jueves, 31 de mayo de 2012

Albania - Los micro-créditos facilitan los medios a las familias para proteger a sus niños y niñas


En Albania como en otros países, numerosas familias ayudarían a sus niños y niñas a crecer convenientemente, pero hacen frente a demasiadas dificultades económicas para poder luchar de verdad. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), su colaborador local (CAAP) y una sociedad de financiación (NOA) se han aliado para poder conceder una oportunidad a estas familias de tener los medios para cuidar de sus niños y niñas.
Los micro-créditos son otorgados a los padres que voluntariamente quieran montar una pequeña empresa que les sea fructífera para el futuro. Tdh se compromete a pagar la mitad de este crédito a la sociedad financiera: el resto es regulado directamente por las familias mediante pequeños ingresos mensuales.
La única condición para beneficiarse de este préstamo es que estas familias desfavorecidas aseguren la escolarización y el buen desarrollo de sus niños y niñas gracias a este apoyo.
Entrevista
La señora Resmije Xhihani ha podido desarrollar su empresa gracias a un micro-crédito. Ella nos explica su gestión y lo que piensa de ello:
-¿Por qué has decidido pedir un micro-crédito?
Nosotros somos 7 de familia y yo soy la única que puede satisfacer nuestras necesidades. Se busca siempre diferentes opciones para encontrar una solución. Después de haber realizado una cantidad de trabajos diferentes que no me aportaban más que unos pequeños ingresos, he querido crear mi propia empresa para tener un salario fijo y seguro. He decidido montar una tienda de venta de ropa de segunda mano. Primeramente, he financiado mi empresa con los ingresos que he conseguido ahorrar, pero como realmente no tenía mucho, no podía vender más que mercancía de poca calidad. Mi tienda no marchaba bien y los ingresos me permitían lo justo para alimentar y vestir a mi familia y a mis pequeños.
Un día fui a un Grupo de consejo comunitario* organizado en mi comunidad en Druza (distrito de Fier). Allí conocí los micro-créditos. Era una gran suerte poder hacer que funcione mi tienda. Me explicaron todos los riesgos y las ventajas de coger este préstamo y me propusieron apoyar mi gestión durante la demanda de obtención de este crédito.
-¿Puedes explicarnos las ventajas de recibir este micro-crédito así como las dificultades?
Verdaderamente, al principio yo estaba asustada. Tenía miedo que mi candidatura fuese rechazada a causa de mi analfabetismo. Pero un miembro del grupo del consejo me aseguró que este no era el caso. Me explicó que mientras fuese seria en mi trabajo y con el reembolso de mi deuda, todo iría bien. ¡Y así ha sido! El préstamo me ha permitido comprar ropa de mejor calidad que la que yo vendía antes. Mi empresa ha podido crecer y mis beneficios aumentar. Con lo que gano ahora, puedo vender también perfumes, joyas, utensilios de cocina, de aseo… Al fin tengo la seguridad de que mi familia vive. Además de la alimentación y la ropa, mis pequeños pueden por fin ir a la escuela: les he comprado libros y material escolar e incluso ofrecerles todas las salidas y las actividades organizadas por la escuela. Todavía tenemos necesidad de muchas cosas pero al menos ahora nos va bien. 
-¿Qué consejo darías a otras personas de vuestra comunidad para pedir un micro-crédito?
Yo les aconsejo que se reúnan con un miembro del grupo del consejo para ver si son admisibles y si lo son, les recomiendo apuntarse. Incluso si no han lanzado su pequeña empresa pueden pedir la creación de una. Es una buena oportunidad para aumentar sus ingresos, mejorar sus condiciones de vida y asegurar la educación y el bienestar de sus niños
*Grupos de consejo comunitario: apoyados por el proyecto de Tierra de hombres a favor del desarrollo del sistema de protección a la infancia en Albania, estos grupos juegan un papel inestimable en la movilización de las comunidades para la protección de los niños y niñas. Estos grupos les ponen en contacto con los proveedores de servicios públicos y no públicos de sus regiones. Igualmente les enseñan a identificar e informar de los niños y niñas que sufren o están en riesgo de sufrir abusos, explotación o tráfico a las estructuras locales de protección de la infancia.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Togo - 18 niños y niñas víctimas de violencia, protegidos en familia


Después de dos años de esperar la puesta en marcha de un proceso viable, 14 familias han acogido a 18 niños y niñas víctimas o expuestos a riesgos de explotación, tráfico y maltrato. Seis de estos menores han podido regresar ya junto a sus familias biológicas con total seguridad.
Las 15 familias de acogida voluntarias que habían sido acreditadas en febrero de 2012  han recibido después nuevas formaciones sobre la protección a la infancia por parte de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) para estar preparados para acoger a estos niños y niñas. El 6 de abril de 2012, cinco chicas y dos chicos que estaban alojados hasta ahora en el Centro de orientación y de acogida de menores en situación difícil  (antiguo “Centro Oasis de Tdh”, tomado por el Gobierno en diciembre de 2011) han sido colocados en estas familias de acogida. En las semanas siguientes, otros 11 niños y niñas se han reunido también con familias impacientes por ayudarles, después de dos años de espera.
Agentes sociales, psicólogos, juristas de Tdh han preparado previamente a estos menores y a sus familias de acogida para adaptarse a esta nueva vida, normalmente temporal. En efecto, los trabajadores sociales desde ese momento inician las gestiones de reintegración social y familiar de estos niños y niñas: buscan a sus familias, aseguran una mediación entre ellas y sus niños y niñas, les ayudan a poder hacerse cargo de ellos, acompañan a las familias de acogida a fin de garantizar que todos estos menores puedan recobrar un entorno de vida seguro y estable. Este trabajo se ha hecho realidad ya para seis menores que se han reencontrado y reunido con sus familias el 11 de mayo de 2012 – familias ahora aptas para proteger a sus niños y niñas contra la violencia o los riesgos de violencia que ya han sufrido.

martes, 29 de mayo de 2012

Burundi - Presentación del documental “Ubutungane bw´abana” sobre la justicia para los menores



