domingo, 30 de septiembre de 2012

Haití – El huracán Isaac deja el cólera tras de sí


El balance del huracán Isaac que se abatió sobre Haití es muy grave tanto más preocupante porque la subida de las aguas hizo aparecer nuevos brotes de cólera. Las lluvias torrenciales y las inundaciones causaron la muerte de 20 personas, la destrucción total o parcial de más de 3.500 casas y dañado cientos de tierras agrícolas. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha preocupado por el aumento de personas aquejadas de cólera. En sus zonas de intervención en Grand Goave, 50 personas se contagiaron en menos de 5 días y dos de ellas han muerto.
Una centena de personas desalojadas por la tempestad Isaac encontraron refugio en una escuela y en uno de los centros de actividades para menores que Tdh puso en marcha después del seísmo de 2010. Tdh se asoció con otras organizaciones para que estas familias, alojadas en los patios del centro y de la escuela, pudieran recobrar rápidamente sus casas o en caso contrario beneficiarse de los materiales esenciales para encontrar un mínimo de confort. Colchones, jabones, medios para tratar el agua, cubos, fueron puestos a disposición de estas familias, sobre todo para prevenir la contaminación por enfermedades hídricas.
Los riesgos de brotes localizados de cólera fueron particularmente preocupantes. La estación de los ciclones comenzó en agosto y va a durar hasta noviembre, periodo durante el cual las tasas de contaminación son mucho más elevadas. Según David Dandres, responsable de los proyectos de Tdh en Haití, “los riesgos de propagación del cólera son mayores cuando el agua después de haber serpenteado por los campos, los platanares y alrededor de las casas desagua en los ríos donde las poblaciones rurales se lavan y toman su agua, transportando con ella la bacteria responsable de la enfermedad. Durante la estación seca, la bacteria muere enseguida al sol y los riesgos de contaminación son menores”.
El departamento de protección civil decretó el estado de emergencia en este departamento comunal de Grand Goeve donde el único centro de salud que se hacía cargo del cólera fue destruido por la tempestad. Los equipos de Tdh distribuyeron a las familias de esta zona alejada “kits de higiene” que contienen material básico para prevenir las enfermedades de origen hídrico. Jabones, pastillas de cloro, bidones… Las personas enfermas son transferidas a los centros de salud.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Colombia - Proyecto de protección y promoción de los Derechos de la Infancia desplazada por el conflicto armado con el apoyo de familias, sociedad civil articulada y administración local


Tdh – Ayuda a la infancia impulsa un proyecto para la protección y promoción de los Derechos de la Infancia desplazada por el conflicto armado en Colombia con el apoyo de familias, sociedad civil articulada y administración local.
Con este proyecto, que se desarrolla en el Departamento de Bolívar, buscamos construir, junto con la comunidad, un sistema garante de los derechos para la población desplazada más vulnerable, niñas, niños, jóvenes y madres de familia, que brinde herramientas para acceder a los servicios básicos de salud y educación, de acuerdo a lo establecido por la ley, que garantice la protección de niñas y niños frente a situaciones de violencia y que permita fortalecer la organización comunitaria.
Tiene dos ejes estratégicos:
-         La formación y organización comunitaria. Se basa en la capacitación de la población beneficiaria con el objetivo de promover la organización y el refuerzo de la comunidad. Incluye la concertación de espacios de interlocución con las instituciones públicas y privadas para la búsqueda de soluciones oportunas y realistas de los problemas de la comunidad.
-         Atención directa. Integra todas aquellas acciones que se realizan con la comunidad, para responder adecuadamente a los problemas de salud materno-infantil, educación, maltrato infantil y violencia intrafamiliar. Además, buscamos que las entidades públicas competentes asuman los casos de vulnerabilidad detectados en la comunidad y les den una respuesta adecuada.
Población beneficiaria:
ü     850 Niños y niñas de 0 a 5 años desplazados.
ü     1.250 Niños y niñas de 6 a 14 años desplazados.
ü     450 jóvenes de 15 a 18 años desplazados.
ü     720 Jóvenes y mujeres desplazadas gestantes y lactantes o con posibilidades de quedarse embarazadas entre 14 y 45 años.
ü     260 agentes comunitarios. 
Proyecto cofinanciado por la Generalitat Valenciana. 

jueves, 27 de septiembre de 2012

Colombia - Proyecto de lucha contra la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en Cartagena de Indias


Este proyecto de lucha contra la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en Cartagena de Indias, impulsado por Tdh - Ayuda a la infancia, busca que en Colombia, y en particular en la Costa Caribeña (Bolívar, Atlántico, Magdalena), se adopte una cultura protectora del niño, niña y adolescente menor de 18 años víctima de la explotación sexual, basada en el interés superior del menor, que contribuya a la erradicación de la impunidad y a la aplicación de la justicia. Con su ejecución esperamos garantizar el acceso a la justicia de las víctimas y que sean representados judicialmente en los procesos penales. Igualmente aspiramos al aumento de las denuncias por este delito, buscando la disminución de la impunidad que caracteriza a estos delitos en Colombia, y la aplicación de una justicia protectora y reparadora. 
El proyecto cuenta con tres ejes de intervención:
-         Fortalecimiento legal dirigido a instituciones de la sociedad civil, operadores de justicia y miembros del sistema de educativo.
-         Protección y asistencia psicojurídica a las niñas, niños y adolescentes víctimas de delitos sexuales y acompañamiento a los funcionarios públicos responsables de su atención, para lograr una rápida y efectiva justicia y protección, y resarcimiento de los derechos de las víctimas por parte de los agresores.
-    Incidencia política e institucional, dirigida a instituciones públicas nacionales y Organizaciones internacionales para que adopten medidas  que mejoran sus intervenciones en materia de explotación sexual. 
Población Beneficiaria:
ü   300 niños, niñas y adolescentes menores de 18 años víctimas de explotación sexual vinculados a programas de entidades de protección aliadas o remitidos por otras entidades públicas y privadas o identificadas directamente por el proyecto.
ü     50 niños, niñas y adolescentes, representados jurídicamente por el proyecto. 
Proyecto cofinanciado por la Generalitat Valenciana

El proyecto “Move” no va a trabajar más en Europa del Este, pero se queda la metodología “MJS” para una protección mejor a niños y niñas


