martes, 24 de enero de 2012

Burkina Faso - Responsabilidad y solidaridad para las jóvenes empleadas domésticas

Cada año, después de la estación de la cosecha, cientos de jovencitas emigran a los grandes centros urbanos de Burkina Faso para trabajar como empleadas domésticas en familias. Estas jóvenes son frecuentemente víctimas de maltrato y de cualquier forma de violencia. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia)  acaba de hacer firmar un código ético a los miembros de sus comunidades que residen en la ciudad. Este código se apoya en su solidaridad y responsabilidad para proteger a estas jóvenes.
Desde 2002, Tdh asegura un seguimiento a cerca de 1.000 jóvenes empleadas domésticas, originarias de la provincia de Sourou, en las grandes ciudades de Ouagadougou y Bobo-Dioulasso. Pero Tdh quiere sobretodo mejorar los mecanismos de protección tradicional y oficial de estas adolescentes. En este sentido, a fin de comprometer y mejorar la responsabilidad de las familias y las comunidades hacia estas jóvenes, Tdh acaba de designar a los “logeurs” (posaderos): son los naturales de la provincia de Sourou y originarios de los mismos pueblos que viven en la ciudad a donde van las jóvenes. En adelante, están encargados de velar por estas jóvenes empleadas domésticas a su llegada a la ciudad.
Al firmar este código ético, estos “logeurs” se han comprometido como tutores de estas adolescentes y deben asegurarse de que se benefician de unas buenas condiciones de vida y de trabajo en casa de sus empleadores. Sobretodo, se encargan de devolver a su pueblo a las chicas menores de 16 años, a definir claramente el contrato de trabajo que les ligará a su empleador, que vuelvan regularmente de visita y además denunciar eventuales situaciones de abuso, explotación, tráfico o maltrato a Tdh, a los servicios sociales o a cualquier estructura competente. Código ético del “logeurs”