“Ubutungane bw´abana”, que significa “Justicia para el menor” en Kirundi, es un concepto nuevo en Burundi. A fin de delimitar mejor esta temática, en colaboración con el Ministerio de Justicia, Tdh y su colaborador, la Asociación Iriba, han producido este documental que acaba de dar la vuelta a todo Burundi. Instrumento de formación y de sensibilización, este documental está destinado a promover las buenas prácticas desarrolladas en materia de justicia para menores en una provincia de intervención de Tdh (Ngozi).
“Ubutungane bw´abana” (Justicia para el menor), es el título de un documental que acaba de ser producido por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Burundi. Realizado por la asociación local “Iriba”, especializada en la producción de documentales de sensibilización y en la organización de caravanas de sensibilización comunitaria (cines móviles), este documental va a ser utilizado para la promoción de la puesta en marcha de un sistema nacional de protección judicial para los niños y niñas de Burundi. El rodaje ha sido supervisado por el Ministerio de Justicia. Tierra de hombres ha aportado su conocimiento técnico.
La particularidad de este documental 100% burundés es que presenta los progresos realizados en el sector de la justicia de menores en una provincia de Burundi (Ngozi) y pone de relieve el compromiso y el trabajo de los actores sobre el terreno (Oficiales de la Policía Judicial, abogados, trabajadores sociales de Ngozi, etc.). Incluso una parte de la cinta está realizada por menores encarcelados en la prisión de Bujumbura, menores a los que el proyecto de Tdh acompaña en el aprendizaje de los Tambores de Burundi.
La necesidad de acelerar los dossieres de los menores, la priorización de las medidas extrajudiciales y las alternativas a la privación de libertad, la presencia de los padres durante las audiencias, la toma en consideración de las encuestas sociales, son algunos principios que este documental ha sacado a la luz a través de la experiencia de la provincia de Ngozi y todo esto junto a los comisionados locales –frente a los cuales los actores introducen soluciones locales.
El documental ya ha sido proyectado 10 veces en el marco de formación junto a actores de otras provincias. Se han observado tres efectos inmediatos:
- Los actores de la provincia de Ngozi han llegado a ser los embajadores de la justicia para los menores en Burundi y, debido a esto, tienen el deber de lograr un cara a cara con los menores en conflicto con la ley que toman a su cargo. Esto debería permitirles mejorar el hacerse cargo de estos niños y niñas.
- El documental ilustra concretamente un marco teórico (formación en justicia de menores), marco teórico que no es siempre fácil de concebir. Las proyecciones también han generado numerosos comentarios y suscitado ganas de saber más (durante los debates después de la proyección, se han hecho muchas preguntas sobre la intención de los actores del documental).
- Al final y sobre todo el “Made in Burundi” es verdaderamente apreciado y todo el mundo está de acuerdo al decir que “si es posible en la provincia de Ngozi, ¿por qué no en mi casa?”. El reto ha sido lanzado.

domingo, 27 de mayo de 2012

Marruecos - Niñas empleadas domésticas y pastores – La lucha contra las prácticas contrarias a los derechos


En el valle de Souss, en el centro de Marruecos, es frecuente cruzarse con niños y niñas trabajando en los campos agrícolas o que van a trabajar como “pequeños criados” en familias del medio urbano. Empleadas domésticas, pastores, estos niños y niñas son víctimas de un sistema de intermediarios: llamados los “Samsars”, estos son terceras personas del mismo pueblo que reclutan a las niñas para hacerlas trabajar en casa de los empleadores. A veces estas niñas pueden ser bien tratadas, pero frecuentemente son víctimas de violencias y abusos: la mayor parte del tiempo sus derechos no son respetados. En las provincias de Agadir y de Taroudant, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia)  y su colaborador marroquí Oum El Banine desarrollan un sistema para proteger o sacar a los cientos de niños y niñas de una situación de explotación debido al trabajo doméstico o al agrícola.
* Respetar las culturas…
La  explotación de los niños y niñas debido al trabajo doméstico y agrícola es un fenómeno profundamente arraigado en las tradiciones del medio rural, que abarca a alrededor de 600.000 niños y niñas de 7 a 14 años (fuente: Encuesta nacional sobre el empleo). El trabajo de los niños y niñas menores de 15 años está prohibido en Marruecos y es desde finales del último año cuando el derecho del trabajo marroquí ha regulado por fin el trabajo doméstico. La nueva ley autorizará a los inspectores de trabajo a entrar en los domicilios particulares con el fin de investigar las violaciones de la ley. Sin embargo, la puesta en marcha de esta nueva ley no ha hecho más que comenzar.
Sobretodo respetando los valores culturales de cada comunidad, Tdh y Oum El Banine quieren luchar contra estas antiguas prácticas contrarias a los derechos legalmente acordados por toda la ciudadanía. Los agentes comunitarios van a los pueblos de la región de Souss para concienciar a sus habitantes de los peligros que corren los niños y niñas trabajando en tales condiciones. Y son igualmente informados sobre las medidas y las alternativas económicas propuestas para proteger a los menores de la explotación. Hasta ahora 455 personas han sido sensibilizadas y se han comprometido a turnarse para transmitir el mensaje a otros pueblos.
* …pero poner fin a la explotación
Los niños y niñas ya explotados o con riesgo de ser enrolados para tales servicios son apoyados, escuchados, reunidos con sus familias, escolarizados y participan en actividades psicosociales (lingüísticas, artísticas, creativas y deportivas). Tdh ayuda igualmente a sus familias a encontrar alternativas económicas, tales como cooperativas agrícolas o micro-empresas artesanales (producción de couscous, aceite de argan, etc.). Después del lanzamiento de este proyecto (noviembre de 2011), 354 niños y niñas antiguas empleadas domésticas o pastores –o habiendo escapado por poco, han sido seguidos individualmente por los equipos del proyecto y 646 niños y niñas considerados en riesgo siguen las clases de apoyo escolar y participan en las actividades psicosociales.
El objetivo de Tdh es que el sistema de protección a la infancia sea desarrollado y adoptado por los actores locales y las comunidades. Los agentes de Tdh y de Oum El Banine intervienen junto a las autoridades, asociaciones e Imanes de la región para que ellos mismos velen por la protección de los niños y niñas más vulnerables, para que las familias  puedan encontrar otras soluciones para sobrevivir y asegurar la mejor aplicación de la ley contra el trabajo infantil.
Toda una red de asociaciones y de organizaciones locales colabora junto a las autoridades marroquíes para poner en marcha y aplicar de manera concreta la legislación. Por otra parte, una base de donativos está en curso de tramitación: deberá permitir el desempeño de buenas prácticas para la prevención y la protección de los niños y niñas particularmente vulnerables a la explotación laboral. Se constituirá un modelo de acción con otros profesionales especializados de la región para proponer soluciones concretas a partir de informaciones consolidadas.
Este proyecto es co-financiado por la Cooperación Española (AECID) y puesta en marcha conjuntamente con Tierra de hombres España

