lunes, 1 de abril de 2013

Más de 1000 personas asisten al concierto solidario a beneficio del programa “Viaje hacia la Vida” en el Palacio de la Ópera de A Coruña

Lleno absoluto en el Palacio de la Ópera de A Coruña

El Palacio de la Ópera de A Coruña fue el escenario escogido para celebrar, el pasado 20 de marzo, un recital en el que participaron cerca de 500 alumnos del Conservatorio Profesional de Música de A Coruña con el objetivo de recaudar fondos para “Viaje hacia la Vida”, programa sanitario de la Fundación Tierra de hombres, gracias al cual, desde el año 2003 52 menores procedentes de África han podido ser operados de distintas patologías.


Casi 1500 personas acudieron a ver en directo la participación de cientos de  jóvenes músicos, que demostraron, además de un gran talento, esfuerzo, dedicación y formación en valores como la tolerancia y la solidaridad tras meses de ensayos y organización, que culminó en un concierto muy emotivo en el que se pudo disfrutar de una composición realizada  por la directora  de la Orquesta de Cuerda de Grado elemental, Aranzazu Vera, un cuento africano basado en el programa Viaje hacia la Vida.


Al acto, acudieron numerosas autoridades políticas locales como el Concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña así como la coordinadora de área de esta Concejalía; el Alcalde de la localidad de Cambre y otras personalidades del área de sanidad y del Hospital  Materno Infantil Teresa Herrera, centro en el que son intervenidos los niños y niñas del programa Viaje hacia la Vida, asi como otras personalidades vinculadas con el ámbito musical y los centros de enseñanza. 

Cerca de 500 alumnos y alumnas actuaron en el Palacio de la Ópera en beneficio 
del programa "Viaje hacia la Vida" 
Raúl Besada, delegado en Galicia de Tierra de hombres, declaró que “Viaje hacia la Vida” y, en consecuencia, el tratamiento de niños y niñas  es posible gracias a la colaboración de una gran cadena de voluntarios, instituciones y familias de acogida, Besada aprovechó para hacer un llamamiento público, ya que la Fundación Tdh necesita más gente que cuide de los menores enfermos durante su estancia en la ciudad tras la operación. «Tener un niño o niña en una familia es más un gasto de voluntad que económico, ya que los gastos médicos y la ropa los asumimos nosotros y solo es un plato más en la mesa», afirmó el delegado.
Numerosas autoridades locales acudieron al concierto solidario organizado por Tdh