viernes, 29 de abril de 2011

Afganistán - El infierno de las calles de Torkham

Después de la encuesta en las calles de Kaboul, el equipo de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) ha ido a Torkham en su recorrido para evaluar la situación de los niños/as trabajadores. Situada en la frontera entre Afganistán y Pakistán, Torkham es una plataforma comercial mayor. La vida allí es particularmente difícil para algunos niños y niñas a los que la pobreza familiar les obliga a trabajar en las calles. Sometidos a los riesgos de violencia y de abuso, viven en las condiciones más deplorables: según la UNHCR, solo el 50% de los hogares de la ciudad se benefician del acceso al agua potable y los servicios de salud son extremadamente raros.
Tdh, a través del Consorcio para los derechos de la infancia que dirige, ha salido al encuentro de 753 niños/as, de los cuales 23 son niñas que trabajan en las calles de Torkham; algunos están allí desde hace una semana, otros desde hace seis años. Con edades entre 7 y 18 años, los muchachos entrevistados tienen una media de edad de 13 años mientras que las muchachas tienen solo 7 años. Solo el 2% de los niños son de Pakistán. Esta creciente mayoría de niños afganos es debido al gran número de refugiados en esta zona fronteriza que sufren dificultades financieras importantes.
Muchos niños y niñas no han podido explicar exactamente lo que hacen en las calles. Sus ocupaciones son diversas: mecánica, transportes, pequeños ayudantes en talleres, tiendas, hoteles…Muchos se encargan de recoger chatarra o leña que venden o llevan a sus casas, mientras que otros mendigan en las calles o están implicados en cualquier clase de tráfico entre Afganistán y Pakistán.
Sus ganancias varían de día en día, según las actividades que realicen. La mayoría gana entre 100 y 150 rupias diarias (entre 1,20 y 2 dólares), algunos no ganan absolutamente nada, pues trabajan con alguien de su familia: padre, hermano o tío. El tráfico de mercancías por la frontera es muy evidente y lo que más les reporta. Un tercio de los niños interrogados pasan las noches en Torkham: en habitaciones que han alquilado, en su lugar de trabajo o en la calle.
Solamente el 14% de los niños/as van a la escuela: incluso algunos pagan su matrícula con los ingresos de su trabajo. Los otros 650 niños/as, muchos no han ido jamás a la escuela porque sus familias son demasiado pobres para cubrir los gastos, o tienen necesidad de su ayuda financiera en casa. Las escuelas pueden también estar demasiado lejos de su casa, o incluso simplemente no existir en algunas regiones. Los niños y niñas también han experimentado una falta de interés por la escuela, lo que a menudo va unido a una baja autoestima. A veces, también es la mala calidad de la enseñanza lo que aleja a los niños/as de la escuela. A menudo los maestros no tienen formación para apoyar a los niños/as de la calle que rápidamente están tentados a no acudir a cursos que no están adaptados a su situación. 
Desde hace largo tiempo en esta región, es común enviar a los niños/as a trabajar, bien porque la familia no tiene bastante dinero para sobrevivir, bien porque el jefe de la familia ha muerto. Convencer a los niños/as y a sus padres es una tarea muy difícil pues esta práctica está profundamente arraigada y aceptada. Por lo tanto, lo que sufren en las calles es extremadamente nefasto para su bienestar, además de peligroso para su supervivencia. Sufren de una gran pobreza y de condiciones de trabajo matadoras. Su salud está amenazada por trabajos inadaptados a su condición y por la falta de acceso al agua limpia y a los servicios de asistencia. Por otra parte están sometidos a grandes riesgos de abuso y violencia por sus empleadores, mientras pasan la noche en su lugar de trabajo con adultos o trabajando en los hoteles.
En 2006, Tdh había realizado el mismo tipo de estudio. En consecuencia, 115 niños/as pudieron ser reintegrados en sus familias, y retomar el camino de la escuela. Pero actualmente, esta encuesta prueba que los niños y niñas son animados por sus familias, demasiado pobres, a volver a las calles de Torkham. Por lo tanto, se debe apoyar también a los padres, a fin de que encuentren otras maneras para responder a las necesidades financieras de sus hogares. Las actividades ya desarrolladas para proteger a estos niños y niñas serán reforzadas para  poder ayudar a más niños/as. Tierra de hombres y sus colaboradores dirigen tres centros en Torkham donde los niños/as pueden reunirse para jugar juntos y recibir una educación básica, principalmente sobre sus derechos, y los principios fundamentales de higiene. Grupos de niños/as y los comités de protección (que reúne a padres, madres, educadores, Mullah y líderes comunitarios) se han creado igualmente con la tarea de informar a los niños y niñas, a los padres, madres y a las comunidades sobre los peligros de la calle y proponer soluciones alternativas. Tdh trabaja también junto a las autoridades del país, organizaciones humanitarias nacionales e internacionales a fin de que todos los niños/as puedan estar a cargo de ellos y que padres, madres e hijos puedan acceder a los servicios básicos (agua, salud, protección, trabajo…)