jueves, 24 de mayo de 2012

Myanmar - Tierra de hombres reintegra a los niños y niñas de la calle


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) reintegra, en la familia o en la comunidad, a los muchachos y muchachas que han sobrevivido en la calle y han sido encerrados en los centros de formación en la región de Rangoon, antigua capital de Myanmar (ex Birmania).
Desde enero de 2012, Tdh ha podido reinsertar a 74 niños y niñas a situaciones estables. Más de 80 menores se beneficiaran próximamente de un regreso a la vida familiar y comunitaria. Estos resultados intermedios ilustran también las reformas en curso, en un país donde progresivamente se están levantando las sanciones internacionales que sufrían hasta ahora.
Al apoyo de la evolución favorable en el país, Tdh contribuye a la formación del personal de los centros de formación, gestionados por el Departamento de Asuntos Sociales en la región de Rangoon”, observa Rob Millman, jefe de la delegación de Tdh en Myanmar. “Nosotros desarrollamos una acción protectora a favor de los niños y niñas más vulnerables”. Tdh busca a las familias de los pequeños detenidos en los lugares de formación y evalúa las oportunidades de reinserción escolar y comunitaria. Estimula las capacidades y facultades de los niños y niñas, teniendo en cuenta su edad y si precisan una educación informal. Apoya socialmente a las familias implicadas, por ejemplo, para recibir tratamientos médicos o actividades que generan ingresos.
Tdh trabaja en Myanmar desde el desastre del ciclón Nargis en 2008. En los alrededores de Rangoon, ha podido rehabilitar 43 escuelas y redes de agua y saneamiento con la participación de las comunidades siniestradas. Myanmar es uno de los 34 países, donde Tdh trabaja para la salud y la protección a la infancia.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Líbano - Los adolescentes protegen a los niños y niñas de los campos de refugiados


Varios centenares de adolescentes, que viven en los campos de refugiados palestinos en el Líbano, se han comprometido a desarrollar micro-proyectos necesarios para la protección y el bienestar de los otros niños y niñas del campo. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) apoya a estos jóvenes desde 2009 en tres campos y en tres reagrupamientos de la región de Tyr. Pero desde ahora hace un año, la delegación ha extendido su actividad a otros 12 reagrupamientos de refugiados.
El objetivo del proyecto es asegurar a los niños y niñas toda la protección necesaria contra los riesgos que corren en estos campos. Tdh trabaja en colaboración con las comunidades, las estructuras gubernamentales y la sociedad civil palestina, para y con los niños, niñas y adolescentes. Actividades tales como la gestión de los casos o el refuerzo de las capacidades, se añaden a la implicación de los jóvenes para que puedan ellos mismos a través de micro-proyectos, reivindicar sus derechos y su bienestar.
De ahora a 2013, 30 nuevos micro-proyectos serán puestos en marcha por jóvenes con edades comprendidas entre 13 y 17 años. Reunidos en grupos de 15 y acompañados por un dinamizador de Tdh, los adolescentes comienzan analizando los riesgos que corren los menores en sus comunidades. Después, elaboran una respuesta apropiada para disminuir algunos de estos riesgos y escriben una propuesta del proyecto que someten a las autoridades locales y a Tdh para su aprobación.
Entre estos micro-proyectos, los adolescentes han escogido, por ejemplo, enviar un documento sobre los perjuicios del uso de drogas, instalar reflectores al borde de las carreteras para que los vehículos vayan más despacio e iluminar las zonas más obscuras de los campos. Igualmente, los jóvenes han organizado cursos de inglés, instalado una valla al borde del río para impedir que los niños y niñas se caigan y puesto en marcha actividades recreativas para los menores.

martes, 22 de mayo de 2012

Delegado de Tdh en Rumania: “Expulsar a los gitanos no sirve de nada”


El jefe de la delegación en Rumania de Tierra de hombres (Tdh –Ayuda a la infancia), Joseph Aguettant, responde a las preguntas de la revista Le Matin y preconiza que hay que tomar el problema desde la base, favoreciendo la escolarización de los niños y niñas sobre el terreno.
* Joseph Aguettant, ¿los niños y niñas gitanos no tienen acceso a la educación?
El acceso a la educación no es fácil para los rumanos. Un niño o niña gitano tiene seis veces menos oportunidades de ser escolarizado en este país, donde existe un verdadero problema de acceso a los servicios. Es verdad para la escuela y también para la sanidad.
* ¿Cómo explicar la emigración masiva de este colectivo?
Con el fin del régimen de Ceausescu, los gitanos han sido los primeros en perder sus empleos. Su único futuro para alimentar a su familia, ha sido emigrar al Oeste: Italia, Francia, Inglaterra y también a Suiza. ¡Pero los gitanos no han mendigado siempre! Los padres y los abuelos de los que lo hacen actualmente no mendigaban.
* Usted preconiza tratar la raíz del problema. ¿Es decir?
Lo que yo quiero decir, es que este problema no lo van a arreglar ni Bruselas ni Estrasburgo. Para Tdh, la cuestión no se sitúa a nivel de seguridad pública, incluso si  no negamos las infracciones que puedan haber cometido. Se trata de un problema nacional trasladado a nivel europeo: el de la integración. Y la integración empieza en la escuela.
* ¿Qué puede hacer Tierra de hombres?
Luchamos contra la pobreza, la segregación y la exclusión social de estos niños y niñas particularmente vulnerables que viven –a veces sin sus padres- en condiciones de precariedad extrema, en “cuchitriles”. Estos jóvenes sin futuro, librados a su suerte, constituyen una verdadera bomba de relojería.
* ¿Concretamente?
Con nuestro programa, estamos consiguiendo que disminuya el abandono escolar en un 80%. Un euro invertido en un jardín de infancia tiene un retorno sobre la inversión, si es que se puede decir,  puesto que de golpe al niño se le ofrecen  más oportunidades de proseguir su escolarización y de encontrar un empleo  
>Valérie Duby para Le Matin

