lunes, 30 de diciembre de 2013

Tdh - Retrospectiva 2013

-->
2013 ha sido un año rico en actividades para Terre des hommes/Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia). Nuestra Fundación se ha visto implicada en varias intervenciones de urgencia y ha puesto en marcha numerosos programas prometedores. He aquí una selección de los momentos más importantes de este año.
  
La informática al servicio del diagnóstico en Burkina Faso
Tdh ha puesto en marcha el registro electrónico de consultas (REC). Se trata de un programa informático innovador que permite realizar fácilmente un diagnóstico médico completo y que respeta el protocolo PCIME (Soporte Integrado de las Enfermedades de la Infancia) de la Organización Mundial de la Salud. De fácil utilización, esta herramienta realiza un diagnostico en función de los datos recogidos (síntoma, edad, peso, etc). Una aproximación “paso a paso” que evita al personal realizar complicados cálculos y a un pesado trabajo administrativo.
Aprobado y apoyado por la OMS, este programa es muy prometedor. Está particularmente bien adaptado para los cuidadores a menudo poco formados en los protocolos PCIME y dispone de un potencial de evolución elevado. El REC se está utilizando ya en 75 centros de salud de Burkina Faso.
Tdh tiene un nuevo director
Un gran suceso ocurrido durante el año ha sido el nombramiento de un nuevo Director General, Vito Angelillo, que entró en función a primeros de diciembre de 2012. Con formación de ingeniero, ha puesto en marcha proyectos tanto en el campo humanitario, sobre todo en Niger, como en el campo social  como director encargado de las políticas de integración de la Dirección General de Acción Social del Estado de Ginebra. Un recorrido rico, marcado por la lucha contra la injusticia, que le llevó a Tierra de hombres. Después de haber hecho un recorrido por los proyectos sobre el terreno, Vito Angelillo se ha implicado plenamente en su función con pasión y compromiso.
Tierra de hombres intensifica su intervención en Mali
País pobre y regularmente afectado por crisis nutricionales, Mali ha visto cómo se degradaban las condiciones de vida de su población todavía más con el conflicto que ha asolado el norte y el centro del país. Numerosas familias han huido de las zonas del conflicto a otras regiones de Mali o para instalarse en los campos de refugiados en Mauritania y en Burkina Faso.
Tdh ha abierto una base operacional en Ségou para acudir en ayuda de las poblaciones desplazadas internas. Nuestra fundación apoya a los centros de salud, mejora el acceso al agua, saneamiento e higiene y colabora con los servicios estatales para reforzar los mecanismos de protección a la infancia.
Tdh acude también en ayuda de los niños y niñas de los campos de refugiados de Burkina Faso donde ha puesto en marcha un programa de protección a la infancia proponiendo sobre todo un apoyo escolar, psicosocial, sanitario y de actividades recreativa.
Cuando la naturaleza se desencadena
La catástrofe más importante a la que Tdh ha debido hacer frente este año es el tifón Haiyan que ha devastado Filipinas con una intensidad raramente observada hasta ahora. La magnitud de los daños ha hecho que el acceso del auxilio y de la ayuda humanitaria al siniestro sea muy difícil.
Nuestra Fundación ha reaccionado rápidamente poniendo en marcha una ayuda de urgencia intentando responder a las necesidades inmediatas de más de 20.000 personas al este de la isla de Samar. El programa: distribución de artículos de primera necesidad, material para construir refugios de urgencia (lonas, chapas, herramientas, etc.) y recuperar el estado de las redes de agua y de saneamiento. Actualmente, l operación sigue todavía en marcha.
El drama sirio en el centro de las preocupaciones
Después de dos años de una cruenta guerra civil, la situación siria es más alarmante que nunca. El año 2013 ha conocido un flujo de refugiados sin precedentes, principalmente con destino a países de la región.  Líbano, Jordania, Irak, Turquia y Egipto han acogido un contingente de refugiados sirios que se eleva, en este fin de año, a más de 2 millones. La mitad de ellos son niños y niñas, de los cuales algunos están no acompañados.
La situación en estos países de acogida es cada vez más preocupante. Los servicios estatales están desbordados, los medios financieros y logísticos son insuficientes. Se siente la falta en materia de salud, educación y trabajo. La pobreza, las condiciones de vida precarias y la inseguridad es el día a día de muchos refugiados sirios y afecta también a las comunidades de acogida.
Tdh ha lanzado una llamada para pedir donaciones a finales del mes de septiembre para apoyar sus programas de ayuda a los refugiados. En el campo EJC (Emiratos Jordan Campo) en Jordania y en las regiones del sur del Líbano, nuestra Fundación lleva a cabo proyectos de distribución de material de primera necesidad (colchones, kit de higiene, ropa, etc) y propone actividades psicosociales recreativas a los niños y niñas con el objetivo de reforzar su protección y mejorar su bienestar psicosocial.
Con la llegada del invierno y debido a la caída del interés mediático y político, los niños y niñas sirios y sus familias tienen más que nunca necesidad de un apoyo de la comunidad internacional y de la sociedad civil.
La explotación, tema faro de este año
El tema de la explotación infantil ha avanzado particularmente este año. El fenómeno de la explotación laboral está todavía muy extendido en el mundo, como muestran las últimas cifras que la Organización Internacional del Trabajo ha publicado este año. En efecto, son cerca de 168 millones de niños y niñas trabajando, de los cuales 85 millones trabajan en condiciones que ponen en peligro su bienestar físico, psíquico o moral.
Tdh lleva a cabo proyectos concretos sobre el terreno para luchar contra este azote y proteger a las víctimas: niñas empleadas domésticas (Haití, Marruecos, Mauritania), niños de las minas de oro y de las canteras de piedra (Burkina Faso), niñas y niños explotadas sexualmente (Colombia) y todavía más.
Nuestra Fundación ha consagrado su mayor campaña de recogida de fondos y de sensibilización a este tema, en torno a “Sunita”, símbolo de los niños y niñas explotados a través del mundo. Esto ha acabado con la venta de una camiseta “Made for Sunita”, en colaboración con Switcher,  que permite mostrar su solidaridad con los niños y niñas explotados y apoyar a los proyectos de Tdh. Los numerosos modelos propuestos están a la venta. ¡Haced un bonito regalo de Navidad apoyando nuestra lucha!
Fuente: Tdh Lausanne