miércoles, 27 de abril de 2011

Burundi - Apoyo a la Administración de Justicia Juvenil

En ausencia de un sistema judicial para menores en Burundi, Tierra de hombres (Terre des hommes) quiere poner en marcha paliativos a nivel del sistema judicial, de la justicia y de la comunidad que permitan asegurar el respeto de los estándares internacionales en materia de justicia para menores consagrados en la Convención de los Derechos de la Infancia que Burundi ratificó en 1990.
Con ello se pretende que en la zona de intervención del proyecto, el 50% de los menores en conflicto con la ley se encuentren protegidos por mecanismos que se dirijan a evitar la privación de libertad abusiva y favorecer medidas educativas y de reinserción.
Estamos trabajando para conseguir que:
- Los derechos del menor en la fase policial sean respetados.
- Se ponga en marcha un sistema que garantice el respeto de los derechos de los menores a nivel de la fase judicial.
- La reinserción del menor resulte asegurada por las estructuras comunitarias con el apoyo del conjunto de la comunidad.
La población beneficiaria directa e indirecta es la siguiente:
1. Niños y niñas menores de edad en conflicto con la ley.
No es posible determinar el número exacto de menores beneficiarios del proyecto en este momento, pero realizando una proyección a partir del número de menores detenidos actualmente (508), podemos indicar una cifra de 200 niños y niñas.
2. Beneficiarios indirectos: las autoridades judiciales de los Tribunales “de Grande Instante” de Bujumbura, Gitega y Gnozi y las autoridades policiales correspondientes (policía judicial y penitenciaria).
Colaboran además con el proyecto las instituciones públicas con competencia en Justicia Juvenil (Ministerio de Justicia, Ministerio de la Seguridad Publica y Ministerio de la Solidaridad Nacional, de los Derechos de la Persona Humana y del Género), organizaciones y agencias internacionales vinculadas con el tema (UNICEF, ONUB, OHCDH) y varias asociaciones locales.