domingo, 20 de mayo de 2012

Líbano – Los adolescentes refugiados palestinos dejan oír su voz


Gracias al apoyo de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), los adolescentes han dado su propia conferencia junto a los actores del gobierno y de la sociedad civil. Todos se han reunido en Tyr para la protección de los niños y niñas que viven en los campos de refugiados palestinos.
Tdh defiende los derechos de los niños y niñas refugiados palestinos que viven en 18 campos y reagrupamientos de refugiados al Sur del Líbano desde 2009. El objetivo del proyecto es el de asegurarles toda la protección necesaria contra los riesgos que corren en estos campos. Tdh trabaja en colaboración con las comunidades, las estructuras de gobierno y la sociedad civil palestina, para y con los niños y adolescentes. Actividades tales como la gestión de los casos o el refuerzo de las capacidades, se añaden a la implicación de los jóvenes para que puedan ellos mismos a través de microproyectos, reivindicar sus derechos y su bienestar.
La conferencia llevada a cabo por los jóvenes tuvo lugar los días 11 y 12 de abril en Tyr, en el Sur del Líbano. Tenía como objetivo dar la oportunidad a los niños, niñas y jóvenes de hacer oír su voz. Han presentado los proyectos  que han lanzado ya, discutido con los representantes de las estructuras del gobierno y de la sociedad civil del papel de los jóvenes en el seno de la comunidad. Han definido con los actores presentes, un plan de acción para iniciativas futuras. La conferencia ha reunido a 100 jóvenes y 30 adultos implicados.
La reciprocidad ha sido muy positiva por parte de todos los participantes. Particularmente, han apreciado esta oportunidad de intercambiar ideas y opiniones y de definir nuevos proyectos que serán puestos en marcha en colaboración entre todos los actores. Una segunda conferencia se desarrollará en mayo de 2013.

viernes, 18 de mayo de 2012

Campaña del “Día de la Nutrición – Come bien y combate la malnutrición infantil”


 La desnutrición afecta a más de 200 millones de niños y niñas, en especial los que viven en los países más empobrecidos.
En el marco de las celebraciones del Día de la Nutrición en España, institucionalizado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) como el día 28 de mayo, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) realiza el próximo jueves 24 de mayo la campaña “Día de la Nutrición – Come bien y combate la malnutrición infantil”. Por cuarto año consecutivo establecimientos del sector de restauración de Madrid, Galicia y Andalucía  han querido unirse a la causa donando hasta un 10% de su facturación de ese día 24 de mayo para la gestión de proyectos de lucha contra la malnutrición infantil que desarrolla Tdh en África y América Latina.
Los objetivos principales de la campaña son sensibilizar a la población española del grave problema de desnutrición que sufren las niñas y los niños de estos países. En el día 24 de mayo, toda persona que consuma en uno de los establecimientos participantes de la campaña estará colaborando en el desarrollo y gestión de los distintos proyectos de nutrición y salud que nuestra Fundación lleva a cabo en países de África y América Latina, para luchar preventivamente contra la desnutrición y asegurar el tratamiento a los niños y niñas que la padezcan.
El listado completo de los restaurantes colaboradores y toda la información sobre cómo participar en la campaña está disponible en la página www.tdhdianutricion.com . En los últimos cuatro años, con el apoyo de los establecimientos, la campaña Día de Nutrición ha contribuido a mejorar las condiciones nutricionales de miles de niños y niñas atendidos por Tdh.
Programas de salud materno infantil, con especial atención a los casos de desnutrición severa, son algunos de los proyectos que Tdh lleva a cabo, como por ejemplo en Benín, con casi 9.000 niños y niñas y más de 10.000 mujeres en edad fértil atendidos al año, Mauritania o países como Senegal, Perú y Ecuador con más de 90.000 niños, niñas, adolescentes y madres beneficiarios/as.
Una pequeña colaboración significa esperanza de vida para un niño o una niña. Con un poco más de 7 Euros estás ayudando a que un menor de Mauritania o Burkina Faso reciba atención médico-sanitaria y mejore su ingestión de nutrientes durante todo un año. Tan sólo 10 Euros es el coste para que un niño o una niña de Senegal con malnutrición severa puedan recibir tratamiento.
Desnutrición Infantil
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren cerca de 10 millones de niños y niñas menores de cinco años por causas fácilmente evitables, básicamente la falta de vitamina A y minerales. Las causas que provocan la escasez de alimentos son la sequía actual, el aumento del precio de los alimentos y el descenso de la productividad agrícola.
En África, la situación actual se ve especialmente afectada en el Cuerno de África y en la región del Sahel debido a la actual crisis alimenticia que atraviesa la región, y que tiene como resultado el empeoramiento de la situación de miles de niños, niñas y adolescentes. Según la ONU, cerca de 200 millones de menores son afectados por la desnutrición.
No podemos olvidarnos que el aceptable estado nutricional de la madre y del recién nacido son las principales formas de prevención de la mortalidad infantil especialmente durante el primer año de vida. La utilización de servicios de protección de la maternidad es aún insuficiente en los países más desfavorecidos de África y América Latina: entre un tercio y el 50% de las mujeres embarazadas no recurre a las consultas prenatales. Al comienzo del segundo mes, el 50% de los recién nacidos ya recibe alimentos complementarios que no son recomendables para sus primeros meses.

