viernes, 30 de diciembre de 2011

Kosovo - Volver a la infancia


Durante un reportaje en Kosovo llevado el paso verano, Jessica Schweizer, responsable de comunicación de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), ha podido seguir las actividades de un campamento de verano durante varios días.
Testimonios desde el interior de un proyecto de protección a la infancia.
Primer día de reportaje para Jean-Luc, fotógrafo y para mí. Nos  citaron a primera hora en medio del principal parque de Pristina, la mayor ciudad de Kosovo. Fuimos invitados a participar en un campamento de verano de una semana organizado por Tdh, en colaboración con los líderes comunitarios, las autoridades locales y organizaciones voluntarias. Todos los años se han organizado así cinco campamentos en las ciudades de Kosovo e implican a cientos de niños, niñas, personal y voluntarios.
Cuando me enteré la primera vez de estas actividades, me pareció una manera muy simpática de divertir a los niños y niñas. Pero en el transcurso de la jornada, he comprendido que era algo más que eso.
Una logística a toda prueba
Se alquilan autobuses para ir a buscar a los niños y niñas y se amontona una cantidad de material impresionante en un espacio reservado del parque. Montones de balones y otros artículos repartidos en muy poco tiempo entre los diferentes responsables de las acciones. Sin tiempo de descansar, llegan los niños y niñas.
No se imagina hasta qué punto puede ser difícil organizar estas actividades”, nos explica Sofia Hedjam, jefa del proyecto de Tierra de hombres. “Por ejemplo, estaban inscritos 140 niños y niñas, pero finalmente han venido hoy 185. Al día siguiente, otros 90 niños y niñas más deseaban participar y ha sido preciso alquilar un autobús más. “Los campamentos están abiertos para los menores con edades comprendidas entre los cinco y los quince años. Nuestros  primeros beneficiados son los que están encuadrados en nuestros proyectos y sobre todos los taskforces (comités que reagrupan a los diferentes actores a cargo de los menores  más vulnerables y que tratan los casos encontrados, aportando soluciones individuales). Pero no queremos estigmatizarles. Al contrario, deben ser tratados como los demás e integrarse en sus comunidades. Por eso, no tenemos reglas de admisión demasiado severas”.
Algunos niños son visiblemente más jóvenes, otros definitivamente más adultos. “Es un verdadero rompecabezas”, suspira Sofia. “Los menores demasiado jóvenes necesitan una atención particular y no pueden tomar parte en las actividades previstas. Los más mayores a veces son casi de la misma edad que nuestros voluntarios. Debemos implicarles en la organización y en la logística del campamento. Normalmente se les explica las reglas a los líderes comunitarios y se les hace respetarlas. Pero los niños y niñas están tan impacientes de tomar parte en el campamento que a veces esperan la llegada del autobús desde el amanecer. Los voluntarios no tienen corazón para impedirles participar”.
¿Cómo explicar esta increíble popularidad?
Algunos de estos menores vienen al campamento de verano desde hace tiempo”, explica Naïm Bilalli, coordinador de los taskforces de Tierra de hombres. “Es un gran evento para ellos. En verano, las escuelas están cerradas y no hay gran cosa que hacer. Algunos trabajan y no conocen un momento de respiro. No tienen ningún espacio para jugar o divertirse”. Incluso los niños y niñas que no son beneficiarios directos de los proyectos viven a menudo en entornos de gran pobreza y falta de atención.
Por otra parte, la jornada comienza con la distribución de un desayuno. “Los primeros años, no nos habíamos dado cuenta de que muchos niños y niñas  sufrían vértigos y dificultades de concentración”, remarca Sofia. “De hecho, descubrimos que venían con la tripa vacía. Distribuimos desayunos para todos para asegurarnos que hacen al menos una comida completa”. Mirando a nuestro alrededor, nos damos cuenta que algunos cortan sus sandwiches en dos. “Llevan el resto a su familia”.
Los niños y niñas no vienen solo por la comida
Ellos están divididos en grupos, y toman parte en 16 actividades diferentes, desde juegos de pelota, dibujos, hasta música.
“Estas actividades tienen varios objetivos”, nos revela Buki Brexhnica, coordinadora comunitaria de Tdh. “Primeramente, los niños y niñas aprenden a concentrarse, a escuchar las reglas y a seguirlas. La mayoría de ellos no están escolarizados y encuentran dificultades para integrarse en los grupos. Después, les ayudamos a desarrollar sus propias competencias como por ejemplo la confianza. Niños y niñas descubren sus cualidades y pueden ponerlas en marcha. Esto tiene un fuerte impacto en su autoestima. El último día del campamento, organizamos un espectáculo: cantan y baila ante sus compañeros. Esto es siempre un momento muy especial”.
Para Tdh y sus colaboradores, estos campamentos son también un momento privilegiado para intentar identificar a niños y niñas vulnerables, entrar en contacto con ellos y poner en marcha una relación que permita una intervención más duradera en el futuro. “Los líderes comunitarios y los voluntarios juegan un papel vital. Conocen a todos los niños y niñas que vienen y pueden ayudar a identificar a los que necesitarán ayuda”, nos precisa Buki.
Aquí los niños y niñas pueden jugar y divertirse
Algunos de ellos trabajan en la calle, venden cigarrillos, mendigan, limpian parabrisas en los cruces. A veces son los únicos miembros de la familia que llevan dinero a casa. Sus padres y sus hermanos y hermanas dependen de ellos para su comida diaria.
Y sin embargo, estos menores, a veces muy jóvenes, juzgan su situación como normal. “Es mi deber”, nos afirma Faton, 13 años. “Soy feliz al trabajar y ganarme la vida”. Su hermana menor, Shefkije, 11 años, asiente con la cabeza. Desde que su madre abandonó el domicilio conyugal, es ella la que se ocupa de las tareas domésticas, fregar, hacer la comida y poner los pañales a sus hermanos pequeños, niño y niña. Su padre sufre un problema psiquiátrico y Faton es el único que puede llevar comida para la familia. Trabaja en el mercado y transporta las mercancías de un puesto a otro, ayudado de una vieja carretilla. “No puedo fiarme de mi padre pues se jugaría mi paga, con lo cual solo le doy un poco de dinero y traigo yo mismo la comida todos los días”. Un mundo al revés que descansa sobre las espaldas débiles de estos jóvenes.
Y sin embargo, Afton y Shefkije están aquí delante de nosotros, riendo a carcajadas, jugando y haciendo mil y una jugadas con los compañeros de su edad.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Tierra de hombres respaldará durante más tiempo a los niños y niñas de Haití


