martes, 10 de enero de 2012

Kosovo - La unión hace la fuerza


En Kosovo , como en el conjunto de países de Europa del Este donde nosotros trabajamos, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) intenta reforzar los sistemas de protección de la infancia. Ayudamos a la gente a cargo de niños y niñas a ocuparse de ellos. Padres, familias, comunidades, sociedad civil y autoridades deben trabajar mano a mano para aportar soluciones individuales a los menores vulnerables.
En Kosovo, estos cambios se han formalizado. Se habla de “taskforces” (grupos de operaciones), actualmente en un número de siete. Servicios sociales, policía, mediadores comunitarios y diversas organizaciones se reúnen una vez al mes. Los casos de los niños y niñas son discutidos y se han planteado soluciones individuales en perfecta colaboración.
Esta unión nos hace más fuertes”, explica Sevdije Ibrahimi, asistente social de la Unidad de Protección de la Infancia. “Los problemas encontrados son diversos, pero globalmente se puede decir que la pobreza está muy extendida en Kosovo. Niños y niñas están confrontados por el paro de sus padres, por la violencia doméstica, por el trabajo en las calles. El  “taskforce” a la cual pertenezco ha cambiado radicalmente mi trabajo cotidiano: me siento menos aislada frente a los casos extremadamente vulnerables. Hacemos frente todos juntos y buscamos las soluciones más adaptadas que nos ofrecen.
Un único deseo ha sido manifestado por las diferentes personas entrevistadas: que estos “taskforces” sean reconocidos como una institución en su totalidad y dotada de los medios humanos y financieros para intervenir. “Por el momento, todo descansa en una gran implicación personal de los miembros de estos comités. Esperamos que muy pronto podamos perpetuar este sistema”, confía Naim Bilalli, coordinador de los “Taskforces” de Tierra de hombres.
Según el célebre adagio que dice que si le das un pez a un hombre le alimentarás un día, pero si le enseñas a pescar, podrá comer toda su vida, Tierra de hombres apoya los esfuerzos de las personas a cargo de niños y niñas a fin de ayudarles a hacer mejor su trabajo. Así se ayuda a más menores y los resultados son duraderos.
Aunque este proyecto no se dirija más que de una forma indirecta a los niños y niñas, es sin embargo, de una eficacia irrefutable porque quiere acabar con la vulnerabilidad de los menores.
Texto: Jessica Sxhweizer, fotos: Jean-Luc Marchina