jueves, 17 de mayo de 2012

Afganistán - Seguir las tradiciones para garantizar el agua


En las regiones montañosas afganas, el acceso al agua es casi imposible, debido a un aspecto técnico y económico. Sin embargo, un sistema tradicional desafía estas condiciones desde hace varios siglos: los “Yakhdans” que transforman la nieve en han degradado y abastecen cada vez de menos agua y más polucionada. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha comprometido a rehabilitarlos para volver a tener un acceso adecuado al agua para cientos de familias.
Si miras en Internet la palabra “Yakhdan”, no encontrarás más que las localizaciones y no una definición: numerosos pueblos de las montañas de Irán y Afganistán llevan el nombre de Yakhdan. Pero este nombre viene primeramente de un sistema tradicional de recogida de nieve: un agujero profundamente excavado en la tierra gracias a las manos de los aldeanos sobre las empinadas pendientes de las montañas. La nieve está compactada en este agujero y, al fundirse, alimenta una cuba subterránea donde las familias pueden sacar el agua. Este sistema tradicional, que data de hace más de 2.000 años, es a menudo la única fuente de agua disponible, en las regiones extremadamente secas donde la capa freática es o bien inexistente o demasiado débil para ser explotada.
Con el paso de los años, el Estado de estos Yakhdan se ha degradado fuertemente: el aislamiento se deteriora, las paredes se desmoronan y la nieve cae con menos frecuencia, a causa del cambio climático. La duración de la vida de un Yakhdan no debería pasar de 5 a 10 años máximo y debería hacerse un mantenimiento todos los años obligatoriamente, a fin de mantener las paredes horadadas por las lluvias, vientos y nieve. A fin de garantizar un agua limpia y limitar la contaminación, el agua deberá también poder pasar por filtros de arena, después de los conductos para finalmente ser almacenada en un reservorio.
Tierra de hombres, que interviene en las regiones montañosas de Rustaq en Afganistán, ha decidido renovar estos sistemas de aprovisionamiento de agua, en vez de de crear nuevos, que obligarían a un gran gasto y podrían no ser adoptados por las comunidades locales. Las paredes, conductos y filtros son pues renovados y reforzados para que el agua del deshielo sea almacenada en cantidad suficiente y  limpia, para garantizar este acceso al agua en cantidad y calidad el mayor tiempo posible.
El equipo técnico de Tdh ha elaborado un sistema de rehabilitación integrada de los Yakhdans existentes: las paredes de la cuba se han regularizado y reforzado gracias a las paredes de hormigón armado o a las paredes de ladrillo o a una mezcla de las dos opciones: el fondo del Yakhdan ha sido reforzado con hormigón armado de 30 cm de espesor provisto de una pendiente hacia el filtro. Igualmente se ha instalado en el fondo de la cuba un sistema de filtración de arena conectado con un tubo de alimentación al recipiente de captación. La nieve recogida es aislada gracias a un “tarpaulin”, depósito de plástico disponible localmente, a fin de reducir el deshielo y limitar la intrusión de agua de lluvia y de polvo (riesgo de contaminación del recurso).
Actualmente, han sido rehabilitados 18 Yakhdans, el equipo de Tdh y las comunidades están renovando otros seis más. 16 Yakhdans cubren ya las necesidades esenciales de las comunidades (bebida, comida, higiene). La cantidad de agua producida es muy superior a antes de la intervención: en algunos casos, la producción cotidiana ha pasado de 100 a 400 litros de agua diarios. La calidad del agua también ha sido mejorada y la contaminación de la misma ampliamente reducida.
Estos resultados son muy alentadores y demuestran que la idea de rehabilitar estos recursos tradicionales de agua es técnica y socialmente viable. Todas las comunidades lo han acogido muy bien y han participado en esta mejora de su acceso al agua. Se ha formado mano de obra para garantizar el mantenimiento anual de los Yakhdans.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Benin y Nigeria - La protección de niños y niñas, más allá de las leyes


En Nigeria, miles de niños realizan un trabajo agotador en las canteras de grava. Estos niños a menudo vienen de lejos para trabajar en las canteras: de pequeños pueblos remotos o incluso de otros países como Benin. La legislación de Benin prohíbe sin embargo cualquier desplazamiento de niños y niñas por razones de trabajo, voluntario o forzado. Desgraciadamente, en la realidad, numerosos niños y niñas no tienen más elección que la de ir a trabajar para ayudar a sus familias deprimidas o porque son víctimas de trabajo forzado. En este contexto, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) lucha para detener el trabajo de niños y niñas menores de 14 años, pero también vela para que los derechos más elementales de los adolescentes sean respetados: que tengan acceso a la sanidad, a la protección y garantías de un mejor porvenir.
La delegación de Tdh ha puesto en marcha una iniciativa con otros actores sociales: llamada “acompañamiento protector del niño y niña”. Esta iniciativa ofrece todos los servicios necesarios para garantizar la salud, la protección y un futuro mejor a los niños y niñas víctimas de explotación y tráfico entre el municipio de Zakpota, en Benin, y las canteras de grava de Abeokuta, en Nigeria.
Del 10 al 14 de abril de 2012, a petición del Ministerio de Familia, Tdh ha apoyado una misión de los miembros del Gobierno, llevándoles al encuentro de los niños y niñas en riesgo o víctimas ya de explotación en sus pueblos de Benin y en sus lugares de trabajo en las canteras de Nigeria. Esta misión tenía como objetivo hacer comprender a la parte del Gobierno a la que le atañe este asunto, a pesar de la ley que prohíbe a los menores ir a trabajar, pues a menudo ellos no tienen otra salida y necesitan medidas de protección.
Representantes de la Dirección de Familia, Infancia y Adolescencia, de la Dirección de Protección Judicial de la Infancia y Juventud, de la Dirección General de Trabajo, del Centro de Promoción Social, de la Oficina Central de Protección de Menores, de la Red de Estructuras de Protección de la Infancia en Situación Difícil, de la Red de periodistas que luchan contra la trata y el maltrato de niños y niñas, Plan Benin y Tdh se han dado cita en los lugares de explotación de los menores. Estos visitadores, ya comprometidos, forman parte de la “Célula Nacional de Seguimiento y Coordinación para la Protección de Niños y Niñas” que reúne a diferentes estructuras del Gobierno y a varias organizaciones como Tierra de hombres.
Los visitadores han encontrado niños y familias que viven y trabajan en las canteras de grava y han escuchado los testimonios de los niños víctimas de explotación acompañados por Tdh. Igualmente los visitadores han descubierto las actividades organizadas sobre el terreno para garantizar el bienestar y el futuro de estos niños: colonias de vacaciones, actividades psicosociales, apoyo y seguimiento escolar, formaciones profesionales, escucha e investigación de las mejores respuestas para dar a cada niño.
Después de esta misión la Célula Nacional ha confirmado su intención de mantener  “el acompañamiento protector de los niños” como un modelo a seguir y a que sea duradero, a pesar de la Ley sobre las condiciones de desplazamiento de menores y sobre la represión de la trata infantil  en la República de Benin, que no lo ha previsto.

lunes, 14 de mayo de 2012

Guinea - El Estado lanza un concurso de higiene en los centros de salud


Desde principios del año 2012, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha lanzado junto con la Dirección Nacional de salud e higiene pública, a mejorar las condiciones de higiene de 7 centros de salud de la capital, Conakry. El objetivo de Tdh es el de instruir y apoyar al Estado y a la población, asegurar las normas mínimas de condiciones sanitarias determinadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y asegurar también la calidad de los cuidados prodigados a los enfermos. Actualmente, Tdh va más allá, apoyando a la misma Dirección Nacional para garantizar el control de las aguas así como la gestión de los residuos biomédicos en estos centros de salud. El Ministerio de Salud e Higiene, totalmente implicado, lanzó el 6 de abril un concurso destinado a recompensar a los centros de salud donde las condiciones de higiene sean mejor respetadas.
El objetivo de este concurso es mejorar la capacidad de las estructuras sanitarias de Conakry para asegurar mejor la promoción de la higiene en general y la gestión de residuos biomédicos en particular a través de la instauración de una “cultura de calidad”. El Director Nacional de Higiene y Saneamiento tuvo ocasión de recordar a todos y cada uno en su discurso que: “la mejor manera por la cual debemos comunicar no es la palabra sino el comportamiento”. Mientras que el Ministro de Salud insistió en el hecho de que: “la higiene es el primer elemento de apreciación de la calidad de la prestación en las estructuras sanitarias”.
Una veintena de directivos llegados de los diferentes departamentos ministeriales y de las direcciones a cargo de la higiene y del saneamiento se reunieron también en la sala de conferencias de la Dirección Nacional de Salud e Higiene Pública. Investigaron a fondo los diferentes aspectos de la gestión de los residuos biomédicos en los centros de salud del país y reflexionaron buscando soluciones viables y aplicables para garantizar una buena gestión de estos residuos.
El proyecto de Tdh, que quiere estimular al Estado hacia un despertar de las conciencias a nivel de higiene como garantía de calidad de la asistencia, parece funcionar bien y actualmente da un nuevo impulso a la importancia del agua, higiene y saneamiento en el país.