MOVE, un proyecto inédito de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) apoyado por la UEFA en Rumania, Moldavia y Albania, ha propuesto durante cuatro años juegos y deportes para los niños y niñas en dificultades según la metodología “Movimiento, Juegos y Deporte” (MJS). Esta metodología antepone la cooperación frente a la competición, la integración frente a la exclusión y permite a los niños y niñas participar activamente y explicarse libremente.
A fin de capitalizar esta rica y bella aventura, Tdh termina el proyecto con herramientas concretas: tres videos que reflejan la experiencia MOVE/MJS con imágenes y testimonios, y dos manuales, uno de formación, manual de competencias psicosociales,  y el último creado, un manual de juegos tradicionales para la protección de la infancia. Sobre el terreno, las actividades MJS continúan, plenamente integradas en los proyectos en curso.
Dos videos, dos puntos de vista
Un primer video, MOVE: Un proyecto de Tdh en Rumania, da la palabra a los beneficiarios sobre el terreno, en Rumania, con testimonios de animadores, formadores, niños, niñas, familia, directores de escuelas, etc, sobre los efectos de MOVE en sus vidas profesional y privada.
Un segundo video, MOVE: un proyecto al servicio de la protección de la infancia, capitaliza la experiencia bajo la forma de las miradas convergentes de las personas a cargo de la implementación del proyecto en cada país de intervención (sede-coordinador-delegados). Este video que consta de cinco capítulos muestra a los diferentes componentes del proyecto MOVE y su metodología MJS, sus lecciones aprendidas y los resultados principales en términos de protección a la infancia. Sobre todo se aprecia como MJS participa gestionando la identificación de los niños y niñas en riesgo a través de juegos y de feedbacks y como MJS refuerza la movilización comunitaria integrando a los actores comunitarios claves y a los padres y madres en la formación y en las actividades, donde además MJS favorece la acción de Tdh en las instituciones residenciales o penitenciarias utilizando una herramienta global y lúdica.
Para recordar, también está disponible otro video corto “Jugar  para animarse más”, con más detalles sobre la metodología MJS.

Dos manuales, formación para adultos y juegos tradicionales para niños y niñas
El proyecto MOVE ha dado lugar al nacimiento de otro manual, Manual de competencias psicosociales, en 2011, otra herramienta, también muy concreta y que servirá ampliamente para otros proyectos de Tierra de hombres: un Manual de juegos tradicionales para la protección de la infancia. Ha sido desarrollado gracias a la gran experiencia de los animadores y formadores de MOVE en los tres países y se ha editado en francés y en inglés. De “La anciana invidente” a “El oso que duerme”, pasando por “El zorro y las gallinas”, los 20 juegos están destinados a niños y niñas de 4 a 14 años a fin de que desarrollen competencias de vida, así como una buena capacidad de resistencia y autoprotección:
“El juego es un mecanismo de supervivencia y de protección, pues mientras los niños y niñas juegan, crean su propio bienestar, según Bradshaw. En efecto, los niños y niñas exteriorizan a través del juego sus impulsos y sus mundos interiores en un espacio seguro que les ayuda a reconstruirse y a desarrollar su capacidad de resistencia”. (Sacado y adaptado del estudio de Stuart Lester y de Wendy Russell, Children´s right to play : an examination of the importance of play in the lives of children worldwide, Bernard van Leer Foundation, UK, 2010, pp. 7 à 26.)

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Jean-Marc Richard, embajador de Tdh: “Demasiada gente se recrea denigrando la miseria gitana”


Llegados del sub-continente indio –sobre todo de Radjastan- desde el siglo XI, los gitanos han tenido durante mucho tiempo el status de esclavos en Rumania. Un cartel del año 1852 anunciaba la venta pública de 38 chicas y chicos, hombres y mujeres “con buena salud”. Las chabolas gitanas se encuentran todavía a menudo en la periferia de las ciudades e ilustran la vida marginada de las familias.
Jean-Marc Richard, embajador de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) para los derechos de la infancia, en su visita al terreno, observa: “Demasiada gente se recrea denigrando la miseria gitana, en lugar de dar oportunidades a todos”. Frente al analfabetismo de muchos adultos, Tdh facilita el mantenimiento de los niños pobres en la escuela. Las clases de apoyo se colocan a nivel de los más débiles. Pero es preciso también cambiar las mentalidades. Es a través del juego o de actividades deportivas donde profesores, educadores, gitanos y rumanos de origen aprenden a cooperar. Ellos hablan y comparten juntos, salen de la negación y abandonan los recelos mutuos.
Dieva, primera profesora de origen gitano en la universidad de Bucarest, está comprometida con la asociación que ella preside por un verdadero reconocimiento de la cultura de su etnia. Su ejemplo individual es estimulante. Muestra que una integración en la sociedad rumana es compatible con la valoración de las costumbres y tradiciones minoritarias. La asociación de Dieva es una de las cuatro colaboradoras con las que Tdh profundiza desde ahora la inserción de los más vulnerables. Dar a las chicas y chicos desfavorecidos una plaza duradera en la escuela, aumenta sus oportunidades de tener un oficio, ingresos, formar parte de la sociedad. ¡Bella postura!

martes, 25 de septiembre de 2012

Nicaragua - La herramienta tecnológica “Kaikaia” asegura la vigilancia de la justicia especializada


