jueves, 11 de abril de 2013

Kosovo - Una campaña para sensibilizar a la sociedad sobre el tráfico infantil


El contexto económico y social es extremadamente difícil en Kosovo . Los niños y niñas son particularmente vulnerables allí, sobre todo los que viven en las sociedades más desfavorecidas (gitanos, ashkalis y egipcios), así como los que provienen de Albania, que acuden a Kosovo para aprovechar la importante presencia internacional. El final del conflicto en Kosovo coincidió con un fuerte aumento del fenómeno del tráfico infantil en la región. Activa en el país desde el 2000, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) intenta  proteger a los niños y niñas contra el tráfico bajo todas sus formas sobre todo a través de acciones de sensibilización a semejanza de la campaña “¡Open your eyes, be aware!” (Abrid vuestros ojos, daos cuenta). El objetivo principal era sensibilizar a la población sobre este mal que corroe a la sociedad kosovar. En esta ocasión, los equipos de Tdh sobre el terreno han llevado a cabo una serie de entrevistas para medir los conocimientos de la población sobre el tema antes de medir el impacto de la campaña sobre la opinión pública.
Sensibilizar a la población sobre el mal que corroe a la sociedad
La campaña, co-financiada por Tdh, la Unión Europea y Naciones Unidas se realizó del 18 de septiembre al 18 de octubre de 2012. En esta ocasión, los anuncios fueron televisados en bucle en la pequeña pantalla con mensajes difundidos por tres estrellas locales, la judoka Maijilinda Kelmendi, la cantante Hana Cakuli y el actor Fatmir Spahiu. Además de los mensajes televisados, radiofónicos, web y carteles colocados en varias ciudades del país, numerosos actores vinculados a la problemática han tomado parte en los debates y coloquios sobre el tráfico infantil.
El objetivo principal de la campaña era sensibilizar a los kosovares sobre la explotación infantil, proporcionándoles información sobre los trabajos forzados, la mendicidad obligada y la explotación sexual así como poner los recursos a disposición de las víctimas o de las futuras víctimas. Para medir los conocimientos de los kosovares sobre el tráfico así como el impacto de la campaña, Tdh ha llevado a cabo dos baterías de entrevistas con una muestra representativa de 665 personas entre agosto de 2012 y octubre de 2012 en Prishtina, Prizren, Gjakova, Gjilan, Ferizaj y Mitrovica. De manera general, las entrevistas realizadas antes de la campaña Open your eyes, be aware! muestran que la población kosovar está preocupada por este azote. Más de la mitad de las personas encuestadas tenían conocimiento de la problemática ligada al tráfico infantil. Los principales factores mencionados eran la pobreza y el crimen organizado. Sin embargo, los sondeos han abordado muy poco la explotación sexual pues el tema es todavía considerado tabú en Kosovo. Al final, la gran mayoría de las personas entrevistadas favorecía a la policía nacional kosovar como protagonista en la lucha contra el tráfico.
Una campaña impactante
La segunda parte de las entrevistas fue realizada en los días siguientes al final de la campaña nacional. Indican que esta última ha causado un impacto relativamente positivo sobre los conocimientos de la población de Kosovo concerniente al tráfico infantil. El número de personas estimadas que conocen muy bien el tema ha aumentado un 11% entre los dos sondeos. El principal éxito de la campaña es el haber llevado la explotación sexual al centro del debate. En efecto, el 37% de los sondeados acerca de la campaña consideran que se trata de la forma más importante de tráfico infantil cuando antes de la campaña solo eran el 18%.
Los sondeos señalan otros elementos esenciales para explicar cómo el tráfico infantil se percibe en Kosovo. El 63% de las personas interrogadas estiman que existe una diferencia entre el tráfico organizado por traficantes y el organizado por los mismos padres. Mientras que los primeros son el símbolo de actividades criminales, los segundos están más ligados a la pobreza. A nivel de los actores privilegiados para encauzar el tráfico, la policía es la que alcanza más consenso. Para terminar,  la cuestión de saber cuál es la mejor manera legal para juzgar a los responsables  del tráfico infantil, más de la mitad de los sondeados han respondido la pena capital, aunque fue abolida en 2002.
Las acciones de este tipo son como las que lleva a cabo habitualmente Tdh. Sobre el terreno, los equipos ponen en marcha un sistema para proteger a los menores contra cualquier forma de tráfico, formando y reforzando las competencias de las personas vinculadas con ellos, como los agentes de policía, asistentes sociales y miembros de la comunidad gitana. Las acciones de sensibilización son también llevadas a cabo junto a las madres y padres en las comunidades desfavorecidas, así como actividades para ayudar a los niños y niñas a insertarse mejor en su comunidad y a volver a la escuela.