martes, 25 de junio de 2013

Ecuador - Parlamentarios suizos visitan los proyectos de Tdh

En el marco de la 128 Asamblea de la Unión Interparlamentaria, los parlamentarios suizos se han dado cita en Quito y han podido conocer los equipos y los proyectos llevados a cabo por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), sobre todo los que tratan del desarrollo comunitario y el tratamiento de los jóvenes en contacto con la ley.
Esta primavera, once parlamentarios suizos han sido invitados a Quito para una estancia de algunos días con ocasión de la Unión Interparlamentaria. En el programa, una presentación de las actividades de Tdh en Ecuador, la visita a dos centros para niños, niñas y adolescentes  puesto en marcha por nuestro colaborador ecuatoriano la asociación “Niñez y Vida” y para acabar una recepción al “Barreau” de Quito con representantes de la justicia ecuatoriana con el fin de abordar la evolución del sistema de justicia para menores en el país.
Al igual que Peter Bieri, presidente de la Unión de Parlamentarios suizos, la delegación suiza se ha mostrado particularmente interesada y entusiasmada. Los visitantes han podido darse cuenta de la buena relación que tiene Tdh con las autoridades ecuatorianas.
Según Roland Fischer, embajador suizo en Quito, esta estrecha colaboración va a permitir incluso favorecer el desarrollo las relaciones helvético-ecuatorianas en su lucha por el respeto de los derechos de la infancia.
La violencia, fuente de muchos de los males de la sociedad ecuatoriana
En Ecuador, la tasa de homicidios entre los jóvenes de 14 a 25 años es cuatro veces más importante que las tasas de los países más desarrollados, representando la segunda causa de mortalidad juvenil masculina y la primera en mortalidad juvenil femenina. La puesta en marcha de los programas que favorecen la emergencia de una cultura de paz  es una prioridad para la delegación de Tdh.
Empezando por la educación que favorece un sistema escolar centrado en la disciplina positiva a fin de promover sobre todo la tolerancia y la participación de los menores. Después, poniendo la protección y el bienestar de los niños y niñas en el corazón de las preocupaciones de las comunidades, bien con la puesta en marcha de infraestructuras “child friendly”, bien con el establecimiento por parte de la colectividad de soluciones en casos de abusos y malos tratos no tenidos en cuenta por las estructuras del Estado. Además, poniendo en marcha procesos de trabajo que permitan garantizar la reintegración del joven en la sociedad.
Bien sea víctima o bien haya cometido un delito, para Tdh un joven es un ser en construcción que debe poder beneficiarse de las condiciones especiales de que los tomen a cargo, adaptadas a su edad, su madurez y sus características (físicas, psíquicas, emocionales, etc.) así como al delito que haya cometido o sufrido.