El magistrado Armengol Cuadra Lopez, coordinador de la Justicia Penal Especializada de la Corte Suprema de Justicia, ha evaluado como eficaz la puesta en marcha de la herramienta tecnológica “Kaikaia”. Esta herramienta, desarrollada con Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), consiste en armonizar los procedimientos penales de los menores y hacer un seguimiento continuo de su reintegración social. Kaikaia funciona actualmente en los tribunales de menores de la mayoría de las ciudades del país.
Esta afirmación del magistrado Cuadra Lopez ha sido expuesta durante la reunión de evaluación que ha tenido lugar en un hotel de la capital en presencia de  jueces de menores de todo el país, también la representante de Tdh – Ayuda a la infancia, el Doctor Carmen de Felice, el magistrado español Alfonso Santiesteban, así como Victor Herrera, consultor regional de Tdh y miembro de OEVSPA, nos explican el funcionamiento y el objetivo de Kaikaia.
“La Corte Suprema de Justicia, gracias a la Fundación Tdh ha lanzado en febrero de este año el sistema informático Kaikaia, que tiene como objetivo permitir el seguimiento de los derechos de los menores durante el proceso y la sistematización de la ejecución de las medidas y sanciones penales”, recuerda el magistrado.
Según el Doctor Cuadra Lopez, “La puesta en marcha de la herramienta Kaikaia ha empezado como proyecto piloto en los Tribunales Penales para Menores del Distrito de la Región autónoma del Atlántico Norte, después en las ciudades de Grenade, Masaya, Rivas y por fin Managua, y esto ha sido posible gracias a la colaboración con el organismo Tdh, que ha ejercido un trabajo de consejero para la administración de justicia juvenil con una aproximación restaurativa. Nosotros esperamos, de aquí a enero del año próximo, sea operativo en todo el país, a fin de armonizar el desarrollo de los casos, las informaciones estadísticas y el seguimiento de las acciones necesarias, hasta completar la integración familiar, educativa y profesional. De esta manera, el acceso rápido a numerosos adolescentes que han sufrido medidas penales en los tribunales está garantizado”.
“Además, Kaikaia permite a los contendientes la elaboración de planes de organización inteligente de temas, permitiendo controlar, emitir y gestionar los informes desde cualquier lugar teniendo acceso a Internet”, ha añadido el presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.
“Con esta herramienta, garantizamos las acciones sociales necesarias que permiten a los adolescentes, cumplir medidas o sanciones penales a favor de su integración en la sociedad”, concluye el magistrado Armengol Cuadra Lopez.
Por otro lado, el Doctor Carmen de Felice, jefe de la delegación de Tdh en Nicaragua, explica que “Kaikaia es un medio para mejorar la justicia penal de los adolescentes en Nicaragua, puesto que la herramienta sirve de instrumento para la gestión cotidiana y hace el trabajo más fácil en los tribunales especializados. Gracias a los miembros de la Oficina de Ejecución y de Vigilancia de las Sanciones Penales de los Adolescentes (OEVSPA), la herramienta cubre desde ahora el 80% del país y apoyarán esta gestión hasta ver que los adolescentes tienen asegurados sus derechos y su reinserción en la sociedad con éxito”.
Durante la reunión de la evaluación del sistema informático Kaikaia, el director de OEVSPA, de la ciudad de Bilwi Puerto Cabezas, ha afirmado que “Kaikaia permite en la zona norte del Atlántico identificar a los jóvenes que han contravenido la ley, por edad, delito, tiempo de sanción, sexo y registra a los adolescentes por grupos étnicos y dialectos.”

lunes, 24 de septiembre de 2012

Rumania - La esperanza hace frente a la gangrena y el crimen



En el barrio de Ferantar en Bucarest, se amontonan 16.000 personas en grandes inmuebles ruinosos. Jean-Marc Richard, animador de RTS y embajador de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), visita a seis miembros de una misma familia que se hacinan en una habitación y una cocina. La madre intenta preservar de la mejor manera posible a sus hijos de los riesgos cotidianos del barrio. El “gueto” está infestado por camellos, LSD, heroína, crack y malas compañías. Las jeringas necesarias para un nuevo uso son recuperadas de los cubos de basura, setos o contenedores. Pequeños todavía, niños y niñas son utilizados para transportar las dosis, conectando las cadenas del tráfico. La prostitución ocupa calles enteras.
La pobreza se suma a las reglas impuestas por dos bandas que trabajan en Ferantar. Algunos querrían arrasar el barrio gangrenado. Por el contrario, curiosamente, un programa público ha comenzado sus trabajos para renovar y aislar la fachada de los edificios durante tres años. ¿Y el interior de los apartamentos, baratos, pero lamentables? ¿Y el probable derrumbamiento de numerosos inmuebles durante un terremoto, en una región afectada periódicamente por movimientos sísmicos?
Tdh todavía teje discretamente redes de solidaridad en el barrio con agrupaciones, centros de trabajo social. Se implica en actividades extraescolares con profesores que apoyan a los más desfavorecidos. Los toxicómanos tratados con metadona o con otras maneras de rehabilitación, frecuentan dos veces por semana durante tres horas los talleres de arte-terapia y de intercambio sobre su estado personal y les animan para salirse de ello. Música, para apoyar la concentración, y escuchar al grupo les da un poco de confianza en si mismos.
Emocionado por las muchachas y muchachos encontrados, Jean-Marc está también indignado: “Todavía es un trabajo pionero, muy minoritario frente a las bandas y el dinero negro circulando a oleadas. Es una vana esperanza reunir la energía de las personas contra el crimen organizado que ha extendido sus tentáculos en las parcelas de la miseria”.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Brasil - Un seminario para responder a las preocupaciones cotidianas de los adolescentes desfavorecidos


El barrio de Bom Jardim, en la ciudad de Fortaleza en Brasil, ha reunido a unos cuarenta adolescentes con ocasión de un seminario organizado y animado por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), en colaboración con la asociación “Rede Territorial Local do Grande Bom Jardim”. Este barrio es presa de la pobreza, la droga y la violencia y la marginación de sus habitantes. Centrado en sus problemas cotidianos, el objetivo del seminario era sensibilizar a los adolescentes discutiendo sobre estos temas, que a menudo no saben cómo abordar. La falta de información y de prevención les conduce frecuentemente por el camino de la adicción y de la violencia. El seminario tenía como vocación aportar respuestas a sus preocupaciones.
Las discusiones alrededor del tema de la droga y de sus costumbres ha abierto el seminario. Los jóvenes se han puesto de acuerdo para definir la toma de drogas como una forma de huir de una realidad que ellos consideran cruel e injusta. La reflexión del grupo ha llevado a un constante círculo vicioso, en el cual la dependencia a las drogas engendraría  siempre mayores problemas, además de enfermedades y conflictos con la familia o con los grupos de pares.
También han surgido otros temas alrededor de las enfermedades en el espacio de discusión, lo que ha permitido sensibilizar a los jóvenes sobre todo sobre el peligro de descuidar los cuidados sanitarios, así como las prácticas que les exponen a las enfermedades.
El tema de los conflictos sociales y personales ha suscitado particularmente el interés de los adolescentes. Se han escuchado los unos a los otros y las diferentes observaciones han sido bien acogidas por el público. Los adolescentes han explicado su descontento y su irritación frente al azote de la violencia. Interrogada sobre los conflictos recurrentes de Bom Jardim por el mediador de Tdh, una jovencita ha respondido inmediatamente: “No hay respeto. Cuando intentamos dialogar con los promotores de los disturbios ellos se muestran agresivos. ¿Lo más importante no es comprender nuestras diferencias?”, ha soltado exasperada al auditorio. Su intervención traduce lo que queda por hacer para mejorar las condiciones de vida de los adolescentes los cuales el lugar donde viven es un peligro constante.
Con gran experiencia en materia de resolución de conflictos mediante el diálogo, Tdh ha podido mostrar a los adolescentes durante este seminario el trabajo que ya ha sido efectuado y hacerles comprender la importancia del diálogo en el seno de la familia y más ampliamente en el seno de la comunidad. Dialogar en el respeto a su comunidad favorece la promoción de una cultura de paz y previene los actos violentos en el seno de la familia, de la escuela y en los espacios comunitarios.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Una nueva vida con un corazón sano


