viernes, 29 de julio de 2011

En ayuda de las víctimas del hambre en el Cuerno de África

Doce millones de personas sufren la crisis alimentaria. 2 millones de niños y niñas. Medio millón de niños y niñas gravemente desnutridos en peligro de muerte inminente. Las últimas cifras, de FAO y UNICEF, sobre la catástrofe que asola el Cuerno de África son abrumadoras. Tierra de hombres-Ayuda a la infancia (Tdh-Terre des hommes) se encuentra ya en la frontera entre Kenia y el Sur de Sudán. Se va a lanzar una misión de urgencia suplementaria en los próximos días para distribuir artículos de primera necesidad, una ayuda nutricional y de protección a la infancia.
El Cuerno de África, región del continente africano que cubre los Estados de Kenia,  Etiopia, Djibouti, Somalia y Eritrea, sufre actualmente una crisis humanitaria excepcional. Atacada doblemente por la guerra y la sequía, sin contar el aumento del precio de los cereales, la peor de estos últimos 60 años, la región del este de África es el teatro de una crisis alimentaria de una amplitud sin precedentes.
Únicamente en el transcurso del mes de julio, el Alto Comisionado para los Refugiados (HCR) estima que 54.000 somalíes han huido de su país debido a la sequía y a la violencia. Los campos de refugiados de Dadaab, al este de Kenia, donde se alojan ya cerca de 400.000 refugiados, ven llegar diariamente a 1.500 personas. La mayoría en un estado de avanzada desnutrición. Cientos de personas, demasiado débiles para soportar este largo periplo, mueren en el camino o se encuentran acorraladas en las ciudades fronterizas de Somalia.
Tierra de hombres acude en ayuda de las víctimas. Ya presente gracias a sus redes en la región de Turkana, al norte de Kenia (frontera con el sur de Sudán), ha puesto en pie una asistencia alimentaria cerca de las comunidades en situación de hambruna. Un equipo de urgencia acudirá dentro de poco al país para proveer a las víctimas de artículos de primera necesidad  y organizar una acción nutricional y de protección a la infancia con otros actores presentes sobre el terreno.
Tdh tiene necesidad de 450.000 francos suizos para esta intervención de urgencia. Las acciones se concentrarán en el noreste de Kenia (frontera con Somalia) donde la hambruna amenaza a 2,5 millones de residentes y refugiados llegados a pie a Somalia.

jueves, 28 de julio de 2011

Guinea - Dos años después de acoger a los menores ¿qué ha sido de ellos?

Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes), con dos organizaciones colaboradoras, ayuda a niños y niñas que viven situaciones difíciles (maltratados, que viven o trabajan en las calles, encarcelados en prisión o detenidos en los puestos de vigilancia) a retomar el camino de una vida normal y asegurarles su futuro. Los asistentes sociales van al encuentro de estos menores, les escuchan, les aconsejan, buscan con sus familias las causas de su problema e intentan encontrar la mejor respuesta a sus necesidades (reinserción, mediación, asistencia jurídica, actividades psicosociales, alojamientos en centros de tránsito, etc.). La mayoría de niños y niñas se vuelven a juntar con sus familias, con las que pueden recuperar vínculos, vuelven a la escuela o empiezan una formación profesional.
Pero este trabajo social no se limita a estos resultados, principalmente es cuestión de garantizar que el niño o niña esté mejor protegido y que él y su familia trabajen para asegurar que no sufra más las mismas violencias y que viva en un entorno protector.
Tdh ha hecho un estudio y ha encontrado a 74 menores de los 603 que tuvo a su cargo entre 2009 y 2010, a fin de determinar si su situación habían cambiado realmente desde su seguimiento.
Entre los 74 menores, más de dos tercios de ellos sufrían en esa época problemas de violencia y/o explotación (menores delincuentes, niños y niñas que vivían o trabajaban en la calle). Los demás niños vivían en familias muy pobres: ellos preferían ir a vagabundear por la calle, por un lado, para no ser una carga para sus padres y, por otro, para intentar encontrar algo para ayudarles.
Las principales expectativas de estos niños y niñas en ese momento eran continuar sus estudios, estar con su familia, no sufrir violencia y aprender un oficio. Finalmente, gracias al trabajo de los educadores sociales del proyecto, un 41% de ellos se han beneficiado de una reinserción familiar, un 43,6% de una reinserción escolar y un 15,4% de una reinserción profesional. 
En la memoria de estos menores, la escucha y la mediación han sido elementos esenciales. Esto ha permitido a los que estaban separados de sus familias a reanudar los vínculos, comprenderse los unos a los otros. Igualmente, el proyecto de Tdh les ha provisto de material escolar, ropas y a veces incluso ha ayudado a las familias a desarrollar una actividad que genere recursos para que el niño o niña pueda estudiar sin preocuparse de los problemas financieros de sus padres. Los mayores, que querían aprender un oficio, se acuerdan de que han sido escuchados y de que han podido seguir la formación profesional de su elección: generalmente peluqueras y modistas las niñas, y mecánicos (moto y bici) los niños.
Según los tutores y los trabajadores sociales, todos los menores actualmente parecen mucho más estables, más cercanos a sus familias y su situación educativa ha mejorado ampliamente. Para los niños y niñas, la mayor satisfacción es la de ir a la escuela o seguir una formación profesional. Los menores mayores en conflicto con la ley o los niños y niñas que viven en la calle, declaran que ahora son conscientes de la importancia de su familia. Los menores víctimas de explotación, más jóvenes experimentan también la necesidad de sentirse protegidos en el seno de un núcleo familiar estable y seguro, afirman estar orgullosos de vivir en familia. Estos niños y niñas también retoman sus estudios con mayor seriedad que antes y se consideran más felices y se sienten menos tímidos. El 93% de los padres de todos los niños y niñas interrogados estiman que sus relaciones han mejorado indiscutiblemente, los menores son más respetuosos y más respetados: más felices. 
En efecto, a la pregunta “¿cómo te sientes?”, un tercio de los niños y niñas respondió sentirse bien o mejor. Desgraciadamente, tres niños confesaron sentirse todavía mal. Entonces el estudio se ha inclinado hacia los eventuales temores que los menores puedan tener debido a su situación actual. La principal angustia para la cuarta parte de estos niños y niñas es la de revivir las situaciones que habían sufrido antes. Otros miedos que sienten estos menores son sobretodo su salud y la de sus familias, así como la incertidumbre frente al porvenir: el miedo de no poder continuar con sus estudios o de aprender un oficio.
Más de la mitad de estos menores creen que tendrán un futuro radiante, mientras que el resto no llegan a imaginar su futuro y hay cinco menores que vislumbran un futuro sombrío. Este estudio acabó con buenas notas para la mayor parte de estos niños y niñas. Sin embargo, demuestra, que los esfuerzos emprendidos para ayudar a los menores vulnerables deben seguirse a largo plazo. Los niños, niñas y sus familias tienen necesidad de apoyo, durante un  periodo más largo que el realizado hasta el presente. Incluso aunque ellos declaren que son felices, o que se sienten mejor, las tres cuartas partes de los menores entrevistados durante este estudio deben todavía estar en seguimiento, a fin de asegurar que no den marcha atrás o que surjan nuevos problemas: a fin de asegurarles protección y un futuro. Un seguimiento a más largo plazo que se aplicará a todos los niños que el proyecto tome a su cargo

miércoles, 27 de julio de 2011

Tdh lleva a Europa del Este el proyecto MOVE con el apoyo de la UEFA


Jouer pour mieux rebondir from Terre des hommes - child relief on Vimeo.

Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh) lleva a Europa del Este el proyecto MOVE con el apoyo de la UEFA. A través del juego y del deporte, el objetivo es reforzar las competencias psicosociales y metodológicas de los adultos para que sus actividades con la infancia sean de mejor calidad.
El proyecto MOVE sigue una metodología llamada Movimiento, Juego y Deporte (MJD). Integra los momentos de feedback de niños y niñas en los juegos, permitiéndoles así participar plenamente en su aprendizaje. Al final, niños y niñas desarrollan aptitudes tales como cooperación, sentido de la responsabilidad, expresión de las emociones, etc, que hacen que tengan más confianza en sí mismos. Buscad en este video dinámico y colorista los testimonios de los educadores, de los animadores y  de los menores que os explicarán con sus palabras en qué consiste esto y qué diferencia ha llevado a sus vidas.  

Perú - La justicia juvenil restaurativa reduce el índice de reincidencia de los adolescentes

“Antes yo no me implicaba en nada, pasaba el tiempo sin hacer nada”, explica Luis, sosteniendo la mano de su joven hija. Con 22 años, durante su adolescencia, se pasaba los días robando para comprar droga. Esto ha quedado atrás. Integrarse en el programa de justicia juvenil restaurativa durante dos años de su adolescencia no solo le ha permitido evitar estar en la cárcel y reconciliarse con la sociedad sino tener una visión distinta de la vida donde él ha comprendido que aprender y trabajar son cosas esenciales. “Ahora, afirma, trabajo en un instituto de recaudador de fondos. El Director me dio una oportunidad cuando estaba condenado por robar. El tuvo confianza en mí”.
Luis es un ejemplo de lo que la justicia juvenil restaurativa puede hacer con los jóvenes. Este programa se inició hace seis años, a través de un proyecto piloto puesto en marcha en El Agustino, donde la violencia es un problema considerable. A través de un estudio, Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh) ha podido detectar los puntos críticos de la justicia para los menores peruanos: la debilidad del sistema de defensa, la utilización excesiva del encarcelamiento preventivo, la débil aplicación de las medidas socioeducativas como alternativas a la privación de libertad. “Este programa ha asegurado a más de 600 jóvenes una asistencia legal y un apoyo psicosocial. Esto ha permitido que sean reintegrados en su marco familiar, comunitario y escolar, en lugar de estar encerrados en centros como el de Maranguita”, explica Veronique Henry, delegada de Tdh en Perú.
¿Este tratamiento promete impunidad? Esto, responde Veronique Henry, es otro de los aspectos positivos del programa que permite al joven delincuente reparar el daño infligido a su víctima. “La justicia juvenil restaurativa implica también la participación de la víctima, que no sea solo un testimonio que denuncia, como ocurre en el procedimiento judicial corriente, se organiza una mediación entre el autor de la infracción y la víctima para poder reparar los daños sufridos. Esto humaniza la relación entre ellos y reconstruye el vínculo social”, añade Veronique Henry.
La participación de instituciones como los Ministerios Fiscal, Interior, Justicia, Mujer y  Desarrollo Social, así como las organizaciones civiles y gobiernos municipales ha sido necesaria para que este programa funcione correctamente.
El éxito de la justicia juvenil restaurativa en El Agustino ha permitido sobretodo extender este modelo en los distritos del sur de Lima desde el mes de octubre de 2010.
“Empezamos ahora a poner en marcha este programa en Villa María de Triunfo, Villa El Salvador y San Juan de Miraflores. Hemos demostrado ya al Ministerio de Economía que invertir en la infancia en este tipo de aproximación es un gran beneficio para el Estado, reduciendo sus gastos”, indica Rita Figueroa, Procuradora Superior del Ministerio de la Familia de Lima.
La semana anterior en Lima tuvo lugar un seminario internacional organizado por Tdh y su colaborador Encuentros sobre la justicia juvenil restaurativa en colaboración con la Academia de la Magistratura, el Colegio de Abogados, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Educación y las autoridades judiciales. Más de 360 personas han participado en los diferentes espacios organizados a lo largo de toda la semana, entre conferencias, talleres, seminarios, reuniendo a un buen número de expertos en la materia, peruanos, pero también argentinos, colombianos y norte americanos. Jueces, fiscales, defensores públicos, psicólogos, conciliadores, asistentes sociales, profesores, policías han podido profundizar sus conocimientos en términos de prácticas restaurativas, medidas alternativas a la privación de libertad y prevención de la violencia juvenil en el transcurso de estos diferentes intercambios.

martes, 26 de julio de 2011

Colombia - Un pueblo regresa a la superficie


Después de las graves inclemencias que habían inundado una gran parte de Colombia en 2010, Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh – Terre des hommes) ha acudido en ayuda de las víctimas que viven en sus zonas habituales de intervención. Actualmente después de cuatro meses de trabajo en la ciudad de San Agustín (región de San Juan de Nepomuceno, Departamento de Bolívar), Tdh acaba su proyecto de urgencia después de haber ayudado a más de 150 familias.
Este proyecto ha permitido acudir en ayuda de 153 familias afectadas por las inundaciones que han asolado Colombia y particularmente la Costa del Caribe a finales de 2010. En San Agustín, este pueblo olvidado de todos, accesible solo por vía fluvial, Tdh ha distribuido 612 kits alimentarios (arroz, aceite, azúcar, galletas de maíz, lentejas, latas de atún…) y de higiene (jabón, detergente, paños higiénicos, lejía, dentífrico, cepillos de dientes infantiles y de adultos, papel higiénico), 153 filtros de agua, así como la rehabilitación de una unidad de potabilización, combinando filtración y desinfección y ha permitido a todos los habitantes del pueblo tener acceso al agua potable.
20 agentes comunitarios han recibido también formación sobre salud y protección a la infancia y están habilitados para responder a las necesidades de los niños y niñas de su pueblo. En este sector, que ha sido fuertemente atacado por la violencia armada en el pasado, los agentes han sido formados también en la resolución de conflictos y en participación ciudadana.
“Estas formaciones son tan importantes o más que las realizadas por agentes comunitarios que trabajan en otros proyectos de Tdh a favor de las poblaciones desplazadas después de un conflicto. Gracias a este intercambio, estos nuevos formadores han podido poner sus conocimientos al servicio de otros y serán ahora referentes para los nuevos agentes”, subraya Gabriel Rua, coordinador del proyecto para Tdh
Tdh asegurará un seguimiento puntual de esta comunidad hasta finales de 2011 en colaboración con Cruz Roja local.

