jueves, 5 de septiembre de 2013

Bangladesh - Reconstruir para prevenir mejor

Dos meses después del paso de la tormenta tropical Mahasen que ha afectado a más de 500.000 personas, y de la puesta en marcha de una primera fase de urgencia, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) acompaña a cerca de 20.000 personas para reponerse de las consecuencias sufridas y llegar a tener una mayor resistencia a los efectos de futuros ciclones e inundaciones.
El 18 de mayo de 2013, una riada se abatió sobre las costas de Bangladesh, haciendo temer lo peor para la población. Aunque en un primer momento todos los testigos se alegraron del bajo número de víctimas, luego se estableció rápidamente la gravedad de la situación. El 90% de la población había perdido sus medios de supervivencia, basados principalmente en la agricultura y la pesca de supervivencia. Más del 80% de ellos no tienen ya acceso al agua potable o a las letrinas, haciendo temer un fuerte aumento de los problemas de salud.
Tdh, presente en la región desde 2007, pudo lanzar inmediatamente una ayuda de urgencia que se concentró en la distribución de materiales de urgencia (agua potable, comida y productos de primera necesidad) y ayuda médica para los más débiles (mujeres embarazadas y lactantes y menores de cinco años).
Actualmente, los equipos sobre el terreno trabajan en la rehabilitación a largo plazo y a la reducción de los riesgos debidos a nuevas catástrofes.
Concretamente, 2.400 familias entre las más vulnerables reciben una ayuda alimentaria que les permite hacer frente a la perdida de las cosechas de este año, 169 depósitos comunitarios están en fase de reparación y 5 alojamientos de urgencia anticiclónica han sido equipados con un sistema de acumulación y distribución de agua. Cerca de 20.000 personas van a poder reponerse más rápidamente de las consecuencias de la tormenta Mahasen y estar mejor preparados para hacer frente a los próximos cataclismos.
Esta prevención de los riesgos es fundamental en un país como Bangladesh que sufre regularmente catástrofes naturales. Tdh además lleva a cabo con las poblaciones esfuerzos consecuentes a mirar por la reducción de sus efectos. A veces es poco. Así en el marco de un proyecto piloto, las huertas sobreelevadas han sido puestas en marcha para proteger los cultivos de la subida de las aguas. El 90% de ellas han sobrevivido al paso del Mahasen probando así la eficacia de este sistema innovador, fácil de construir y barato. Un rayo de esperanza para el futuro.