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) proseguirá con su ayuda a las víctimas del terremoto de Haití durante los próximos años. Dos años después de la catástrofe y después de una extensa respuesta humanitaria a la epidemia de cólera, Tdh continua protegiendo a más de 6.000 niños y niñas expuestos a violencias, contribuye a la higiene de 1.600 familias y examina el estado nutricional de 8.000 niños y niñas con el apoyo de la organización Chaîne du bonheur.
Presente desde hace 20 años
Mientras que varias organizaciones de urgencia han dado fin a su misión, Tierra de hombres continúa trabajando en el desarrollo del país, apoyando a las autoridades y a las asociaciones locales. Presente desde hace más de 20 años en Haití, la principal organización Suiza de ayuda a la infancia ha respondido en primer lugar este año a la terrible epidemia de cólera, que ha producido hasta el día de hoy más de 6.800 muertos. Tdh se ha volcado en informar a unas 55.000 personas sobre los riesgos de la contaminación y los medios para prevenirla, diferenciando sobretodo los rumores de la realidad y dando a las familias jabón, cubos y pastillas de cloro, para que puedan protegerse mejor en sus hogares. Igualmente, Tdh puso en marcha, con otras organizaciones suizas, un centro médico que ha cuidado a los enfermos de cólera.
8.000 niñas y niños han recibido asistencia nutricional y, entre ellos, 2.600 han sido objeto de cuidados. Consejos, complementos alimentarios y hospitalización han sido aplicados en función del grado de desnutrición del niño o niña. Cerca del epicentro del terremoto, una unidad de estabilización nutricional cuida cada mes decenas de niños y niñas que sufren de desnutrición severa con complicaciones. En el Departamento del Sur, otra unidad similar completa el apoyo que suministra Tdh a seis puestos de salud, permitiendo cuidados ambulatorios. Los equipos dan información a las comunidades: presentan las prácticas y las recetas que aseguran una alimentación equilibrada a los jóvenes niños e indican cómo prevenir las diarreas y otras enfermedades infantiles.
Tierra de hombres persevera
De aquí a un año, Tierra de hombres se compromete a proteger a unos 2.000 niños y niñas víctimas de negligencia, abusos o violencia con un seguimiento individual apropiado. Tdh colabora también con 50 instituciones privadas que albergan a cerca de 2.000 niños y niñas. Alrededor de un tercio de estos jóvenes residentes han sido separados de sus familias después del terremoto del 12 de enero de 2010. “Muchos sufren de carencias afectivas y corren riesgo de diversas formas de abuso; otros desaparecen a veces en el mercado de adopciones internacionales o en las redes del tráfico”, deplora David Dandrés, responsable de la ayuda humanitaria en Haití de Tdh. “Nos esforzamos para reanudar los lazos entre estos menores y los miembros de sus familias. Más de 380 niños y niñas han podido regresar junto a sus parientes y otros 80 podrían pronto regresar con sus familias”.
Tdh también refuerza los modos de protección colectivos o comunitarios, en vista de la debilidad del dispositivo estatal haitiano, sobretodo después del seísmo. En relación con los lugares de formación, los clubs de deportes o de ocio, Tdh apoya al personal y a los animadores para proteger mejor a la joven generación, por ejemplo alertando de los casos de violencia o maltrato. Tdh ayuda a las asociaciones locales a organizarse y a actuar con el objetivo de reforzar la sociedad civil haitiana. 1.800 niños y niñas toman parte cada semana en animaciones y actividades psicosociales, que consolidan su autoestima y les hace confiar en los demás. Paralelamente, las mamás son informadas sobre la importancia de la lactancia materna y la prevención de enfermedades: las jóvenes madres solteras encuentran los consejos y el apoyo que necesitan. Tdh apoya directamente a las familias más vulnerables haciendo hincapié en las actividades que generan ingresos. “A causa de lo amplias que son sus necesidades, Tierra de hombres está lejos de abandonar a los haitianos”, concluye David Dandrés.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Una dulce historia de Navidad


Desde hace algunos años los jóvenes de Rotaract Madrid Serrano se ponen sus delantales de duende para llevar a las puertas de vuestras casas roscones de reyes. Unos roscones muy especiales: representan las ilusiones que albergan cada una de las personas beneficiadas con los proyectos de la Fundación Tierra de hombres - Ayuda directa a la infancia. Haz tu pedido y contribuye a mejorar la salud de muchos niños y niñas beneficiados por el proyectos "Viaje hacia la Vida":http://www.tierradehombres.org/Webnoticias/verFichanoticia/id/73

lunes, 26 de diciembre de 2011

Lima - Programa juvenil de Tdh logra avances en la reinserción del adolescente

Entrevista de RPP Noticias Tv a Tdh Perú
Domingo, 18 de Diciembre 2011

La Fundación Tierra de Hombres aplica desde hace siete años un programa de reinserción social del adolescente, como medida alternativa a la privación de libertad si la infracción no reviste gravedad.
A la pregunta de si es posible la reinserción a la sociedad de los adolescentes infractores, la Fundación Tierra de Hombres responde de forma afirmativa y en base al trabajo de siete años en las zonas más problemáticas de Lima.
Verónique Henry, directora de dicha institución, dio cuenta de un programa de justicia juvenil que busca implementar medidas alternativas a la privación de libertad si la infracción no reviste mayor gravedad.
En RPP Noticias, indicó que en los siete años que vienen trabajando esta iniciativa, han atendido a más de 1.600 adolescentes, en su mayoría provenientes de Lima Sur, de los cuales más de la mitad ingresaron al programa.
Subrayó que de los adscritos, han reincidido en menos de un 7%, lo cual calificó de un logro en la reinserción social, educativa, familiar y comunitaria.
Añadió que el costo-beneficio resulta interesante para el Estado, ya que el gasto mensual que genera un adolescente privado de su libertad es de 415 dólares, mientras que en un medio abierto es de 117 dólares.

