miércoles, 12 de junio de 2013

Bengala Occidental - La lucha contra la trata de niños y niñas requiere profundos cambios

El Estado indio de Bengala Occidental y los países fronterizos (Nepal y  Bangladesh) cuentan con un gran número de niños y niñas víctimas del tráfico con fines de explotación sexual. A pesar de los esfuerzos de las ONG y de las autoridades locales, hay una gran necesidad de poner en marcha procedimientos más eficaces que permitirán a los menores beneficiarse plenamente de sus derechos y, potencialmente, reenviarles a su casa con total seguridad. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia)  y su colaborador indio continúan luchando con la trata transfronteriza, pero lanzan una llamada para realizar más esfuerzos y cambios.
Una de las tasas más altas de casos de explotación sexual
Actualmente, Bengala Occidental es la región menos segura para las mujeres y niñas de India. Está a la cabeza de la lista de estados donde el número de asuntos que tienen como víctimas a mujeres y menores registrados es más elevado (informe 2012 de la oficina nacional del crimen). Igualmente es un lugar de tránsito y de destino para las niñas y niños de otras regiones de India así como de Nepal y Bangladesh. A causa de su débil frontera con Bangladesh y una frontera abierta con Nepal, Bengala Occidental recibe un número significativo de niños y niñas, la mayoría de ellos obligados  a ser esclavos sexuales. La mayoría de los casos de trata no están señalados siendo muy difícil la estimación exacta del número de casos. Además, el carácter clandestino de los traficantes hace que la situación sobre el terreno sea difícil de identificar.
Los procedimientos legales deben ser mas rápidos y flexibles
Tdh es activa contra la trata infantil en Bengala desde 2005, habiendo puesto el acento en la lucha contra el tráfico transfronterizo. Gracias a un proyecto puesto en marcha por Tdh y sus colaboradores locales en Bengala Occidental y Nepal, 1.262 muchachas han sido rehabilitadas, repatriadas y/o reintegradas a los cursos de los cuatro últimos años.
La lucha contra la trata transfronteriza necesita un esfuerzo a largo plazo y cambios profundos de actitud a todos los niveles.
A pesar de los esfuerzos permanentes de numerosas ONG, autoridades y agencias de la ONU, es preciso que la actitud de los agentes de seguridad de las fronteras cambie a fin de asegurar la seguridad y la protección de los niños y niñas víctimas del tráfico en lugar de pisotear sus derechos.
Es preciso que India y Nepal concluyan un acuerdo bilateral a fin de asegurar un regreso seguro a las niñas víctimas del tráfico a sus respectivos países. En este momento, no hay un acuerdo formal entre los dos países en lo que concierne a la trata transfronteriza. Por otro lado, Tdh de acuerdo con sus colaboradores sobre el terreno, ha desarrollado ya varios Procedimientos Operacionales Estándar (POE) y prevé organizar una serie de eventos para promover su aceptación por los dos países.
El POE que está en marcha entre Bangladesh y los estados de Bengala Occidental y de Maharashtra para los casos de mujeres y niños de Bangladesh víctimas de trata debe ser reforzado y supervisado de cerca sobre el terreno. El POE deberá adaptarse a las necesidades específicas de los supervivientes en lugar de actuar basándose en un sistema. Por ejemplo, el POE debe ser flexible con los niños y niñas que no quieren volver a su país de origen sino que prefieren quedarse en el país de destino.
Los procedimientos legales son demasiado largos y alargan la situación de  victimización de los menores. Es preciso que Bengala Occidental ponga en marcha tribunales rápidos o tribunales para niños y niñas como está previsto en las diferentes leyes que conciernen al tráfico infantil, a fin de contribuir a la aceleración del restablecimiento y del regreso de los supervivientes a su comunidad.
Las autoridades y las agencias de la ONU junto con Tierra de hombres deben desarrollar más soluciones para hacer frente al fenómeno creciente de la trata de menores interna y transfronteriza. Las medidas protectoras  son obligatorias a fin de asegurar los derechos de cada niño o niña de Bengala Occidental, Nepal, Bangladesh o de cualquier parte de India.