viernes, 31 de agosto de 2012

Marruecos, país de tránsito para miles de mujeres, niñas y niños


Desde hace varios años, Marruecos no es solamente un país de emigración. Miles de emigrantes del África sub-sahariana toman cada año las rutas marroquíes para dirigirse a Europa. Primero lugar de tránsito, luego las grandes ciudades del reino han llegado a ser poco a poco lugares de residencia para emigrantes del África del Oeste, a menudo bloqueados durante años detrás de las barreras cada vez más altas de la “fortaleza Europea”. A través del proyecto “Tamkine-Migrants”, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) acude en apoyo de Marruecos para hacer frente a los problemas ligados a la emigración, considerar los derechos de los emigrantes y protegerlos contra la explotación y la exclusión.
En Marruecos, los emigrantes y refugiados, sobre todo mujeres, niños y niños viven en condiciones de extrema vulnerabilidad. Muy a menudo excluidos por la población marroquí, son privados de sus derechos económicos y sociales, se beneficien o no de un estatus oficial de refugiados. La fuerte estigmatización de los emigrantes, sobre todo en la prensa, contribuye a acentuar la desconfianza de la población marroquí, la discriminación y los riesgos de exposición a actos racistas.
En Rabat, Tanger y Oudja, carreteras principales tomadas por los emigrantes subsaharianos en dirección a Europa, Tdh y su colaborador marroquí GADEM (especializada en asesoramiento jurídico) y Oum El Banine (especializado en el asesoramiento del binomio madre-niño/niña) desean favorecer la inclusión de los emigrantes en el país, formando y sensibilizando a los servicios públicos y a la sociedad civil. La delegación de Tdh también ha movilizado toda una red de asociaciones (en el seno de una plataforma nacional “Protección a los emigrantes”) comprometiéndose a favor de los emigrantes, para poder mejorar su acceso a los servicios de salud, de educación y de justicia. Es decir, a los derechos inherentes nacidos de las diferentes convenciones internacionales ratificadas por Marruecos.
Garantizar su salud y la de la población marroquí
Un gran número de mujeres y de adolescentes subsaharianas llegan enfermas o embarazadas a Marruecos (embarazos deseados o “el precio del pasaje”), otras caen embarazadas durante su estancia en Marruecos. La mayoría de ellas están solas, sin familia o ningún otro apoyo para ayudarles en su embarazo o alumbramiento, y algunas están aquejadas con el virus del VIH/Sida. Además, su situación administrativa irregular les hace temer el frecuentar los servicios públicos de salud por miedo a la expulsión o a una encarcelación. A pesar de la gran voluntad del Ministerio de Salud, consciente del peligro que representa una población sin seguimiento médico, los facultativos y profesionales de la salud a veces son reacios a asistir a los emigrantes, sobre todo cuando estos últimos no tienen medios para pagar sus cuidados o no pueden presentar los papeles en regla.
A fin de contribuir a mejorar el acceso a estos servicios a los emigrantes, Tdh ha abierto un centro de acogida para las mujeres embarazadas y con bebes, en uno de los barrios donde se reagrupan una gran parte de la población emigrante. El personal médico de este centro informa y aconseja a las mujeres y jovencitas sobre salud reproductiva, planificación familiar, nutrición del niño/niña e higiene. Ellas también tienen la posibilidad de dialogar y de explicarse individualmente con un trabajador social o en grupo, sobre los traumas que ellas han vivido, bien en su país de origen, bien durante su recorrido migratorio. Estas sesiones de escucha permiten identificar otros problemas que viven estas mujeres y sus familias, y de acudir en su ayuda para que puedan vivir en Marruecos. Desde su apertura en julio de 2011, el centro ha recibido a 367 personas (128 niños y 239 adultos) y han ayudado en 52 alumbramientos. Los agentes sociales también intervienen en el seno de las familias y en las escuelas públicas a fin de que los niños y niñas emigrantes puedan tener acceso a la educación. En efecto, los emigrantes piensan a menudo que sus niños o niñas no tendrán tiempo ni interés de integrarse en el sistema escolar antes de abandonar Marruecos para ir a Europa. Desgraciadamente, cada vez más familias emigrantes se instalan en el país durante años y actualmente lamentan no haber permitido a sus hijos ir a la escuela. Por otro lado, algunas escuelas no quieren matricular a estos niños y niñas a los que todavía consideran en situación irregular, mientras que la ley nacional reconoce su estatus como legal. Tdh y sus colaboradores informan y sensibilizan a las familias emigrantes así como al personal de las escuelas públicas de la importancia de la educación formal, de los intercambios interculturales y del derecho a la educación.
Garantizar los mismos derechos a todas las personas
Todavía hoy, a pesar de la adopción en 2003 de una ley que defiende a las personas emigrantes (Ley 02-03 relativa a la entrada y a la estancia de extranjeros en Marruecos), los emigrantes encuentran dificultades en el ejercicio mismo de sus derechos. Esta ley y los procedimientos a seguir son poco conocidos por las instituciones, las asociaciones de apoyo y de los mismos emigrantes. Tdh y sus colaboradores sensibilizan a los actores gubernamentales sobre los derechos de los extranjeros con el objetivo de adaptar el marco y la práctica jurídica a los textos nacionales e internacionales. Los abogados y los jueces son sensibilizados y formados para tener en cuenta a este público específico y para permitir un asesoramiento jurídico a todo emigrante que explique esta necesidad –elemento indispensable para proteger los derechos de las mujeres y los niños y niñas emigrantes, en particular en las situaciones más graves de violación de los derechos humanos.
El proyecto “Tamkine-migrants” está co-financiado por la Unión Europea y puesto en marcha por la Fundación Tierra de hombres-España y las asociaciones GADEM (Grupo Antiracista de Asesoramiento y de Defensa de los Extranjeros y Emigrantes) y Oum El Banine (“La madre de niños y niñas”).

