viernes, 20 de septiembre de 2013

Crisis humanitarias - Actuar en un contexto de guerra


Durante sus 50 años de existencia, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha debido hacer frente a numerosas crisis humanitarias a causa de conflictos armados. En estos difíciles contextos, asegurar la protección y la salud de los niños y niñas es un auténtico reto. La célula de urgencia de Tdh tiene como misión responder rápidamente a las necesidades de los niños, niñas y de sus familias en las situaciones de crisis. 
Tdh, de manera cíclica, se enfrenta a crisis que necesitan una rápida respuesta para asegurar la protección, la seguridad y el acceso a la salud de los niños, niñas y de las comunidades en peligro. La célula de urgencia de Tdh agrupa todas las competencias que permiten garantizar la respuesta más adecuada en las crisis humanitarias. Tdh consigue los medios para actuar rápidamente integrando sus acciones en una visión a largo plazo.
1. ¿Cuándo intervenir?
Cuando estalla una crisis las primeras horas son decisivas. Los colaboradores de nuestra Fundación deben decidir rápidamente si intervienen o no. La elección se hace en función de numerosos criterios, la magnitud de la crisis, la capacidad de respuesta de la institución frente a las necesidades o la posibilidad de relevo por parte de las autoridades. En el caso de conflictos armados, la seguridad toma una importancia capital. Para Tdh es una cuestión de honor asegurar un máximo de seguridad para su personal y sus beneficiarios. Se pone en marcha un análisis de los riesgos para evaluar la posibilidad de comprometerse.
2. Las medidas de urgencia
En caso de intervención, Tdh se centra en las necesidades más inmediatas distribuyendo material de primera necesidad (mantas, colchones, refugios de emergencia, kits de higiene, kits de cocina, etc). Estas medidas están destinadas a parar el primer golpe de la crisis. Esta distribución también permite establecer un primer contacto con la población en apuros e identificar a las personas más vulnerables.
Es preciso instaurar rápidamente un sistema de protección eficaz. En los contextos de conflictos, los niños y niñas están expuestos más que nunca tanto su vida como su bienestar: privación brutal y prolongada de los mínimos vitales, desplazamientos obligados, separación familiar, violencia física y sexual, reclutamiento en grupos armados, tráfico, detención arbitraria, explotación sexual o laboral. Tierra de hombres va a  buscar como proteger a los niños y niñas más directamente afectados e incrementará gradualmente las medidas y el número de beneficiarios.  
Todas estas acciones  necesitan una importante sinergia entre los campos de intervención de Tdh que son sanidad (que incluye agua, higiene y saneamiento) y protección a fin de poder responder a las múltiples necesidades de los niños y niñas.
3. Las intervenciones anteriores de Tdh
En 2008, el conflicto entre Georgia y Rusia provocó miles de víctimas y obligó a más de 120.000 georgianos a huir. Desde el fin de las hostilidades –una semana más tarde - Tdh intervino para apoyar a la población desplazada. Nuestra Fundación distribuyó material de primera necesidad, ropa, medicamentos y leche para bebes en cuatro centros de reagrupación. Tdh también puso en marcha un programa de apoyo psicosocial para ayudar a los niños, niñas y a sus padres afectados por el trauma de la guerra. La intervención terminó en 2010 y se han beneficiado 2.000 niños y niñas.
Tierra de hombres intervino después en el conflicto de Darfour, en 2003, que provocó según la ONU más de 300.000 muertos y cerca de 2,7 millones de desplazados. En junio de 2004, nuestra Fundación intervino para socorrer a numerosos refugiados. La situación siguió siendo crítica durante varios años: empujando a Tdh a mantener su presencia hasta ahora. Durante 9 años, Tdh ha acudido en ayuda de cerca de 60.000 refugiados en tres campos para abastecerles de agua, de refugios, de letrinas y poniendo en marcha un programa de protección a la infancia. Miles de ellos han podido participar en actividades recreativas, beneficiarse de seguimiento escolar y estar apoyados en su integración en el seno de las comunidades anfitrionas.
Desde su creación, nuestra célula de urgencias ha hecho frente a numerosos conflictos: el Sur de Líbano en 2006, la guerra de Gaza en 2008 y más recientemente el conflicto de Mali en 2012. Todas sus intervenciones nos han permitido capitalizar las experiencias y reforzar nuestras competencias en materia de intervención urgente.