martes, 26 de abril de 2011

Haití - Inauguración de la Unidad Materno-infantil en Petit Gôave

El mes de marzo de 2011 se ha visto marcado por la inauguración en Petit Gôave de un centro médico para hacerse cargo de la desnutrición severa, construido y administrado por Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes), con el apoyo del Ministerio de Salud Pública de Haití.
El último año, las clínicas móviles que las ONG han desplegado en la región al día siguiente del seísmo, han sacado a la luz la falta de lugares para hacerse cargo de los niños y niñas que sufren desnutrición aguda severa y complicaciones. La mayoría de los casos detectados por los equipos de Tierra de hombres, Médicos del Mundo Suiza y también del Cuerpo Internacional Médico, fueron remitidos hacia una Unidad de estabilización nutricional en Los Cayos dirigida por Tierra de hombres y situada a más de tres horas de camino.
La mayoría de las instalaciones del Hospital Notre Dame de Petit Gôave habían resultado fuertemente  dañadas o se encontraban fuera de uso después del seísmo, en una construcción provisional, sobre una parcela contigua al hospital, donde se ha instalado la Unidad Materno-infantil. Esta unidad se ha creado gracias a un acuerdo entre Tdh, Médicos del Mundo Suiza y el Ministerio de Salud Pública.
De aquí a un año, su gestión será retomada por Médicos del Mundo. Entonces, una única organización será suficiente para cubrir las necesidades de esta zona. La reconstrucción del Hospital de Petit Gôave ha sido planificada por las agencias internacionales. La Unidad Materno-infantil se integrará en los nuevos edificios y su gestión será realizada por el Ministerio de Salud Pública.
Cuidado médicos
La Unidad Materno-infantil tiene una capacidad de 15 camas. Los niños y niñas están acompañados por uno de sus padres o por un familiar que participa en las tareas domésticas necesarias o para el bienestar de cada uno. La duración de la estancia del niño/a difiere según su estado de salud, se escalonan de una a seis semanas. Una vez se ha estabilizado el estado de salud del niño/a, es remitido a uno de los Puestos Terapéuticos Ambulatorios administrados por Médicos del Mundo Suiza, donde proseguirá su camino hacia la curación. 14 miembros de personal se han beneficiado de un contrato con Tierra de hombres, dos enfermeras se han puesto a disposición gracias a Médicos del Mundo Suiza y un médico gracias a Médicos del Mundo España que intervienen en las consultas médicas.
Apoyo psicosocial
La Unidad Materno-infantil dispone también de una sala de vigilancia para los niños/as y sus acompañantes. Dos animadoras tienen como objetivo favorecer el desarrollo psicomotor del niño/a, restaurar y/o mejorar los lazos entre la madre y el niño/a y reforzar las capacidades de los padres para jugar u ocuparse de sus hijos/as.
Apoyo psicológico
Una psicóloga está presente todos los días. Ella acompaña a las madres en sus relaciones con sus hijos/as, les aporta un apoyo psicológico en función de las necesidades identificadas e intervienen en los casos de situaciones conflictivas o de tensión. También aporta apoyo a las animadoras en sus actividades cotidianas y ayuda a los cuidadores en la gestión del duelo en caso de defunción de un niño/a.
Protección del menor
Un trabajador social destinado a la Unidad Materno-infantil colabora con la psicóloga. Su papel es el de facilitar el regreso de las familias al seno de su comunidad. Se ocupa también de evaluar los obstáculos persistentes que no permiten el buen desarrollo del niño/a y puedan entorpecer su bienestar. Un sistema de enfermeras se ha puesto también en marcha para los niños/as huérfanos/as.

martes, 19 de abril de 2011

Nigeria - Semana de la salud y de la higiene en las canteras de piedra

Tierra de hombres (Tdh Ayuda a la infancia – Terre des hommes) trabaja desde hace más de tres años en las canteras de piedra de Abeokuta, en Nigeria, donde cientos de niños, la mayoría emigrantes de Benin, son contratados para efectuar un trabajo agotador a lo largo de todo el día.
El equipo de Tdh vela por la salud y la protección de estos niños: les encuentran, les aconsejan, les cuidan, convencen a sus patrones de que les aseguren unas condiciones de trabajo aceptables. Informan a estos niños de otros caminos a seguir y les ayudan a que puedan salir de este trabajo, principalmente dándoles los medios para poder realizar formaciones profesionales.
La última semana, como cada tres meses, un equipo médico ha pasado por las canteras instaladas en Abeokuta, en el municipio de Zakpota, en Nigeria. Han atendido en consulta a 110 niños. La mayoría sufría enrojecimiento sospechoso, dolores en oídos y  cuerpo y de malaria. Actualmente son atendidos y cuidados por el equipo médico de Tierra de hombres. También se han distribuido “kits de higiene” a los niños que trabajan en estas canteras: jabón para el cuerpo y para la colada, cepillo de dientes, dentífrico, pequeños zapatos y ropa interior.
Este tipo de intervención permite también a los equipos entrar en contacto con los niños, poder hablarles y escucharles. Los niños comparten sus preocupaciones, sus miedos, sus deseos. Y los trabajadores sociales les dan, individualmente o en grupo, consejos para que puedan emprender una nueva vida, y garantizarse un mejor porvenir.

