miércoles, 24 de julio de 2013

Burkina Faso - Mejorar la suerte de las niñas domésticas

En  Burkina Faso, miles de jovencitas abandonan su pueblo en busca de un empleo como empleadas domésticas en las familias urbanas. En la mayoría de los casos, todavía son niñas, que no se benefician de ninguna protección, con lo que están expuestas a la explotación y al abuso. Desde 2006, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja sin descanso en la protección y en la sensibilización de estas jóvenes domésticas. Esta vez, Tdh se esfuerza en tratar el problema bajo un nuevo ángulo, el de los empleadores. En julio, se han organizado encuentros con una veintena de mujeres “empleadoras”, a fin de sensibilizarlas en los malos tratos reservados para estas niñas domésticas.
Con ocasión de la puesta en marcha de actividades sanitarias destinadas a las madres, niñas y niños, Tdh ha tomado conciencia de un fenómeno  que sufren muchos pueblos: el desplazamiento masivo y voluntario de cientos de chicas (desde los 10 años) de la provincia de Sorou con idea de llegar a ser empleadas domésticas en Ouagadougou o en Bobo-Dioulasso. Para paliar esta creciente situación, Tdh ha puesto en marcha acciones puntuales de sensibilización para prevenir los peligros derivados de la emigración, tales como la explotación.
La experiencia de la emigración
Uno de los objetivos de las niñas migrantes de Sourou es la de poder adquirir bienes e ingresos para su ajuar de bodas. La experiencia de la emigración  es también un valor suplementario, una experiencia del mundo que hace las veces de rito de iniciación. Desgraciadamente, todas las chicas no regresan indemnes y algunas viven experiencias traumáticas, tales como violencia física y situaciones de abuso sexual que a veces  desembocan en embarazos no deseados.
No existen o hay muy pocas estructuras especializadas para acoger y proteger a las niñas víctimas de malos tratos. En las ciudades de destino, son los “logeurs” quienes se hacen cargo de las niñas migrantes y les ayudan a encontrar un empleo y un alojamiento. Sin embargo, el buen fondo de estos lugares de acogida son cuestionados. ¿Cuál es realmente el papel de los logeurs: la ayuda y la protección de las niñas o la organización de una red de trabajo de niñas domésticas?
En ausencia de un verdadero acceso a la educación escolar o a una formación cualificada, el porvenir de las niñas domésticas de Sourou queda obstruido o limitado.
Tierra de hombres sensibiliza a los « patronnes »
En paralelo a la ayuda aportada a las niñas empleadas domésticas (sensibilización, cobertura sanitaria y acceso a formación profesional), Tdh ha iniciado sesiones de formación sobre los derechos y la protección de las niñas junto a un grupo de mujeres, empleadoras de niñas domésticas en cuatro barrios de Ouagadougou (Zogona, Wemenga y Nonssin). El objetivo de estas actividades, apoyadas financieramente por UNICEF, es propiciar el cambio y explicar los riesgos potencialmente graves que corren las niñas al aceptar estas formas de trabajo.
De cuatro participantes a comienzos de 2013, ahora son más de 20 las que participan en estos encuentros. El mensaje de sensibilización parece caer bien. Zalissa, una participnte y empleadora de niñas domésticas cuenta: “Tdh nos exhorta a cuidar bien de las niñas y a tratarlas como si fueran nuestra propias hijas”.
Uno de los objetivos del programa es contactar con el máximo de personas que trabajan con las niñas y hacer que la acción sea perenne. Salimata Ouattara, animadora social ha dado su testimonio a Tdh: “Nuestro objetivo es sensibilizar a las empleadoras a fin de que ellas sensibilicen a otras empleadoras”. El grupo de mujeres ha hecho suya la causa de Tdh y se han constituido en asociación. Ellas quieren llevar a cabo acciones de sensibilización, como el teatro, a fin de evitar a las que son ante todo “sus niñas”, las peores formas de trabajo.