jueves, 31 de octubre de 2013

Suiza - Ocho días para hablar de la trata de seres humanos


Del 18 al 25 de octubre se desarró en Suiza la semana de la lucha contra la trata de seres humanos. Durante 8 días, se organizaron numerosos eventos en todo el país para sensibilizar a la población en esta delicada temática. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) contribuyó a esta iniciativa tomando parte en una mesa redonda organizada en el marco de la proyección de la película “The Long Way Out” de Clara Ott de Friburgo
Aunque el día 18 de octubre fue instituido como la «Jornada europea de la lucha contra la trata de seres humanos”, Suiza decidió este año consagrar una semana entera a este azote. El país está particularmente vinculado a esta problemática, pues Suiza forma parte de una de las principales regiones de destino y de transito del tráfico de seres humanos bajo diferentes formas (trabajos forzados, trabajo infantil , e incluso explotación sexual).
Una semana entera se dedicó a informar y sensibilizar a la población sobre este tema. Durante estos ocho días se organizaron numerosos eventos: mesas redondas, manifestaciones culturales, obras de teatro, proyección de películas, distribución de material informativo y además Tdh se unió a esta acción participando en la manifestación titulada « La traite des enfants en Europe? Parlons-en! » en Friburgo el domingo 20 de octubre. En esta ocasión, el cine Rex emitió el documental The Long Way Out de Clara Ott. Este film nos intenta mostrar lo que ha sido de 6 niños y niñas albaneses de 10 años, ellos fueron filmados por la realizadora mientras eran víctimas del tráfico infantil en Grecia.
Al final de la proyección, el público pudo tomar parte en un debate en el que participaron sobre todo Christian Levrat, presidente del partido socialista suizo, la realizadora del film Clara Ott, Markus Reisel,  jefe de la división de emigración de la DDC (Dirección de Desarrollo y Cooperación) y Sendrine Constant, delegada de Tierra de hombres en Albania. Esta última presentó el trabajo de nuestra fundación en Albania que vigila para prevenir cualquier forma de tráfico, abuso y explotación. Un vasto proyecto que moviliza a numerosos actores de los campos de la educación, de lo social, de la salud, de la policía y con la implicación directa de la comunidad, de las familias y de los menores afectados.