martes, 17 de septiembre de 2013

El tiempo - Un don precioso

Con cerca de 2,5 millones de personas voluntarias en Suiza, el país es uno de los campeones del mundo del compromiso voluntario y no remunerado. Este apelativo reagrupa a actividades variadas, organizadas o informales, en una gama de sectores tan extensa como la cultura, el deporte, la política, la asistencia, el medio ambiente y todo comprendido en el campo caritativo. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) no podría asegurar la autonomía de su misión sin las 1.700 personas que ofrecen su tiempo a nuestra Fundación. Pero, ¿cuáles son sus actividades?
Se estima que cerca del 40% de la población suiza se implica en actividades voluntarias. Según los datos de l’Office Fédérale de la Statistique (OFS) de 2010, el que o la que  se compromete en un marco organizado (asociación, organización o institución) tienen generalmente entre 40 y 54 años, poseen una formación superior, viven en pareja con niños y son activos profesionalmente. Más que el tiempo disponible, lo que les caracteriza es su buena integración social, su compromiso personal y sus competencias útiles para las actividades voluntarias. Dar su tiempo no se hace necesariamente de manera formal, en el seno de una asociación o de una organización. Ayudar a sus vecinos, cuidar niños o cuidar de una persona enferma entra también en la categoría de voluntario. En estos casos, no hay una persona tipo, aunque los jóvenes son los más activos. 
Una persona voluntaria ofrece una media de 13 horas de su tiempo libre cada mes. Siente placer por distintas razones, por la necesidad de cambiar las cosas, por la posibilidad de tener nuevos reencuentros  y por las ganas de ayudar al prójimo 
1. Los voluntarios de Tierra de hombres
Tdh tiene la suerte de beneficiarse del soporte de un gran número de personas voluntarias. Nuestra Fundación cuenta con más de 1.700, organizados en unos  36 grupos regionales que provienen de las tres regiones lingüísticas. La misión de estos grupos es informar y sensibilizar a la población sobre la situación de la infancia, difundir y representar la misión de Tdh, recolectar fondos para apoyar los proyectos y contribuir a la autonomía de nuestra fundación. Sus actividades están focalizadas en el soporte a las manifestaciones nacionales y regionales así como en la gestión de las acciones locales –que van desde la venta de repostería a los espectáculos para niños y niñas. Las acciones locales son organizadas de manera autónoma por los grupos voluntarios (GV) que nos dejan la libertad de tomar iniciativas. El programa de asistencia quirúrgica está también apoyado por los  convoyeurs y madrinas voluntarios que transportan y acompañan a los niños y niñas durante su estancia en Suiza. Los fotógrafos profesionales también ponen a disposición su tiempo para efectuar reportajes sobre el terreno. Ciertas tareas indispensables para nuestras actividades diarias, tales como la traducción de documentos están realizadas también por voluntarios.
La mujeres son mayoría en el seno de los grupos, y particularmente las madres de familia activas profesionalmente. En los comités responsables de la coordinación de las actividades, la edad fluctúa entre los 40 y los 70 años. En cuanto a los comprendidos entre 20-40 años son muy numerosos invirtiendo su tiempo en acciones puntuales como la acción anual de naranjas para la salud de la infancia «naranjas – para la salud de la infancia».
Los niños y niñas también están muy implicados en nuestras acciones. Durante el Día Internacional de los derechos de la infancia, el 20 de noviembre organizamos uno de nuestros mayores eventos en Suiza. En esta ocasión, miles de niños y niñas participan voluntariamente en una acción de sensibilización, durante la cual tienen la posibilidad de informarse sobre los derechos de la infancia y tener una experiencia solidaria, similar al trabajo de la calle (limpia botas, limpia parabrisas) que constituye el día a día de muchos menores pobres y explotados en el mundo. Este día, además de permitir recoger fondos para luchar contra la explotación infantil, tiene un punto de vista pedagógico para los niños y niñas participantes y para el público. En 2012, más de 4.300 niños y niñas tomaron parte.
Estas manifestaciones dan a Tdh una gran publicidad en Suiza y refuerzan la proximidad a la población a la cual nuestra Fundación da una gran importancia. Nuestras personas voluntarias juegan también el papel de embajadores, acudiendo a su encuentro. Son la cara de Tierra de hombres.
Recordemos también que nuestro voluntariado no recibe ninguna remuneración. Cada persona que vemos detrás de un stand o en cualquier otra acción ofrece una parte de su tiempo voluntariamente para apoyar a nuestra Fundación y defender sus valores.
2. La palabra de las personas voluntarias
« Personalmente, yo tengo una vida plena. Puedo estudiar lo que me gusta y ejercer un oficio que me agrada. En este sentido me parece lógico dar parte de mi tiempo a fin de contribuir para ayudar a los seres humanos que no tienen la misma suerte que yo . […]Es un deber de buen ciudadano para con su prójimo.». Es así como Guillaume Chauvin, joven voluntario del comité de GV de Fribourg, explica su compromiso. El participa en la organización de numerosas acciones y manifestaciones, como la venta de naranjas. Sus responsabilidades van desde la gestión de stand al reclutamiento de nuevos voluntarios.
Para Maryse Ducret que colabora desde hace más de 10 años con Tdh, las ganas de comprometerse nacieron como reacción a la miseria de algunos niños y niñas que salieron en los medios: “A mí siempre me han afectado y entristecido los reportajes sobre niños y niñas desnutridos, con frio en los campos. Desde que he tenido un poco de tiempo, me he puesto al servicio de Tierra de hombres, que me parece que es la mejor fundación suiza de ayuda a la infancia ”. Como presidenta del GV de Nyon, consagra mucho tiempo a las actividades de grupo y participa en todas las manifestaciones. “Lo que me gusta, es saber que somos útiles para ayudar dentro de nuestras posibilidades a la miseria infantil. Lo que me impulsa a continuar, si a veces tengo ganas de cruzarme de brazos, es simplemente el testimonio de un voluntario que acaba de volver de un viaje sobre el terreno y nos presenta las necesidades todavía inmensas de todos estos niños y niñas, sea cual sea el país”.
Markus Madörin, voluntario del GV de Zoug, se ha visto seducido por la variedad de tareas y por la libertad que tiene para poner en práctica sus propias ideas. Después de haber organizado la marcha de la esperanza es ahora responsable del Día de los Derechos de la Infancia de su región. Sensible en la lucha de la explotación infantil, ha encontrado en las acciones de Tdh un terreno ideal para su compromiso por esta causa.
A Maryse, Guillaume et Markus así como a todas las personas voluntarias que organizan y apoyan nuestras acciones, queremos ofrecerles nuestro agradecimiento. Que sean personas recién llegadas o veteranas –algunos de nuestros voluntarios y voluntarias son fieles a Tdh desde hace más de 30 años- participan todos para hacer de Tierra de hombres la mayor organización de ayuda a la infancia de Suiza.