En su país, Irak, Hiba habría sucumbido a su malformación cardiaca. Sin embargo, como muchos otros niños y niñas, ella ha recibido ayuda en Suiza y, gracias al compromiso del director de la clínica Thierry Carrel, ha podido ser operada en el hospital de l´Ile en Berna.
Lisa Inglin para Schweizer Familie (Suiza)
Fotos: Peter Mosimann
Ella se llama Hiba. Es un nombre árabe que significa Regalo de Dios. Es una jovencita de 14 años, originaria de Bassorah al sur de Irak. Bajo su foulard brillan unos ojos serios y oscuros. Para su edad, Hiba es pequeña y delgada, sus labios y sus uñas están ligeramente azuladas. Ella sufre una malformación cardiaca congénita y se fatiga rápidamente –cada vez más en estos últimos tiempos. Ella se fatigaba tanto que no era factible llevar una vida normal. “En casa, no he podido ir a la escuela más que muy irregularmente. Después del cuarto curso, no he podido volver más. El camino a la escuela era demasiado penoso”, dice ella. Nos la encontramos en una clase de la casa de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Massongex (Suiza). Entre sus condiscípulos, varios frecuentan la escuela por primera vez en su vida. Un hombre joven hace sus cálculos con la ayuda de un ábaco, otro dibuja un coche. En la pizarra, el profesor explica en francés el valle de Mahmoudou en Senegal, las formas verbales en francés y las multiplicaciones en árabe.
Hiba escribe cuidadosamente las cifras  árabes de arriba abajo en su cuaderno. “Es una buena alumna”, confirma el profesor. “Yo le deseo que pueda volver a la escuela en Irak, una vez repuesta de la operación”.
La operación, es la razón por la cual estos niños y niñas de África y de Oriente Medio se encuentran en Suiza. Sufren de graves malformaciones y de malformaciones de nacimiento, imposibles de tratar en su propio país. Y, sin embargo, una intervención quirúrgica es su única oportunidad para sobrevivir. Desde hace más de 50 años, la organización de ayuda a la infancia Tdh – Ayuda a la infancia permite a niños y niñas de países en vías de desarrollo beneficiarse de tratamientos especiales en los hospitales universitarios de Ginebra y Lausana y poco después también en Berna. El cirujano cardiaco y director de la clínica muy conocido Thierry Carrel de 52 años, se ha comprometido a que el hospital de l´Ile se una a la red de Tierra de hombres. “Esto entra dentro de nuestras tradiciones humanitarias”, dice él, “es un gesto para con nuestro prójimo”. Texto completo

martes, 18 de septiembre de 2012

Mauritania Fatimetou llegó a la final de los Juegos Paralímpicos de Londres


Fatimetou M'Bodj, beneficiaria tratada por nuestro equipo de Tdh cuando todavía era una niña, participó en los Juegos Paralímpicos que se celebró este año en Londres. Pero para su gran placer y nuestro orgullo, Fatimetou no solo participó en los Juegos, llegó a la final de la competición de atletismo en la disciplina de lanzamiento de jabalina. Tras llegar en la 18ª posición, Fatimetou ahora puede estar orgullosa de haber sido la primera atleta en representar a su país en una competición tan importante. Y de haber sido capaz de mostrar a los niños y niñas que no son beneficiarias de este tipo de cuidados en su país, que lo mejor siempre es posible.
Fatimetou fue diagnosticada de un malformación de nacimiento, a nivel de la pierna. Cuidada y equipada por Tierra de hombres en España, fue capaz de caminar correctamente a los 11 años, edad en la que decidió iniciar el atletismo. Tdh cuida a los niños y niñas enfermos cuyos padres no tienen los medios financieros para ayudarles y/o cuya atención médica no se puede aplicar en su país de origen, dentro del marco del programa de salud "Viaje a la Vida". Cada año, más de 200 niños y niñas pueden reencontrar a sus familias, una vez curados.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Albania - Una red de protección a la infancia en el medio escolar