jueves, 30 de agosto de 2012

India - Reunir fuerzas nacionales e internacionales para proteger a las mujeres y a los niños victimas del tráfico


En el marco de su proyecto de lucha contra el tráfico infantil, la delegación de Tierra de hombre (Tdh – Ayuda a la infancia) en India acaba de publicar una lista de los servicios de protección a la infancia presentes en el Estado de Bengala Occidental (región de Kolkata). Esta lista elaborada gracias a la colaboración de una red de ONGs que trabajan en el campo de la protección infantil, ha sido aprobada por las más altas autoridades de protección de los derechos de la infancia del Gobierno indio así como por el Gobierno de Bengala Occidental. Al mismo tiempo, Tdh ha recopilado oficialmente testimonios de jóvenes mujeres víctimas de tráfico sexual, recopilación titulada “Our Stories”.
Cartografía de los servicios de protección a la infancia
Esta lista de servicios de protección a la infancia, primera de su clase en India, ofrece una mirada de conjunto de los actores claves que trabajan para la protección infantil en el Estado de Bengala Occidental, cuyo objetivo es reforzar la coordinación entre estos actores: agentes del Estado, servicios sociales, jueces de menores, comisarías de policía y responsables de la policía, centros de acogida así como las agencias de adopción.
Una recopilación de testimonios reconocida a nivel nacional
Al mismo tiempo, Tdh y su colaborador Sanlaap presentaban un documento titulado “Our Stories” (Nuestras historias), que recoge los testimonios de mujeres víctimas de tráfico sexual. A través de sus ojos, este documento cuenta sus historias y evoca sus situaciones, sus necesidades y preocupaciones, sueños y aspiraciones. Aporta enseñanzas y recomendaciones para permitir a las organizaciones optimizar su ayuda y permitir una mejor reintegración  de las rescatadas del tráfico.
La Unión Europea lanza oficialmente las dos publicaciones de Tdh
La lista de los servicios de protección a la infancia así como la recopilación de testimonios han sido oficialmente presentados el 16 de julio de 2012 en Swissotel Kolkata, por el Sr. Hans Van Vliet, responsable de la Cooperación al Desarrollo de la Unión Europea en India y por la Srta Nandana Sen, activista y actriz (Nandana Sen se ha comprometido activamente durante varios años contra los abusos sexuales cometidos sobre los niños y niñas en India. Actualmente ella está estrechamente asociada a diferentes organizaciones que trabajan para la protección de la infancia).
El lanzamiento fue también enmarcado por el emotivo testimonio de dos jovencitas, antiguas víctimas del tráfico, que han podido compartir sus historias y contar las diferentes etapas de su reintegración. A continuación, un panel de discusión llevó a cabo un debate sobre el tema de la reintegración de las víctimas del tráfico en el marco, más amplio, de los servicios y estructuras de la protección de la infancia. También tomaron parte en el evento eminentes activistas y agencias que trabajan sobre la temática de la protección de la infancia y del tráfico infantil, los miembros de los servicios sociales que trabajan en las diferentes regiones de Bengala Occidental, representantes del consulado Americano, UNICEF, agencias internacionales, ONG locales y otras organizaciones de la sociedad civil.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Mauritania - Itinerario de una campeona hasta su participación en los Juegos Paralímpicos de Londres



Del 29 de agosto al 9 de septiembre, Londres acoge los Juegos Paralímpicos de Verano XIV. Entre los atletas calificados, Fatimetou Mamadou M'Bodj competirá en las disciplinas de lanzamiento de peso, jabalina y disco. Hace 20 años, Fatimetou nació con una distrofia de cadera que le causa una incapacidad grave.
En octubre de 2006, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se hizo cargo de la atención médica de la niña como parte de su programa de salud Atenciones Médicas Especializadas, "Viaje a la Vida", y la acompañó al hospital en Pamplona, en España, donde cuatro cirugías y dos años de convalecencia le restauran la salud. Después, Fatimetou ha recorrido un largo camino y participa este año en uno de los mayores eventos deportivos del mundo, que no sólo es una gran fuente de orgullo para ella, sino también una victoria para todos los que han contribuido en su recuperación.
"Esta chica, a pesar de su timidez, es un ejemplo para muchos jóvenes mauritanos. Ella comparte en su barrio, también en la escuela y anima a muchos jóvenes con discapacidad en la capital Nouakchott. Espero que la vida le reserve todavía un montón de nuevas hazañas ", dice Elbechra Kamerji, responsable del programa Atenciones Médicas Especializadas de Tdh en Mauritania.

