viernes, 30 de marzo de 2012

Sri Lanka - Reconstruir juntos, a pesar de las diferencias


La guerra que ha asolado Sri Lanka no solamente ha golpeado al país y a las comunidades sino también ha acentuado las divisiones entre las comunidades, sobretodo, entre las diferentes castas. En el norte del país, estos 30 años de guerra y las desigualdades entre las castas perturban todavía el desarrollo de los niños y niñas. Actualmente, no hay ningún mecanismo de protección a los menores en el lugar. Y todos los centros para la pequeña infancia han sido destruidos.
Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha tomado parte en el reencuentro de estas comunidades y en un primer momento ha identificado dos pueblos donde los niños y niñas, particularmente, tienen necesidad de ser tomados a su cargo. Sin que sea una sorpresa, las comunidades han pedido primeramente que sean construidos dos centros, uno para separar a los niños y niñas más favorecidos, de los otros.
El trabajo de Tierra de hombres no ha consistido solo en construir un centro para niños y niñas, sino en poner de acuerdo a las comunidades sobre la igualdad de todos los niños y niñas a fin de garantizarles un entorno sano. Se han llevado a cabo varias consultas y discusiones para que las dos comunidades puedan entenderse sobre cómo compartir el lugar y el proyecto. El Secretario de la División ha sido enviado para convencer a los jefes de los pueblos encargados de ayudar a sus comunidades para proteger a sus menores de ciertas percepciones. Todos los padres, madres, educadores y miembros de las comunidades, así como los representantes del Ministerio de Educación y del comité para el desarrollo de las mujeres han participado en las discusiones. El mensaje principal estipulaba que tanto los efectos de la guerra como los del tsunami, habían afectado a cada persona sin distinción de castas. Convencidos por los numerosos argumentos, finalmente todos han aceptado compartir un espacio común para el bienestar de sus niños y niñas y así hacer nacer una nueva solidaridad entre las dos comunidades.
Todavía es preciso algo de tiempo para que todos se acepten, los unos a los otros, a pesar de sus diferencias de castas. Sin embargo, estas dos comunidades han dado ya un gran paso hacia una reconstrucción que quizás traspase el simple marco material creando un vínculo entre estas poblaciones.