Burkina Faso - La búsqueda de oro en detrimento de la escuela


Publicado el jueves 17 de noviembre de 2011 en el diario “Ecos de provincias”. Autor: Izidine K. KABORE
“Un universo ingrato para la infancia”
Insalubridad, promiscuidad, inseguridad… Las condiciones en los emplazamientos de explotación artesanal de oro no son verdaderamente los más propicios para una vida decente. Esto es todavía más insoportable para los niños. Hemos hecho este amargo descubrimiento a través de la situación de muchos chavales que pululan al lado de sus padres o empleadores en Pousghin-Mankarga V3, en la provincia de Ganzourgou
Viernes 4 de noviembre de 2011. El sol está en su zenit. A la entrada de una aglomeración de chozas precariamente realizadas, que se extienden hasta perderse de vista, divididas en campamentos sobre los 110 km2 del emplazamiento de la explotación aurífera, asistimos a una carrera entre dos niños mugrientos. Creímos que estos chavales se abandonaban a su juego favorito jugando a capturar al valiente y al jefe bandido. ¡Pero no! estábamos tan atentos a este espectáculo pueril que no nos dimos cuenta que se trataba de niños buscadores de pepitas de oro vigilando todo el rato  la tienda de al lado para buscar algo que llevarse a la boca. Nosotros estamos en el emplazamiento de explotación artesanal de oro de Pousghin Mankarga a 48 km de la ciudad de Zorgho. Mantuvimos una breve conversación después de la salida de los niños de la tienda. “¿Cómo te llamas?” y el muchacho se apresura a contestar “Inoussa”, “¿Y tú?” “Sabanatou”, respondió la chiquilla. 
Cerca de 8.000 niños presentes en el emplazamiento
Con un trozo de pan en las manos, los dos pequeños cuyas edades oscilan entre los dos y tres años nos han confiado que viven allí con sus padres. “Quizás incluso han nacido sobre el emplazamiento” nos dice un curioso que ha asistido de cabo a rabo a nuestra entrevista con los niñitos. ¡Bello comienzo¡ pues es la situación de los niños la que nos ha conducido a efectuar esta visita a este emplazamiento activo desde 2002 y que está situado a 140 km de Ouagadougou, en la región de la Meseta central, en la provincia de Ganzourgou. Formando parte de la competencia territorial de la comunidad rural de Boudry y está dividido entre las ciudades de Pousghin y Mankarga V3. Con la imagen de Inoussa y su hermana, son numerosos los niños pequeños que residen en este emplazamiento y dejados a la buena de Dios por padres más preocupados  en buscar oro. Este número elevado de niños es debido al descubrimiento de un filón de oro hace algunas semanas. Lo que ha supuesto un aumento brutal del número de buscadores de oro en el emplazamiento. Según un censo efectuado en el momento de nuestra estancia por los agentes de Acción social bajo la batuta de la ONG Tierra de hombres (Terre des hommes) se ha estimado en cerca de 8.000 el número de niños presentes en el emplazamiento. “A causa de la extensión de la superficie del emplazamiento y a la reticencia de algunos buscadores de oro que temen tener que salir pitando después de esta gestión, el recuento está lejos de ser exhaustivo”, comenta Hippolyte Ouedraogo, uno de los agentes del censo. A medida que avanzamos en el interior del emplazamiento, su presencia se hace cada vez más clara. A espaldas de sus madres o jugando entre ellos, los más pequeños deambulan y se escurren entre las callejas de  chabolas, alfombradas por montones de terrones de tierra, piedras rocosas e inmundicias de todas clases (desperdicios humanos y animales, chatarra…).
Expuestos a graves peligros
En cuanto a los “más grandes” entre los 10 y 15 años, se aplican al lado de los adultos en los diferentes eslabones de la cadena de la búsqueda de pepitas de oro artesanal: bajando a los agujeros, triturando piedras, transportando agua, sobre todo lavando el mineral y a menudo con productos altamente peligrosos y prohibidos (cianuro, mercurio), cribando… No escolarizados, o habiendo abandonado las aulas, la mayoría trabajan al lado de sus padres mientras que otros ejecutan trabajos por cuenta propia o por cuenta de explotadores que les emplean. Pero en uno u otro caso la retribución no está nunca a la altura del perjuicio moral y físico sufrido. “El trabajo se hace sin ninguna condición de seguridad ni de higiene, exponiendo así a los niños a graves riesgos físicos y afecciones diversas. Hay así millares en Zorgho padeciendo en las minas, solos o con sus padres, triturando, cribando pasillos estrechos a varias decenas de metros de profundidad o transportando el mineral. Los frutos de este trabajo raramente les beneficia, la mayoría de estos niños trabajan para aumentar los ingresos familiares. Otros son huérfanos o han abandonado a su familia y trabajan para sobrevivir. No tienen otra elección que aceptar estos peligros extremos”, subraya un informe de la ONG Terre des hommes que interviene sobre el terreno desde 2009 a favor de la protección de los niños y de sus comunidades, gracias al apoyo de UNICEF y de la Cooperación taiwanesas.
La búsqueda del oro en detrimento de la escuela
Nos dirigimos hacia los cobertizos de los molineros (trituradores de piedras con molinos) estamos intrigados por un adolescente de 13-14 años todo cubierto de polvo y que lleva una antorcha en el cuello. Este último desciende por el agujero, la antorcha es una de las herramientas utilizadas para este tipo de trabajo pero Boureima, es así como se llama, exclama que no hace más que la amoladura. “Yo he abandonado la escuela en el curso de CM2 (5º según el sistema suizo) en Bourzanga, para venir a buscar oro aquí con mis hermanos. Actualmente, tengo una suma de 350.000 francos CFA (650 francos suizos) quiero ganar más para poder continuar en la escuela (risas)”. A la pregunta de si  estaba dispuesto a ir a un centro de formación profesional, primero ha respondido negándose antes de condicionar sus intereses a aprovechar esta oportunidad si esto le procura más ingresos más adelante. Para el coordinador de la zona de Zorgho de Tdh, Didier Ouedraogo, la mayoría de los trabajadores vienen de los pueblos de alrededor, de otras provincias y a veces de otros países como Togo, Benin, Ghana… Se instalan alrededor del emplazamiento, primero de una manera provisional pero pueden asentarse en función del corte del filón (signo indicativo de la presencia de oro) y de los ingresos obtenidos. “en lo que concierne a los niños trabajadores, la experiencia de Tdh muestra que la mayoría de los que trabajan en los agujeros son muchachos. Ellos criban, trituran y transportan y hacen frente diariamente a enormes riesgos. En cuanto a las chicas, se dedican al transporte de agua y a la restauración. Algunas, mientras la madre trabaja cuidan de sus hermanos pequeños en detrimento de la escuela. También se han consignado casos de chicas víctimas de explotación sexual o de prostitución en el emplazamiento pues existen algunas ideas a nivel de los trabajadores que relacionan el sexo y la búsqueda de oro”. Para M. Ouedraogo sobre el conjunto de los lugares de intervención de Zorgho, la Fundación Tdh ha permitido la salida y la escolarización de 328 niños y niñas (7-8 años) y que acudan a formación profesional 164 niños y niñas (15-17 años) en diversos oficios, también la alfabetización de 75 niños y niñas trabajadores (9-14 años) y ha puesto en marcha actividades generadoras de ingresos (AGR) para que lo aprovechen 60 jóvenes y 60 madres. El proyecto ha podido encuadrar y proteger a más de 280 niños y niñas de 3 a 6 años gracias a tres jardines de infancia comunitarios (Bissongo). Y al ver el crecimiento exponencial del número de menores sobre estos áridos lugares sobre todo en el emplazamiento de Pousghin-Mankarga, Didier Ouedraogo ha dado la voz de alarma.
Didier Ouedraogo, coordinador de la zona de Zorgho de Tdh: ¡Medidas urgentes con rapidez!
“Al ver la importante presencia humana actual, es preciso actuar rápidamente para proteger a los menores. Para conseguirlo, proyectamos montar un segundo Bissongo en el emplazamiento, instalar una escuela en chozas de paja para escolarizar y reintegrar a los que han abandonado la escuela para ir con sus padres. Es preciso también reclutar profesores para reforzar los equipos de maestros de las escuelas de Pousghin y de Mankarga V3 así como ayudar al equipamiento de las escuelas. Por otro lado, queremos retirar todavía a más adolescentes que trabajan en el emplazamiento para que se dediquen a la formación profesional en mecánica, carpintería, costura… Este trabajo debe hacerse urgentemente. En lo que se refiere a la vida misma en el emplazamiento, las condiciones higiénicas son verdaderamente deplorables. A título de ejemplo, los baños públicos someramente realizados no tienen sumideros con lo cual constituyen auténticos nidos de mosquitos. Por otro lado, la población está expuesta diariamente a productos altamente tóxicos y contaminantes para las capas freáticas (cianuro, mercurio). Los accidentes laborales son legión, como los desprendimientos, que el último mes se han cobrado tres vidas en el emplazamiento. Por lo tanto es preciso desarrollar estrategias de prevención y de asistencia sanitaria en colaboración con los centros de salud y de promoción social (CSPS) existentes. Sobre todo a través de la puesta en marcha de un cobertizo que servirá de lugar de consulta y asistencia en beneficio de los niños y sus padres. En el emplazamiento actual, las enfermedades más recurrentes son las pulmonares. La mayoría de la gente tiene tos porque inhalan permanentemente el polvo y el humo de las máquinas…”  
Un minero: “Aquí, reducimos las rocas extraídas por los buscadores de oro a polvo con los molinos. Yo trabajo con mis hermanos pequeños. Es cierto que no es un trabajo adecuado para los niños pero no podemos escoger, es la manera de arreglárnoslas. Pero necesito que mis hermanos cuando tengan edad de soportar este tipo de trabajo, no sean todavía unos chiquillos. Nosotros hemos sido sensibilizados por Terre des hommes sobre el peligro de hacer trabajar a los niños en el emplazamiento con lo cual rechazamos sistemáticamente a los niños de corta edad que vienen a nosotros”.
Djoada Ouédrago: responsable de las mujeres en el emplazamiento: “Cuando llegamos aquí había oro y se vivía de ello pero actualmente el oro ha desaparecido y si no existiera esta iniciativa de formar a los niños, algunos terminarían de ladronzuelos de carretera pues están acostumbrados al dinero. Nosotros agradecemos la creación de Bissongo (centro de vigilancia infantil) por Terre des hommes . La ONG nos acompaña en la educación y protección de nuestros niños en el emplazamiento. Como muestra, sobrevino  un incendio en el emplazamiento y si no llega a ser que los niños estaban internados en Bissongo, habría habido un gran drama humano. Felizmente. Por nuestra parte, jugamos nuestro papel vigilando que no se implique a nuestros niños en trabajos de búsqueda de oro, y los orientamos hacia Bissongo y las escuelas. Otro problema para los niños, es que nos enfrentamos con un serio problema de acceso al agua, por ejemplo el bidón de agua de 20 litros cuesta 250 francos franceses. Deseamos que Tierra de hombres nos ayude estudiando esta cuestión. Resumiendo, que se refuercen sus acciones sobre el terreno.”
Pierre Tapsoba, Director General de la sociedad que detenta el permiso de explotación:
Una presencia invasiva: “Mi sociedad, la General de Minas y Canteras (GMC), a semejanza de otras sociedades mineras privadas, se enfrenta a la invasión de los buscadores de oro. Aunque su trabajo no es perjudicial para la sociedad, han conseguido la cantidad de oro que han sido capaces de coger. Y aunque se interesan en las vetas muy ricas, no pueden alcanzar la profundidad que nuestras máquinas son capaces de explorar. Sin embargo, su presencia es del todo punto invasiva pues estos buscadores de oro crean serios problemas en nuestras instalaciones y en el desplazamiento de nuestros equipos. Pienso que las autoridades deben examinar la situación en vista de establecer condiciones más aceptables para la inversión minera”.
Izidine K. KABORE