lunes, 25 de julio de 2011

Adaptar los cultivos para garantizar la nutrición y reducir los riesgos de catástrofes en áreas propensas a inundaciones de Bangladesh

El problema subyacente de la desnutrición aguda en Bangladesh se extiende más allá de la acción que dirige Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh – Terres des hommes) en el campo de la salud, de la nutrición, del acceso al agua y al saneamiento. Tener medios de subsistencia frente a una perpetua inseguridad alimentaria es un gran problema. La mayoría de los pequeños campesinos y aldeanos no consiguen cultivar alimentos a lo largo de todo el año, porque les falta el conocimiento y el espacio necesario, pero sobre todo a causa de las inundaciones destructoras y las marejadas producidas por las tormentas (que provocan infiltraciones de agua salada). Sus familias no pueden alimentarse correctamente durante varias semanas. Este periodo corresponde a la estación del monzón, desde mediados de abril hasta julio.
La “reducción de los riesgos ligados a las catástrofes naturales” es un componente esencial incluido en todos los proyectos de Tdh. En Bangladesh, las inundaciones cuando son de nivel “normal” no son consideradas como “catástrofes” pero la subnutrición que afecta a las familias que renuncian a cultivar a causa de la falta de espacio, de conocimientos y/o de los riesgos de inundaciones es una de las mayores catástrofes silenciosas de nuestro planeta.
A fin de determinar la mejor manera de optimizar un aumento de la cultura personal, con una atención especial en la reducción de los riesgos ligados a las catástrofes, Tdh y su colaborador técnico, Greendots (Ginebra), se han inspirado en el concepto de arriates sobreelevados, presentes en los jardines “Keyhole gardens” y “bag gardens” de la organización Send a Cow Ouganda. Con su colaborador local, Tdh y Greendots han adaptado y testado esta técnica con dos familias  que viven en las comunidades costeras vulnerables a lo largo de la Bahía de Bengala, justo antes del comienzo del  monzón.
Actualmente, los resultados muestran que los jardines “keyhole” son viables en las zonas inundadas, durante los ciclones y las inundaciones. Estos campesinos han resistido las fuertes lluvias causadas por el monzón y a la marejada producida por la tormenta que ha destruido los jardines vecinos. Con el técnico experto de un colaborador competente en estas técnicas se puede, garantizar que las huertas personales podrán ser integradas como componente en el modelo de acción de reducción de riesgos de Tdh a fin de combatir la desnutrición.  

viernes, 22 de julio de 2011

Togo/Nigeria: Mawule, niña maltratada, atendida por todo un país

Mawule tiene casi 15 años después de la muerte de su hermana mayor, ella se ve en el papel de la mayor, asumiendo la responsabilidad de sus tres hermanas pequeñas. Todas van a la escuela en su país de origen, Togo. Pero Mawule no ha tenido esa suerte, y fue llevada a Nigeria en enero de este año para trabajar. Es su tío el que la ha ido a buscar a su pueblecito lejos de Togo. Prometiéndole que ganará dinero, aprenderá un oficio y un nuevo idioma, ha sabido convencer a sus padres para que le confíen a esta jovencita y la dejen partir a Abeokuta.
Llegada a Nigeria, Mawule ha pasado las tres primeras noches en casa de su tío antes de que él la lleve a casa de una mujer como empleada doméstica. Desde el principio esta mujer la pegaba, la obligaba a retirar su vestido para que los golpes fueran más fuertes. No habla la lengua local y no puede quejarse a nadie. Alguno de los vecinos, todos testigos de la situación,  no se atreven a intervenir. Este calvario duró cuatro meses.
Un día de abril después de recibir otra vez nuevos golpes, Mawule, por fin, pudo huir de esta casa, y finalmente fue socorrida por los vecinos que la llevaron a un hospital. La policía fue inmediatamente avisada y el “ama” de Mawule fue arrestada y detenida.
El equipo de Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh), con base en Abeokuta, fue advertido por el Ministerio de la Promoción de la Mujer, de la presencia de una jovencita víctima de heridas violentas en el hospital. Tdh se reunió con ella en el hospital, le proporcionó la ayuda necesaria  para su restablecimiento y previno a su familia en Togo.
Pero algunos días más tarde, Tdh descubrió que la policía corrupta, quería volver a llevar a Mawule a casa de su agresor.
Tdh alertó al Ministerio de las intenciones de la policía y el Ministerio dio la orden de que la jovencita abandonara el hospital por razones de seguridad y fue alojada en un centro dirigido por el Estado donde solo Tdh tenía autorización para visitarla. Actualmente, Tdh continúa su seguimiento y le ha mostrado varias actividades a fin de que ella pueda rehabilitarse. Ella rápidamente ha revelado poseer un talento artístico increíble y desea llegar a ser peluquera.
En este asunto, el papel desempeñado por el equipo de Tdh no era solo de actuar, sino de apoyar al Estado en la protección de una niña en una situación de maltrato. Bajo los consejos de Tdh, el Ministerio de Promoción de la Mujer ha movilizado a varios actores y creado un comité ad-hoc compuesto por representantes de la policía, de los servicios de inmigración, del Departamento de Asuntos Sociales, de Tierra de hombres, así como de los vecinos y del médico que ha tratado a la joven.
Después de seis semanas de deliberación, el asunto ha sido transferido al Departamento de los Derechos de los Ciudadanos, el objetivo era encontrar servicios jurídicos gratuitos para Mawule. Este departamento ha propuesto dos procedimientos: entre el litigio y la mediación entre las partes. El comité ha examinado atentamente estas opciones y ha optado por la mediación, que en este caso era lo que mejor respetaba el interés de la niña. Después de la mediación, la última semana, Mawule recibió la suma de 300.000 Nairas nigerianos (alrededor  de 1.700 francos suizos) a titulo de indemnización. El agresor ha pedido y presentado abiertamente sus excusas a la joven en presencia de los miembros del comité y frente a una cámara de video. Igualmente ella se ha comprometido a no ser jamás brutal con otras niñas, sobre todo sus propias hijas, y ha autorizado  un seguimiento durante dos años. En cuanto al tío de la jovencita, ha confesado que no había acudido nunca en su ayuda porque estaba en situación irregular en Nigeria y tenía miedo de ser arrestado por los servicios de inmigración. Después de este asunto, finalmente él ha sido enviado e interrogado por estos servicios sobre las circunstancias de la llegada de su sobrina, a fin de determinar si este hombre estaba metido en una red de trata infantil.  
Según Olapeju Osoba, miembro del equipo de Tdh en Nigeria, “Mawule estaba muy trastornada cuando la encontramos la primera vez y tenía marcas por todo el cuerpo. Ella ha seguido un tratamiento psicológico y actualmente va muchos mejor. Está preparada y presta a afrontar a su agresor y a aceptar sus excusas. Ahora es feliz y se siente muy reconocida hacia los extranjeros que han acudido en su ayuda”.
A pesar de todo, Mawule desea quedarse en Nigeria, para aprender un “verdadero” oficio. Tdh ha apoyado al Ministerio de Promoción de la Mujer en la redacción de las actas del compromiso para respetar el dispositivo de protección puesto en marcha al rededor de la jovencita. El Ministerio le ha concedido un permiso de residencia para que pueda seguir un curso de peluquería. Con el permiso firmado de su padre, ella será confiada a una familia de acogida y se ha conseguido un arreglo para permitirle ir a visitar frecuentemente a su hija de Togo a Nigeria.
Este asunto prueba hasta que punto las instituciones gubernamentales nigerianas pueden y quieren actualmente movilizarse para proteger a los niños y niñas en situaciones de abuso, independientemente de sus orígenes. El interés superior del niño ha sido privilegiado. El nuevo Secretario Permanente se ha comprometido personalmente a lo largo de todo este asunto. El ha pedido que se organice un encuentro oficial entre el Ministerio de Promoción de la Mujer y Tdh para fijar y perpetuar este tipo de colaboración.