martes, 28 de agosto de 2012

Rumania - Jean Marc Richard:“Esta miseria es inaceptable”


Patrick Baumann, para L’Illustré 
Para Jean-Marc Richard, más que prohibir la mendicidad, mejor haríamos si apoyáramos la integración de los niños y niñas desfavorecidos en su propio país. Y protegerlos también de toda explotación, sobre todo sexual. El animador estaba en Rumania desde comienzos de julio invitado por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia). Un viaje instructivo y emocionante.
La mañana del 4 de julio, el sol calentaba fuerte sobre el terreno baldío que sirve de prado a la escuela de Sadova, pequeña aldea del sur-oeste de Rumania. Un hombre calvo, reconocible entre mil con esa sonrisa familiar. Pero, este día no es Jean Marc Richard, el animador, quien avanza hacia una treintena de curiosos chiquillos, sino el embajador para los derechos de la infancia de Tdh que viene a apoyar la acción de la organización suiza.
A penas llega, el amigo Jean-Marc se enrola en una partida de halcones, princesas y caballeros con algunos niños y niñas que le han cogido de la mano. Dos juegos ordinarios, en apariencia, pero donde todo está reformulado para que estos chiquillos, entre los más desfavorecidos, (gitanos y no gitanos, sabiendo que un pequeño gitano tiene 6 veces menos oportunidades de ser escolarizado que los otros) aprendan a jugar juntos, a compartir, a sacar la lengua a los prejuicios racistas.
Es una perogrullada quizás, pero es un principio en el cual Jean-Marc cree firmemente: la integración pasa por la alfabetización, el respeto, la tolerancia frente a las diferencias. El sabe algo de todo esto, el ex-animador de los Zebres. “El hombre es su destino”, decía de él uno de sus familiares. Y cuando se le ve cogiendo la mano de un mozalbete desgreñado, se ve la bondad de la fórmula. Nada de fingir, el stock  de empatía de este hombre que le ha animado desde su aparición: la línea del corazón.
Algunas horas antes, en una oficina de Bucarest, Joseph Aguettant, delegado de Tdh Rumania, le había confiado: “Los jóvenes sin perspectivas entregados a sí  mismos constituyen una verdadera bomba de relojería”.
Sadova, es una apuesta sobre el futuro y la juventud. Aquí y en 30 comunas colaboradoras de Tdh del condado de Dolj. La ONG querría tener más presupuesto para extenderse a otras regiones. Asistencia psicosocial, apoyo escolar, campamento de verano vía Move, un programa que combina movimiento, juego y deporte. Una gran mayoría de los mendigos de la Europa Occidental son originarios de esta región. “Protegiendo a los niños y niñas, se redibuja la sociedad. A menudo es con pequeñas acciones muy atinadas más que con grandes revoluciones como se corrige una trayectoria que parecía inmutable”, explica Jean-Marc.
El año pasado, 2.860 niños y niñas se han beneficiado de estas actividades con un presupuesto de 401.574 francos. Menores en riesgo atenazados por el fracaso escolar (el 20% abandonan la escuela) por el tráfico de seres humanos, la miseria. Según las cifras de Europol, un chaval puede aportar hasta 160.000 francos al año gracias a la mendicidad, el robo, el timo o la prostitución.
Jean-Marc: “Ellos son ciudadanos y ciudadanas rumanos, por lo tanto europeos. El día que puedan acceder a un trabajo, la balanza de la emigración se equilibrará”. ¿Enmendar la mendicidad como en Ginebra? “Es egoísta y no resuelve nada”. Hay que citar los cantones de Vaud y Berna y la ciudad de Lausana que apoyan a Tdh a razón de 100.000 francos por parte de Vaud y Berna en 2012, mientras que Lausana se ha comprometido a invertir 400.000 francos de 2013 a 2016.
Sistema mafioso
Es imposible para un gitano o gitana que quiera emigrar, recibir un préstamo de un banco (el viaje cuesta alrededor de 150 euros). No puede escoger, fuera de sus parientes, solo puede recurrir a los “camatari”, jefes de redes que hacen fortuna cobrando tasas de usurero. Incapaces de devolver los prestamos, las familias son amenazadas físicamente; se les obliga también a veces a entregar a un miembro de la familia que deberá trabajar para la red en Paris o Lyon a fin de reembolsar a los acreedores.
Joseph Aguettant a menudo lo ha denunciado en la prensa suiza: “Es por la sangre y la deuda por lo que las familias están ligadas a las redes mafiosas”. Todos los gitanos están vinculados, incluso los más favorecidos. Jean-Marc lo comprenderá algunas horas más tarde al pasar la noche en casa de Caliu, el primer violinista del grupo Taraf de Haidouks, conjunto musical gitano conocido en el mundo entero. Si su casa no está terminada, le explica, es que su deuda de mil euros adquirida hace diez años se ha elevado a 50.000 euros. “Ellos han amenazado con poner a mi hija en la calle”.
Huérfanos de la globalización
Ahora, Sadova en cifras. Sobre 900 alumnos/as, explican las autoridades locales a Jean-Marc, el 10% están sin sus padres y madres que han ido al extranjero  (el 50% sin un padre, sabiendo que el 70% de los mendigos están con las madres). A los niños y niñas bautizadas como “los huérfanos de la globalización”, es absolutamente preciso protegerles, explica Laura, de Tdh. “Muchos de los niños y niñas que han seguido nuestros programas no quieren mendigar en el extranjero con sus padres”.
Los 500 años de esclavitud vividos por el pueblo gitano han dejado huella. Se sienten y están infravalorados. Algunos médicos no quieren todavía atender a niños o niñas de esta comunidad, cuenta un profesor, obligados a hacer una hora de carretera para llevar al pequeño enfermo a la ciudad. A veces también los esfuerzos desplegados son en vano.  Jean-Marc ha vivido esta experiencia con Catalin, de 15 años, que ha abandonado prematuramente la escuela pues sus padres, karamisari, fabricantes de ladrillos, tienen necesidad de él. A pesar que el ladrillo no les da de comer desde la aparición de los supermercados del bricolaje. “¿Qué otra cosa te gustaría hacer en la vida?” inquiere Jean-Marc, junto al jovencito, después de haber intentado sin ningún éxito hacer un ladrillo. La mirada fatalista del adolescente, confinado en esta tierra baldía donde toda su familia se afana desde hace generaciones por el cobro de una miseria (un ladrillo cuesta alrededor de 20 céntimos). El ha ido a Italia, cuenta, debido a la falta de trabajo. “Mis padres me necesitan. Ellos no saben  leer ni escribir”.
¿Por qué mendiga ella?
Esta era la pregunta que se hacía Jean-Marc al encontrarse con una mendiga en la plaza de la Planta. “Se puede explicar porque el mar es azul o el sol brilla. Pero para responder a esto, es preciso venir aquí”.
Ferentar, barrio maldito
Es el barrio caliente de Bucarest. El último día de su visita, Jean-Marc descubre la situación de los 18.000 niños y niñas de este gueto. A Tdh le gustaría trabajar con un organismo local existente. Dos clanes se reparten el control del barrio y utilizan a las niñas y niños para la prostitución o el tráfico de drogas. Un camello puede ganar hasta 7.000 euros al día, le explica Jean-Baptiste, trabajador social. Jeringas usadas, basura en la calle, este barrio de 90.000 habitantes (64% de gitanos) podría transformarse  en un autentico polvorín. El gobierno no hace gran cosa. “Tengo miedo por mis hijos” se lamenta Christina, en su minúsculo y sórdido apartamento de una sola habitación alquilado por 100 euros al mes donde viven cinco personas.
“El trabajo de Tdh aquí es magnífico y yo voy a luchar para que se sepa” comenta nuestro embajador en el avión de vuelta. “Y mala suerte para los que van a calificarme de llorón; es preciso tener el valor de afrontar la realidad de esta miseria en nuestra casa. A los que dicen que no podemos responsabilizarnos de todos los malhechores del mundo, me dan ganas de responder:¡Intentémoslo!”
“Tú, ya lo sabes: es importante hablar, no solo hacer”, comentó un día Edmond Kaiser, fundador de Tierra de hombres a Jean-Marc Richard. El ha aprendido la lección.

