lunes, 18 de noviembre de 2013

El tifón Haiyan asola Filipinas causando más de 10.000 muertos

El 7 y 8 de noviembre se produjo uno de los tifones más violentos y más mortíferos que la tierra haya conocido. Su paso ha devastado 9 regiones de Filipinas, dejando a 9,8 millones de personas empobrecidas. El mes de noviembre es conocido en esta región por sus ciclones, pero esta nueva catástrofe natural es de una magnitud dramática. Mientras que se moviliza la comunidad internacional, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se prepara para una intervención de urgencia para acudir en ayuda y proteger a las familias, niñas y niños víctimas.
El Tifón Haiyan ha soplado con vientos devastadores de hasta 375 km/h, arrancando miles de casas, y destruyendo carreteras, puentes y aeropuertos. Ciudades y pueblos enteros son por ahora inaccesibles; del 70% al 80%  de las infraestructuras están destruidas. Sin electricidad, los habitantes están completamente aislados. El presidente filipino Benigno Aquino ha declarado el estado de catástrofe natural: las pérdidas humanas son muy elevadas (más de 10.000 muertos), sin tener en cuenta todavía a los habitantes de las nuevas ciudades como Guiuan, pequeña ciudad  en la provincia de Samar que ha sido destruida en gran parte, donde viven unas 40.000 personas. Las Naciones Unidas  han contado también cerca de 1.000.000 de personas desplazadas de las cuales muchas de ellas no tienen acceso al agua, a la alimentación o a los medicamentos.
Según los expertos, el ciclón es comparable al Tsunami que asoló el Sur de Asia en 2004. En efecto, la mayoría del daño y de las pérdidas humanas parecen ser causados por olas de varios metros de altura, cubriendo ciudades enteras. Las provincias de Samar y de Leyte se han visto particularmente afectadas y las ayudas luchan por llegar a las regiones más afectadas. Otros pueblos han sido completamente arrasados y por el momento, no existe ningún medio para llevar la ayuda humanitaria y material.
“Estamos cada vez más preocupados por la gente de la que no tenemos noticias. Los daños son enormes, desde las casas hasta las infraestructuras, pasando por la agricultura, que es la que les permite vivir, todo está destruido. Lo que es más inquietante es no saber todavía realmente la magnitud de los daños”, cuenta Ola Fagan, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Filipinas.
La ayuda de urgencia internacional se moviliza
Todos los actores del mundo humanitario se han movilizado ya a fin de llevar a cabo un proceso de urgencia para acudir en ayuda de los millones de víctimas. Sobre la base de las lecciones aprendidas durante las catástrofes precedentes, ONGs, colaboradores y otras instancias se coordinan a fin de optimizar sus intervenciones y maximizar la distribución de alimentos, refugios de urgencia, agua potable, etc.
En Tacloban City, una de las ciudades más afectadas por el paso del ciclón, se han puesto en marcha alrededor de 13 centros de evacuación que acogen ya a cerca de 15.000 personas. Sobre el terreno, un periodista de Al-Jazeera explica que “la gente busca incansablemente a sus parientes desaparecidos y se ponen también a buscar comida y agua que son difíciles de encontrar”. Además de las necesidades básicas tales como la comida y la asistencia, hay necesidad de aportar un encuadre psicológico y un apoyo moral enorme. Miles de personas se sienten traumatizadas por la catástrofe natural que acaban de sufrir, y muchos de ellos han perdido a sus parientes y los están buscando. Familias, niñas y niños deben beneficiarse de un apoyo psicológico lo más rápidamente posible. 
Tdh se prepara para auxiliar a las personas supervivientes
Presente sobre el terreno a través de sus colaboradores, Tdh ha decidido lanzar un proyecto de urgencia a fin de acudir en ayuda de las familias y de los niños y niñas víctimas del tifón. Las primeras prioridades llevan al terreno refugios de urgencia, acceso al agua potable y equipos de purificación de agua que previenen la aparición de enfermedades. Por otro lado, es primordial recibir a los niños y niñas en apuros y escucharles. Según UNICEF, podrían verse afectados por las consecuencias del tifón hasta cuatro millones de niños y niñas.
Varios miembros de nuestro equipo de urgencias está  ya en camino a Filipinas. Sobre el terreno, van a ponerse en contacto con las autoridades y las organizaciones ya activas a fin de identificar las necesidades que hay que cubrir de urgencia.
Tdh lanza desde ahora un llamamiento para donar a favor de los supervivientes del tifón Haiyan donar a favor de los supervivientes del tifón Haiyan. Vuestro apoyo permitirá a los equipos de Tierra de hombres y a sus colaboradores llevar auxilio y ayuda a las miles de familias, niñas y niños que la necesitan. Cada minuto cuenta.