domingo, 12 de febrero de 2012

Burkina Faso - Ganzourgou, mina de oro y de explotación de menores


Una decena de minas de oro de explotación artesanal han aparecido estos años en la provincia de Ganzourgou. Los buscadores de pepitas de oro afluyen de todo el país para instalarse en estos lugares, muy a menudo en la mayor promiscuidad, lejos de toda infraestructura sanitaria y sin acceso a los servicios públicos básicos. Estos buscadores de pepitas de oro emigran a merced del descubrimiento de nuevos filones de oro, abandonando en general las zonas rurales de Burkina Faso, así como los países fronterizos (Togo, Benin, Ghana). Entre un tercio y una cuarta parte de ellos tienen menos de 18 años.
Miles de menores víctimas de explotación
Miles de menores viven y trabajan en estos lugares de explotación. Nunca escolarizados o habiendo abandonado la escuela, estos niños y niñas son utilizados en toda la cadena de explotación (trabajo en las galerías, trituración, trabajo en los molinos, cortar piedra, lavado, utilizando mercurio o cianuro, acarreo de agua…). El trabajo se hace sin ninguna condición de seguridad ni de higiene, exponiéndoles a graves riesgos físicos y a diversas violencias.
La mayoría de los menores que buscan oro en los “agujeros” son muchachos. Ellos cavan, trituran, transportan y hacen frente a condiciones de gran riesgo, las muchachas se encargan sobre todo del transporte de agua, de la trituración y de la restauración. Algunas, mientras sus madres trabajan, cuidan de sus hermanos pequeños en detrimento de la escuela. A causa de las diferentes creencias que ligan el sexo y la búsqueda de oro, las chicas son también víctimas de explotación sexual o prostitución en estos sitios.
Liberar a los niños y niñas de la explotación
Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), apoyada por UNICEF y TaiwanICDF, lucha por mejorar los sistemas de protección de estos niños y niñas que tienen riesgo de ser –o lo son ya- víctimas de explotación, abusos o maltrato. Tdh trabaja en estrecha colaboración con los servicios descentralizados del Estado (servicios sociales, educativos, sanitario) y con las comunidades locales para que la explotación de estos menores cese y para conseguir que los niños y niñas ya explotados puedan tener un futuro. El 1 de enero de 2012, 3.400 niños, niñas y madres se han beneficiado de la intervención de Tdh en 10 minas de oro. 650 niños y niñas pequeños han ingresado en la guardería de Tdh y más de 1.800 niños y niñas más mayores van desde ahora a la escuela. Cerca de 450 adolescentes han sido sacados de los lugares de explotación y siguen una formación profesional. Tdh ofrece también a 500 adolescentes cursos de alfabetización y actividades que les permiten adquirir ingresos por otras vías, para que rápidamente puedan abandonar estas cadenas de explotación.
Ya en 2003, Tierra de hombres había podido retirar a los niños y niñas  que trabajaban en la cantera de granito de Pissy. Desde 2009, una delegación de Tdh interviene a favor de los niños y niñas identificados en seis minas de Ganzourgor (Pousghin, Nonbsin, Kagtanga, Boena, Wayalguin y Kietenga). Además, en septiembre de 2011, Tdh ha extendido su intervención a otras tres minas de oro en la región de Sahel (Essakan, Bani y Gorol).