sábado, 16 de abril de 2011

Comprometidos en la lucha contra la explotación y trata infantil

Tierra de hombres-Ayuda a la infancia (Tdh – Terre des hommes) está comprometida en la lucha contra la trata infantil desde 2001 y guiado por la evidencia de que “el niño/a no es una mercancía” hace de esta lucha uno de sus ejes prioritarios. En el mundo actual, Tdh está trabajando activamente en una decena de casos de redes de tráfico.
Las cifras comúnmente admitidas varían entre 300.000 y 1,2 millones de niños y niñas victimas cada año. Arrancados de su entorno familiar y protector, son desplazados hacia regiones desconocidas para ser explotados sexualmente o como mano de obra barata, dócil y servil. Sus derechos más fundamentales son pisoteados. Algunos de ellos pierden toda dignidad humana llegando a ser propiedad de otro ser humano. Esto tiene un nombre: esclavitud.
La comprensión del problema por Tdh va más allá de una simple denuncia de prácticas perversas y criminales. Debido a su experiencia, Tierra de hombres nota que la trata infantil es a menudo el resultado de una desestructuración social o la consecuencia de una organización social desigual. Cada situación es una combinación particular de diferentes factores (pobreza, escasez o ausencia de un sistema de protección a la infancia, cuidados fundamentales no cubiertos, movimientos migratorios, discriminación de género, etc.) que desencadenan estas graves violaciones de los derechos de la infancia.
La acción de Tierra de hombres-Ayuda a la infancia
Tdh combate sin descanso esta práctica inhumana. Su intervención se inscribe en el espíritu de la Convención de los Derechos de la Infancia. Cada acción busca reforzar y completar la protección del niño/a ya existente y las defensas puestas en marcha por algunos miembros de la comunidad afectada, así como la de otros protagonistas exteriores (organizaciones nacionales o internacionales).
Tdh interviene contra una decena de flujos de tráfico (desplazamiento de niños y niñas de una región a otra para explotarlos) y busca reducir el número de menores desplazados para la explotación (prevención) y proteger a los niños/as que son ya victimas (asistencia a las victimas). Nuestra intervención se realiza en diferentes etapas del proceso del tráfico. En lo más alto –en los lugares de origen de los niños y niñas, el corazón del problema- en los lugares de desplazamiento y sobre todo de explotación, y más abajo – en los lugares donde vive el niño/a cuando abandone la situación de explotación.
Además, Tdh se proclama embajador de las victimas. En el marco de las alianzas formales o puntuales y sobre la base de sus resultados sobre el terreno (lecciones aprendidas, éxitos pero también fracasos) Tdh busca convencer a las autoridades, prescriptores, gran público y comunidades a las que les concierne que la trata infantil no es una fatalidad y que los cambios de fondo a niveles macro (nacional, regional o internacional) pueden cambiar la vida de cientos de miles de niños y niñas.
Esto es así, desde 2002, con nuestra campaña anual de búsqueda de fondos, que propone a la población apoyar nuestra acción contra la trata infantil.
A nivel de agrupación de Tdh, la campaña internacional contra la trata infantil se ha llevado a cabo bajo la coordinación de la Federación Internacional de Tierra de Hombres desde 2001, con la participación de cerca de un millar de ONGs locales y nacionales y combina actividades de sensibilización, de incidencia política y de ayuda directa a las víctimas en más de 20 países. Nuestros proyectos

Documentos:
- Tdh lucha contra la trata infantil: fr, en
- Las rutas de la trata de personas desde sus víctimas: es
- Childtrafficking.com: librería digital
- Estudio de Tdh-Ayuda a la infacia - ¿Niños no deseados en Europa?: fr, en

jueves, 14 de abril de 2011

La exposición fotográfica "Another Me - El Otro Yo" - Transformación del sufrimiento en energía