jueves, 21 de julio de 2011

Haití quiere prohibir las adopciones individuales - Un primer paso según Tdh

Tierra de hombres - Ayuda a la infancia (Tdh) felicita al presidente de Haití, Michel Martelly, por su intención de organizar las demandas de adopción a través de los organismos adecuados. Tdh quiere terminar con el tráfico infantil, pidiendo la aprobación de una nueva ley sin demora  y renunciando a las adopciones individuales en la práctica.
Marlene Hofstetter, responsable del servicio de adopción de Tdh, ha realizado varias misiones estos últimos años en Haití, sobretodo bajo el mandato de Unicef, para que las autoridades acaben con el tráfico infantil: “Es preciso que sea aprobada una nueva ley de adopción, que sigue pendiente en el Senado de Haití,” subraya ella. “Los organismos adecuados deben respetar la Convención de La Haya, sobretodo respetar la prioridad de la adopción en el país de origen. Cuando los niños o niñas no son huérfanos, los padres biológicos deben dar su consentimiento sobre la base de una información completa. La pobreza no tendría que ser razón suficiente para una adopción”.

miércoles, 20 de julio de 2011

Ser minusválido en Afganistán - Un tema tabú

A la vista de la infinita lista de problemas que afectan a Afganistán, hacerse cargo de niños y niñas con minusvalías no parece ser prioritario para nadie. Algunas estructuras existentes no cubren más que una parte ínfima de las necesidades y están concentradas en algunos centros urbanos. Así, una inmensa mayoría de los menores minusválidos se quedan encerrados en casa, a cargo de una madre que la mayoría de las veces está totalmente desprovista para hacer frente a sus necesidades. Muy raros son los que tienen posibilidad de recibir una educación, sea cual sea la naturaleza y el grado de su minusvalía.
El Consorcio de ONG para los derechos de la infancia (CRC) dirigido por Tierra de hombres, en asociación con dos organizaciones afganas, Aschiana y LKRO, ha hecho de la mejora de las prestaciones suministradas a esta población marginal una prioridad. La intervención del CRC está articulada alrededor de dos ejes: el primero es el acceso a la asistencia, a la educación y a la formación. El segundo es la defensa a nivel comunitario y gubernamental para el reconocimiento de los derechos de la infancia con minusvalías.
Tradicionalmente, el minusválido es un sujeto tabú en Afganistán. Tener un niño o niña que padece una minusvalía, ya sea física o mental, está considerado generalmente como una vergüenza: “se ejerce una gran presión sobre las familias para que mantengan a sus niños y niñas lo más lejos posible de la esfera pública, explica la Sra Leyluma, que trabaja como profesora especializada en Aschiana. Los vecinos se hacen preguntas y juzgan a los padres. Creen que los niños y niñas con minusvalías no respetan las reglas morales, lo que no es aceptado en Afganistán”.
El hacerse cargo de estos menores está considerado en el mejor de los casos como una cuestión de caridad y se deja en manos del buen corazón de donantes generosos. La idea de que el menor minusválido es un ser humano con derechos está todavía lejos de la conciencia colectiva. M. Zazai es el director de AOAD (Accessibility Organization for Afghan Disabled) una organización que ofrece, a demanda del CRC, formación profesional a los niños y niñas minusválidos en la región de Jalalabad, al este del país. Según él, “la población afgana no tiene ni idea de los derechos de las personas minusválidas, o sea que ellos son igualmente miembros de la sociedad. En cuanto al Gobierno, elabora leyes y planes de acción, pero no pone en marcha nada concreto para acudir en su ayuda”.
El trabajo a realizar para hacer evolucionar las mentalidades es considerable: “La acción a escala comunitaria es una etapa esencial, prosigue M.Zazai. Si se toma tiempo en explicar los derechos de la infancia minusválida, la percepción que tiene la gente cambia rápidamente”. Después, enumera las siguientes prioridades de intervención: “Primeramente, hay un gran trabajo para recabar datos a nivel nacional, a fin de evaluar la situación. Dado el silencio que reina sobre esta cuestión, la extensión de las necesidades está por determinar. Después, es preciso mejorar su acceso a la educación y a la formación profesional, para que estos niños y niñas puedan un día llegar a ser adultos independientes. A nivel del acceso a la asistencia, si existen algunas estructuras en Kaboul, en las provincias queda todo por hacer”.
En Kaboul, el centro de Aschiana agrupa a unos cuarenta menores que sufren minusvalías mentales. “Aschiana ha sido la primera y una de las únicas organizaciones afganas que se ocupan de estos niños y niñas, explica la Sra Leyluma. En un primer momento, nos hemos dirigido a los mullah de los alrededores, que nos ha permitido identificar a las familias con menores minusválidos. Ahora, los conductores de Aschiana van a recoger a los niños y niñas a su casa y los llevan al centro, donde siguen las clases y realizan diferentes actividades recreativas, después les dan una comida y les llevan a su casa. Igualmente, enseñamos a los niños y niñas las reglas higiénicas básicas, como vestirse, e intentamos que sean lo más autónomos posible en su vida cotidiana. Paralelamente, efectuamos un gran trabajo junto a las familias a fin de familiarizarles con los cuidados elementales que deben proporcionar”.  
Gracias a una vasta red de interlocutores en los pueblos (Mollahs y Wakils) y de los prestadores de servicios, la acción del CRC a nivel comunitario empieza a aportar sus frutos. En Torkham y sus alrededores, Tierra de hombres, en colaboración con AOAD, ha efectuado una encuesta a fin de evaluar las necesidades que se necesitan para hacerse cargo de los menores con minusvalías. Desde entonces, la organización ha puesto en marcha un sistema eficaz de identificación de niños y niñas que enseguida son reorientados hacia los servicios apropiados suministrados por asociaciones colaboradoras. Por otro lado, 330 niños y niñas siguen o han seguido una formación profesional gracias a AOAD en Jalalabad.
Aunque  estas experiencia en Kaboul y Jalalabad han dado resultados muy positivos, sin embargo son una gota de agua en un océano de miseria y emiten tenue luz sobre la amplitud del trabajo que queda por hacer a nivel nacional. Hasta ahora, el Gobierno parece incapaz de poner en marcha una red de servicios sociales eficaz. A pesar de los grandes esfuerzos para ayudar, no se ha puesto en marcha todavía ninguna estrategia concreta para integrar a los menores minusválidos en el sistema escolar. Es hora de que sobrevenga algún cambio. Las familias (sobre todo las madres) la mayoría de las veces no tienen ni tiempo ni medios para ocuparse de sus hijos: por eso, les dejan vegetar por la casa, sin cuidados ni atención. Queda un largo camino por recorrer hasta que los pequeños afganos con minusvalías sean considerados como lo que son: pequeños niños y niñas que tienen derechos de aprender, de ser valorados, cuidados y ante todo amados.