lunes, 27 de agosto de 2012

Perú - Tdh recibe el premio Javier Pérez de Cuellar


La fundación Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha obtenido el premio a los derechos humanos “Javier Pérez de Cuéllar” en Perú. Su concepción que hace referencia a una justicia restaurativa más que represiva respecto a niños, niñas y adolescentes, se aplica tanto en América Latina como en otros continentes.
Tdh es el primero que recibe este premio de manos de J. Pérez de Cuellar, antiguo secretario general de las Naciones Unidas, a la cabeza del jurado, acompañado del presidente del Poder Jjudicial peruano, del alcalde de Lima y del presidente del Tribunal Interamericano de los Derechos Humanos.
Nuestra novedosa aproximación de los niños y niñas que han cometido una infracción ha sabido convencer a los colaboradores judiciales del Estado al igual que en otros países”, ha exclamado Veronique Henry, delegada de Tdh en Perú, después de la obtención de la distinción internacional. “Actualmente, las medidas educativas y de reinserción social son preferibles a la prisión para los menores, que se esfuerzan en reparar los daños cometidos junto a las víctimas. El modelo de Tierra de hombres se extiende progresivamente al conjunto del país, con el apoyo y la financiación de los ministerios vinculados.” Tdh asegura la formación del personal judicial, policial y socio-educativo, otorga una asistencia especializada y aboga para que los actores de la cadena judicial se apropien del modelo.

