viernes, 30 de agosto de 2013

Burundi - El acompañamiento a los menores frente a la justicia

El nuevo Código del Procedimiento Penal de Burundi impone desde ahora la presencia de un abogado durante el interrogatorio a un menor. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), en su programa de justicia juvenil en Burundi, se ha comprometido a apoyar a las autoridades judiciales del país para hacer de este avance en materia de justicia para menores un realidad sobre el terreno.
Desde el mes de abril de 2013, los niños y niñas en conflicto con la ley en Burundi están seguros de contar con la presencia de un abogado –o de cualquier persona con los conocimientos adecuados en materia de justicia juvenil- durante los interrogatorios. Su presencia debe garantizar la conformidad del proceso y permitir tranquilizar al menor que puede sentirse intimidado ante la policía.
Este nuevo Código del procedimiento es un gran progreso en la protección de los menores durante su cara a cara con las autoridades. Pero todavía queda hacerlo realidad sobre el terreno.
Pasar de la teoría a la práctica
Su puesta en marcha constituye un desafío a la vista de la situación actual de la justicia juvenil en este Estado que se encuentra entre los más pobres del mundo. Las condiciones en las que se desarrollan los interrogatorios están lejos de ser las ideales. Las entrevistas a menudo se desarrollan en la comisaría al alcance de todos los oídos, lo que no garantiza la confidencialidad. Por otro lado, no es raro que frente a la autoridad de un adulto, el menor interrogado se sienta tan intimidado que no se atreva a protestar  o a defenderse. A veces incluso el niño o la niña no conoce la razón de su presencia en comisaría.
Tdh  ha decidido apoyar al Ministerio de Justicia y al Ministerio de Seguridad en sus esfuerzos para mejorar la situación sobre el terreno. Desde junio de 2013, Tdh participa en la formación de más de 100 trabajadores sociales y de una decena de abogados. Esta acción debe permitir mejorar la cooperación entre los trabajadores sociales, los abogados y los magistrados y paliar la falta de competencias en el campo de la justicia juvenil.
Paralelamente, Tdh  trabaja para subsanar la falta de medios materiales y humanos y colabora para que los padres puedan estar presentes durante todo el proceso judicial. Pueden aportar también a su hijo o hija un apoyo afectivo, llevarle comida y ayudarle a interactuar con las autoridades (la palabra de un adulto tiene más peso frente a los Oficiales de la Policía Judicial que la de un menor).
Para una justicia juvenil respetuosa con los derechos de la infancia

Para que el interés superior del menor sea respetado, Tdh continua invirtiendo en la mejora de la justicia juvenil en Burundi. En 2012, nuestras acciones han permitido la formación de 300 profesionales en este campo y una disminución del 65% del número de niños o niñas encarcelados en las tres principales prisiones del país.