sábado, 28 de diciembre de 2013

Siria - Después de huir de la violencia, es preciso ser valiente ante el frío

--> 33 meses de conflicto y apenas la sombra de una solución. Los refugiados sirios no saben ya qué hacer. Sin embargo, deben afrontar todavía el invierno, que es duro en las tierras vecinas a Siria. Tanto en Jordania como en Líbano han llegado las primeras inclemencias del tiempo. Las condiciones de vida tanto en los campos como en las comunidades de acogida se agravan dramáticamente con la llegada del invierno. Tierra de hombres (Tdh –Ayuda a la infancia) acude en ayuda de los refugiados sirios que nos necesitan ahora más que nunca.
-->
El principio de mes ha marcado el triste aniversario de más de 1.000 días de guerra.  Dramática pero probablemente “banalizada”, la guerra en Siria parece no interesar a las poblaciones occidentales. Después de meses muy tensos a nivel de la escena política internacional, saliendo en los titulares de los periódicos, la población siria es abandonada a su suerte mientras que los violentos combates continúan empujándoles fuera de sus fronteras. Son más de 2,2 millones de personas refugiadas sirias en los países de la región, de las cuales más de la mitad son niños y niñas. Según la ONU, su número podría doblarse de aquí a fin del año 2014.
Un fin de año glacial
En el Líbano, las primeras tormentas de nieve y grandes inclemencias del tiempo han afectado ya a la población desplazada. En Jordania, la nieve, el frío y las fuertes lluvias han paralizado momentáneamente las actividades humanitarias. Aunque muchas organizaciones han intentado anticiparse al fenómeno, las consecuencias del invierno son muy duras para la población carente de todo. Las temperaturas muy bajas, a veces caen por debajo de cero, agravan las condiciones de vida de las personas refugiadas sirias tanto en los campos como en las comunidades de acogida.
En el interior mismo de Siria, la Comisión Europea estima en 9,3 millones de personas afectadas y dependientes de la ayuda humanitaria. El Alto Comisariado para los refugiados de Naciones Unidas, Antonio Guterres, califica la crisis siria como “el peor desastre humanitario después del fin de la guerra fría”. Las necesidades crecen  y los problemas sanitarios y de nutrición se hacen sentir cada vez más.
Distribución de kits de invierno
La población refugiada necesita sobre todo ayuda material para hacer frente al invierno. Necesitan mantas, calentadores y estufas, colchones y ropa pero también cubrir las necesidades primarias y vitales como el acceso el agua y la nutrición.
En las regiones de Tyre y Said en el Líbano, Tdh distribuye kits de invierno (también llamados en la jerga humanitaria los «Winterization kits») destinados a las familias más vulnerables, con niños y niñas menores de 14 años y que viven en refugios al aire libre, o a veces sin puerta, sin electricidad y sin agua. Concretamente, 1.650 niños y niñas se benefician actualmente de estos kits de invierno financiados por  UNICEF que comprenden ropa de abrigo. Terre des hommes-Lausanne (Tdh) y sus colaboradores realizan nuevas distribuciones para hacer frente a las necesidades de los nuevos refugiados que continúan llegando a la región.
Calentar los corazones de niños y niñas
Los niños y niñas representan más de la mitad de la población afectada y desplazada. Han visto cosas que nadie debería ver nunca en su vida y menos a tan tierna edad. Testimonios de violencia en sus lugares de origen, desarraigados, los niños y niñas están afectados por los sucesos sufridos.
En el campo de refugiados Emirati Jordan Camp (EJC), Tdh acoge a los niños y niñas en los “espacios amigos de la infancia” y les aporta un apoyo psicosocial. Los monitores de Tdh organizan actividades con niños y niñas de 6 a 18 años, a fin de que expresen sus temores, sus sentimientos. También hay actividades para menores de 5 años y sus madres. Juegos, dibujos y máscaras permiten liberar las palabras que la tristeza ha enmudecido. Alrededor de 350 niños y niñas refugiados participan diariamente en las actividades recreativas de Tdh.
Cada donativo cuenta
La ONU ha lanzado una llamada humanitaria para acudir en ayuda de estas víctimas sirias: se piden 6,5 millardos de dólares a la comunidad internacional para 2014. Pero los llamamientos de la ONU raramente se cubren y a 15 de diciembre, el llamamiento para siria no ha llegado más que al 67%.