Bangladesh – Tdh trabaja para atenuar los riesgos de catástrofes causadas por las inundaciones


Con las inundaciones que asolaron Bangladesh el pasado mes de junio, miles de familias vieron que sus medios de subsistencia iban de mal en peor. En las zonas de intervención de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia)), las familias estaban mejor preparadas para los riesgos de catástrofe natural gracias a los huertos elevados, pozos y letrinas
En Bangladesh, dos niños/as de cada cinco tienen bajo peso, la mayoría a causa de una deficiente alimentación y de enfermedades de origen hídrico. Su estado de salud es mejor en las regiones donde interviene Tdh, Kurigram y Barguna, frecuentemente afectadas por fuertes inundaciones. La mayoría de las mujeres no cultivan legumbres en su huerto durante la estación del monzón, pues tienen miedo de que las fuertes lluvias y las inundaciones los destruyan. Por otro lado, las crecidas infiltran las letrinas tradicionales y contaminan las fuentes de agua y los pozos no protegidos, que llevan enfermedades de origen hídrico. Además de los cuidados de salud ofrecidos a las madres y a los niños y niñas, Tdh ha construido huertas, pozos y letrinas especialmente concebidos para atenuar los riesgos de inundación. Las familias más desfavorecidas han tenido así un acceso fácil a legumbres nutritivas, agua potable y letrinas mejor adaptadas.
En 2011, en colaboración con los grupos de mujeres en las zonas inundables, Tdh y su colaborador Greendots han construido plataformas de barro de un metro de altura con capas centrales de abono. Plantadas sobre una sección de dos metros alrededor de la capa de abono, las legumbres están protegidas contra las crecidas.
“Está es la primera estación del monzón en la que las mujeres han podido cocinar y servir a sus niños y niñas legumbres de sus propias huertas”, dice el Dr Shamimul Arefin, encargado del proyecto de las huertas de Kurigram. “Ellas no pudieron hacerlo durante las inundaciones de 2001. Arefin ha añadido que las mujeres están encantadas por el éxito de sus huertas, a pesar del temor de una inundación más extrema. “Ellas pretenden construir huertas todavía más altas el próximo año”.

domingo, 26 de agosto de 2012

Burkina Faso - Escuelas en los campos de refugiados


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha comprometido sobre el terreno a proteger y escolarizar a 5.000 niños y niñas malienses refugiados en cuatro campos de Burkina Faso.
Las primeras acciones de inscripción de niños y niñas en los campos de Ferreiro, en la frontera de Sahel, de Louta, de Ouagadoudou y de Bobo Dioulaso han comenzado en julio al mismo tiempo que las actividades recreativas, educativas y psicosociales, dirigidos a fortalecer la capacidad de recuperación de los menores.
Estas acciones se verán facilitadas por el establecimiento de seis “espacios amigos de la infancia” en los campos animados por equipos mixtos de profesionales y voluntarios refugiados.
Paralelamente, Tdh en colaboración con el gobierno de Burkina Faso, el Alto Comisionado para los Refugiados y UNICEF, preparan la vuelta a la escuela de los niños y niñas, gracias a la puesta en marcha en los campos de cursos de recuperación y a la inauguración hacia el mes de octubre de escuelas “chozas de paja”. El objetivo global de la operación es permitir a 5.000 niños y niñas estar protegidos de los riesgos de abusos, explotación, pues su situación es extremadamente precaria al estar en la frontera de una zona de guerra. Se trata pues de permitirles ejercer sus derechos fundamentales a la educación reuniéndoles en los bancos de la escuela para proseguir o recuperar sus estudios.

sábado, 25 de agosto de 2012

Egipto – La lucha contra los tabúes para reinsertar a niños y niñas que sufren minusvalías


En un país donde los niños y niñas no tienen siempre acceso a  cuidados sanitarios de calidad, a causa de su pobreza o por falta de formación de los profesionales,  los menores aquejados de minusvalías son muy numerosos y no se benefician de una ayuda adaptada. La minusvalía es un tabú cultural, además los menores son marginados por su comunidad. La ausencia de políticas sobre esta temática no favorece su integración sobre todo a nivel escolar. Sin embargo, más de tres millones de niños y niñas sufren de minusvalías debido a razones tan diversas como accidentes de tráfico, condiciones de alumbramiento mediocres y además la detección precoz es inexistente.
Para paliar las necesidades de estos menores y sus familias, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha iniciado, a comienzos de 2010, un proyecto de readaptación de base comunitaria para las personas que sufren minusvalías físicas. Este proyecto es llevado a cabo en colaboración con Handicap International en las regiones rurales de Assiout y Qena (Alto-Egipto). Más de 8.000 personas con minusvalía y 4.000 familias están relacionadas con este proyecto. El objetivo es integrar a estas personas en su comunidad. Para esto, Tdh implica a las familias, a las ONG nacionales, a la comunidad y a las autoridades. La delegación ha construido sobre el terreno centros de recursos y de formación con el fin de que la problemática de la minusvalía en Egipto sea encuadrada con profesionalidad.
Asegurar la viabilidad del proyecto
Tdh ha abierto dos centros de recursos y de formación, en los cuales profesionales relacionados con el tema de las minusvalías (fisioterapeutas, trabajadores sociales, supervisores, responsables de los centros, etc.) son formados para poder trabajar con las personas aquejadas de una minusvalía y en su contexto.
Numerosos especialistas (Ministerios, Universidades, asesores y ONG locales) trabajan actualmente sobre documentos oficiales que definan la estrategia nacional, los estándares de calidad y un programa de formación. Estos documentos crearán las bases de los diferentes ángulos del tratamiento de la problemática de las minusvalías en Egipto.
Sobre el avance del proyecto
Cada centro de recursos y de formación acoge ya a un supervisor y a tres formadores, todos formados por Tdh para responder a las necesidades específicas de las personas minusválidas.
Paralelamente, los agentes comunitarios también han sido formados, los cuales se desplazan a los pueblos para favorecer la reintegración de los menores minusválidos de su comunidad. Cada agente comunitario tiene a su cargo unos cuarenta niños y niñas, tanto a nivel de cuidados directos como de consejos.
A finales de 2013 serán más de 400 personas las que se habrán beneficiado de la formación específica. Así Egipto estará provisto de formadores capaces de llevar a cabo proyectos similares en otras regiones del país.