martes, 19 de julio de 2011

Haití - Payasos sin Fronteras USA prosigue la formación de los equipos psicosociales de Tierra de hombres

El equipo de Payasos sin Fronteras-USA ha ido por tercera vez a Haití para proseguir la formación de los equipos psicosociales de Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh – Terre des hommes) sobre las prácticas del circo y del espectáculo. El objetivo era que los equipos de Tdh puedan enseñar enseguida estas actividades a los animadores/as comunitarios que trabajan en los centros sociales y clubs de infancia. Gracias a esta formación, pequeños y grandes han descubierto el placer de ser una “nariz roja” y hacer reír a sus semejantes. Durante toda la semana, niños, niñas y animadores/as han presentado espectáculos de payasos sobre los derechos de la infancia e incluso sobre el cólera (espectáculos mezclados con preguntas e intercambios con el público). Más de 6.000 niños y niñas y 1.000 adultos han participado en los eventos de estas jornadas.
Según las declaraciones de los menores, “los niños y niñas, incluso los que padecen alguna  minusvalía, tienen los mismos derechos pues ellos tienen boca, corazón y pueden aprender como todo el mundo”. Por su lado, los adultos han reconocido y demandado: “no es preciso esperar al día de la infancia para hablar de sus derechos, es preciso respetarlos todos los días”.
Como cada año, la delegación de Tierra de hombres en Haití se ha reunido con los diferentes actores de la protección a la infancia para celebrar la Semana de la Infancia en Haití. Mesas redondas, emisiones de radio, desfiles, se han dirigido a los niños y niñas, tanto espectadores, como actores. Una oportunidad para compartir las ideas y los conocimientos de las comunidades sobre la Convención de los Derechos de la Infancia y su protección.
Este tiempo de hablar, ha sido la ocasión de recordar el papel y el mandato del Instituto de Bienestar Social y de Investigación en Haití, así como el trabajo de colaboración de este organismo con las ONG, tales como Tierra de hombres. En efecto Tdh trabaja de manera conjunta con IBESR, sobre todo en el trabajo realizado en los centros residenciales para la infancia (documentación de los niños y niñas, búsqueda familiar, mediación y reunificación familiar)
Paralelamente, en las comunidades, esta jornada está definida como colorista y grandiosa. Las actividades lúdicas y deportivas han sido organizadas en el conjunto de las zonas de intervención de Tdh en los departamentos del Oeste y Sur del país. IBERS y Tierra de hombres han inaugurado las festividades deseando unas buenas fiestas a  niños y niñas. Éstos, con narices azules, verdes y rojas, han montado una escena para ofrecer al público momentos de risas y sorpresas. Durante un largo desfile los niños y niñas han reivindicado sus derechos agitando pancartas, llamando a la población a darse cuenta de sus deseos y de sus sueños.

jueves, 14 de julio de 2011

Togo - Los habitantes de Lomé descubren a los menores del Gran Mercado


Con ocasión del Día de la Infancia Africana, los menores que trabajan en el Gran Mercado de Lomé (Togo) con el apoyo de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) han organizado una exposición seguida de una subasta de “batiks” (telas pintadas a mano) realizadas por ellos con esmero. Una buena oportunidad para descubrir el talento escondido de estos hijos/as de las tinieblas.
En el marco de su proyecto de Protección a la Infancia en el Gran Mercado y de las celebraciones del Día de la Infancia Africana, la delegación de Tdh en Togo ha propuesto a los menores que trabajan habitualmente en este mercado que se expliquen fabricando los “batiks”. 15 vendedores ambulantes han participado también en este taller y un decorador de telas (batikeur), Edem Sodjinsi, les ha acompañado en el descubrimiento de este arte.
El objetivo de este taller era ofrecer a los jóvenes una formación a la vez técnica y recreativa, realizando su valoración junto a personas externas. A través del arte del batik, estos menores han podido explicar de forma diferente sus experiencias de la vida diaria. La exposición se ha llamado naturalmente “Autoretrato”.
Entre los numerosos temas evocados por estos aprendices de artista, el maltrato y las malas condiciones de vida han sido las más reflejadas, más como un reflejo de la realidad del país que como vivencia personal. Sin embargo, es preciso subrayar la visión optimista de estos niños y niñas. En efecto, ellos han puesto por delante el espíritu de la solidaridad que reina en el Gran Mercado, predicando la libertad de cada niño o niña de ser dueños de su futuro.
Durante la subasta, la embajadora de Estados Unidos y la Directora General de Protección a la Infancia han honrado a los niños y niñas con su  presencia. Esta tarde ha estado llena de emoción para los menores que, por cierto, algunos de ellos no habían tenido nunca la ocasión de compartir su vida cotidiana con tantos invitados. También se han impresionado por la implicación de los visitantes para mejorar sus condiciones de vida.
Los 240.000 francos CFA (500 Francos suizos) recaudados durante la venta, permitirán ofrecer un aprendizaje a 4 niños o niñas en el oficio de su elección. Y después del éxito de esta actividad, los menores tienen desde ahora la posibilidad de autofinanciarse su formación profesional y de poner en marcha nuevas actividades generadoras de ingresos.