viernes, 23 de diciembre de 2011

¡Nuestro agradecimiento más sincero!

Thank You, Merci, Danke! from Terre des hommes - child relief on Vimeo.
 
Este año pronto llegará a su fin y Tierra de hombres-Ayuda a la infancia (Terre des Hommes) se enorgullece de haber podido ayudar a más de un millón de niños, niñas y sus familias en cuatro continentes.

Como un regalo al final de 2011, todos los equipos de Tierra de hombres envían su ¡agradecimiento más profundo! Gracias por vuestro apoyo y confianza en nosotros. En el video se puede ver a nuestros colegas y amigos que están luchando por los derechos de todos los niños y niñas, en Suiza y en todo el mundo.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Nicaragua - Medicina legal para una justicia mejor


El II Congreso Internacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses ofreció a todas las personas interesadas la oportunidad de informarse y profundizar sus conocimientos en medicina legal. Los dos días del Congreso, a modo de formación profesional, desarrollaron problemáticas tales como la violencia sexual, la psicotraumatología e incluso la criminología.
Según John Orlando, delegado de Tierra de hombres (Tdh-Terre des hommes), la influencia de esta formación sobre los trabajadores de justicia es muy grande pues “abre su espíritu para hacerse cargo de una manera más integral de los menores en conflicto con la ley”. 66 funcionarios especializados en justicia penal, jueces ejerciendo en tribunales penales, psicólogos, trabajadores sociales y magistrados del campo de la infancia, han sido formados en la aproximación médico-legal.
Los participantes, por ejemplo, se han dado cuenta de la importancia de la “sala de Gessel”, tema abordado durante el Congreso por Atilio Álvarez, abogado defensor de menores en Argentina (y asesor permanente de Tdh). Permitiendo una única entrevista con la víctima, esta técnica es la más avanzada en materia de prevención de la re-victimización de la persona que ha sufrido violencia o abuso. La entrevista de la persona agredida queda registrada, lo que evita que la víctima, sobretodo si se trata de un niño o niña, deba ser entrevistada por varias personas y tenga que presentarse en el tribunal frente a su agresor.
El aspecto médico-legal es esencial para el buen desarrollo de la justicia pues permite salirse de la aproximación meramente jurídica. Aporta aproximaciones psicosociales y médicas de cara a las víctimas – aspectos muy importantes, sobretodo una vez que la decisión penal se ha determinado, momento en el cual la víctima puede comenzar a reconstruirse. “Una aproximación más integral que conlleva la psicotraumatología, por ejemplo, acudiendo en un apoyo concreto a las víctimas que deben ser atendidas de manera especializada para que puedan continuar con sus vidas reparando los daños causados por la agresión sufrida”, añade John Orlando.
El compromiso de Tdh para prevenir la justicia juvenil
Para Tierra de hombres, este Congreso formará parte de la formación jurídica continua que se oferta a los profesionales de la justicia desde 2008. El objetivo de Tdh es promover y establecer una justicia restaurativa adaptada a las necesidades de niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley.
Según John Orlando, “la participación de estos profesionales en cada una de las conferencias ha sido un gran éxito. Lo importante es que estos profesionales de la justicia penal puedan asistir a varios talleres sobre los temas primordiales y nos aporten sus reacciones y experiencia sobre el terreno”.
Este segundo Congreso Internacional de Medicina Legal y Ciencia Forense estaba organizado por el Instituto de Medicina Legal y la Corte Suprema de Justicia con la colaboración de Tdh y el apoyo de la Fundación TUTATOR- Suiza.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Albania - Proteger a niños y niñas de Tirana y de todo el país


