domingo, 1 de diciembre de 2013

Filipinas - 20.000 personas se beneficiarán del proyecto de Tdh


Después del paso del  tifón Haiyan en Filipinas, el pasado 8 de noviembre, más de 5.000 personas han encontrado la muerte. Las cifras son impactantes, el balance es  atroz y sin precedentes.  Sin embargo, no es la buena voluntad lo que falta. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) es una de las primeras ONG en concretar la ayuda de urgencia tan esperada, distribuyendo bienes de primera necesidad y con un apoyo técnico reparando las redes de agua.
Los violentos vientos, pero sobre todo la subida de las aguas que han engullido kilómetros de tierra, han devastado ciudades y pueblos, infraestructuras viales, hospitales y escuelas. Según la Oficina Para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (más reconocida por sus siglas en inglés OCHA),14 millones de personas se han visto afectadas por el paso del tifón Haiyan, en nueve regiones de Filipinas. Detrás de estas cifras prácticamente inconcebibles hay miles de familias que lo han perdido todo. 3,5 millones de filipinos siguen todavía desplazados. Estas personas ya no tienen casa ni medios de subsistencia. Dependen de la ayuda humanitaria y también de la movilización de sus propias comunidades para reconstruir su vida.

Más de un millón de casas dañadas.
Estos desplazamientos son siempre fuentes de traumas. Sobre todo para los niños y niñas (5 millones de menores afectados por el tifón),  pues el día a día está completamente del revés. Pierden sus referentes, no pueden ir a la escuela y no tienen una forma de ocupar su tiempo de manera que les resulte habitual.
“La estabilidad es un elemento clave para que el niño y niña se sienta seguro. La amplitud de los daños es inmensa y que las familias encuentren una cierta normalidad en su vida va a tardar”, confiesa Geoffrey Cordell, miembro del equipo de urgencia de Tdh y presente en Filipinas desde los primeros días. 

Una ayuda de urgencia concreta
Tdh Lausana se ha dado cita rápidamente en el lugar y trabaja estrechamente con el equipo de Tdh Holanda, presente en la región de Samar desde 2008 en el marco de proyectos de desarrollo. La célula de urgencia de Tdh ha desplegado un equipo sobre el terreno por lo menos durante 4 meses, cuyo objetivo es responder a la situación de emergencia y a las necesidades inmediatas de 20.000 personas (o sea 3.850 familias) en cuatro localidades de Samar Este: San Julian, Borongan, Balangkayan y Hernani.

La intervención de Tdh en cuatro localidades de Samar

Nuestros equipos de expertos han evaluado las necesidades prioritarias e inmediatas en la provincia de Samar, una de las regiones más afectadas de Filipinas. La población tiene necesidad de refugios y alimentos. Es preciso también encontrar medios de subsistencia y poner en pie los servicios comunitarios básicos en las zonas afectadas.
“Lo que hemos visto en Hernani nos ha hecho un nudo en la garganta. No estaba preparado para esto. He visto algunas casas todavía en pie pero muy dañadas. Las calles estaban llenas de escombros. Todo o casi todo estaba destruido, las casas, los edificios, las escuelas. Incluso el cementerio no se ha librado. Las tumbas  estaban revueltas y en desorden”, cuenta David Dandres, secretario de Tdh Lausana, después de la evaluación de las necesidades en la provincia de Samar.
El proyecto responde a tres necesidades inmediatas
Bienes de primera necesidad: los daños causados por el tifón son extensos y dejan los hogares destruidos. El objetivo es restablecer la normalidad en el seno de los hogares distribuyendo bienes de primera necesidad a 600 familias. Queremos equiparles con utensilios de hogar, sets de cocina, ropa, mantas, toallas, mosquiteras y material escolar.
Refugios: los informes de la evaluación del equipo de Tdh sobre el terreno revelan una necesidad urgente en materia de refugios para las familias. Vamos a responder aportando material a 600 familias para rehabilitar sus casas/cabañas o para reconstruir un refugio. Tdh distribuirá materiales tales como hojas acanaladas, madera, lonas, aceite de palma y herramientas.
Agua, saneamiento e higiene (WASH): los daños importantes en el sistema de agua tienen como consecuencia limitar el acceso al agua en las zonas afectadas. Las autoridades  han comentado que la electricidad no será restablecida antes de dos o tres meses en las regiones donde interviene Tdh. El estado de los aseos en los hogares es también problemático y expone a las familias a riesgos de enfermedades.  
El objetivo aquí es cubrir las necesidades en WASH de 16.500 personas (o sea 3.250 familias) y de darles acceso al agua limpia a través de la reparación/rehabilitación de las redes y de las fuentes de agua. En materia de saneamiento, 600 familias tendrán acceso a material para reparar/remplazar las letrinas de sus hogares o serán equipadas con letrinas de urgencia. La distribución de kits de higiene y la puesta en marcha de sesiones de información les permitirán también realizar prácticas de higiene.
Es gracias a vuestro gran apoyo que podemos intervenir junto a las víctimas del tifón. No esperéis más, ayudadnos ahora con vuestro donativo (ayudadnos ahora con vuestro donativo) para apoyar directamente a 20.000 filipinos afectados. Con un donativo de 60 francos suizos contribuís con un kit de ayuda de urgencias para 10 personas.