miércoles, 13 de julio de 2011

Menores emigrantes europeos - Recomendaciones


El 26 de mayo de 2011, en el marco del proyecto Mario para la “Protección de los niños y niñas desarraigados”, proyecto dirigido conjuntamente por Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) y otras ONG, se puso en marcha la conferencia Menores migrantes europeos: ¿cuál es su protección?. Este evento fue presidido por la Sra. Mariya Ivanova Nedelcheva (Bulgaria) miembro del Parlamento Europeo y organizado por Tierra de hombres, Save the Children, ECPAT y Nobody´s Children Foundation.
La conferencia intentaba llamar la atención de las instituciones europeas y de los Estados miembros de la Unión Europea sobre la falta de protección de niños y niñas de nacionalidad europea que han emigrado a otro país para trabajar en las calles, bien solos o bien con sus familias.
Un estudio realizado por las ONG miembros del proyecto ha subrayado la vulnerabilidad de los niños y niñas búlgaros en Grecia frente a peligros tales como la trata y la explotación. Basándose en este estudio y en las pruebas de situaciones similares ocurridas en otros países miembros de la Unión Europea (UE) se ha desplegado un debate abierto entre los miembros de los Parlamentos Europeos, los representantes de la Comisión Europea, los gobiernos de Bulgaria y Grecia y las ONG.
Durante este debate, los compromisos positivos adquiridos por la UE para los derechos de la infancia, consagrados en el Tratado de Lisboa y la Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea, han sido reconocidos. Pero la falta de competencia general de la UE para aplicar estos compromisos en los sistemas nacionales de protección de la infancia también ha sido admitida.
Los participantes se han referido a una serie de instrumentos europeos destinados a guiar a la Unión Europea durante los próximos años para promover la protección a la infancia. Entre otros instrumentos, “la Agenda por los derechos de la infancia” de la Comisión Europea es considerada como una base de partida útil, pues define algún número de prioridades políticas y mira cómo integrar los derechos de la infancia en todas las políticas de la UE.
La estrategia “Europa 2020”, recientemente aprobada, y el “Marco de la UE para las estrategias nacionales de integración de los gitanos”, recientemente publicada por la UE, son también pertinentes para abordar la cuestión de los niños y niñas europeos que abandonan su país de origen.
Los colaboradores del proyecto Mario tienen ganas de trabajar sobre estas diferentes políticas y sobre una legislación europea primaria y secundaria apropiada, así como los debates llevados a cabo durante la conferencia, a fin de recomendar las medidas que podrían aportar cambios positivos en la vida de los niños y niñas europeos vulnerables que parten de un país miembro para irse a otro.
Recomendaciones finales: Proyecto Mario - Recomendaciones

martes, 12 de julio de 2011

Burundi - Jóvenes encarcelados celebran el Día Mundial de la Infancia Africana

El 14 de junio de 2011, Tierra de hombres ha permitido a jóvenes encarcelados en la prisión de Bujumbura (Mpimba) celebrar el Día Mundial de la Infancia Africana. Muchachos y muchachas detenidos han preparado juntos un espectáculo al cual han asistido más de 2.000 presos, en el patio de la prisión.
Estos jóvenes han podido explicar ampliamente sus condiciones de vida en la cárcel con una creatividad extraordinaria y un humor contagioso. Las explosiones de risa de los espectadores han despertado incluso la curiosidad de las gentes de los alrededores que trepaban por los muros de la prisión para mirar lo que pasaba en el interior. Por sus cantos, que denotaban esperanza y proyectos, sus bailes sus sketch, los jóvenes prisioneros han sabido traducir la dura realidad de su historia con una perspectiva increíble. Uno de ellos impresionado al ver tantas risas durante las 3h de espectáculo, ha exclamado: “¡He visto diez mil dientes!”
Una pequeña de cuatro años, encarcelada con su madre, ha conmovido a todos bailando ritmos tradicionales. Su pequeña imagen todavía ahora encanta a los espectadores.
El presidente del Tribunal de Gran Instancia de Bujumbura Rural estaba presenta, así como todo el personal de la prisión. El director ha sido un colaborador fiel y no ha dudado en “mojarse” para poner de manifiesto, en su discurso, la necesidad urgente de respetar los derechos de los detenidos y en particular los de los niños y niñas.
Esta jornada ha sido el resultado de tres semanas de trabajo del equipo de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) en Burundi: tres semanas de retos, valor y de aprendizaje para estos jóvenes que han sabido hacerse respetar y ofrecer a todos los presos un “día normal”.
El equipo de Tierra de hombres da las gracias sinceramente a Colette Gallay, asesora en reinserción comunitaria, al Profesor François Diassi, el profesor en prácticas Egide Uwimana de la Universidad de Lyon y Damien Demaison, por su implicación en la preparación y entrenamiento de los equipos. El delegado de Tdh Burundi ha aprovechado también para “dar las gracias sinceramente a todo el equipo de Tdh por haber realizado esta jornada que ha conmovido los espíritus más allá de Tdh. ¡Bravo a Todos!”.

viernes, 8 de julio de 2011

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU adopta un nuevo mecanismo para denunciar las violaciones de los derechos de la infancia

El Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra ha adoptado el proyecto final del protocolo facultativo por el que se estable un mecanismo para denunciar las violaciones de los derechos de la infancia, preparado por un grupo de trabajo intergubernamental durante diez días, entre diciembre de 2010 y febrero de 2011. El nuevo protocolo permitirá al Comité de los Derechos de la Infancia examinar las denuncias hechas por niños y niñas y sus representantes alegando la violación de sus derechos.
No podemos más que aplaudir esta decisión”, ha declarado Anita Goh, encargada del informe para el Grupo de ONG en la Convención de los Derechos de la Infancia, que coordina la campaña internacional con el nuevo mecanismo. “A pesar de algunas omisiones lamentables en el texto final, como la supresión del mecanismo de denuncias colectivas, se trata de una oportunidad única para traducir al derecho internacional el compromiso adoptado por los Estados de proteger y respetar los derechos de la infancia
El Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas primeramente había mandado al grupo de trabajo intergubernamental “explorar la posibilidad” de elaborar un nuevo protocolo facultativo en junio de 2009. En marzo de 2010, el Consejo había vuelto a mandar al grupo de trabajo para que elaborase en diez días como máximo este protocolo facultativo.
Este nuevo protocolo constituye una importante señal por parte de la comunidad internacional y enseñar que los niños y niñas son también ellos mismos los poseedores de los derechos, que tienen el derecho de presentar denuncias a nivel internacional cuando no hay recursos efectivos disponibles en su propio país”, ha declarado Sra. Goh. “Nosotros vamos a continuar nuestro trabajo a fin de que este texto final sea adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas este otoño y nos alegramos del lanzamiento de una nueva campaña de ratificación”.
El proyecto final del protocolo facultativo será remitido a la Asamblea General de Naciones Unidas para su adopción final en diciembre de 2011.
La Convención Internacional relativa a los Derechos de la Infancia es el único tratado fundamental relativo a los derechos humanos que no dispone de un mecanismo para denunciar.
Una coalición de más de 80 ONG internacionales y nacionales, apoyada por más de 600 organizaciones en todas las regiones, ha efectuado un trabajo de presión importante para la creación de este nuevo mecanismo desde 2001. La coalición está dirigida por Sara Austin (Visión del Mundo) y Peter Newell (Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children) y coordinado por Anita Goh (Grupo de ONG para la Convención de los Derechos de la Infancia). L aFederación Internacional de Tierra de hombres es un miembro activo de esta coalición.
Un procedimiento de denuncias o de “comunicaciones” permite a los individuos, a los grupos o a sus representantes, que afirman que sus derechos han sido violados por un Estado que forma parte de la convención,  presentar una comunicación ante el Comité de Naciones Unidas, si el Estado encausado ha aceptado este procedimiento.

