jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Qué son los derechos de la infancia?

Los derechos de la infancia son el corazón de todas las acciones de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia). Más que textos legislativos, se trata de una visión, la del lugar del niño y de la niña en la sociedad y del papel que hemos de jugar todos para protegerles y asegurar su bienestar. El desarrollo sucesivo de los derechos de la infancia ha sido el resultado de la Convención de los Derechos de la Infancia, adoptado el 20 de noviembre de 1989. ¿Pero qué sabemos de estos derechos?
La voluntad de ofrecer derechos específicos a los niños y niñas ha recorrido su camino a lo largo del siglo XX, desde 1924, con la adopción de la Declaración de Ginebra por la Sociedad de las Naciones (antecesor de la ONU), hasta la adopción, en 1989, de la Convención de los Derechos de la Infancia, instrumento internacional que ofrece la mayor tasa de protección y asistencia para los niños y niñas. Actualmente, 193 Estados han ratificado este texto, lo que la convierte en una de las convenciones de la ONU más rápidamente adoptadas por la casi totalidad de los países miembros. Ha sido ratificada por Suiza en 1997 y desde ese momento forma parte integrante del orden jurídico suizo que debe ser respetado por las diferentes autoridades federales, cantonales y comunales.
¿Qué dice esta Convención ?
La Convención Internacional de los Derechos de la Infancia es un tratado que tiene como objetivo definir los derechos elementales de los que se benefician todos los menores, independientemente de su lugar de nacimiento, origen social, sexo y religión. Es el instrumento internacional que ofrece la mayor tasa de protección y de asistencia a los niños y niñas de 0 a 18 años.
El principio según se basa esta Convención es que cualquier niño o niña tiene derecho a protección y apoyo para desarrollarse armoniosamente. El niño o niña es considerado no como un “objeto” pasivo, obligado a obedecer a los padres o tutores, sino como un actor que tiene derecho a participar en las decisiones que conciernen a su vida.
La Convención Internacional de los Derechos de la Infancia tiene 54 artículos, que se pueden clasificar en cinco grandes categorías:
1. Derecho a la no-discriminación
El conjunto de los derechos de la infancia se aplica a todos los niños y niñas, sea cual sea su sexo, su raza, su religión, su lengua, sus opiniones políticas, su origen social, su etnia y además el origen de sus padres y madres.
2. Derecho a la supervivencia
Todo menor tiene derecho a la vida y a la satisfacción de todas sus necesidades elementales : nivel de vida decente, alojamiento, nutrición, asistencia médica.
3. Derecho al desarrollo
Se trata de los derechos que permiten a un menor florecer y desarrollar su mejor potencial: derecho a la educación, a jugar y divertirse, acceso a la información, libertad de pensamiento.
4. Derecho a la protección
Un niño o niña tiene derecho a la protección contra cualquier forma de abuso, explotación o negligencia. Se encuentra sobre todo en las reglas que conciernen al trabajo, la protección contra la explotación, la tortura y el uso de drogas.
5. Derecho a la participación
Un menor no es un individuo pasivo. Tiene derecho a expresarse, a dar su opinión sobre las decisiones tomadas sobre él y participar activamente en la vida de la comunidad. La convención de los derechos de la infancia garantiza a los niños y niñas la libertad de expresión, el derecho de asociación y además la libertad de reunión pacífica.
Es importante subrayar que todos estos derechos son interdependientes e iguales: ninguno es superior a otro.
Hacer de estos derechos una realidad
Un Estado firmante debe garantizar que estos derechos sean respetados en su país. Si la legislación en vigor entra en conflicto con uno de los artículos, esta legislación debe ser modificada. Firmar esta declaración implica también que los Estados deben tomar las medidas necesarias, en los límites de sus capacidades económicas, para que los servicios garantizados por la convención (salud, protección, educación, etc.) puedan llegar al conjunto de los niños y niñas del país.
Para que la comunidad internacional pueda asegurarse la buena aplicación de los derechos y de las obligaciones ligadas a la Convención, los países firmantes deben mandar un informe al Comité de los Derechos de la Infancia, cada 5 años, en el cual presenten un análisis de la situación, los progresos realizados, las medidas concretas adoptadas, las dificultades encontradas, etc.
Los derechos de la infancia es el corazón de los proyectos de Tdh
Hacer respetar los derechos de la infancia, tal como se definen en la Convención, constituye el fundamento de nuestras acciones. Permitir establecer un sistema de protección eficaz y garantizar que cada niño y niña pueda tener el mejor acceso posible a la salud son los dos ejes principales a través de los cuales llevamos a cabo esta lucha. Hacemos también del menor un actor concreto y no un beneficiario pasivo de nuestros proyectos, respetando así su derecho a la participación y a la libre expresión.
Nuestra fundación se convierte en embajadora de la infancia. En este sentido, la promoción y la sensibilización de los derechos de la infancia, junto a las autoridades, las comunidades y los beneficiarios, constituyen una parte importante de nuestras acciones.