lunes, 25 de noviembre de 2013

Benin-Nigeria: un programa ambicioso para proteger mejor a los niños y niñas

Desde hace cerca de 40 años, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) lucha por proteger a los niños y niñas de Benin y garantizarles el acceso a la salud, a la educación y al bienestar. Por eso, nuestra delegación anuncia con orgullo el lanzamiento de PROGIPE (Programa integrado de protección a la infancia), un vasto y ambicioso programa que garantiza una mejor protección a la infancia en cuatro lugares de Benin y Nigeria.
Iniciado oficialmente en el mes de septiembre de 2013, PROGRIPE se inscribe en una aproximación que se vuelca en soluciones globales y perdurables, actuando tanto a nivel del terreno como a nivel político e institucional. Procede de la fusión de proyectos anteriores:
-       El proyecto PIPE, que se ocupa de colocar en familias de acogida a los niños y niñas víctimas de explotación, tráfico o maltrato (ETM), esperando poder reintegrarlos en su propia familia.
-       El proyecto PAZ, que se ocupa de la protección de los niños y niñas víctimas de ETM desplazándose sobre el eje Zakopta (Benin) – Abeokuta (Nigeria), un camino de emigrantes por el cual transitan muchos menores.
-       El proyecto “Protección judicial” que se ocupa de proteger a los menores en conflicto con la ley.
El programa PROGRIPE se localiza en las comunas de Cotonou, Bohicon y Zapkota en Benin y en las canteras de piedra de Abeokuta en Nigeria. El objetivo es crear un entorno protector para 6.100 niños y niñas vulnerables y en situación difícil, facilitándoles el acceso a los diversos servicios (salud, seguridad, asistencia social, educación) y mejorar su capacidad de autoprotección. Intenta también mejorar las competencias de protección de las comunidades, de las autoridades, de las instituciones y de la sociedad civil.
¿Por qué un programa como este?
El análisis de la situación en estas regiones de Benin y Nigeria muestra que debido a la escasa eficacia del sistema de protección a la infancia, numerosos niños y niñas no tienen acceso a sus derechos (salud, educación, seguridad…) y su bienestar no está asegurado. En las canteras de piedra de Abeokuta, muchos menores procedentes de Benin son explotados. Los menores que salen de la explotación son mal acogidos y los esfuerzos efectuados para reintegrarlos en su comunidad son muy débiles. En cuanto a los menores en conflicto con la ley, sus derechos a menudo no son respetados. De manera general, la cantidad de abusos que sufren los niños y niñas en donde viven o en el trabajo es muy elevada. Esta situación ha sido constatada por la ONU que exhorta al país a actuar.
Las necesidades son inmensas y las respuestas aportadas por los actores locales (autoridades locales o nacionales, comunidades, servicios públicos) son insuficientes. Sus capacidades y sus conocimientos sobre la cuestión de la protección a la infancia son limitados y su movilización sobre esta problemática es escasa.
Del Estado al menor: mejorar las capacidades de protección a todos los niveles
Con respecto a esta cuestión, Tdh ha decidido actuar con cualquier acto que involucre a niños, niñas, familias, comunidades, servicios estatales (asuntos sociales, educación, salud, justicia y seguridad) y la sociedad civil, tanto a nivel local, regional como nacional. Este vasto programa espera poder reforzar las capacidades de acción de todos estos actores y de sus aptitudes para trabajar juntos.
La mejora del sistema de protección del Estado es uno de los ejes esenciales de  PROGIPE. Esto pasa por un importante trabajo de promoción sobre la importancia de proteger a los niños y niñas vulnerables. Los intercambios y los debates se organizarán con las autoridades. Se les animará a adaptar la política nacional de protección a la infancia, con el apoyo de Tierra de hombres.
Los diferentes actores institucionales y de la sociedad civil (ONG, asociaciones) también serán formados para actuar mejor y reaccionar en los casos de identificación de ETM y a coordinar mejor sus acciones. Esto será posible sobre todo gracias a un kit de herramientas operacionales destinadas a toda persona en contacto con niños y niñas en situación difícil.
Para terminar, las comunidades con menores susceptibles de ser víctimas de ETM, serán sensibilizadas en esta problemática, formadas para detectar mejor las situaciones de abuso e informadas sobre los mecanismos de uso. Los debates, formaciones, presentación de modelos para padres y madres están en el programa
PROGIPE es todavía joven y sus ambiciones son elevadas. Pero confiamos que gracias a la implicación de todos los actores, se podrán alcanzar los objetivos.

Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y  sus familias cada año. Infórmate de nuestros proyectos en Bénin-Nigeria.