jueves, 7 de julio de 2011

Las víctimas de la crisis iraquí



Desde 2007, la Comisión Europea ha entregado cerca de 96 millones de euros de ayuda humanitaria para acudir en ayuda de las víctimas de la crisis iraquí. El Servicio de Ayuda humanitaria de la Comisión Europea, más conocido como ECHO, financia los proyectos de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) destinados a los refugiados iraquíes en los países limítrofes como Siria, Jordania  y  Líbano. Estos proyectos se han puesto en marcha con la colaboración de Tierra de hombres Siria, la Congregación Hermanas del Buen Corazón en Siria e INSAN en Líbano. Entrevista con Heinke Veit, responsable de comunicació de ECHO, en Amman (Jordania).
¿Cómo funciona esta ayuda?
Desde 1994, ECHO financia las operaciones de ayuda a las víctimas de las catástrofes naturales y de los conflictos fuera de la Unión Europea. Nosotros distribuimos los fondos a las organizaciones internacionales, a las ONG, a las agencias de la ONU, a la Cruz Roja y al movimiento de la Media Luna Roja. Estas son todas las organizaciones que han puesto en marcha proyectos de ayuda para apoyar a los desfavorecidos. Y esto es justamente el caso de los refugiados iraquíes de los cuales se ocupa Tierra de hombres
¿Y en qué nos atañe esto a los ciudadanos europeos?
Europa no está solo fundamentada sobre el euro y el mercado común sino sobre los valores comunes. Uno de ellos es la solidaridad hacia los que no pueden ya avanzar solos. La ayuda que nosotros dispensamos es la expresión de esta solidaridad. El apoyo psicosocial a los refugiados iraquíes y en particular a los niños y niñas es muy importante.  
¿Qué es lo que ha llegado a estas familias?
Las familias han debido abandonar Irak en circunstancias extremadamente difíciles, durante una situación de guerra, lo que es muy traumático, tanto para los adultos como para niños y niñas.
Para asegurar que estos menores tengan un futuro y que un buen día puedan ser independientes e incluso ayudar a sus familias, es esencial que se les dé la posibilidad de emprender una nueva vida. Esto implica también una buena integración aquí en Jordania o en Siria. Este trabajo es el que realiza Tierra de hombres con psicólogos. Estas personas han vivido experiencias similares y saben cómo hablar y como tratar a los niños y niñas. Ellas saben cuáles son las preguntas adecuadas que deben hacer a niños y niñas para que ellos se abran, cuales son las actividades adecuadas que deben realizar con los menores para que ellos se sientan a gusto y que a través de estas actividades puedan hacer frente a sus miedos.
Reportaje y fotos: François Struzik, www.imageofdignity.org

martes, 5 de julio de 2011

Refugiados en Siria-Jordania - “Para que nuestros hijos e hijas tengan una vida mejor”

Con la huida y el exilio, las familias iraquíes han abandonado algo más que su casa, su país y su entorno. Han perdido su identidad, su confianza se desmorona y se cae en la desesperanza. El apoyo de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) es importante para remontar esta adversidad y empezar una nueva vida en Siria o Jordania.
Reportaje de Françcois Struzik, www.imageofdignity.org
Una familia alojada en el tejado de un inmueble en Damas, en una habitación de bloques de hormigón abierta a los cuatro vientos. La lluvia entra en la habitación. El padre originario de Basora ha desaparecido. Debido a la violencia, la madre ha abandonado Irak con sus dos hijos. Desde su exilio está siempre sola y no se atreve a hablar con nadie.
El centro de Tierra de hombres en Siria es el único lugar donde ella puede hablar de sus preocupaciones y de sus temores. En el transcurso de las sesiones con el psicólogo, ha adquirido confianza en sí misma. Estos momentos le sirven de acogida donde puede desahogar su angustia.
Violencia y desapariciones
La guerra de Irak de 2003 no solo ha golpeado a Irak sino que ha afectado también a sus vecinos. Siria y Jordania han llegado a ser los dos principales países de acogida de los refugiados que huyen de la violencia del conflicto. Los relatos de las familias refugiadas iraquíes testimonian la violencia, las desapariciones de parientes, secuestros, torturas, asesinatos de adultos, niños y niñas. El regreso a Irak es inviable para la mayoría de ellos, algunos lo han intentado y han debido huir otra vez.
Según las estimaciones de la Alta Comisaria para los Refugiados (HCR) de Naciones Unidas, cerca de dos millones de iraquíes han buscado refugio fuera de su país. Se estima que entre 1,2 y 1,4 millones de iraquíes viven actualmente en Siria. En Jordania, entre 500.000 y 700.000, o sea más del 10% de la población son refugiados iraquíes. Estos refugiados no se benefician de un estatus legal, pues ninguno de los dos países ha firmado la Convención sobre los Derechos de los Refugiados que garantiza protección a las personas víctimas de los conflictos. Ellos viven en situación extremadamente precaria sin acceso legal al mercado de trabajo.
Desde 2007, Tierra de hombres, en colaboración con Tierra de hombres Siria y la Congregación de las Hermanas del Buen Corazón, aportan una asistencia psicológica a niños y niñas iraquíes refugiados en estos países limítrofes. En los tres centros, las familias encuentran psicólogos y trabajadores sociales con quien discutir su situación y además les evalúan sus necesidades.
Vivir en el miedo y la soledad
Mohammed vive con su mujer y sus cuatro hijos en un barrio popular de Damas. Formaba parte de la guardia republicana iraquí y fue secuestrado y torturado después de la caída de Saddam Hussein. Sus tres hermanos han sido asesinados. Incluso en Damas, ha recibido amenazas y vive con el temor de que sus agresores le encuentren. También sufre depresión y pérdida de memoria. Además, la familia reside ilegalmente en Siria pues tendría que contactar con las autoridades iraquíes para obtener un pasaporte. Sin papeles, los niños no van a la escuela y salen lo menos posible. El centro de Tierra de hombres les ofrece la única oportunidad de encontrarse con otros niños y niñas.
En el centro de actividades de la Congregación de Hermanas del Buen Corazón, uno de los colaboradores de Tdh en Siria, se encuentra el Sayeda Zeinab en este mismo barrio accesible a los refugiados iraquíes. Como todos los lugares donde hay iraquíes en Siria, el centro está cerrado al exterior (sin ventanas) para que sea un lugar de expresión protegido para los niños y sus familias. Ayudados por psicólogos y animadores, los niños pueden crear vínculos durante los talleres de danza, teatro, dibujo, bricolaje, juegos y deportes. Los talleres trabajan sobre algunos aspectos identificados durante las conversaciones y consiguen por un momento que los niños salgan del círculo familiar que a veces está muy encerrado en sus problemas.
Actividades para niños y niñas
Souha, psicóloga de Tierra de hombres, explica que “los sainetes están interpretados por los niños, el papel les estimula a explicarse y a ponerse en el lugar de otros”. Los talleres de bricolaje son muy apreciados, incluso por los adolescentes, que tienen pocas oportunidades de hacer recortables y collages, de crear. En el patio de una escuela vecina al centro, se organizan juegos y deportes. Estas actividades psicosociales y recreativas obtienen rápidos resultados en el bienestar de niños y niñas.
En cuanto a los adultos, frecuentan grupos de apoyo de mujeres, de hombres o padres y madres juntos, según los temas tratados. Durante los encuentros, la psicóloga trabaja sobre asuntos a veces poco abordados por las familias, a fin de que los debates penetren lentamente en el círculo familiar: relación madre-nuera, violencia hacia los niños y niñas, agresividad…”No es habitual hablar en grupo de estos temas”, comenta Souha. “Algunos me han dicho que está muy bien poder abrir su corazón. Esto les da una actitud mejor en la vida y con los niños y niñas”.
Abu Ahmed tuvo que abandonar Irak con su mujer y sus cinco hijos hace 5 años. Después de haber sido atacado y herido por los milicianos decidió refugiarse con su familia durante algunos meses. Pero durante ese tiempo su casa fue saqueada y el retorno no es ya posible. Actualmente forma parte de estos grupos de debate que le permite disminuir su estrés y su soledad. Las actividades para los niños y niñas les ofrecen una socialización que habían perdido totalmente con el desarraigo. Están pendientes de irse a Europa o a Australia.
Llegar a ser actor del cambio
Otros, como Athir, han escogido salir adelante e integrarse en su comunidad de acogida. En 2006, su casa es objetivo de un tiroteo y es amenazado por la policía iraquí. El miedo es tan fuerte que cuando su mujer embarazada comienza a sangrar, deciden ponerse a cubierto en Jordania. Pensando en no volver hasta pasado algún tiempo, viven de sus ahorros y no se instalan. Después de 15 meses, deben cambiar su modo de vida, encontrar un barrio más pobre. Athir trabaja para un mercader de legumbres y busca la ayuda de organizaciones como Tierra de hombres. Él frecuenta con su mujer y sus dos hijos el centro de Tdh en el barrio de Amman. Ha llegado a ser voluntario, ha comprendido la necesidad de ayudar a otros y la satisfacción que esto aporta. Su estatus de voluntario le hace cambiar su papel de asistido al de actor de su vida. 
Los refugiados en cifras
8 años después de la guerra, la inseguridad y la falta de acceso a la asistencia y a la educación colocan todavía a los iraquíes en el camino del exilio:
- En Siria, son más de un millón.
- En Jordania, entre 500.000 y 700.000, o sea, más del 10% de la población.
- 30% de los niños y niñas iraquíes no están escolarizados, fundamentalmente por razones económicas.
Tdh en Siria y Jordania
- 2007: comienzan las actividades psicosociales y de salud mental.
- 3 centros: uno en Amman y dos en Damas.
- 3.000 niños, niñas, adolescentes y adultos se han beneficiado de la ayuda en 2010.
- 2010: nuevo proyecto de justicia para menores.