La exposición fotográfica presenta retratos de mujeres y muchachas jóvenes que escaparon del tráfico y la prostitución. Son visiones imaginativas de las mujeres sobre sí mismas como  humanas, animistas  y seres divinas de poder, amor, venganza y libertad.
En un proyecto único concebido y puesto en marcha por Tierra de hombres, el fotógrafo Achinto Bhadra y el consejero Harleen Walia dirigieron a 126 muchachas y mujeres por un viaje curativo de transformación psicológica. Los retratos de Achinto registran a las supervivientes de tráfico las visiones imaginativas de ellas mismas como humanas, animistas y seres divinas de poder, amor, venganza y libertad.
Estas no son historias de tráfico y prostitución. Estas son las historias de vulnerabilidad. Ellas dejan constancia de cómo la frágil red de protección de una niña se rompe por la violencia doméstica, la pérdida de un padre, madre o un prematuro matrimonio, y cómo aquella vulnerabilidad es explotada por maridos, tías y tíos, vecinos y finalmente, propietarios de burdeles. Las historias nos llevan más allá de la pobreza como “la causa del tráfico”, para muchas de las niñas, aunque pobres, la infancia era feliz. En cambio, nosotros vemos repetidamente la disfunción familiar, el chismorreo del pueblo, la poligamia y la confianza inmerecida como la causa de la caída de una joven en una situación sumamente vulnerable, de la cual el traficante se aprovecha fácilmente.
Sus historias no se fijan en sus vidas en el burdel. La mayoría no quiso hablar de ello. Ellas quisieron contar como llegaron y lo que les hicieron. Estas son historias de resistencia y derrumbamiento. Algunas muchachas y mujeres en Sanlaap tienen una fuerza increíble, luchando, empujando contra una sociedad que las ha explotado; unas están inertes, mudas, dañadas severamente por la experiencia del burdel. 
Muchas han pasado años en el centro de acogida después de su rescate, víctimas del retraso de la ley. Otras están en el centro porque no tienen ningún lugar seguro a donde ir. Son demasiado jóvenes, o quizás mentalmente o físicamente discapacitadas, o rechazadas por sus familias porque eran prostitutas… o buscadas por sus familias para que puedan ser enviadas de nuevo a la prostitución. 
Cuando ellas alcanzan los 18 años y sus casos en los tribunales terminan, casi todas son libres para dejar el centro de acogida. Sus historias raras veces hablan acerca del futuro. Para muchas, es incierto y espantoso. Sus destinos son historias futuras.
La exposición de fotografía "El Otro Yo " está ahora disponible en el sitio web www.anotherme.org

lunes, 11 de abril de 2011

Fiesta infantil solidaria en Galicia

El día 16 de abril de 2011, en A Coruña, celebraremos una fiesta infantil solidaria a beneficio del programa de salud “Viaje hacia la vida”, con la colaboración del Centro Comercial Los Rosales, donde se celebrará el evento, y Axiña.
Los niños y niñas podrán disfrutar en la fiesta de atractivos juegos, hinchables, globoflexia y papiroflexia por coco en horario de 12.00h a 14.00h y de 17.00h a 20.00h. 
Y el voluntariado de Tierra de hombres estará presente a través de un stand informativo para dar a conocer sus actividades.

domingo, 10 de abril de 2011

Tierra de hombres participa en la Semana Mundial por la Educación - SAME 2011

La Fundación Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) está participando junto a otras entidades y ONGs en la Semana Mundial por la Educación - SAME 2011, en el marco de la Campaña Mundial por la Educación, que tendrá lugar entre el 11 y el 17 de abril.
Durante la primera semana de marzo Tdh ha realizado ocho ponencias para el alumnado de primer y de segundo de la ESO del IES Leonardo da Vinci (Madrid) sobre los Derechos de la Infancia y la importancia de la Educación para el pleno desarrollo de los niños y de las niñas, en especial en la situación de desigualdad que enfrentan las niñas y mujeres para acceder a la educación.
En total, 204 estudiantes y ocho docentes han sido sensibilizados por el equipo de voluntariado Tdh Juventud a través de charlas participativas, en las cuáles cada alumna y alumno han conocido la situación de la infancia en el mundo, las dificultades que un gran número de niñas y niños afrontan para acceder a una educación de calidad, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, además de también haber sido animados a participar en la SAME 2011.
Al profesorado se le ha entregado una guía didáctica para seguir trabajando en clase el tema de la campaña e invitado a sumarse al acto La Gran Historia.
¿Sabías que de los 67 millones de menores que no tienen acceso a la escuela, el 54% son niñas? ¿Y que de los 759 millones de personas adultas que no saben leer ni escribir, dos tercios son mujeres? ¿Quieres, como nosotras y nosotros, que eso cambie?
Os escribimos para animaros a que también os suméis a esta campaña mundial por el derecho a la educación primaria universal, en especial a la inclusión de las niñas y de las mujeres.
Podéis participar de diversas maneras: Para saber cómo, entrad en la página http://www.cme-espana.org/ , donde además encontraréis diversos materiales didácticos. 
¡Participad también en esta lucha! ¡Os esperamos!

sábado, 9 de abril de 2011

Nigeria - "Mi futuro no está en las canteras"