Proteger a la infancia es una responsabilidad compartida y las escuelas tienen la obligación de conseguir un entorno protector donde los niños y niñas puedan gozar de sus derechos. Desde 2001, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja activamente en Albania, en colaboración con diferentes colaboradores locales, para asegurar y reforzar el papel de la escuela en términos de asistencia y de protección a la infancia. El proyecto intenta desarrollar una red de seguridad y de protección a la infancia en el seno del entorno escolar. El trabajo de Tdh está pues orientado a reforzar las capacidades y los conocimientos de los actores de la protección a la infancia en el seno de las escuelas: psicólogos y directores de establecimientos escolares, entre otros. A fin de que puedan aportar soluciones apropiadas a las necesidades de protección a la infancia.
Por un lado, esta red intenta estar integrada más eficazmente en el sistema escolar y por otro lado, aboga fuertemente por una institucionalización de las herramientas de protección a la infancia en las escuelas. Actualmente, más de 180 psicólogos escolares y 480 directores de establecimientos se han beneficiado de las formaciones sobre la protección a la infancia en el medio escolar. Estos actores han participado en mesas redondas sobre las necesidades específicas y también en sesiones de formación sobre la identificación y la gestión de los casos de abusos físicos y/o sexuales.
Uno de los principales hitos del trabajo de Tdh en Albania ha sido la puesta en marcha de un programa de protección a la infancia en cinco universidades, privadas y públicas, por el Ministerio de Educación y Ciencia. Este programa ha encontrado su forma final en un manual de formación sobre la protección a la infancia. Esta guía de trabajo presenta etapa por etapa la manera de aplicar los estándares de protección a la infancia y una línea directriz sobre la manera de establecer y reforzar el papel de la escuela en las redes comunitarias. Después de este primer hito, un modulo de formación nacional desarrollado por Tdh, en colaboración con el Ministerio de Educación y Ciencia, se ha iniciado para mejorar las competencias y los conocimientos de los diversos actores escolares.
A pesar de que Albania progresa en la construcción de un entorno protector y respetuoso con los derechos de la infancia en el seno del sistema de educación, todavía deben ser superados numerosos retos. La lentitud en adoptar las nuevas leyes es un problema para satisfacer la falta de marco jurídico necesario para responder a los cambios inducidos por las medidas de protección a la infancia en el seno de las  escuelas. Otras carencias, como la falta de instrumentos oficiales de control de calidad del trabajo de los psicólogos, la falta de personal cualificado o la falta de servicios psicológicos en las zonas rurales, son también reveladas. 
Reconocer que la escuela es el interfaz que une al niño y niña con su familia y su comunidad permite garantizar un entorno protector, tanto para la educación del menor como para su desarrollo con un impacto inmediato sobre el futuro de la sociedad albanesa. Los desarrollos futuros deben estar volcados hacia las políticas y hacia los procedimientos claros sobre la protección a la infancia, así como la construcción de una red, a fin de aumentar la colaboración entre los diferentes actores relacionados a la protección de la infancia en el medio escolar para asegurar los derechos y la protección de los niños.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Nepal - Superar el fatalismo de la discapacidad


En algunos pueblos de las escarpadas montañas de Nepal, la minusvalía física es percibida desgraciadamente como un castigo de los dioses. Estas creencias constituyen una primera barrera para la integración de los niños y niñas que sufren minusvalías físicas en el seno de sus familias y de sus comunidades. Su acceso a la asistencia y a los tratamientos es limitado, así como a su escolarización. Actualmente, se estima en un millón los nepalíes que sufren minusvalías físicas, de los cuales el 30% son evitables. Según Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia)), una causa externa favorece la formación de minusválidos: la desnutrición, inducida por la pobreza que sufren numerosos nepalíes.
Tdh y una asociación nacional, Friends of the disabled (FOD), han construido un hospital de reeducación para niños y niñas que sufren minusvalías, en la región de Banepa. Desde 1993, este centro médico permite a los menores recibir cuidados médicos de calidad y adaptados a sus necesidades. Los empleados de este centro les aportan también apoyo social, ayudando a sus familias y a sus comunidades a aceptarlos, reintegrándoles entre ellos así como en la escuela. En efecto, el 85% de los menores tomados a su cargo en los 26 distritos de Nepal están excluidos del sistema escolar y de su grupo de iguales.
Implicar a la familia y a la comunidad
La reeducación de los niños y niñas que padecen minusvalías obtiene mejores resultados con la implicación de la familia y de la comunidad. El proyecto ha integrado esta dimensión familiar y social a su programa de reeducación. A lo largo de todo el proceso, los miembros de la familia y el niño o niña son primeramente informados sobre los cuidados a aplicar, una vez ha terminado el tratamiento. Luego, son aconsejados sobre las maneras de adaptar su entorno en función de las necesidades específicas del menor. Paralelamente, la población es también sensibilizada sobre los derechos de estos niños y niñas y sobre la prevención de la minusvalía, causada sobre todo por una alimentación inadecuada. Las competencias y los conocimientos son así transferidas del centro de atención a los hogares y a los pueblos vinculados con la minusvalía física. A fin de garantizar el seguimiento de las asistencias y asegurarse de la precisión de las prácticas, los médicos visitan regularmente a sus pacientes a domicilio.
Extender el acceso a los tratamientos y a los cuidados
Tres filiales del hospital de reeducación para menores que sufren minusvalías han sido implantadas en los distritos de Baglung, Banke y Sunsari, a fin de realizar sobre todo operaciones quirúrgicas ortopédicas. Así, los servicios hospitalarios y de reeducación han ampliado su acceso a nivel regional. Estas filiales, mejoran por un lado, el seguimiento de los tratamientos y los progresos de la reeducación, y por otro lado, facilitan la puesta en marcha  de campos de reeducación  en los pueblos más aislados. La implicación de las comunidades y su sensibilización en la problemática de la minusvalía ha conducido a una mejora de los diagnósticos y, en consecuencia, ha mejorado también el hacerse cargo de estos niños y niñas con servicios más adaptados.
A día de hoy, el proyecto ha permitido a 2.285 niños y niñas beneficiarse de cirugías reconstructivas y de prótesis que han sido distribuidas a 2.300 menores. Al termino del proyecto en 2013, más de 17.000 niños y niñas que sufren minusvalía física se beneficiarán de los servicios de reeducación con base comunitaria, gracias a los seguimientos y a las visitas a domicilio y más de 7.000 de ellos habrán recibido sesiones de fisioterapia a fin de llegar a ser independientes en la vida diaria. La gran mayoría de estos menores podrán también reintegrarse fácilmente en la escuela, como es el caso ya de 3.555 niños y niñas.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Jordania - Tdh aporta protección y apoyo psicosocial a niños y niñas refugiados sirios