viernes, 24 de agosto de 2012

Palestina - La lucha contra los abusos sexuales en Gaza


El proyecto de protección a los niños y niñas de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Gaza, que cuenta con 30 empleados nacionales y un gestor expatriado del proyecto, está actualmente financiado al 100% por UNICEF en el marco de su acción humanitaria. Constituye un incentivo poderoso para la puesta en marcha y el reforzamiento de un sistema de protección de la infancia integrado y duradero en la franja de Gaza. Así, la red de protección a la infancia apoyada por Tdh colabora estrechamente con los actores gubernamentales y no gubernamentales. Actualmente hay dos redes que trabajan en dos de las cinco provincias de Gaza; las tres redes que faltan están en camino para ser puestas en marcha.
Las redes de protección a la infancia proporcionan una asistencia a los niños y niñas de Gaza que se encuentran en una situación extremadamente peligrosa, mientras que un actor solo sería incapaz de encontrar una solución viable. Bajo la responsabilidad del Ministerio de Asuntos Sociales, se realizan reuniones bimensuales entre los diferentes colaboradores a fin de organizar planes de acción que son puestos en marcha por los equipos de intervención pluridisciplinar y hacer un seguimiento comparativo de sus desarrollos. Un sistema profesional de gestión de los casos comprende una base de los donativos detallados que permite evaluar y seguir las intervenciones y asegurar su calidad.
Desde el comienzo de la intervención en otoño de 2011, las autoridades locales han pedido ayuda a Tdh a fin de luchar eficazmente contra los abusos sexuales sobre los menores en la franja de Gaza. Teniendo en cuenta los importantes tabúes sociales en torno a este problema, Tdh ha invertido mucho tiempo y energía para construir relaciones de confianza con un gran número de dirigentes comunitarios y religiosos capaces de influir en las opiniones. Por otro lado, una estrecha cooperación con la Policía, el Ministerio de Asuntos Sociales, el Ministerio de asuntos religiosos y las instituciones de justicia informal es también necesaria para obtener una mejoría duradera de la protección de los menores contra los abusos sexuales. 

Marruecos – La lucha contra las prácticas contrarias a los derechos de la infancia: criadas y pastores