Ayouba (nombre ficticio), 16 años, es una de estas pequeñas manos emigrante de Benin para trabajar en las canteras de piedra de Abeokuta, en Nigeria. Durante todo el día, en el fondo de un agujero, extraía del suelo los cantos que ha roto a golpe de martillo. Y carga los camiones que irán a distribuir esta grava para la industria de obras y de construcción.
Tierra de hombres está también en estas canteras. La delegación ayuda a niños como Ayouba a poder compaginar este trabajo agotador, del cual a menudo ellos no pueden separarse, con un aprendizaje que les permitirá encontrar un trabajo más conveniente y salir de esta explotación.
El dialogo expuesto más abajo es una reconstrucción del intercambio entre Ayouba y una mujer intermediaria (una de las mujeres que compran y venden la grava). Digno de una obra teatral, es sin embargo realmente producto y prueba de la importancia de la acción de Tierra de hombres. Aquí, Ayouba, empieza a recibir una formación en la fabricación de jabón y de tintes para taparrabos. Incluso, aunque no está más que en la “fase práctica” del proyecto de reinserción, nota ya el impacto: poder decir a esta mujer que su futuro no está en las canteras es la señal de que ha adquirido un poder, que sabe que puede aprender y afirmarse mucho más.
Este proyecto ha sido posible gracias a todo un trabajo comunitario. Los niños menores de 14 años han sido inmediatamente retirados de las canteras. Los de mayor edad han sido autorizados por sus patrones, a tener tiempo de descanso para seguir con estas formaciones. Cuando estos jóvenes sean capaces de empezar en su oficio, se beneficiaran de un apoyo para montar su negocio. También se les mandará a buscar niños benimeses y explicarles los riesgos e inconvenientes de trabajar en las canteras de piedra.
Reconstrucción del diálogo entre Ayouba y una mujer intermediaria:
- Intermediaria: ¡Mi camión va a llegar, es preciso que cargues rápidamente la grava! ¡Si no está listo, iré a otra parte!
- Ayouba: ¿No ves que estoy aprendiendo? Lo haré después de mi hora de descanso. El camión no tiene más que esperar.
- Intermediaria: ¿Pero qué estudias tú? Termina pronto este estúpido trabajo y ven a acabar lo que has empezado.
- Ayouba: Estoy aprendiendo un oficio pues me he dado cuenta de que mi porvenir no está en las canteras.
- Intermediaria: Voy a llamar a tu patrón y a decirle lo que estás haciendo.
- Ayouba: ¡OK vete! Mi patrón me ha autorizado a tener un tiempo de descanso para realizar este aprendizaje.
- Intermediaria: Por favor, ven a acabar con este cargamento.
- Ayouba: Sabes, mi patrón es el patrón de esta cantera y yo quiero ser también mi propio patrón si la gente de Tierra de hombres quieren ayudarme.
Luego el muchacho se vuelve hacia el jefe del proyecto de Tierra de hombres y le pregunta: ¿Jefe, habías dicho que nosotros podríamos perfeccionarnos si mostramos mucho interés por este trabajo, no es así?
El jefe de proyecto asiente.
Y, Ayouba se vuelve otra vez hacia la señora. Y le dice: “Ya ves, estoy en camino de llegar a ser patrón de una empresa de serigrafía y de una fábrica de jabón.”