Desde 2011, miles de civiles huyen del conflicto sirio y se refugian en los países limítrofes. En agosto de 2012, eran 40.000 los refugiados registrados por la Agencia de Naciones Unidas solo en Jordania. Miles de ellos tienen necesidad de ayuda humanitaria. Y su número continúa aumentando. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) acude en ayuda de los niños, niñas y familias refugiadas sirias, así como a las comunidades de acogida.
Hasta finales de julio de 2012, los refugiados debían atravesar los puntos de paso, controlados por las autoridades, antes de ser autorizados a entrar en Jordania. Enseguida encontraban refugio en las comunidades de las provincias del norte principalmente, pero también más al sur y en Amman, lugares de intervención de Tdh. Enseguida eran acogidos por parientes –las comunidades sirias y jordanas tienen fuertes lazos culturales y familiares- o debían encontrar ellos mismos otro refugio. Cruzando la frontera con recursos limitados, estos refugiados son más dependientes de la ayuda humanitaria (distribución de alimentos, de material de primera necesidad y de dinero por las asociaciones caritativas locales). Pero desgraciadamente esta ayuda no es siempre sistemática: los refugiados instalados en pueblos y no en las ciudades principales, a menudo son abandonados a su suerte y dejados de lado.
La mayoría de estos refugiados han sufrido sucesos muy violentos en su país en guerra. Se han producido abusos y  actos de tortura a mujeres, niñas y niños (particularmente a los muchachos). Los menores y sus familias tienen un nivel bajo de educación, viven en graves condiciones de pobreza y sufren problemas de salud y de educación. Numerosas cuestiones ligadas a la protección (trabajo infantil, matrimonios precoces, violencia doméstica) se derivan desgraciadamente de estas situaciones. Y en este contexto, el aumento de los alquileres o las falsas promesas de alojamiento en Jordania, fuerzan a muchos refugiados sirios a trabajar mucho más y a sufrir auténticas formas de explotación. 
Con la intensificación de la violencia en Siria, el número de personas que buscan refugio en Jordania ha aumentado dramáticamente estas últimas semanas. En agosto, el Gobierno jordano ha tenido que abrir el campo de Za´atri, cerca de Mafraq, donde solo los refugiados que se encuentren en las situaciones más críticas y los más vulnerables están autorizados a acceder.
Tdh, en colaboración con UNICEF y Chaîne du Bonheur , intervienen a favor de la protección de los niños, niñas y las  familias de las comunidades sirias y jordanas aisladas y les aporta un apoyo psicosocial indispensable en tiempos de crisis. Esta intervención es llevada a cabo a través de una red de organizaciones nacionales ya implantadas y activas sobre el terreno. El objetivo de Tdh es reforzar estas capacidades locales a fin de que ellas mismas puedan concienciar a los jefes de las comunidades y a las familias de los problemas que sufren sus niños y niñas y velar así por su bienestar.
Invirtiendo en una aproximación comunitaria y formando organizaciones locales, Tdh asegura a los menores que viven en comunidades de refugiados y también de acogida, una protección y un apoyo duradero.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Guinea - Clasificación de los residuos biomédicos para la salud de las personas y del entorno


Desde finales de 2011, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja en mejorar las condiciones del agua, higiene y saneamientos en siete estructuras sanitarias de dos comunidades de Conakry (Ratoma y Dixinn). Hasta ahora, Tdh ha podido convencer al Gobierno que firme las convenciones y protocolos de acuerdo a las modalidades de higiene en los centros de salud, ha facilitado formación y materiales a estos centros y ha construido o rehabilitado las obras de saneamiento. Actualmente, está la problemática de la gestión de los residuos biomédicos, fuente de infecciones para pacientes y demás personas.
Si la higiene y el saneamiento en general constituyen una preocupación, la gestión de los residuos médicos, procedentes de los cuidados prestados en las enfermedades infecciosas, es un peligro permanente tanto sobre el plan sanitario como sobre el bienestar de la población y el entorno. Según la última evaluación del Ministerio de Salud e Higiene Pública (2011), todas las estructuras sanitarias del país aplican un nivel demasiado bajo de las normas y procedimientos relativos a la gestión de residuos biomédicos.
Para ganar la apuesta de una gestión correcta de los residuos de las actividades resultantes de los cuidados, Tdh organiza talleres de formación en profundidad destinados a los agentes de salud sobre la gestión de los residuos biomédicos (desde la producción hasta la eliminación). Situada bajo los auspicios de la Dirección Nacional de la Higiene Pública, este tipo de formación intenta dar a conocer y concienciar a los agentes sanitarios de los peligros de los residuos hospitalarios así como las mejores maneras de eliminarlos respetando la salud de todos y el entorno (clasificación, embalaje, almacenamiento, transporte, tratamiento, eliminación, investigación y desarrollo de tecnologías más eficientes y de prácticas respetuosas con el medio ambiente, etc.). Estas formaciones constan de teoría y práctica, en combinación con exposiciones-debates, trabajos de grupo y visitas sobre el terreno.
Según Mohamed Moustapha SARR, jefe del proyecto agua, saneamiento e higiene, “Hay ya mejoras en los centros de salud que se han beneficiado de estas formaciones. Actualmente, todavía efectuamos un seguimiento regular y una supervisión de estas estructuras sanitarias para mantener estas mejoras”.

martes, 11 de septiembre de 2012

Albania, Kosovo, Bulgaria, Polonia: cuatro países prestos a luchar contra el tráfico infantil



