económicos en Brasil, la violencia y los homicidios han aumentado. El proyecto de justicia juvenil ha logrado convencer a las autoridades en la región nornordeste así como al gobierno federal de la importancia de la puesta en marcha de una aproximación restaurativa de la justicia para menores. En este sentido, 1.030 profesionales han recibido una formación, lo que ha supuesto un impacto en 2.830 niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley.
En las afueras de Río, el proyecto del Circo Social Baixada ha permitido a más de 960 niños, niñas y adolescentes beneficiarse de acciones de protección mediante la formación combinada con técnicas artísticas y psicosociales.
El proyecto a favor de los menores en situación de calle en Fortaleza ha mejorado las condiciones de vida de más de 2.000 niños y niñas y a 235 familias.

jueves, 17 de enero de 2013

La diputación de A Coruña apoya, un año más, el programa Viaje Hacia la Vida


La delegación de Tierra de hombres en Galicia y la diputación de A Coruña han renovado por tercer año consecutivo, el convenio de colaboración por el cual, la Diputación de A Coruña continuará apoyando y financiando el programa Viaje Hacia la Vida.

En la firma del convenio han estado presentes, Raúl Besada, delegado de Tierra de hombres en Galicia y Diego Calvo, presidente de la diputación de A Coruña, quien ha mostrado, en nombre de su Institución, un gran compromiso y una gran sensibilidad hacia el trabajo que desarrolla Tierra de hombres en beneficio de la infancia más necesitada y en defensa de sus derechos.

Sobre Viaje Hacia la Vida
Viaje Hacia la Vida es un programa de asistencia médica a la infancia puesto en marcha en 1994 en Tierra de hombres España con el objetivo de cubrir las carencias en infraestructuras sanitarias que los niños y niñas tienen en sus países de origen. De esta manera, Tierra de hombres estudia y selecciona los pacientes en función de la gravedad de su enfermedad, de la falta de recursos socioeconómicos, del compromiso asumido por la familia biológica, así como de las posibilidades de un seguimiento adecuado al menor por parte de la delegación de Tierra de hombres, una vez éste regrese a su país de origen.

Este programa cuenta con la colaboración de médicos especialistas, voluntariado, familias de acogida, empresas, hospitales e instituciones que forman parte de una gran cadena de solidaridad, gracias a la cual se puede garantizar la vida y el futuro de la infancia más vulnerable. 

miércoles, 16 de enero de 2013

Rumania - 2.194 niños y niñas se benefician de las actividades extra escolares y de apoyo psicosocial y material


A fin de renovar su compromiso para mejorar los sistemas de protección a la infancia, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha extendido su trabajo a 30 municipios de Judet de Dolj. Hemos prestado particular atención a los niños y niñas más desfavorecidos que incluyen a los de la comunidad gitana.
Gracias a una combinación entre la formación de 137 voluntarios y a la ayuda directa, 2.194 niños y niñas se han beneficiado de las actividades extra escolares, de apoyo psicosocial y de apoyo material. Rumania es el segundo país de la Unión Europea donde la población está más amenazada por la pobreza y la exclusión social: los niños y niñas que nosotros apoyamos están sin recursos, excluidos de la sociedad, víctimas de abusos, negligencia, explotación o tráfico. Los esfuerzos particulares han sido dirigidos hacia la prevención y el refuerzo de las competencias de los menores gracias al movimiento, el juego y el deporte.

lunes, 14 de enero de 2013

Actividades de Tdh en Moldavia


Ochenta y cinco municipios de Moldavia se han integrado en redes de protección a la infancia contra el abuso, la negligencia, la explotación y el tráfico. 383 personas han recibido formación de protección a la infancia durante el año 2011 y ellos han señalado 1.537 casos de niños y niñas vulnerables. Para 378 de estos menores se ha encontrado ya una solución.
Gracias a Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), 61 escuelas han comprometido a sus educadores para organizar actividades psicosociales después de las clases y durante las vacaciones a fin de mejorar el bienestar de los niños y niñas, su inserción social y prevenir la emigración. 2.386 niños y niñas se han beneficiado.
Tdh ha acompañado durante la repatriación de 26 niños y niñas encontrados en Rusia y Ucrania. Se han encontrado otras soluciones para proteger a 19 menores moldavos en Rusia y 12 en Ucrania. Han podido ser reintegrados en su propia familia o junto a sus padres.