viernes, 8 de abril de 2011

Colombia - La explotación sexual infantil: como poner fin a una vida

Laura (se ha cambiado el nombre), 15 años, vivía en casa de su madre, con su abuela y su hermana, en un barrio popular del norte de Cartagena (Colombia). Un día cuando entraba en casa después del colegio, su madre la esperaba, no con su comida, sino que le anunciaba que un hombre le esperaba en su habitación para acostarse con ella.
Laura no sabía quién era ese viejo, de donde venía su acento, mientras que la tocaba, le hablaba y le repugnaba. Ella solo sabía que si no satisfacía sus exigencias, su madre le pegaría con una manguera de riego. Y ella lo haría seguramente como lo había hecho muchas veces, sin importar la razón, por negligencia y sin ninguna consideración a su corta edad.
Sin embargo, su padre había sido advertido por una de sus vecinas, de las torturas que su mujer hacía sufrir a su hija. El había podido ver ese día una de estas escenas, cuando su hija no se lanzó a sus brazos. Aunque él ha puesto una denuncia contra su ex-mujer por violencia familiar, como la situación no ha cambiado, ha decidido llevar a Laura a vivir con él.
El creía que toda la violencia que había en su casa había terminado, sin saber que iba a descubrir lo peor. El solo estaba al corriente de los golpes que daba su mujer a su hija. Pero Laura no le había contado nunca lo que le obligaban a hacer después del colegio.
Algún tiempo después, Laura se ha enamorado y es novia de un muchacho de su barrio, y ha tenido un bebé. Sus exámenes del embarazo le han revelado que es seropositiva. Así es como su padre ha sabido que su ex-mujer la prostituía y que a causa de eso, ella deberá vivir con un virus mortal.
Inmediatamente, su padre denunció la incitación a la prostitución de su ex-mujer, junto con la Delegación de Tierra de hombres en Colombia, en abril de 2010. El abogado Merly Gonzalez Ferrigno se ha hecho cargo de la defensa de Laura, además, ha recibido de la justicia también acompañamiento psicológico. Ella tiene una profunda depresión. “Ella reniega completamente de su enfermedad  y actualmente está en una fase de rabia y de culpabilidad. Ella no quería tomar su tratamiento, solo por hacerse daño. Lo más triste era que vivía en tal estado de desesperación que su vida ya no le importaba”, explica María de Los Angeles Durent, psicóloga de Tierra de hombres, que trata estos casos todos los días.
El análisis psiquiátrico ha conseguido que Laura siga con el tratamiento. También se ha comprobado que su hija y su novio no estaban infectados por el virus del VIH/Sida. Actualmente Laura está otra vez embarazada, pero esta vez, nadie sabe de quién, ni si todavía toma los medicamentos. Ella y su familia desaparecen constantemente, se desplazan de un lugar a otro, incluso a casa de su madre, que no sabe que tiene un proceso penal.
Además del horror que había vivido y vive todavía Laura, lo que le está afligiendo es que, hace cerca de un año que el procedimiento penal fue iniciado y no se ha producido ninguna sentencia. “Es lamentable que la lentitud del organismo investigador haya dejado en mal lugar el valor de Laura, a pesar de la existencia de una ley contra este tipo de explotación. La víctima y su familia han perdido toda la fe en la justicia y actualmente están completamente desmotivados. Sin embargo el proceso continúa e incluso va por buen camino, lo que conforta a Tierra de hombres en su compromiso para lograr una condena ejemplar, para los que en lugar de proteger a sus niños llegan a ser sus peores enemigos”, declara Merly Gonzalez Ferrigno,  abogado en este asunto.
La problemática de la explotación sexual infantil ha llegado a ser una historia común en Cartagena. Todos los días, se descubren nuevos casos, en particular las niñas que ofrecen servicios sexuales a extranjeros, que parecen considerar que arruinar la inocencia de una niña forma parte del paquete turístico.
Se conoce bien el caso de Paolo Pravisani , condenado a 15 años de prisión por haber explotado sexualmente a dos niñas. Esta sentencia ha revelado las situaciones aberrantes que ocurren en estas casas, donde los muros esconden historias como la de Laura y de otras niñas que ven acabar su vida cuando debería comenzar.

miércoles, 6 de abril de 2011

Tierra de hombres refuerza su compromiso con los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el Día Mundial de la Salud