viernes, 11 de mayo de 2012

Egipto - Tdh se reúne con el Gobierno en torno a la justicia para menores


Por primera vez en Egipto, se organizó por parte de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (ONUDC) en Cairo una Mesa Redonda sobre justicia para niños y niñas, los días 10 y 11 de abril de 2012. Se reunieron cerca de 100 personas en el anfiteatro del Ministerio de Justicia y la ceremonia de apertura fue presidida por el ministro en persona, así como el Vice-Ministro y los representantes regionales de Tdh y ONUDC.
En esta tribuna se colocaron juntos el Gobierno egipcio, una agencia de Naciones Unidas y una organización no gubernamental. Esto es el resultado de una hermosa coordinación entre las tres partes desde hace cuatro meses y revela la importancia dada a este objetivo sensible que es la Justicia para los Niños y Niñas. La composición de esta tribuna es tanto más importante en cuanto que fue constituida en el contexto local que actualmente es hostil a las ONG internacionales.
Según Juergen Wellner, consejero regional de Tdh para la justicia juvenil, “Desde hace algunos meses, la situación de las organizaciones no gubernamentales internacionales en Egipto ha captado la atención del mundo entero, después del arresto de trabajadores humanitarios extranjeros . En un periodo donde el trabajo de estas organizaciones es particularmente difícil en este país y que influyentes voces políticas reclaman una prohibición para el ejercicio de las ONG y la financiación internacional, es muy significativo que una organización suiza como Tdh pueda a llegar a ser co-organizadora de una conferencia organizada por el Ministerio de Justicia, presidida por el Ministro y reuniéndose con oficiales de alto rango que trabajan en el sistema de justicia juvenil ”.
Los objetivos de esta Mesa Redonda eran juntar a todos los actores gubernamentales (Ministerio de Justicia, Interior y Asuntos Sociales) y no gubernamentales implicados en la Justicia para los Niños y Niñas en Egipto, para iniciar una coordinación reforzada y comprender mejor las posibilidades y los retos, a fin de llegar a acuerdos sobre los campos prioritarios de intervención.
Los talleres técnicos del segundo día han constituido el punto fuerte de esta Mesa Redonda. En efecto, cinco grupos cada uno compuesto por todos los tipos de actores (juez, fiscal, abogado, oficial de policía, trabajador social, miembro de la sociedad civil, etc.) han trabajado sobre las temáticas siguientes, retomando las etapas del sistema de justicia para los niños y niñas:
- El trato a los niños y niñas durante el arresto y durante la fase anterior al proceso.
- El proceso jurisdiccional y la determinación de la pena / alternativas a la privación de libertad.
- El trato a los niños y niñas en la institución.
- Prevención / rehabilitación y reinserción.
- Los niños y niñas víctimas y testigos de actos criminales.
El resultado de estos dos días es la voluntad acrecentada del Ministerio de Justicia para apoyar la coordinación intra-gubernamental. Los dos organizadores, Tdh y UNODC, van a proseguir con la coordinación en el seno de la sociedad civil y con los actores gubernamentales, dirigiendo talleres de trabajo que van a retomar separadamente cada uno de los cinco temas abordados en la Mesa Redonda. “Todos han demostrado su voluntad de trabajar juntos para un mejor trato de los niños y niñas  en conflicto con la ley. Este compromiso demuestra que la realidad en Egipto es más compleja de lo que parecía y que los esfuerzos para construir voluntariados con las autoridades egipcias puede lograrse todavía”, concluye Juergen Wellner.

jueves, 10 de mayo de 2012

Sri Lanka -Dos empleados locales de Tdh recompensados por el Gobierno


Trabajar en las comunidades afectadas por la guerra, insuflarles esperanza e inspirarles un poco de autonomía no son tareas fáciles. Sin embargo, el equipo de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Sri Lanka pudo sortear estas dificultades. Hasta tal punto que dos miembros del equipo, Arulanantham Soosaithasan (Thashan) y Ramalingam Sivapathis, recibieron un premio de reconocimiento, el “Sama Sri Deshamanya”, por parte del Gobierno, por su contribución en la mejora de los servicios sociales, particularmente a favor de la protección de la infancia y del trabajo psicosocial. 
Durante los cuatro últimos años, Thashan y Sivapathis se han comprometido activamente en los proyectos de Tdh, cuyo principal objetivo es el de promover el fortalecimiento y el compromiso de los niños, niñas y adolescentes por su comunidad. El trabajo efectuado para ayudar a las comunidades afectadas por la guerra y las fuertes inundaciones de 2011 ha representado un gran desafío. Pero la abnegación, el compromiso y la perseverancia de los miembros locales de nuestros equipos, como Thashan y Sivapathis, han convencido a numerosos jóvenes para contribuir en el desarrollo de sus comunidades. En Sri Lanka, 1.200 jóvenes han sido formados y apoyados por Tdh. Han logrado desarrollar 48 proyectos, principalmente dedicados a la rehabilitación de pozos, carreteras y accesos a playas y zonas agrícolas, así como áreas de juegos y deportes para niños y niñas. También han creado estructuras de protección a la infancia y sistemas de gestión de residuos en sus pueblos.
El Ministro adjunto de Desarrollo de la condición de las mujeres y de la infancia ha concedido este premio durante una ceremonia en presencia del Ministro, del Jefe de la Oposición de la Provincia del Este y de otros eminentes invitados: “Soy verdaderamente feliz de haber recibido este premio, que estos 7 años de trabajo con Tdh en situaciones de urgencia y para el desarrollo hayan sido reconocidos a nivel nacional. Doy las gracia a Tdh por haberme dado la oportunidad de trabajar por nuestras comunidades”, ha declarado Thashan. Por otro lado, Sivapathis considera que “recibir tal distinción en vida es una etapa de los logros de cada uno”.
Tdh felicita a Thashan y a Sivapathis por su compromiso, su abnegación y por el éxito de su trabajo en favor de los niños y adolescentes vulnerables.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Final UEFA – Niños y niñas de Tierra de hombres invitados a la final de Bucarest