El tráfico y la explotación infantil es un fenómeno prevalente en Europa Central y Sureste. Desde 2009, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y otras ONG llevan a cabo un proyecto de lucha contra el tráfico infantil. Se trata de desarrollar un sistema para proteger mejor a niños y niñas desarraigados, sensibilizando y educando a las autoridades nacionales, regionales y europeas.
En Albania, Kosovo, Bulgaria y Polonia, este proyecto, “Mario”, ha seguido su curso hasta finales de abril de 2012, cumpliendo la mayoría de los objetivos fijados
Este proyecto estaba destinado a formar a los profesionales que luchan contra la explotación y el tráfico infantil en Europa Central y Sureste. Los colaboradores involucrados en el proyecto han unido sus fuerzas para enmarcar mejor a estos niños y niñas a través de sus desplazamientos por Europa. El objetivo final del proyecto Mario era asegurar la puesta en marcha de servicios adaptados y perennes para proteger a los menores desarraigados de sus lugares de origen e incluso de su país. El proyecto Mario ha trabajado en Albania, Kosovo, Bulgaria y Polonia a niveles nacionales y transnacionales.
El primer objetivo era reforzar las competencias de los profesionales de la protección a la infancia, a fin de mejorar los servicios prestados a los niños y niñas, en total, 1.782 personas formadas en los cuatro países vinculados. En Albania, se han organizado 11 formaciones para un total de 372 participantes. Estas formaciones han permitido mejorar el hacerse cargo de los menores víctimas de tráfico y de explotación, así como las soluciones aportadas, a pesar de los recursos locales limitados. Por otro lado, la formación proyecto Mario ha promovido igualmente los estándares de protección y los derechos de la infancia víctima de explotación o tráfico junto a las instituciones nacionales y regionales. Este otro objetivo también se ha tenido en cuenta, en Albania habiendo reforzado jurídicamente su lucha contra la explotación y el tráfico, adoptando una ley en 2010 sobre la protección de los derechos de la infancia.
A nivel transnacional, el proyecto Mario ha organizado dos eventos de sensibilización en 2011 en el Parlamento Europeo y en el seno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Estos encuentros tenían como objetivo sensibilizar a las instituciones europeas, a los estados miembros de la OSCE y a otros participantes sobre la falta de protección que sufren los niños y niñas desplazados, encontrados en países que no son los suyos. Después de un trabajo de encuadramiento importante en los países vinculados, “Mario” ha permitido el desarrollo de sistemas para compartir información entre los principales actores en el campo de la protección a la infancia. Por otro lado, este progreso consigue una mejor comprensión mutua de los colaboradores sobre los métodos, los materiales y los modelos de acción necesarios o disponibles para afrontar los problemas de los desplazamientos en riesgo de los menores.
Por otro lado, para poder luchar contra las cambiantes prácticas de explotación y de tráfico infantil, en Albania y Kosovo han llevado a cabo en 2010 una acción de observación de la situación de los niños y niñas que viven o trabajan en las calles. El objetivo era recabar y analizar la información sobre los movimientos de los niños  y niñas albaneses de un país a otro e identificar los modelos y las tendencias de sus desplazamientos pero también comprender mejor los modos de reclutamiento y de explotación de estos menores. Esta acción de información ha logrado la identificación de 91 niños y niñas albaneses que se encontraban en situación de vulnerabilidad en Kosovo. Estos menores han sido escuchados y sus situaciones analizadas. También se ha efectuado una evaluación de los servicios disponibles y han sido formuladas recomendaciones de acción. Después de esta experiencia, las autoridades albanesas y kosovares se reunieron el 14 de octubre de 2011con el objetivo de “mejorar la cooperación transfronteriza sobre los problemas de lucha contra el tráfico”. Este encuentro consiguió la adopción por parte los dos gobiernos de un “protocolo adicional para intensificar la cooperación en la lucha contra el tráfico transfronterizo de los seres humanos y sobre la identificación, notificación, orientación y ayuda para mejorar el regreso de las víctimas y presuntas víctimas del tráfico, incluyendo los niños y niñas”, y que ha entrado en vigor el 12 de junio de 2012.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Los cuidados médicos especializados a la infancia, posibles gracias a la larga cadena de solidaridad de Tierra de hombres



Como escribió Antonio Machado, "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar"… A través de nuestras acciones y hechos se construye el futuro.
Esta filosofía me enseñó el camino de cara a la Protección de la Infancia en general, y más aún hacia el derecho de la infancia a la salud. Es maravilloso ver como, en un mundo regido por corrientes de individualismo, una ola de solidaridad está surgiendo en aquellos países donde la salud supone un deseo, a menudo incluso un deseo no cumplido para la infancia. Pero la esperanza puede surgir en los corazones de aquellos que sufren graves enfermedades que han de abandonar a sus familias y su país para recibir cuidados especializados. 
Los equipos de personas que trabajan en este programa de Tdh – Ayuda a la infancia en diferentes países viven en función del ritmo de cuidados que necesitan estos bebés. Ellos les acompañan en el dolor y en la felicidad y constituyen un vínculo importante en la larga cadena de solidaridad entre una familia y el niño o niña, dándole la oportunidad de tener una nueva vida. Una nueva vida, como un arco iris, gracias a la lluvia y al sol, que puede brillar en cualquier color.  
Elbechra Kamerji, responsable del programa AME- Atenciones Médicas Especializadas de Tdh en Mauritania

Nota: si deseas colaborar en el programa AME en España, contacta con nosotros:
Tierra de hombres
C/ Conde de Peñalver, 37, 3º dcha
28006 Madrid
Tel.91 309 04 10 Fax. 91 402 34 65
tdh@tierradehombres.org

jueves, 6 de septiembre de 2012

Exposición Sonora “Memorial de Voces” en Cartagena de Indias


La exposición “Memorial de Voces”, producida por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), y Christine Renaudat con la colaboración del Colectivo Octavo Plástico, es una invitación a un viaje por los paisajes sonoros del país y de la última década del conflicto colombiano.
Les invitamos a realizar un recorrido por la historia reciente de Colombia, sin buscar culpables, para así propiciar una reflexión personal acerca del alcance del conflicto y, especialmente, de las vías de encuentro para la construcción de la paz.
El Centro de Formación de la Cooperación Española de Cartagena - Carrera 36 nº 2-74, Centro, Plaza de Santo Domingo, Cartagena de Indias - acoge la exposición Memorial de Voces en el marco del mes dedicado a la paz y los derechos humanos.
En septiembre se conmemoran diferentes fechas relevantes, el Día Nacional de los Derechos Humanos, el Día del Cooperante y el Día de la Paz. En este contexto, siendo la construcción de la paz uno de los ejes fundamentales del Plan Directos 2009-2012 de la AECID, queremos hacerles partícipes de una programación que, con actividades como esta, persigue fomentar el encuentro, el entendimiento y la cooperación para un futuro sin violencia.
Durante 11 años, entre 2011 y 2012, Christine Renaudat, periodista francesa grabó para Radio Francia los testimonios de los que vivían la violencia en Colombia, pero también los sonidos de la selva, las ranas y los grillos, las hojas de los árboles, el paisaje sonoro de la tierra. De estos reportajes, Christine guardó muchas horas de grabación, no son todas las que están este Memorial de Voces, sino las huellas que dejaron. “Regresaba con estos sonidos a casa, nos traían el olor a humedad de la selva, se nos metían en el alma”, comenta la autora. “El Memorial de voces es un espacio de calma y de oscuridad. Nos invita a pensar en la magnitud de la violencia, en nuestro común destino frente al dolor, y en la necesidad, ahora de imaginar otros caminos sin sangre”, añade.
La exposición se complementa con un blog donde podrán encontrar fragmentos más largos de los testimonios seleccionados: http://memorialdevoces.wordpress.com

Brasil - La policía militar frente a la “infancia invisible”



