jueves, 7 de marzo de 2013

Sri Lanka - No sacrificar generaciones de niños y niñas


A pesar del fin de la guerra en 2009, las secuelas del conflicto están todavía muy presentes. En el norte, plagado por decenas de controles militares, se encuentran los pueblos en cuyo interior la vida empieza a tomar su curso. Para numerosos buenos habitantes que han regresado a su casa después del conflicto, no existe sin embargo muchos medios de subsistencia, los recursos comunes se han visto muy afectados. Más allá de las graves consecuencias materiales, otras menos visibles, son todavía más devastadoras. En Sri Lanka, numerosos niños y niñas de poca edad no tienen acceso a la educación y su desarrollo se encuentra peligrosamente retrasado. Porque el aprendizaje de un niño y niña debe de ser favorecido en los primeros años de su vida, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha puesto en marcha un proyecto de construcción de guarderías y de formación profesional para proveerlos y ofrecerles la educación a la que tienen derecho.
Cada niño y niña tiene derecho a la educación
“El aprendizaje comienza desde el nacimiento. Esto implica que se preste la atención requerida a los cuidados de los jóvenes niños y niñas y a su educación inicial, que puede ser dispensada en el marco de las disposiciones que hacen intervenir a las familias, la comunidad o las estructuras institucionales, según las necesidades”. Como explica el artículo 5 de la Conferencia Mundial sobre Educación para todos que data de 1990, actualmente está universalmente reconocido que los primeros años en la vida de un niño y niña son decisivos en su desarrollo cognitivo.
Para  responder a una necesidad urgente en Sri Lanka, Tdh lleva a cabo un proyecto con base en la provincia del norte, en el distrito de Mullaitivu. Se realiza en cuatro ciudades, Puthukkudieruppu, Maritempattu, Manthai Este y Thunukkai. El proyecto co-financiado por Chaîne du bonheur, comenzó en febrero de 2011 y acabará en octubre de este año. En colaboración con OFERR Ceylon y apoyado por la comunidad y las autoridades, Tdh ha construido y renovado 28 centros de desarrollo para niños y niñas, todo equipado con materiales adaptados.
Estos centros de desarrollo infantil comparables a las guarderías, permiten a los menores socializarse y desarrollar sus capacidades en los establecimientos gestionados por la comunidad. Para conseguirlo, se realizan trabajos para crear y renovar los centros con todo el equipo de material escolar y de infraestructuras de agua potable e higiene. De ahora hasta octubre de 2013, Tdh habrá puesto en marcha 10 nuevas guarderías y habrá renovado otras 18 en el distrito de Mullaitivu. Para completar el proyecto, los miembros de la comunidad han sido formados y apoyados por trabajadores sociales especializados en la protección a la infancia y se han instaurado en el seno de las ciudades comités de gestión del proyecto.
Tdh lucha para que generaciones de niños y niñas no sean sacrificadas en nombre de una guerra que ellos no han conocido. La puesta en marcha del proyecto permitirá a muchas familias que no tienen acceso a establecimientos privados que son demasiado caros, ofrecer una educación para sus niños y niñas en el seno de guarderías que garantizan un entorno sano y seguro. En este marco, aprenden a leer, escribir y se aprovechan de las actividades lúdicas y pedagógicas a las cuales tienen derecho, no importa que niño o niña sea.