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) acaba de abrir una nueva unidad de protección a la infancia en la capital del país, Tirana. Esta unidad ofrece una asistencia a niños y niñas víctimas de violencia y contribuye igualmente al compromiso de Tdh para reforzar el sistema de protección a la infancia puesto en marcha por el Estado albanés.
Aportar una ayuda a niños y niñas víctimas de violencia
Desde que esta unidad de protección a la infancia se instalase en la capital (primeros de septiembre) 52 niños y niñas que sufrían condiciones de vida extremadamente precarias han sido identificados. 27 de estos niños y niñas y sus familias han sido ayudados ya a nivel social y psicológico. Algunos de ellos eran obligados a mendigar, habían abandonado la escuela y nunca habían sido inscritos, no estaban registrados por el Estado o tenían necesidad de ayuda médica.
Un “agente de protección” trabaja en esta unidad y se encarga de reunir y coordinar todas las instancias locales de ayuda a la infancia. Por lo tanto, está apoyado tanto por las autoridades del país, como por las organizaciones y toda persona que está en contacto con la infancia, tales como las familias de los niños y niñas, profesores, psicólogos escolares, médicos…Todos tienen la obligación de indicar a este agente de protección de los casos de niños y niñas víctimas o en riesgo de sufrir formas de violencia, abusos, negligencia, explotación o tráfico, o que están excluidos socialmente o privados de sus derechos. 
Esta Unidad de protección a la infancia es la primera en su género en la capital pero la novena instalada en el país por Tdh. Además de las otras 28 unidades del país, esta iniciativa representa un nuevo paso en el refuerzo de las capacidades de los servicios albaneses para desarrollar un sistema eficaz de protección a la infancia.
Acompañar al Estado para reforzar su sistema de protección a la infancia
Estas unidades de protección a la infancia entran dentro de la intención de Tdh de crear una “Red de protección a la infancia” en Albania y en Kosovo. Se trata de acompañar al Estado, a sus instituciones y a las organizaciones locales a establecer un sistema reglamentado, operacional y nacional de protección a la infancia. La única manera es que todos trabajen juntos a fin de prevenir, proteger y reinsertar a niños y niñas víctimas de cualquier forma de violencia o en riesgo de serlo. 
Durante la apertura de la última unidad en Tirana, el representante de Unicef en Albania ha hecho un llamamiento por su lado a todos los actores implicados en la protección a la infancia para trabajar con el agente de protección a cargo de esta unidad por el mejor interés de todos los niños y niñas, sean cuales sean sus circunstancias.
Convencido de la necesidad de mejorar las estructuras de los servicios sociales del país, el alcalde adjunto de Tirana ha anunciado los compromisos futuros de la municipalidad para proteger los derechos de la infancia. Según la Vice-ministra de Integración Europea, Mme.Tabaku, “La municipalidad de Tirana trabaja actualmente para desarrollar una aproximación social global para que la protección de los derechos de la infancia sea una prioridad. Nuestra atención estará puesta en la inclusión y el acceso al sistema educacional del Estado y a la identificación de todos los niños y niñas y sus familias que necesiten ayuda económica y servicios sanitarios”.
Este proyecto es apoyado por UNICEF, la cooperación austriaca para el desarrollo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega, la Dirección de desarrollo y cooperación de Suiza, la Fundación OAK, la Fundación Medicor y el Cantón Bale-Ville.

jueves, 15 de diciembre de 2011

VIH/SIDA - Millones de personas privadas de tratamiento en Mozambique


A falta de donativos, el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y el paludismo ha suspendido su financiación a favor de los programas de lucha contra estas enfermedades. Esta decisión afecta ya a la salud y a la vida de millones de personas, particularmente en África Austral. Actualmente, en el Día Mundial de  Lucha contra el SIDA, Frederic Baele, delegado de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Mozambique ha reaccionado y nos pone a todos en el lugar de los mozambiqueños.
Dos millones de personas infectadas por el virus en Mozambique
“En su libro autobiográfico, un experiodista de Reuters, Aidan Hartley, ha escrito que para estar en primera plana es preciso un muerto en Europa, 50 en Asia o 50.000 en África (The Zanzibar Chest)”.
África Austral es la región más afectada por la pandemia VIH/SIDA y Mozambique está en el pelotón de cabeza de los países más afectados.
En 2010, en Bélgica, el Instituto de Salud Pública estimaba que había tres nuevos infectados por día (1.196 nuevos casos al año). Aquí era un record decían las primeras planas de los periódicos –una buena cosa para ellos.
En Europa, 800.000 personas estarían infectadas (de las cuales 22.000 en Suiza). En Mozambique, son cerca de dos millones los que viven con el virus. En 10 años, un millón de mozambiqueños habrán muerto a consecuencia de la enfermedad –entre 140.000 y 170.000 personas al año (MONASO, analiza la situación del HIV/SIDA y da acceso al TARV en Mozambique en 2008).
En la provincia donde Tdh interviene, Sofala, las estimaciones más optimistas hablan de un 20% de la población seropositiva o enferma de SIDA. Las estimaciones más pesimistas determinan que más del 30% de la población sexualmente activa será infectada por el virus (estas estimaciones están basadas sobre las cifras del Banco de sangre y de las campañas de prevención que revelan 70 test positivos sobre 240). Habría más de 500 nuevas contaminaciones diarias.
En Suiza, todos los enfermos de VIH/SIDA tienen acceso al tratamiento retroviral. En Mozambique, el Ministerio de Sanidad estima que 300.000 personas necesitan los retrovirales para vivir. Actualmente, menos de 90.000 personas se benefician de ellos. Hace 5 años eran 19.000. Y las 90.000 personas que pueden ser tratadas actualmente tienen acceso a los retrovirales gracias al Fondo Mundial. Estas cifras son obscenas.
¿Y si Suiza llegara a ser como Mozambique?
Si la misma situación se viviese en Suiza: de cada 4 personas de ese entorno, una de ellas sería seropositiva. Asistirías al año al menos a 3 funerales de amigos, colegas o miembros de vuestra familia, muertos a consecuencia de esta enfermedad. En vuestra comunidad solo una persona tendría acceso al tratamiento.
En África Austral, algunos países ya no tienen stock de retrovirales y de test de prevención (en Zabawe, en Lesotho). En Mozambique, se tiene constancia de que el test y el tratamiento para el VIH/SIDA, así como para la malaria, están cada vez menos disponibles, sobre todo en las zonas rurales. La falta no recae únicamente sobre la suspensión de la financiación del Fondo Mundial, pero su posición actual no hará más que empeorar la situación.
La anulación del “round 11” significa claramente que el país dispondrá de menos recursos para el tratamiento y prevención del VIH/SIDA. Las consecuencias humanitarias están solapadas, y si no son tan visibles como otras catástrofes, son todavía más importantes. Es difícil construir un país con una población enferma, con una esperanza de vida que representa casi la mitad de la de los suizos. Entre 600.000 y 1.000.000 de niños y niñas han perdido a sus padres a causa de la enfermedad, el sector de la educación no consigue formar a suficientes educadores para reemplazar a los que fallecen, el 10% del personal sanitario está también enfermo, etc.
Aidan Hartley ha sido optimista con las últimas cifras, sobre los 50.000 muertos necesarios en África para ser portada en los diarios. Las catástrofes reconocidas en Kenia, Somalia, Sudán hacen inclinar la balanza hacia el millón de personas necesarias para sublevar a los medios y a la población. Pero además es preciso que mueran rápidamente y a la vez.
Texto de Frederic Baele, delegado de Terre des hommes Mozambique