8,8 millones de niños menores de cinco años mueren cada año en el mundo, la mayoría en países pobres, según la OMS (Organización Mundial de la Salud). Alrededor del 50% de las defunciones se deben a enfermedades infecciosas, que están asociadas a la desnutrición. Si desapareciera la desnutrición, la mortalidad de los niños menores de 5 años se reduciría a la mitad. Y medio millón de mujeres (en su mayoría de países en desarrollo) pierden la vida cada año por complicaciones del embarazo o el parto. 
Como sabes, los niños y niñas no mueren de desnutrición como tal (salvo durante las hambrunas y en raros casos de defunción por inanición),  sino, sobre todo, por enfermedades infecciosas: infecciones respiratorias agudas, diarreas, paludismo, rubeola. La mortalidad es mayor en niños/as moderada o severamente desnutridos que en los niños/as bien alimentados. Los niños/as que sufren desnutrición severa, siendo relativamente bajas en números absolutos, son las que generan la mayoría de las defunciones.
Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) está haciendo frente a esa situación y promociona la salud materno-infantil reforzando la calidad de los cuidados (formación del personal, soporte logístico) y el trabajo comunitario con proyectos en el medio rural y urbano. Cada año 320.000 madres, niños y niñas se benefician de nuestra intervención en 17 países: Afganistán, Bangladesh, Benin, Burkina Faso, Colombia, Ecuador, Egipto, Guinea, Haití, Madagascar, Mauritania, Mozambique, Nepal, Palestina, Perú, Senegal, Sri Lanka.
La desnutrición es a menudo invisible. Un niño/a pequeño/a para su edad puede gozar de buena salud y sin embargo sufrir retraso de crecimiento, también llamada desnutrición crónica. El retraso de crecimiento afecta a 186 millones de niños/as. Las consecuencias de esta malnutrición son graves para el niño/a y su desarrollo físico y mental puede verse afectado de forma irreversible.
La actual crisis económica está afectando notablemente a la población más pobre en nuestros países de intervención debido a la explosión de los precios alimentarios. Nuestra actuación va encaminada a asegurar las vacunaciones, la lactancia materna prolongada y exclusiva, utilización de mosquiteras, partos seguros, diversidad alimentaria, acceso al agua, saneamientos e higiene.
Los sistemas de salud pública tienen grandes dificultades y a penas pueden asegurar coberturas adecuadas para prestaciones tan básicas como son los cuidados de salud primaria.
El trabajo nutricional de Tierra de hombres abarca las siguientes áreas: lactancia exclusiva durante los 6 primeros meses, alimentación complementaria adecuada con lactancia prolongada desde los 6 meses hasta alrededor de los 2 años, hacerse cargo con una nutrición adecuada de los niños/as enfermos y desnutridos, aporte adecuado de vitamina A y hierro a mujeres y niños y además un aporte adecuado de yodo para todos los miembros de la familia. Tierra de hombres concede una especial importancia al apoyo del tratamiento en casos de malnutrición aguda severa (niños/as demacrados y o miembros hinchados) con pediatras en centros hospitalarios o en centros especializados.
Explosión de precios alimentarios
Millares de madres y niños/as en desamparado son atendidos por Tierra de hombres. En esta situación de urgencia, Tierra de hombres salva vidas cuidando a los niños y niñas desnutridos y enfermos, distribuye productos básicos a las familias más tocadas por la situación de crisis y enseña a las madres las reglas básicas en materia de salud, higiene y nutrición.
Creemos que es inaceptable que la crisis alimentaria agrave aún más las condiciones de vida de la población que ya vive en una precariedad extrema, que el 50% de los fallecimientos infantiles en los países más pobres sean como consecuencia de la desnutrición, que en Haití el 46% de la población se encuentre desnutrida, que en Nepal cada día 126 niños y niñas mueran de desnutrición, ...
¡Tú puedes hacer algo ahora ! Hazte socio de « Tierra de hombres – Ayuda a la infancia »
Tu aportación como socio mantiene nuestra actuación en los 32 países en los que actuamos y salva vidas.
Informe sobre la salud en el mundo 2010, de la Organización Mundial de la Salud: LA FINANCIACIÓN DE LOS SISTEMAS DE SALUD. El camino hacia la cobertura universal

lunes, 4 de abril de 2011

Primer Festival Solidario "Sevilla se ve solidaria" a beneficio de Tierra de hombres

“Primer Festival Solidario” a beneficio del programa “Viaje hacia la vida” de Fundación Tierra de hombres, con la iniciativa del Festival de las Naciones y la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla, del 10 de marzo al 24 de abril, en la Explanada junto al Puente de Triana y Nave del Barranco - SEVILLA.
Después de 15 años de presencia de Tierra de hombres en el Festival de las Naciones, su director, Sergio ...Frenkel, ha querido reconocer este esfuerzo del voluntariado de la Fundación en las diferentes ediciones, y que ha representado el Área de la Solidaridad del Festival, apoyando el Programa “Viaje hacia la Vida”, que se lleva a cabo en diferentes ciudades españolas, entre ellas Sevilla.
Para ello, va a destinar de forma generosa, los beneficios de este 1er Festival, a la financiación del proyecto, gracias al cual, niños gravemente enfermos, pueden recuperar su salud, con el esfuerzo de Hospitales, como USP Sagrado Corazón, equipos médicos, personal sanitario y empresas como el Festival de las Naciones.
Más información.