viernes, 11 de enero de 2013

Afganistán – Tdh ayuda a que las mujeres participen en la vida económica


En Afganistán, son los hombres quienes se aplican en las tareas. Del trabajo asalariado a las tareas domésticas, las tradiciones no dan a las mujeres la prioridad de ejercerlas. Sin embargo, estas ciudadanas representan la mitad de la población del país y su contribución sería una baza innegable en el desarrollo de Afganistán y en particular de sus zonas más alejadas. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha querido reunir a las mujeres, para que juntas, puedan ganar un salario que ayudará a sus maridos a alimentar a sus familias y cuidar de sus hijos e hijas.
Confituras, salsa de tomate, ensalada de legumbres son recetas comunes en muchas partes del mundo. Pero en algunas regiones remotas, los recursos no son siempre utilizados al máximo de sus posibilidades. 790 mujeres voluntarias y habitantes de 20 pueblos alrededor de Roustaq, han sido informadas sobre estas recetas así como también formadas en el cultivo de diversas legumbres, la preservación y la esterilización. 14 variedades de granos así como material de conservación (tarros, tapas y abrelatas) se les han distribuido a fin de que ellas mismas puedan cultivar su trozo de jardín. Actualmente, ellas pueden no solamente participar en la vida económica de sus familias sino también vender sus legumbres en el mercado. Y en previsión del invierno, han aprendido a tejer la lana, tan generalizada en su región, para hacer alguna ropa caliente con la cual ellas podrán vestir a sus hijos e hijas o ponerla a la venta.
Actualmente, el objetivo para muchas de estas mujeres es abrir un pequeño comercio gracias al cual podrán aumentar sus ingresos. Algunas piensan incluso en crear una cooperativa gestionada exclusivamente por mujeres. Gracias a este compromiso, apoyado por Tdh, ellas podrán ayudarse mutuamente y servir mejor a sus intereses económicos y a los de sus familias.
La Sra. Sadria que vive sola con sus cinco hijos comprende la importancia de estos proyectos y el de la cooperativa: “Mi marido trabaja en Irán, mientras que yo no tengo tierras. Felizmente, uno de mis vecinos me ha prestado una parcela de tierra para cultivar mis legumbres. Actualmente, cocino mucho, ya he ganado 2.000 afghanis (35 francos suizos) y ha sido un alivio porque uno de mis hijos enfermó y pude llevarlo a un centro de salud. Solamente querría decirle a nuestro gobierno que no se olvide de las mujeres, vosotras podéis – podemos- ayudar a salir de la pobreza”.

jueves, 10 de enero de 2013

Mención Honorífica para la lucha contra la explotación sexual infantil de Tierra de hombres Colombia


Tierra de hombres Colombia ha recibido una Mención Honorífica en los V Premios Derechos Humanos Rey de España – concedidos por el Defensor del Pueblo y la Universidad de Alcalá- por su lucha contra la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes en Colombia. Este proyecto de la Fundación Terre des Hommes trabaja con el objetivo principal de acabar con la impunidad, patente hasta ahora, en  los delitos sexuales comerciales que se producen contra la infancia y la adolescencia y visibilizar este delito promoviendo su denuncia pública.

Foto: Odile Meylan

Mediante una intervención jurídica única en Colombia, Tierra de hombres asume la defensa gratuita de los niños y niñas, a la vez que les aporta apoyo psicosocial de mano de una psicóloga y una trabajadora social para ayudar a las víctimas a superar el daño emocional y disminuir los temores inherentes al proceso penal, vinculándolos a las redes de apoyo existente con el fin de contribuir a la desculpabilización y la revictimización que se les impone.
Paralelamente, el equipo de Tierra de hombres desarrolla acciones encaminadas a fortalecer iniciativas públicas locales, nacionales e internacionales que promuevan cambios legislativos y buenas prácticas. Además, ofrece asistencia y asesoramiento técnico a los actores implicados en los procesos de justicia, así como formación y sensibilización en las escuelas y las comunidades más vulnerables para que obtengan los mayores y más especializados conocimientos sobre la violación de los Derechos de la Infancia que supone la explotación sexual en niños, niñas y adolescentes menores de 18 años.
Bajo este proyecto, desde 2005, Tierra de hombres ha conseguido denunciar casi 70 casos y condenar a 24 personas a más de 25 años de cárcel.