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Vota a favor de Tierra de hombres en la campaña solidaria de la empresa C&A


Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes), está participando durante este mes de diciembre, junto a los demás miembros de la Federación Internacional Terre des hommes – FITDH,  en una campaña de la empresa textil C&A para la recaudación de fondos. La campaña consiste en que las personas usuarias de la red Facebook, voten a través de la página web de la empresa a una de las tres ONGs que más les guste. A cada voto recibido la empresa C&A destinará fondos para sus proyectos.  Junto a Tierra de hombres, participan en la campaña otras dos entidades: Mercy Corps y Cotton made in Africa.
Desde Tdh España, estamos participando en esta campaña con el proyecto de lucha contra la explotación laboral infantil en las minas de oro de Burkina-Faso y contra la Trata Infantil en Togo. Estos dos proyectos benefician a cerca de 1.200 niños, niñas y adolescentes en situación de explotación y vulnerabilidad. La empresa C&A ya viene trabajando de forma colaborativa con Tdh Alemania y Tdh Holanda. Es una de las empresas que ha firmado el Código de Conducta para garantizar que no se utilice trabajo Infantil en la cadena de producción de sus productos.
Os invitamos a que participéis en esta campaña, ayudando a difundir en vuestras páginas de Facebook las informaciones que iremos colgando en la página de Tierra de hombres España e invitando a todos tus amigos y amigas a votar también a la Fundación.
Pincha y vota aquí a Terre des hommes:
(Preferible con Explorer u Opera)

Migración y desarrollo - La sociedad civil vuelve a exponer sus recomendaciones a los Estados


Hace dos semanas, 160 Estados se reunían en el Forum Mundial sobre Migración y Desarrollo para debatir las posturas y los retos de la migración. Los dos días anteriores al Forum, 186 delegados de la sociedad civil, entre ellos Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), se reunieron para proponer soluciones a las preguntas sobre migración. Finalmente, se presentaron siete tipos de recomendaciones a los Estados participantes en el Forum.
Aprender a trabajar juntos
El 29 y 30 de noviembre, las organizaciones de 61 países se reunieron para representar a la sociedad civil y finalmente propusieron 7 recomendaciones. La cuestión de la protección a los niños y niñas en movilidad entró en la agenda de los Estados gracias a dos representantes de Tierra de hombres (Terre des hommes).
En comparación con años precedentes, la cuestión de la protección a la infancia se fortalece. La familia se ha definido como “la piedra angular” en toda la política de migración y se ha puesto la atención en la necesidad de actuar sobre las causas de la movilidad de las  personas y no solo sobre las consecuencias. Además, la sociedad civil hace un llamamiento a los Estados para que pongan en marcha “sistemas de protección a la infancia”, y se comprometan a una colaboración entre todos los departamentos de los Estados en favor de las  personas migrantes.
Las recomendaciones de la sociedad civil terminan con una demanda de espacios comunes con los Estados a nivel nacional, regional e internacional para asegurar un futuro mejor a los migrantes: “aprender a trabajar juntos para cambios urgentes”.
Consolidar para convencer todavía más
Tdh encuadra sistemáticamente sus intervenciones y su participación activa en los debates con el marco normativo (Convención de los Derechos de la Infancia) de las consideraciones prácticas y las buenas prácticas nacidas de los proyectos sobre el terreno.
La participación en el Forum Mundial se integra en la estrategia de la incidencia política por lo que una de las próximas etapas es la participación de Tdh en las Jornadas europeas de desarrollo que tendrán lugar los días 15-16 de diciembre de 2011. Este trabajo se integra en la nueva campaña temática de la Federación Internacional Tierra de hombres sobre la movilidad de niños y niñas, “Destination Unknow”. El lanzamiento oficial de la campaña está previsto para 2012.
En Suiza, Tdh continua con su papel de co-liderato para dinamizar el diálogo sobre las cuestiones de “migración y desarrollo” en el seno de las asociaciones suizas y con el Comité Interdepartamental de la Confederación. Las recomendaciones de las organizaciones de la sociedad civil suiza, resultantes del proceso 2011, son una de las herramientas claves del diálogo.
Más información sobre la participación de Tdh en el Forum, en este enlace: http://bit.ly/vt7O5j

martes, 13 de diciembre de 2011

Concierto solidario de Xoan Eiriz, Rosa Cedrón y la Coral Polifónica de "A Gaiteira" en Galicia


El próximo día 28 de diciembre, a las 20.00 horas, en el Teatro Rosalia de La Coruña, tendremos un concierto solidario a beneficio de Tierra de hombres, donde contaremos con la actuación de Xoan Eiriz, que presenta su nuevo disco “30 anos e unha cantiga de amor”, y los artistas invitados Rosa Cedrón y la Coral Polifónica de "A Gaiteira".
Quedáis invitados.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Guinea - Garantizar la higiene en los centros de salud