lunes, 4 de julio de 2011

El kit de formación “Keeping the children safe” está disponible en versión albanesa


El 13 de junio de 2011, el anfiteatro de la Biblioteca Nacional de Kosovo ha visto el lanzamiento de este kit de formación, por la Federación Internacional Tierra de hombres,  la Coalición  Keeping the children safe y la delegación de Tdh Kosovo. Este kit de formación, destinado a garantizar la protección infantil, ahora ha visto la luz en lengua albanesa, después de haber sido editada en otros seis idiomas.
Estaban presentes varios miembros oficiales, que garantizan un verdadero compromiso para mejorar la condición de niños y niñas en Kosovo: Ministros, representantes del Gobierno, organizaciones internacionales, no gubernamentales, locales y diversos grupos de interés. Todos han querido aprovechar la ocasión de familiarizarse con el kit de formación. El Ministro adjunto de Justicia, el consejero político del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, así como un parlamentario del Parlamento de Kosovo, han declarado garantizar que esta iniciativa tendrá todo el apoyo de las instituciones kosovares para desarrollar una protección a la infancia efectiva en su país.
Peter Brey, Secretario General de la Fundación Tierra de hombres (Tdh - Terre des hommes), ha insistido sobre el hecho de que este kit de formación es un pack completo que comprende todos los estándares y el material necesario para formar y equipar a todos los profesionales implicados en la protección a la infancia en el mundo. El Secretario General ha recordado también que “no estamos solos trabajando en este campo, el kit de formación es mérito de todas las personas y colaboradores que trabajan para proteger a la infancia”.
Después de la ceremonia varios alumnos de diferentes escuelas de Pristina han dado las gracias a todos los participantes con un concierto.
75 profesionales que trabajan en el campo de la protección a la infancia, venidos de Kosovo, Albania, Rumania y Moldavia, han participado en una “formación de formadores” que les permita aprender de otros a poner este kit de formación en práctica. El kit puede ser descargada en la web de la coalición Keeping Children Safe.

viernes, 1 de julio de 2011

Togo - Los menores reintegrados ¿qué han conseguido dos años después?

La delegación de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) en Togo realiza cada año un seguimiento para saber lo que se ha conseguido con los niños y niñas que han acudido al Centro Oasis, centro de acogida para jóvenes víctimas del maltrato. De los 613 menores acogidos en 2008, 181 de ellos han sido seleccionados para este seguimiento.
El objetivo de todo trabajo de reintegración con niños y niñas víctimas de maltrato es asegurar que dos o tres años después de la acogida, estos menores vivan siempre en un entorno protector y tengan acceso a los derechos fundamentales y a oportunidades de desarrollo. Para confirmar este objetivo, un jurista, un psicólogo y trabajadores sociales de Tdh se han aplicado en analizar la situación actual de una parte de los niños y niñas que se han beneficiado de la ayuda de Tdh en 2008.
El análisis de la situación de cada menor ha dado resultados muy adecuados en materia de trabajo social con una tasa de reintegración conseguida de 132 niños y niñas. Más de 2 menores de cada tres acogidos en situación de crisis en el Centro Oasis viven ahora en mejores condiciones, lejos de los problemas que hayan tenido en el pasado. Este logro es debido sobretodo al apoyo de las familias o de los tutores para que los menores puedan cumplir sus proyectos individuales y el seguimiento ejercido por Tierra de hombres.
Sin embargo 38 menores viven todavía en una situación frágil y necesitan apoyo de Tdh. En cuanto a los demás, desgraciadamente 7 de ellos han desaparecido y tres han fallecido.
Gracias a este análisis, Tdh identificará los progresos que deben realizarse todavía para poder ayudar a un máximo de niños y niñas: trabajar sobre diferentes alternativas en cuanto a escoger el lugar de reintegración; reforzar las capacidades de los colaboradores de Tdh; prevenir y estudiar con los menores los riesgos que pueden tener en su lugar de reintegración; intensificar la formación sobre educación sexual junto a las jóvenes a fin de prevenir mejor los embarazos precoces.