En el valle de Souss, en el centro de Marruecos, es frecuente ver crecer a los niños y niñas trabajando en los campos agrícolas o ir a trabajar como “pequeñas criadas” en familias del medio urbano. Empleadas domésticas o pastores, estos menores son víctimas de un sistema de intermediarios: llamados “Samsars”, son terceras personas del mismo pueblo que reclutan a las niñas para hacerles trabajar en casa de los empleadores. A veces estas niñas pueden ser bien tratadas, pero frecuentemente son víctimas de violencias y abusos: la mayoría de las veces nos son  respetados sus derechos. En las provincias de Agadir y Taroudant, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y su colaborador local Oum El Banine desarrollan un sistema para proteger o sacar a cientos de niñas o niños de una situación de explotación debido al trabajo doméstico o agrícola.
Respetar las culturas…
La explotación infantil mediante trabajos domésticos y agrícolas es un fenómeno profundamente arraigado en las tradiciones del medio rural, al que están vinculados alrededor de 600.000 niños y niñas de edades comprendidas entre 7 y 14 años (Fuente: Encuesta nacional sobre el empleo). El trabajo infantil de menores de 15 años está sin embargo prohibido en Marruecos y es desde finales del pasado año cuando el derecho al trabajo marroquí regula por fin el trabajo doméstico. La nueva ley deberá autorizar a los inspectores de trabajo a entrar en los domicilios privados para investigar las violaciones de la ley. Sin embargo, la puesta en práctica de esta nueva ley no ha hecho más que empezar.
Todo respetando los valores culturales de cada comunidad, Tdh y Oum El Banine quieren luchar contra estas prácticas antiguas contrarias a los derechos legalmente acordados para toda la ciudadanía. Los agentes comunitarios acuden a 10 localidades de la región de Souss para concienciar a sus habitantes de los peligros que corren los menores en estas condiciones. Igualmente son informados sobre las medidas y las alternativas económicas propuestas para proteger a los menores de la explotación. Hasta ahora, 455 personas han sido sensibilizadas y se han encargado de extender el mensaje a otros pueblos.
…pero poner fin a la explotación
  Los niños y niñas ya explotados o en riesgo además de ser reclutados en estos servicios son apoyados, escuchados, reunidos con sus familias, escolarizados y participan en actividades psicosociales (lingüísticas, artísticas, creativas y deportivas). Igualmente, Tdh ayuda a sus familias a encontrar alternativas económicas, tales como cooperativas agrícolas o micro-empresas artesanales (producción de couscous, de aceite de argan, etc.). La comunidad entera es movilizada para que los niños y niñas que han sido explotados laboralmente o que viven en condiciones que podrían conducirles a ello, sean reinsertados a nivel social y educativo. Después del lanzamiento de este proyecto (noviembre de 2011), 354 niños y niñas antiguas empleadas domésticas o pastores –o que han escapado hace poco han recibido seguimientos individuales por los equipos del proyecto y 646 menores considerados en riesgo siguen las clases de apoyo escolar y participan en las actividades psicosociales.   
El objetivo de Tdh es que este sistema de protección infantil sea desarrollado y adoptado por los actores locales y las comunidades. Los agentes de Tdh y de Oum El Banine intervienen junto a las autoridades, asociaciones, Imanes y electos locales de la región para que puedan ellos mismos velar por la protección de los menores más vulnerables, para que las familias puedan encontrar otras soluciones para sobrevivir y para asegurarse de la buena aplicación de la ley contra el trabajo infantil.
Toda una red de asociaciones y de organizaciones locales ayuda junto a las autoridades marroquíes a la puesta en marcha y a la aplicación concreta de la legislación. Por otro lado está a punto de constituirse una base de donativos: deberá permitir el desarrollo de buenas prácticas para la prevención y la protección de los menores particularmente vulnerables a la explotación laboral. Se constituirá un modelo de acción con otros profesionales especializados de la región para proponer soluciones concretas a partir de informaciones consolidadas.
Este proyecto es co-financiado por la Cooperación Española (AECID) y puesta en marcha conjuntamente con Tierra de Hombres España.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Afganistán - El administrador de Mauraz sueña con la reforestación del país


Fuente: 24 Heures

Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) cuenta con Reto Zehnder, experto en la gestión del proyecto, para reducir la pobreza de Rustaq.
Rustaq, es una región aislada de Afganistán, país devastado por la guerra y por un terremoto en 1998. Tierras áridas sobre las cuales crecen árboles y colmenares. Es la apuesta de Reto Zehnder, especialista en desarrollo rural y administrador de la micro-comuna de Mauraz, al pie del Jura. Cinco años después del lanzamiento de este proyecto iniciado por Tdh, han visto la luz 800 colmenas.
Un proyecto entre otros que debe aliviar a unas sesenta comunidades afganas. “Sólo entonces estas familias podrán pensar en proteger y desarrollar sus recursos naturales, asegura Reto Zehnder. Tierra de hombres está allí para darles ideas. Pero son ellos los que encuentran sus soluciones y quienes se organizan”. Con  paciencia y  perseverancia, la calidad reconocida de este experto en gestión y el seguimiento del proyecto, “es su facultad de asociar a las gentes del terruño a nuestros programas, subraya Pierre Zwahlen, portavoz de Tdh. Y esto sin darse importancia
Numerosas misiones…
Imponer su punto de vista va en contra de su naturaleza. Hijo de un empleado del Departamento militar suizo y de una madre profesora de peluquería, Reto Zehnder siempre ha militado contra el imperialismo. No tenía más de 21 años cuando se comprometió con la Cruz Roja. Destinado en Biafra, donde se cuenta entre los primeros humanitarios que se aventuraron en esta región de Nigeria, le siguieron Kouchner y otros.
Esta experiencia, “¡Probablemente la más dura de todas!”, cambió su vida. Con el permiso en el bolsillo del Instituto Africano de Ginebra, Reto Zehnder viajó a los cuatro rincones del mundo. A menudo para la Dirección de Desarrollo y de Cooperación (DDC) incluso después siendo independiente.
Enumerar todas sus misiones es cosa imposible. Incluso para él mismo. “Un día participó en la puesta en marcha del Cuerpo suizo de ayuda en casos de catástrofes “como antropólogo de servicio, se acuerda de repente. Antropólogo, etnólogo, el registro de desempleo me ha inscrito como africanista”, bromea el hombre de las gafas y de las manos de albañil.
…y una pasión
Un índice que refleja otra de sus pasiones: la artesanía, de aquí y de otros lugares. Fue a  Benin  a reunirse con su primera compañera y a redactar un doctorado sobre la industria del fosfato, y el hombre cayó bajo el embrujo de la artesanía africana. Hasta el extremo de volver a Ginebra y hacer una exposición. También renovó piedra a piedra el molino de Mauraz, comprado hace treinta años. El intelectual tiene necesidad de crear. Una manera de ocupar su tiempo libre y de saciar su curiosidad, que quizás este agudizada “con sus viajes familiares por las regiones menos turísticas”.
Una voz escuchada
Su experiencia en gestión de proyectos y su conocimiento del desarrollo comunal le sirven también para dirigir Mauraz -54 habitantes- desde hace tres legislaturas. Un compromiso meditado: “Tener un ejecutivo nos evitaba caer bajo la tutela de la Isla”. Como guía de otras pequeñas entidades, Mauraz ha recurrido contra la factura social y el modo de calcular una distribución equitativa en 2008. A pesar de la respuesta negativa del Tribunal administrativo, “nuestra voz ha sido escuchada, anuncia el edil. Después de la reforma de la ley, las cargas son de nuevo soportables”.
Con 65 años, Reto Zhender no está dispuesto a dejar su maleta y a apagar su ordenador, que le permite seguir los proyectos a distancia. Su misión en Afganistán durará al menos hasta el 2016. Durante los cuatro próximos años, el hombre que quiere plantar árboles en las regiones desérticas de Afganistán continuará transitando por las carreteras de Rustaq alrededor de tres meses al año.
Ejemplo de desarrollo sostenible
Apicultura, legumbres cuidadas en los campos reutilizables, reforestación con pistachos y almendros, selección de variedades de trigo más resistente a la sequía, multiplicación de plantas  forrajeras para retener la tierra y creación de terrazas naturales en las zonas montañosas. Después de los 20 años de la Cumbre de Río, este proyecto afgano es un ejemplo de desarrollo sostenible, asegura Reto Zhender, especialista en desarrollo rural y síndico de Mauraz, “pues él une desarrollo de actividades generadoras de ingresos y gestión de los recursos naturales”.
Ejemplo con la apicultura: “De alta calidad, esta miel puede ser vendida localmente a precios más ventajosos que los del mercado mundial. El producto de su venta, añadido a otros ingresos de nueva creación, permite a las familias consagrarse también al desarrollo rural sostenible. Este programa permite igualmente evitar los efectos adversos, como el matrimonio de jovencitas con ancianos y la explotación de los muchachos como empleados domésticos”.
 Financiado por la Dirección de Desarrollo y de Cooperación con 5 millones de francos suizos, este proyecto de Tierra de hombres recibe más de un tercio para el distrito de Rustaq -180.000 habitantes- y debe proseguir en cualquier caso hasta el 2016.