En relación con el apoyo que Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) aporta a los centros de salud de Conakry, la delegación guineana va a añadir desde ahora un soporte en “Agua, saneamiento e higiene”. Esta intervención permitirá mejorar considerablemente la calidad de la asistencia prodigada a favor de las madres y de los niños y niñas. En total 262.000 personas se verán beneficiadas de este proyecto.
La mayoría de las estructuras de salud guineanas no se ocupan de las condiciones mínimas exigidas por las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En efecto, “una gestión correcta de los residuos, una buena protección de los alimentos y de los accesorios, un aprovisionamiento de agua potable y un sistema de evacuación de aguas residuales son las medidas esenciales para luchar contra la presencia de gérmenes”, según la OMS.
Con una duración de 30 meses, siete primeros centros se beneficiarán del apoyo de Tdh. Este proyecto entra dentro del marco del Consorcio entre Tdh y la Dirección de Desarrollo y Cooperación suiza (DDC) y es muy bien acogida y fomentada por los colaboradores de la delegación, miembros del Ministerio de Salud e Higiene Pública (Dirección de la salud de la ciudad de Conakry, Direcciones comunales de salud de las comunidades de Ratoma y de Dixinn, y la Dirección nacional de higiene pública). La selección de los siete centros se hará en coordinación con las autoridades implicadas y se tendrán en cuenta las motivaciones explicadas por los jefes de los centros de salud: este trabajo, que implica un cambio de comportamiento, debe ser llevado a cabo por los primeros responsables.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Kosovo - 370 deseos de niños y niñas en el cielo de Pristina


Con ocasión del Día de los Derechos de la Infancia, 370 niños y niñas asistieron a un espectáculo cultural. Todos juntos, estos escolares y niños y niñas con necesidades especiales, venidos de comunidades diferentes, escribieron en una pequeña carta sus mayores deseos. Introducidos en 370 globos, las palabras de los niños y niñas sobrevolaron Pristina.
Mientras que los principales deseos de niños y niñas se llaman casi siempre juguetes, desde sus 9 años, Ahmet miraba flotar su sueño –un derecho inherente a todos los niños y niñas: “El deseo introducido en su globo era obtener una partida de nacimiento para poder inscribirse en la escuela”, explica el director de una ONG colaboradora de Tdh - Ayuda a la infancia.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Afganistán - En 57 años, ella ha ayudado a nacer a 50.000 niños y niñas


Naseema Qochi, comadrona, es fácilmente reconocible cuando pasea por la clínica de salud de manera espartana y rodeada de chiquillos cerca de un jardín de rosas en el polvoriento laberinto de Qlia Bakhtyar. Una enfermera está examinando a una jovencita que la saluda calurosamente: “Salaam alaikun”. En esta comunidad, tres generaciones de mujeres han pasado ya entre las manos de Naseema para ayudar a nacer a sus hijos e hijas. “Naseema es la doctora”, explica otra comadrona para describir el papel fundamental de esta gran señora y el respeto que ella inspira.
Encontrar a las mujeres a pesar de la austeridad de las familias
En esta región empobrecida y conservadora, las familias son reticentes a ver a sus mujeres dar a luz en un establecimiento sanitario donde las eventuales complicaciones pueden ser tratadas por profesionales y así salvar vidas. “Yo las animo a ir a la clínica. Hablo con sus maridos. Les hablo de los riesgos ligados al embarazo…pero se niegan”, se entristece Naseema, miembro de una asociación de comadronas afganas apoyadas por la organización Jhpiego . “Un día, una mujer estaba acostada en lo alto de un tejado. No había forma de llevarla a una clínica”.
Entonces Nassema va al encuentro de las mujeres. Les enseña nutrición, lactancia, les describe las señales de peligro durante el embarazo, las maneras de cuidar al recién nacido y les ofrece los cuidados necesarios durante los meses que preceden al alumbramiento. Naseema y su colega, la comadrona Golghotia Mosleh, llegan a una casa, equipadas con una maleta de cuero que contiene todo su material médico: tensiómetro, pastillas de hierro para prevenir la anemia, jeringuillas, tijeras, pinzas, cloro, hilo, medicamentos de urgencia…Estas comadronas trabajan para la Delegación de Tierra de hombres (Terre des hommes) , que se encarga sobre todo de la salud de las madres y de los niños y niñas afganos.
Convencer a las familias a hacerse cargo de sus mujeres y de sus niños y niñas
En esta mañana de otoño, Naseema y Golghotia visitan a una adolescente embarazada, que vive con su madre, su hermano menor y su marido.Están en casa de su vecino, en el cuarto de invitados. Es la tercera vez que Naseema ve a esta jovencita, embarazada de 7 meses. Además de examinarla, las dos comadronas le explican a la madre de la adolescente lo que tiene que hacer si el bebé viene prematuro o si la joven no puede llegar a tiempo a un centro sanitario.
Naseema despliega entonces una cubierta de plástico que deposita sobre la alfombra. Se anuda un foulard blanco, limpio, sobre su cabeza y pide un barreño de agua. Naseema, enseña a la madre como lavarse correctamente las manos, haciendo espuma con el jabón entre los dedos y frotar hasta los codos. Enseguida abre su bolso y saca varios accesorios: una muñeca bebé y una pequeña caja recubierta de un material que parece una cortina agrietada. Naseema dirige su lección a la madre de la joven y comienza a escenificar el parto: la sección del cordón umbilical; los cuidados que debe recibir el recién nacido y como sacar la placenta.
“Si vosotros hacéis frente a las dificultades, si no hay comadrona cerca o el bebé viene en medio de la noche, debéis saber qué hacer”, le dice a la madre que suspira profundamente.
En el distrito que ella cubre, Naseema tiene una lista de pacientes que asciende a 500 mujeres embarazadas y jóvenes madres. Cuando el bebé se presenta de culo o con complicaciones, Naseema paga un coche que llevará a la madre al hospital más próximo. Después del nacimiento, Naseema vuelve siempre para hacer el seguimiento del estado de salud de la madre y del niño o niña en su casa.
Lo esencial: dar a luz en un hospital con personal cualificado
En 57 años, Naseema lleva de comadrona cerca de 30 años. En este momento, ella dice haber ayudado a nacer a 50.000 bebés. Durante estas tres décadas, ha visto a cada vez más mujeres escoger dar a luz en un hospital o en una clínica, un cambio que ella atribuye a la educación y al fin del régimen extremista religioso de los talibanes. Este cambio es importante para mantener a las mujeres con vida: las investigaciones han demostrado que un nacimiento asistido por un agente sanitario cualificado es uno de los medios principales para reducir la mortalidad materna.
“Antes, yo atendía a unos 60 partos al mes a domicilio. Ahora no hago más de 20. Es una diferencia enorme”, explica. “Yo pasaba a menudo cuatro días sin dormir. No sabía cuando era por la mañana y cuando por la noche. Actualmente, estoy más libre. Tengo más tiempo”.
Y sin embargo, la madre de nuestra jovencita embarazada insiste en que llamará a Naseema cuando el bebe esté a punto de nacer. Naseema sonríe, orgullosa de lo que le va a responder: “Yo le animaré siempre a que vaya a un hospital para el parto. Es mi responsabilidad”.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Tierra de hombres hace un llamamiento a los Estados para proteger mejor a jóvenes emigrantes


