viernes, 1 de marzo de 2013

India - La lucha para la aplicación de las leyes de protección la infancia


A imagen de la ciudad de Bangalore al sur del país, verdadero escaparate de su crecimiento económico, India se percibe como un país en plena expansión. Sin embargo, detrás de las apariencias, el cuadro es mucho más sombrío de lo que parece. Las desigualdades en la riqueza siguen siendo extremadamente importantes y la mayoría de los peligros que acechan a los niños y niñas están lejos de ser erradicados con el desarrollo económico. En la región de Bengala, al este del país, el tráfico y la explotación sexual siguen siendo graves azotes a los que los equipos de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) deben hacer frente. Durante una entrevista con el diario local Postnoon, Lopa Bhattacharjee, coordinadora de protección a la infancia, ha hablado sobre la acción de Tdh en India. He aquí un resumen de su entrevista con un enfoque sobre los esfuerzos que quedan por realizar en materia de puesta en marcha de las leyes de protección a la infancia. 
Permitir al menor reconstruirse 
India es históricamente uno de los primeros países de intervención de Tdh. Presente en el país desde 1971, ha desarrollado numerosos programas de acceso al agua y al saneamiento, a la salud y a la nutrición. Desde 2006, Tdh ha puesto en marcha un programa de lucha contra el tráfico y la explotación infantil. En India, el trabajo diario se efectúa en estrecha colaboración con los colaboradores locales y el Gobierno, a semejanza del proyecto en curso en la región de Bengala. Llevado a cabo en colaboración con el colaborador local Saanlap y cofinanciada por la Unión Europea y la fundación Oak, ha permitido ya acudir en ayuda de más de 700 niños y niñas. Concretamente, los equipos sobre el terreno están presentes junto a los niños y niñas durante su convalecencia. Les aportan un apoyo físico y moral antes de asegurar su reintegración en un lugar que les permita reconstruirse. Después de un análisis preciso de cada caso, los niños y niñas son reinsertados en el seno de su familia o cuando han sido explotados por los miembros de sus familias, los equipos de Tdh trabajan para encontrarles un lugar donde podrán desarrollarse socialmente. 
Poner en marcha políticas ya existentes 
En India, los principales límites en materia de protección a la infancia se sitúan a nivel de la puesta en marcha. India dispone de un arsenal legislativo relativamente consecuente, pero las políticas públicas no las aplican estrictamente, favoreciendo el desarrollo del tráfico y la explotación. Otro escollo importante al cual son confrontados los equipos de Tdh y sus colaboradores reside en el hecho de que India es un país excesivamente rico y diverso cultural y políticamente. Desgraciadamente, esta “diversidad” hace que el trabajo de coordinación sea más complicado y compromete al intercambio de recursos entre los actores. Hay todavía un enorme trabajo de construcción para llevar a cabo una aproximación entre las diferentes entidades a cargo de la defensa de los derechos de la infancia en India (comités de asistencia pública, servicios de protección y cuidados, sistema judicial y autoridades). 
A fin de satisfacer esta falta  de coordinación, se ha establecido durante este año un repertorio de recursos, que comprenden las responsabilidades de los diferentes actores vinculados con la protección a la infancia en Nueva Delhi. Esta base de datos aportará información precisa que concierne a las organizaciones presentes sobre el terreno. Ya testada en 2012 en la región de Bengala y en proyecto en la región de Andhra Pradesh, está base de datos puesta en marcha por la Dra Shanta Sinsha (presidenta de la Comisión Nacional para la Protección de los Derechos de la Infancia) permitirán responder más específicamente y más rápidamente a los casos de abuso. 
Con una población compuesta en un 40% por niños y niñas, India debe llevar a cabo esfuerzos considerables para mejorar la puesta en marcha de sus políticas de protección a la infancia. La acción de Tdh va a proseguir a través del apoyo a los niños y niñas víctimas de abusos y además formando a los staff  locales de protección y de cuidados, elaborando bases de datos de recursos y mejorando la concertación entre los diferentes actores. Estando a un paso de convertirse en el país más poblado del mundo, de aquí a 25 años, la India debe desde ahora hacerse cargo de su propio destino.