lunes, 18 de marzo de 2013

Europa del Este - Por los derechos de la infancia más allá de las fronteras


Preocupada por la devolución de niños y niñas desde los Estados de la Unión Europea hacia los Estados de los Balcanes, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y diez ONGs colaboradoras estudian el análisis de estos procedimientos de devolución. Después de este análisis, se tratará de acordar sistemas para todos los países relacionados en el respeto de los derechos de la infancia y asegurar un seguimiento de estos niños y niñas una vez han vuelto al  país de origen de su familia.
Estos últimos años, numerosos niños y niñas han sido expulsados de la Unión Europea hacia su país de origen. Sin embargo, la mayoría no conocen absolutamente el país de sus padres y deben adaptarse a una lengua que no hablan y hacer frente a un entorno que les es totalmente extraño.
Co-financiado por la Unión Europea, este proyecto tiene como objetivo equipar a todos los gobiernos implicados de un mecanismo que asegure el respeto a la infancia a lo largo de todo el proceso de retorno. Ante el regreso a su país de origen los “proyectos de vida” se elaborarán para garantizar una situación digna y sana para todos los menores. Una vez de regreso estos últimos tendrán un seguimiento y un respaldo para que su desarrollo físico y social esté comprometido.
En un primer momento, en  Albania, Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Macedonia, Montenegro y Serbia, los trabajadores sociales y los educadores van a encontrar a los niños y niñas de regreso en estos países. Cada experiencia será compilada y formará una base de datos sobre los factores que contribuyen a una buena o mala reintegración de los menores. Durante estas visitas, se propondrán a los niños y niñas más vulnerables medidas tales como un acceso a la educación, a la formación profesional o a una ayuda material. El voluntariado también será formado para apoyar a estos menores y asegurarse su buena adaptación a su nuevo entorno.
La investigación se extenderá al país donde estaban estos niños y niñas instalados (Austria, Francia, Grecia, Hungría). Por un lado, esto permitirá comprender las dificultades que estos países encuentran y los mecanismos ya puestos en marcha en los procedimientos de retorno. Por otro lado, esta investigación llevará a más diálogos, facilitando futuros acuerdos entre los países de destino y de retorno.