Forum mundial sobre emigración y desarrollo
Después de Bélgica, Filipinas, Grecia y México, fue Suiza la encargada de acoger el Forum Mundial de la Migración y el Desarrollo (GFMD). Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) se hizo cargo desde hace varios meses de los preparativos contribuyendo a las recomendaciones en atención a los Estados participantes. Dos representantes de Tdh tomaron parte en las Jornadas de la sociedad civil, situando la protección de los niños, niñas y jóvenes en el corazón de los debates.
La emigración: una sucesión de riesgos para niños y niñas
El director de los enfoques temáticos de Tdh, Ignacio Packer no los esconde: “Mientras aumente la emigración, la falta de acceso a los servicios básicos en materia de salud o educación de los menores es particularmente alarmante. Las redes de protección deben ser tejidas sobre itinerarios de desplazamientos, empezando por los lugares fronterizos utilizados por los adolescentes aislados”. Los jóvenes emigrantes están expuestos a la explotación. A veces son encarcelados. Algunos son repatriados, sin que se evalúen los riesgos de su regreso ni el mejor interés del niño o niña. Tierra de hombres aboga por un reforzamiento de los sistemas nacionales de protección, incluyendo servicios cualificados para los menores afectados por la emigración.
El GFMD, que se desarrolló en Ginebra, permitió el encuentro de los representantes gubernamentales (1 y 2 de diciembre) por un lado y los miembros de la sociedad civil (29 y 30 de noviembre) por otro. Se reunieron expertos del mundo entero (ONG, sindicatos, diáspora, asociaciones de emigrantes, universitarios, etc.) para tratar la cuestión de la emigración internacional y sus vínculos con el desarrollo.
Tierra de hombres expone sus recomendaciones a los Estados
Tierra de hombres participó en las dos “Jornadas de la sociedad civil”. Tdh ya contribuyó ampliamente en la redacción y difusión de las recomendaciones de las organizaciones de la sociedad civil suiza a los Estados.
Según estas recomendaciones, la sociedad civil suiza quiere promover la emigración y el desarrollo de una manera que sea beneficiosa a la vez para los emigrantes, para su país de origen y para el país de acogida. En efecto, “muchas personas sufren de violación de sus derechos en el transcurso de sus desplazamientos o mientras llegan a su destino. Los Estados deben preservar la dignidad y los derechos de los emigrantes a lo largo de todo su proceso de emigración (es decir, en el punto de partida, al traspasar las fronteras, en tránsito y en alta mar, en su destino, así como durante o después de su regreso a su lugar de origen)”.
Estas recomendaciones ponen el acento en tres temas principales:
- La necesidad de reconocer y de asegurar la autonomía (capacidad) de los emigrantes en su país de origen y en el de destino.
- La necesidad de una mayor coherencia entre todos los actores a todos los niveles, tanto local como internacional.
- Un necesario refuerzo de la cooperación entre los gobernantes y los actores de la sociedad civil.
Las recomendaciones recuerdan que “el respeto a la dignidad humana y la protección de los derechos de los emigrantes es una obligación que  incumbe a los Estados. En tanto como miembros de la sociedad civil suiza, reconocemos igualmente que los emigrantes pueden ser agentes del desarrollo activo, tanto en su país de origen como en su país de destino. La comunidad internacional debe reconocer el papel que juegan los emigrantes en el desarrollo y les asegure un marco legal y político, así como un entorno social que les permita desarrollar mejor su potencial. La integración de los emigrantes en la sociedad de acogida debe facilitarse, particularmente, asegurándoles el acceso a actividades generadoras de ingresos, a la educación, a la salud y a otros servicios públicos.”
Más información sobre el conjunto de las modalidades del GFMD
Más información que concierne específicamente a las modalidades de la sociedad civil

viernes, 2 de diciembre de 2011

¿Cómo reforzar las competencias de los profesionales que trabajan con la infancia vulnerable?


Un nuevo manual desarrollado por Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) aporta por fin respuestas concretas a las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las competencias necesarias para los profesionales de la infancia? ¿Cómo reforzarlas y evaluarlas después? Ahora sabemos que son necesarias competencias particulares para acompañar mejor a los niños vulnerables en el desarrollo de su autoestima y de su autonomía.
14 competencias psicosociales e indicadores de seguimiento
El manual de competencias psicosociales de Tdh “Como trabajar con niños y niñas  y su entorno” contiene una referencia de 14 competencias repartidas en cuatro niveles.
Los dos primeros niveles comprenden nueve competencias personales y sociales, fundamentales para todo adulto que acompañe a niños y niñas con dificultades, sea cual sea el campo de intervención. “Se trata de la actitud a adoptar para aproximarse al niño y niña y a su entorno a fin de asegurarse la calidad de los proyectos llevados a cabo”, subraya Michéle Meuwly, autora del manual. “En efecto, es esencial que el profesional conozca sus propios recursos y sea capaz de ponerse en situación antes de ser un buen guía para otros; además de saber escuchar con empatía, manejar los conflictos de manera positiva, motivar a las personas y movilizar a las comunidades, etc.
Los otros dos niveles incluyen cinco competencias metodológicas y técnicas más específicas que están dirigidas entre otros a los monitores llamados a planificar y poner en marcha actividades psicosociales con niños y niñas.
Se han propuesto indicadores para cada una de estas 14 competencias a fin de poder evaluar el nivel de los equipos, sus necesidades de formación y realizar después un seguimiento cualitativo. Esto también puede constituir una gran ayuda a la hora del reclutamiento.
Módulos de formación basados en la experimentación
18 módulos de formación clave permiten desarrollar las competencias deseadas. Basados en un método de aprendizaje gracias a la experiencia, estos módulos sugieren actividades donde cada participante pueda experimentar nociones teóricas tales como la resiliencia, la percepción o la escucha activa, así como actividades más prácticas, lúdicas y creativas.
Este manual está directamente inspirado en la experiencia acumulada durante más de cinco años en el marco de los proyectos “Protección/Psicosocial” de los contextos de urgencia (Irán, Colombia y Sudán, sobretodo) y de desarrollo donde Tdh trabaja para reforzar los sistemas de protección (entre otros “Move” , apoyado por la UEFA en Albania, Moldavia y Rumania).
Podéis descargaros gratuitamente este manual en francés e inglés.