viernes, 2 de agosto de 2013

Rumania - Un programa de formación prolífica

Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) mejora la perdurabilidad de su programa en Rumania, a través del desarrollo de una formación de contenido técnico avanzado, llevado a cabo desde Suiza. La formación va a ser desarrollada en otros barrios a través del país.
Una vez recibida la acreditación oficial del Ministro del Trabajo, Familia y Protección Social, Tdh ha extendido rápidamente el programa de formación a escala nacional.
Un programa estimulante
« Esta formación es un verdadero éxito y responde a una gran necesidad” declara Laura Ghica, Responsable del Programa para Tdh. “Ayuda a las personas que trabajan junto a los niños y niñas a comunicarse mejor con ellos a través del juego, para identificar sus carencias”.
Para que esta metodología funcione realmente, era necesario un cambio radical. En un primer momento fue necesario extenderla fuera de las regiones habituales de intervención en Rumania (Dolj y Bucarest). Por otro lado, se ha acordado de que la formación de ahora en adelante no sea gratuita. Sin embargo, el equipo del programa ha conseguido limitar los costes a 80 euros por persona por los seis días de formación. Esto permite invitar al menos a un participante, sobre todo para las ONG que no tienen medios económicos.
Durante  estas últimas semanas, 12 representantes de diferentes ONG, instituciones privadas y públicas de Bucarest, así como de otras tres ciudades rumanas tienen pagados por primera vez los gastos de participación. Durante seis días completos repartidos en dos semanas, los participantes, que son asistentes sociales, profesores universitarios, psicólogos y padres, han practicado juegos psicosociales y abordado temas como la comunicación, la resolución de conflictos, la gestión de las emociones, la protección a la infancia, la metodología psicosocial del juego, el desarrollo comunitario y la creatividad. “Yo abandono este curso con gran satisfacción y con una nueva forma de ver el juego, así como de las nuevas herramientas extremadamente útiles en la relación con los niños y niñas”, ha declarado un participante. “Yo he apreciado la libertad de expresión y la experiencia compartida del aprendizaje a través del juego”, ha dicho otro.    
Boca-oreja en Facebook
«Yo recomendaría esta formación a todos los miembros del staff que trabajan en el Ministerio de Educación. Se debería organizar un curso al año como mínimo en cada escuela en Rumania, como desarrollo personal de los profesores”, ha dicho un funcionario. En respuesta a esta demanda y al interés suscitado en Facebook, Tdh ha previsto ofrecer este curso por lo menos en cuatro nuevas ciudades al año. Los diplomas seguirán siendo expedidos por la National Authority of Qualifications (ANC).
La principal formadora y organizadora, Christina Viadescu, es muy entusiasta: “Cuando una participante ha dicho que su experiencia ha sido “fabulosa” – lo que en rumano es una palabra muy fuerte - yo estaba encantada. En un contexto de crisis económica, no estaba segura de que las ONG y los individuos pudieran permitirse pagar este curso. Pero parece que esta aproximación ha caído en gracia y los índices de participación han cubierto todos los gastos. Nuestro objetivo no era lucrativo, solo lo necesario para cubrir gastos”.