La UEFA, la Federación Rumana de Fútbol y Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) unidos para ofrecer a diez niños y niñas desfavorecidos una oportunidad única para asistir a esta noche la final de la Liga Europea entre el Club Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao en el estadio Nacional en Bucarest.
Estos niños y niñas están involucrados en el proyecto MOVE, con el apoyo de la UEFA y dirigido por Tdh. La mayoría provienen de aldeas remotas, que soportan el riesgo de abandono, privación grave, abuso, explotación, problemas de salud física y problemas emocionales o trastornos de la conducta.
En marzo pasado, en otro evento deportivo, 40 niños y niñas fueron seleccionados con la esperanza de asistir a la final de la UEFA. La selección se basó en criterios tales como, su participación regular en actividades del proyecto MOVE, la actitud de juego limpio y el comportamiento amistoso, la no discriminación, el trabajo en equipo, iniciativa, etc.
De estos 40 niños y niñas, diez fueron elegidos por el voto el mes pasado por el Presidente de la Federación Rumana de Fútbol, ​​Mircea Sandu, y representantes de la UEFA y Tdh para asistir al partido del miércoles. Estos menores estarán acompañados por tres adultos designado por Tdh.
El proyecto MOVE fue lanzado en 2008 en Rumania, Moldavia y Albania, por la UEFA, Tdh y sus socios locales. Reunir a los niños y niñas de diferentes orígenes étnicos de todo el deporte, es un proyecto que se basa en una metodología denominada "movimiento, juegos y deportes" (JS) que refuerza las habilidades de la vida, las capacidades físicas y mentales de los niños y niñas. Junto a los miembros de la Fundación Tierra de hombres, los entrenadores y los facilitadores, en el proyecto también participan las autoridades locales y las escuelas. 28 comunidades de Judet Dolj, de Bucarest y diez escuelas están participando en este proyecto. Fueron capacitados 400 facilitadores.

martes, 8 de mayo de 2012

Gaza - Tdh confía la salud y la buena alimentación de niños y niñas a su colaborador local


La fundación Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja para mejorar las condiciones nutricionales de niños, niñas y de mujeres embarazadas en los territorios palestinos desde 1984. En 1997, Tdh creó la asociación local Ard El Insan que progresivamente se ha hecho cargo del proyecto a favor de la salud y de la buena alimentación de los menores.
Tras el éxito de este proyecto, ha llegado el momento de que Tdh se concentre ahora en otras problemáticas, sabiendo que el objetivo de su misión es formar organismos locales que sepan ellos mismos ayudar a sus poblaciones. Ard El Insan extenderá su ayuda al recibir el apoyo financiero de una organización japonesa.
* Un contexto al encuentro de la salud de niños y niñas
Prisioneros en la franja de Gaza, todavía subsisten 1,7 millones de Palestinos, dos años después del fin de la última guerra, con operaciones militares israelíes de manera semanal. Las autoridades israelíes continúan limitando severamente las importaciones y las exportaciones, la circulación de personas fuera de Gaza, así como el acceso a las tierras agrícolas y a las zonas de pesca. A pesar de las medidas tomadas para moderar el bloqueo en junio de 2010, la situación humanitaria es extremadamente frágil.
En este contexto social y medio ambiental, la salud de la población, y en particular la de los niños, se ve afectada por problemas de nutrición, diarreas, infecciones en las vías respiratorias y enfermedades de la piel. Las cantidades de algunos tipos de alimentos, particularmente la carne y el pescado, no son suficientes para alimentar a toda la población de Gaza. Los regímenes alimentarios continúan deteriorándose a favor de los productos menos caros y menos nutritivos. Frutas, legumbres, carnes y pescado, ricos en proteínas, tienen un coste muy elevado. Por tanto, los niños y niñas están expuestos a infecciones y prácticas de alimentación incorrectas durante el período de crecimiento rápido y esto eleva los riesgos de desnutrición.
* Guiar a los palestinos a luchar por la salud de sus niños y niñas
Tdh está presente en Palestina desde hace cerca de 40 años y puso en marcha su proyecto a favor de la salud y buena alimentación de niños y niñas en 1984. Ahora hace 15 años, Tdh creó una organización local, Ard El Insan, que fue formada y apoyada para llevar a cabo actividades de prevención y de cuidados a la desnutrición que padecen los menores. Este trabajo se ha hecho siempre en estrecha colaboración con las comunidades para garantizar la continuación de la acción y volver autónomos e independientes de la ayuda internacional  progresivamente a la asociación y a los palestinos de Gaza.
El objetivo es atender rápidamente a los niños y niñas enfermos pero también limitar las secuelas debidas a la desnutrición menos aguda o a la anemia y el raquitismo, actuando sobre un cambio de comportamiento alimentario y sobre la difusión de los conocimientos por las mismas comunidades. En el transcurso de los últimos años de intervención, numerosas mujeres beneficiarias han sido reconocidas como figuras líderes en su comunidad. Por las formaciones continuadas, ellas han llegado a ser verdaderas referentes en términos de alimentación y de salud infantil. Solamente en 2011, 52 “madres líderes” ayudadas por sus supervisoras –los agentes de salud comunitaria - han podido dar consejos sobre salud, embarazos, lactancia e higiene a cerca de 18.000 madres y vigilar el estado nutricional de 3.300 niños y niñas. Ellas, entre otros, han guiado a los niños y niñas enfermos hacia los centros de salud competentes y han propuesto recetas de cocina adaptadas a los recursos disponibles y a la alimentación de los menores según su edad. Los maestros y maestras de las escuelas maternales han recibido la misma formación y de ahora en adelante son capaces de transmitir sus conocimientos a otros miembros de sus comunidades y a las estructuras colectivas. Este mismo profesorado organiza actividades recreativas para que los niños y niñas sepan velar por su buena salud, su higiene y nutrición.
Este proyecto también quiere inducir cambios positivos y duraderos, a pesar de las dificultades cotidianas ligadas al contexto de Gaza: dificultades tradicionales, como los padres de familia, que comienzan justo ahora a aceptar los consejos de sus esposas o de las dificultades socio-económicas, que bloquean el acceso a la alimentación de buena calidad; e incluso a dificultades ligadas con la guerra, que ha destruido numerosas estructuras públicas donde podrían organizarse encuentros de los comités de mujeres.
Después de haber formado y apoyado a su colaborador local, Ard El Insan, Tdh estima que esta organización es ahora capaz de seguir este proyecto independientemente de la ayuda de la Fundación. Los resultados de las intervenciones y el trabajo de Ard El Insan son efectivamente muy positivos y ahora deben alcanzar la autonomía. Desde principios de 2012, Ard El Insan continua esta intervención a favor de la salud y de la buena alimentación infantil y empieza incluso a extender su proyecto a otras zonas. Antes de retirarse, Tdh ha facilitado la integración de un nuevo colaborador, “Japan International Volunteer Centre” que apoya financieramente las intervenciones de Ard El Insan.