Cien agentes de la policía militar se han enfrentado a situaciones que sufren a diario la mayoría de los adolescentes a los que arrestan todos los días por diversas infracciones. Una ocasión para abrir el diálogo entre estos policías y los adolescentes alrededor de temas como la garantía de los derechos humanos en cualquier circunstancia y del apoyo que deben aportar a estos niños y niñas.
“Enfants Invisibles”, película comisionada por UNICEF, continua trastornando la conciencia de los adultos. A través de 7 cortometrajes, de grandes realizadores (Emir Kusturica, John Woo, Jordan y Ridley Scott…) nos descubren los duros destinos de los niños que viven en los cuatro rincones del mundo. Cada uno de los siete cortometrajes evoca una situación de precariedad material y afectiva sufrida por los niños y niñas en diferentes países: niños soldados, maltratados, que viven en las calles, en prisión… tantas situaciones como las que Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) contempla en sus proyectos.
En Brasil, Tdh es bien conocido por sus acciones a favor de la reinserción de los niños y niñas delincuentes o de la lucha contra su emplazamiento en prisión, en vez de en espacios abiertos y respetuosos con sus derechos. Iniciado por la Academia del Estado de seguridad pública de Ceará (norte de Brasil), “los niños invisibles” ha sido difundido ante 100 agentes de la policía militar para confrontarlos con la realidad que sufren millones de niños y niñas y sobre todo los menores delincuentes. Estos agentes de policía son los primeros que entran en contacto con los niños y niñas que cometen infracciones, y muchos de ellos violan sus derechos básicos e interfieren negativamente en su reinserción.
Después de la difusión del film, ha tenido lugar una sesión de debate entre estos policías y los adolescentes, moderada por los colaboradores de Tdh e Isabel Sousa, según la cual: “Este espacio de debate tiene una importancia capital, porque hace avanzar la seguridad pública nacional, poniendo el acento en la necesidad de formar a los profesionales de la seguridad en los derechos humanos”.
Las discusiones han versado sobre las buenas prácticas en el sistema judicial, tales como la aproximación de la policía a estos jóvenes o la importancia de su presencia constante o el apoyo que deben aportarles. Aunque estos adolescentes hayan cometido infracciones, deben ser respetados sus derechos y deben hacerse todos los esfuerzos para asegurarles una reinserción social y educativa digna de sus derechos.

martes, 4 de septiembre de 2012

Egipto - Los refugiados aseguran el apoyo psicológico de su comunidad



Los diferentes conflictos de África del Este y de Oriente Medio continúan ocasionando un flujo masivo de refugiados. En enero de 2012, más de 44.000 personas encontraron refugio en Egipto, sobre todo en Cairo. Estas personas desplazadas llegaron mayoritariamente de Sudán, Irak, Eritrea, Somalia y Etiopia. La gran mayoría, incluidos niños y niñas, han vivido experiencias difíciles en sus países de origen (bombardeos, pérdidas violentas de miembros de la familia, destrucción de sus casas, entre otros ejemplos). Como consecuencia, estas personas tienden a desarrollar patologías mentales que pueden llevar al suicidio o a la demencia. Ya debilitados por el conflicto, los refugiados chocan igualmente con las barreras culturales y lingüísticas en un país en mutación política y en un contexto económico difícil.
A pesar de su estatus de refugiado y de las barreras lingüísticas y culturales, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha puesto en marcha, desde 2009, un proyecto de formación para aportar soluciones a la angustia psicológica de los refugiados por los mismos refugiados. El objetivo es igualmente crear redes junto a las comunidades de refugiados del Cairo, en colaboración con ONG voluntarias, el HCR (Alto Comisariado de Naciones Unidas), los hospitales, los servicios gubernamentales y los grupos comunitarios, a fin de descubrir mejor a las personas que sufren problemas mentales y así poder cuidarles mejor. Este proyecto prevé acudir en ayuda de 10.000 personas, a través de diferentes medidas.
Por otro lado, la formación de los trabajadores sociales, Tdh asegura el buen desarrollo de las actividades organizadas en las comunidades de refugiados por los trabajadores sociales, a nivel administrativo y financiero.
La fuerza de la red
La puesta en marcha de una red de colaboradores responde a la necesidad de una mejor comprensión de las necesidades psicológicas y sociales, pero también de los problemas y de los recursos de las comunidades en el seno de las comunidades de refugiados. Las informaciones recabadas sobre el terreno son recogidas junto al HCR. Dos veces al año, las conclusiones de estas observaciones son comunicadas con ocasión de un evento entre HCR y los trabajadores psicosociales. Estos velan de esta forma, diagnosticando problemas emergentes en su comunidad a fin de aportarles una solución rápida y adaptada.
Las comunidades adaptadas
Integrar a las comunidades en este proyecto permite responsabilizarles e implicarles sobre las cuestiones relativas a su bienestar. Cientos de participantes discuten, a través de grupos de palabra, los sujetos definidos por las necesidades de su comunidad, tal como la mediación de conflictos o la vida después de la revolución. Por otro lado, una base de 20 voluntarios formados prestan también asistencia a los agentes psicosociales, llevando por ejemplo a un beneficiario al médico.
Actividades recreativas
El apoyo psicológico y social es un componente esencial del proyecto para la prevención de los trastornos del comportamiento en casa del niño o niña. Por esta razón, las actividades son organizadas diariamente en atención a los menores que viven en los campos. Ellos pueden dibujar, pintar y esculpir, bajo la vigilancia de los asistentes artísticos, igualmente se aprovechan los clubs deportivos para organizar partidos de futbol o de baloncesto con entrenadores deportivos. Más de 300 niños y niñas participan cada mes en estos diferentes talleres artísticos y deportivos.
Sobre la formación
La Universidad Americana del Cairo pone gratuitamente a disposición aulas para asegurar la formación de los refugiados. Tdh dispensa formación en su calidad de experto en gestión de comunidades en el campo de apoyo psicológico y social, y de protección. La formación se recompensa con un diploma del primer nivel del curso. Que corresponde a 350 horas de formación y supervisión. En este momento, los estudiantes son ya capaces  de proporcionar una asistencia a la salud mental de su comunidad en su propia lengua y en el respeto de su cultura. Si quieren, pueden profundizar sus conocimientos en un segundo nivel. 24 agentes psicosociales han sido formados en el primer trimestre de 2012 y han intervenido ya en 500 casos, con más de 800 beneficiarios.