sábado, 11 de agosto de 2012

Guinea - “SMS”, una iniciativa que recuerda las buenas prácticas para cuidar a niños y niñas.


Desde hace algunos meses, todos los agentes de salud que trabajan en 15 centros de salud guineanos reciben SMS en sus teléfonos móviles. Cada semana, mensajes claves enviados por la Delegación de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) les recuerda las buenas prácticas para cuidar a los niños, niñas y a los recién nacidos aquejados de desnutrición.
Como continuación de la fase de test concluyente, la experiencia se ha extendido al conjunto de los agentes de 15 centros de salud durante tres meses. Estos mensajes se han centrado en las herramientas de gestión, en hacerse cargo de la desnutrición, en la comunicación con los responsables de los niños, niñas y en las acciones esenciales en nutrición.
Gracias a esta práctica, el equipo de dirección sobre el terreno ha constatado rápidamente una mejora en la gestión de las personas admitidas en los centros de salud. En efecto, este sistema permite tratar mejor los casos de readmisión después del abandono de los tratamientos y en los casos de recaída. La manera de registrar a los  pacientes ha llegado a ser más rigurosa, pues en los casos de fallecimiento y de abandono están en adelante mejor catalogados. Los procedimientos, como el test del apetito, son respetados y ha mejorado la gestión de los casos que no responden al tratamiento. En general, el método de trabajo se beneficia del valor añadido de los SMS.
Gracias a esta iniciativa, los agentes han cogido la costumbre de enviar mensajes para precisar sobre algunos sujetos o sobre la conducta a seguir en casos particulares tales como los recién nacidos de bajo peso.

Territorios Palestinos - Justicia para los niños y niñas


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), en colaboración con Defence for Children International y con el Ministerio de Asuntos Sociales, comienza un proyecto de tres años para reforzar la justicia para los menores en Palestina.
El principal obstáculo a superar no reside en una falta de formación o de un marco legal, sino en la escasa colaboración entre los principales actores implicados. Se han reunido en una primera mesa redonda, el pasado 12 de julio, diversos intervinientes. Trabajadores sociales, policías, jueces, representantes de las autoridades y miembros de la sociedad civil, entre otros, se han encontrado y han dialogado sobre las reformas a realizar para mejorar la justicia juvenil.
Las recomendaciones emitidas han sido muy variadas e interesantes, viendo la necesidad de formaciones comunes para todos los actores para reforzar la cooperación con los representantes de la justicia informal, tales como los educadores y los jefes religiosos por ejemplo. También se trató la necesidad de más trabajadores sociales especialmente dedicados a los niños y niñas. Además, las mejoras deben realizarse en la gestión individual de los casos, en estrecha colaboración con las familias. Las medidas educativas deben estar también reforzadas.
Sin embargo, la principal recomendación trata sobre la necesidad de un mayor diálogo entre los actores implicados y de la puesta en común de los recursos sin tener en cuenta los egos.
Esta mesa redonda es claramente un paso estimulante en esta dirección.