lunes, 7 de mayo de 2012

Mozambique - Una lucha por los niños y niñas


Jaime Dambo es “supervisor psicosocial” en el centro para niños y niñas de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Beira, Mozambique. En este país devastado por las guerras y la extrema pobreza, la supervivencia es el único y eterno objetivo de numerosos habitantes, sobretodo en las zonas rurales. Jaime nos explica aquí todo este “reto” que emprende Tdh al querer re-solidarizar a una parte de la población, devolviendo su lugar a los niños y niñas y ayudando a los padres para que puedan ofrecerles este lugar, que es el que corresponde al niño.
- ¿Puedes describirnos la situación de los niños y niñas en Mozambique?
Jaime Dambo: la situación de los menores está en peligro aquí desde hace mucho tiempo. Hemos vivido dos grandes guerras: primeramente hemos luchado por la libertad: por nuestra independencia. Y después hemos soportado una importante guerra civil. Los niños, niñas y adultos vivían en condiciones catastróficas. La gente era extremadamente pobre y la mayoría de ellos eran analfabetos. Yo me acuerdo de mi padre y de otras personas. Trabajaban desde su más tierna infancia para poder sobrevivir. Nadie recibía ayuda a causa del contexto político.
Este periodo duró hasta que el Gobierno firmó el acuerdo de paz con los rebeldes en 1992. Es cuando empezó a llegar la ayuda internacional, dándonos mucha comida, ropas… Muchas organizaciones han intervenido junto a los niños y niñas que habían vivido la guerra, que habían visto morir a su madre, a su padre. Pero una vez pasada “la urgencia”, la mayor parte de las organizaciones se marcharon, sin dejar perspectivas de futuro para estas gentes – mientras todavía teníamos necesidad de proyectos de desarrollo para sobrevivir a más largo plazo. A esto se le añade una grave epidemia de SIDA debida a las guerras y a los movimientos de población. Principalmente los jóvenes eran los más afectados. Y por otro lado, todos los huérfanos de la guerra habían sido confiados a sus abuelos o a otros parientes, demasiado pobres para asumir esta carga.
Incluso con la paz en el país, los niños, niñas y jóvenes continuaban trabajando demasiado pronto y no pudiendo ir siempre a la escuela. Y el problema sigue existiendo, ahora que ya son mayores, pues su única educación es la de la supervivencia. Nadie les ha protegido, ni ha cuidado de ellos ni de sus derechos. A causa de esto, en Mozambique, incluso actualmente, los menores no tienen derechos. Se pueden ver por todas partes: ellos y ellas viven como los adultos. Lo que está bien en nuestro centro, es verles como niños o niñas, jugando y riendo. Pero en cuanto vuelven a sus casas, muchos retoman sus responsabilidades. Nuestra pequeñas niñas, por ejemplo, “vuelven a convertirse” en mujeres. Es muy difícil trabajar en este contexto, pero es un reto que Tdh ha decidido afrontar.
- ¿Cómo hacéis entonces para trabajar en este contexto?
J.D.: Tdh ya había estudiado bien el contexto antes de venir a trabajar a Mozambique. Uno de los mayores problemas es, que a causa de las guerras,  de los movimientos de población, de las enfermedades, las comunidades han reventado y las gentes se han vuelto más individualistas. Tdh interviene sobretodo junto a las comunidades: intentando volverlas más solidarias y responsables de su futuro, así como el de sus niños y niñas.
Nosotros estamos en el seno de las comunidades e intentamos combinar la protección de la infancia con cada cultura: enseñarles que para asegurar su propia existencia y la de sus niños y niñas, hay muchas más posibilidades si la infancia crece y se desarrolla correctamente, que si sobrelleva una vida adulta. El niño o niña debe encontrar su lugar a los ojos de la población, pero nosotros no podemos imponérselo por nuestro “saber”, por otra cultura. Hay que saber adaptarse a todas estas culturas. Es un trabajo que necesita mucho aliento y grandes discusiones en cuanto a sus esperanzas, sus necesidades y sus capacidades para responder a los problemas de los menores, como el que pasa el día en el campo o que se escapa regularmente de su casa.
Se implica también a las organizaciones locales, que deben velar por el buen desarrollo de la protección a la infancia. Todavía es una tarea muy dura y compleja  la de encontrar, motivar, comprender y formar a las organizaciones locales. Es un gran reto para Tdh, y para mí como persona, la de poder ganarme la confianza de estas organizaciones. Yo creo que esto es posible, pero es preciso ser prudente. Hay organizaciones con aspiraciones muy diferentes. Nosotros debemos asegurarnos que sus objetivos corresponden y corresponderán siempre a los nuestros. Pasamos mucho tiempo formándoles y siguiéndoles en su trabajo.
- ¿Has visto ya cambios operados en las comunidades?
J.D.: Desgraciadamente, no se puede cambiar a todo el mundo. Es preciso saber evolucionar poco a poco. Quizás en un grupo de 10 adultos, 1 ó 2 van a comprender y a aprobar lo que se les dice. Pero esta ó estas personas participarán en nuestro proyecto y repetirán lo que ellos han aprendido a otros y así otra vez.
Tdh dirige sus proyectos en varios distritos remotos e implica a las comunidades en su totalidad. En el centro de Beira, donde yo estoy, el trabajo pasa en primer lugar por los niños y niñas. Es lo que me gusta de Tdh: hemos llevado a Mozambique una aproximación completamente nueva: la psicosocial. Ayudamos a los niños y niñas a expresar sus angustias, dificultades, esperanzas a través de los momentos de escucha, de palabras, llevado a cabo gracias al dibujo, teatro o deporte. Enseguida encontramos a sus familias, nos sentamos con ellas y les ayudamos a conseguir los medios para educar a sus hijos e hijas en las mejores condiciones posibles, siempre implicando al resto de la comunidad a ser solidaria, para que podamos hacer frente a esta pobreza que nos consume.