jueves, 23 de mayo de 2013

Bangladesh - El ciclón “Mahasen” causa pocas víctimas, pero importantes daños


Un día después del paso del ciclón “Mahasen”, aunque lo peor en número de víctimas ya pasó, el impacto de la tormenta tropical podría tener efectos a largo plazo sobre las condiciones de vida de la población. En Patharghata, zona de intervención de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), los equipos acudieron inmediatamente a su encuentro.
El jueves 16 de mayo a las 9:30h de la mañana, “Mahasen” irrumpió sobre Bangladesh, provocando 10 muertos y centenares de heridos según un primer balance y provocando enormes daños a los largo del golfo de Bengala.
En total, cerca de 1,5 millones de personas se verán directamente afectadas por la tormenta y las inundaciones, sobre todo particularmente en el distrito de Patuakhali.
Miles de casas han sido parcial o totalmente destruidas. Además de los daños materiales, el impacto a largo plazo se anuncia dramático, pues las cosechas (arroz, alubias, melones) han sido anegadas por el agua salada, sin contar los cientos de animales muertos.
Tdh interviene sobre el terreno
En la zona de intervención de Tdh en Patharghata, al oeste de Patuakhali, la población pudo refugiarse inmediatamente en los alojamientos previstos para este efecto, sobre todo en el hospital local. Fueron advertidos mediante el sistema de alerta precoz sobre el terreno en Bangladesh.
Los equipos de Tdh estaban preparados para la catástrofe desde algunos días antes y  pudieron acudir rápidamente en ayuda de más de 2.000 familias proveyéndoles de agua potable y de material de higiene. A nivel material, contaba ya con un stock de bidones, kits de higiene, velas y cerillas, al igual  que lonas de abrigo para 1.700 familias, y reservas de cloro para asegurar cada día un acceso al agua potable para 1.000 familias.
Por el momento, la prioridad es proporcionar una ayuda individual y especializada a las mujeres embarazadas, a los recién nacidos y a los niños y niñas menores de 5 años.
Una zona en riesgo
La región ha sido ya sacudida por los ciclones Sidr y Nargis en 2007 y 2008. Bangladesh tiene fama de ser uno de los países más vulnerables a las catástrofes naturales. Por esta razón, Tdh se implantó al sur del país y lleva a cabo proyectos de prevención y gestión de catástrofes. A título de ejemplo, gracias a la construcción de pozos, letrinas y huertas sobre-elevadas, Tdh se anticipa a las consecuencias de las inundaciones y permite a las comunidades beneficiarse del agua potable, de instalaciones sanitarias básicas y de recursos alimentarios alternativos en caso de desastre.