jueves, 25 de abril de 2013

Territorios Palestinos - 40 años de apoyo a los niños y niñas palestinos


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) está presente en los Territorios Palestinos  desde 1973. 1973 es el año de la guerra árabe-israelí de Kippour, durante la cual las tropas sirias y egipcias intentaron recuperar los territorios perdidos en 1967 durante la Guerra de los Seis Días. 40 años más tarde, no ha cambiado nada para los palestinos. Los niños y niñas de 1973 son los padres y madres o incluso los abuelos de los niños y niñas de ahora y las perspectivas de paz parecen estar más lejos que nunca. El territorio palestino está salpicado cada poco por  colonias de asentamientos,  encerradas detrás de un muro de seguridad y aisladas económicamente. Las restricciones de movimiento (no menos de 100 controles fijos jalonan Cisjordania, sin contar los controles volantes), las trabas administrativas, la confiscación de tierras y del agua, las expulsiones y los arrestos arbitrarios son el pan nuestro de cada día de la población civil,  y el menosprecio de la protección que las fuerzas ocupantes les deben según el derecho internacional.
Ser un menor en los territorios ocupados es crecer en la violencia cotidiana y banalizada de las incursiones militares, las casas  excavadas en medio de la noche, amigos y parientes arrestados. A veces arrestados sin razón a la salida del colegio –como fue el caso del último 23 de marzo en Hebrón para 27 niños y niñas de 7 a 15 años - y ser confrontado por la justicia militar desde los 12 años (ver un reciente estudio de UNICEF  sobre este tema). Quizás tienen su casa destruida por las fuerzas armadas o ven a los colonos instalarse allí. En Gaza, sufrir las restricciones del bloqueo económico y la angustia de las noches de incursiones aéreas: la última operación militar “Pilar de defensa” del 15 al 21 de noviembre de 2012 causó la muerte a 33 niños y niñas y dejó numerosas secuelas traumáticas en otros. Ante todo ser un niño/niña en Palestina es crecer en el odio, el cólera y el sentimiento de injusticia.
Ciertamente, no todos los problemas de protección a la infancia son debidos al conflicto palestino-israelí y algunas prácticas extendidas como los crímenes de honor, la violencia doméstica, los matrimonios precoces llevan también a atentar contra los derechos de la infancia palestina. La suerte de los niñosy niñas nacidos fuera del matrimonio no es envidiable. En este complejo entorno, Tdh se esfuerza desde hace 40 años para llevarles una ayuda concreta y eficaz. Después de haberse establecido en el campo de la nutrición y de la salud materno-infantil y de haber desarrollado dos organizaciones locales especializadas en Hebrón y en Gaza (Ard al Atfal y Ard al Insan) nuestra organización se concentra actualmente en tres sectores esenciales: la lucha contra el trabajo infantil, la justicia para menores y los sistemas de protección a la infancia. Es activa en dos ciudades particularmente sensibles: Hebrón, cuyo centro histórico está ocupado por las colonias israelíes y donde los choques ocurren diariamente y Gaza, bajo bloqueo económico y militar desde 2007.
En Gaza, Tierra de hombres se ha volcado en la lucha contra el trabajo infantil al día siguiente de la operación militar “Plomb durci” (“Plomo endurecido”) en el invierno 2008-2009. Ha llegado a ser muy frecuente el ver a los niños y niñas en gran número aventurarse peligrosamente en la zona tampón establecida a lo largo de la línea verde, a fin de recuperar entre las ruinas materiales de construcción que el bloqueo económico impide obtener directamente. No es raro que alguno de ellos se aproximen demasiado a la barrera de separación y sea blanco de los disparos israelíes. En 2010, en el marco de un proyecto piloto en Beit Lahya y Zeitoun, al norte de la franja de Gaza, Tdh ha reintegrado a unos 50 niños y niñas trabajadores a la escuela y a los centros de formación profesional, ayudando económicamente a la familia. Desde junio de 2012, Tdh ha puesto a disposición protección y educación en un centro de acogida para los menores trabajadores de Beit Lahiya y continúa trabajando activamente en su reintegración escolar y social en colaboración con la comunidad.
En el campo de la justicia juvenil, Tierra de hombres trabaja en estrecha colaboración con las autoridades palestinas a fin de asegurarles el conocimiento de los derechos de la infancia y de las normas internacionales. Un objetivo esencial es reforzar el rol de los trabajadores sociales a fin de mejorar el hacerse cargo y el seguimiento de los menores durante todo el proceso judicial. Por otra parte, Palestina es un país donde la justicia ejercida por actores no estatales juega un papel de primera línea, paralelamente a los procesos establecidos por la autoridad palestina. Se han llevado a cabo dos investigaciones en Hebrón y Gaza a fin de clarificar la historia y el funcionamiento de la justicia informal, identificar a los diferentes actores que participan en ella y comprender el lugar que ocupan los niños y niñas en estos mecanismos. Tdh intenta ahora focalizar su intervención en la reintegración comunitaria de los niños y niñas en conflicto con la ley, incluyendo a los que residen en las prisiones israelitas, y seguir con la puesta en marcha de sistemas de protección eficaces en Gaza y Hebrón.