jueves, 29 de diciembre de 2011

Tierra de hombres respaldará durante más tiempo a los niños y niñas de Haití


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) proseguirá con su ayuda a las víctimas del terremoto de Haití durante los próximos años. Dos años después de la catástrofe y después de una extensa respuesta humanitaria a la epidemia de cólera, Tdh continua protegiendo a más de 6.000 niños y niñas expuestos a violencias, contribuye a la higiene de 1.600 familias y examina el estado nutricional de 8.000 niños y niñas con el apoyo de la organización Chaîne du bonheur.
Presente desde hace 20 años
Mientras que varias organizaciones de urgencia han dado fin a su misión, Tierra de hombres continúa trabajando en el desarrollo del país, apoyando a las autoridades y a las asociaciones locales. Presente desde hace más de 20 años en Haití, la principal organización Suiza de ayuda a la infancia ha respondido en primer lugar este año a la terrible epidemia de cólera, que ha producido hasta el día de hoy más de 6.800 muertos. Tdh se ha volcado en informar a unas 55.000 personas sobre los riesgos de la contaminación y los medios para prevenirla, diferenciando sobretodo los rumores de la realidad y dando a las familias jabón, cubos y pastillas de cloro, para que puedan protegerse mejor en sus hogares. Igualmente, Tdh puso en marcha, con otras organizaciones suizas, un centro médico que ha cuidado a los enfermos de cólera.
8.000 niñas y niños han recibido asistencia nutricional y, entre ellos, 2.600 han sido objeto de cuidados. Consejos, complementos alimentarios y hospitalización han sido aplicados en función del grado de desnutrición del niño o niña. Cerca del epicentro del terremoto, una unidad de estabilización nutricional cuida cada mes decenas de niños y niñas que sufren de desnutrición severa con complicaciones. En el Departamento del Sur, otra unidad similar completa el apoyo que suministra Tdh a seis puestos de salud, permitiendo cuidados ambulatorios. Los equipos dan información a las comunidades: presentan las prácticas y las recetas que aseguran una alimentación equilibrada a los jóvenes niños e indican cómo prevenir las diarreas y otras enfermedades infantiles.
Tierra de hombres persevera
De aquí a un año, Tierra de hombres se compromete a proteger a unos 2.000 niños y niñas víctimas de negligencia, abusos o violencia con un seguimiento individual apropiado. Tdh colabora también con 50 instituciones privadas que albergan a cerca de 2.000 niños y niñas. Alrededor de un tercio de estos jóvenes residentes han sido separados de sus familias después del terremoto del 12 de enero de 2010. “Muchos sufren de carencias afectivas y corren riesgo de diversas formas de abuso; otros desaparecen a veces en el mercado de adopciones internacionales o en las redes del tráfico”, deplora David Dandrés, responsable de la ayuda humanitaria en Haití de Tdh. “Nos esforzamos para reanudar los lazos entre estos menores y los miembros de sus familias. Más de 380 niños y niñas han podido regresar junto a sus parientes y otros 80 podrían pronto regresar con sus familias”.
Tdh también refuerza los modos de protección colectivos o comunitarios, en vista de la debilidad del dispositivo estatal haitiano, sobretodo después del seísmo. En relación con los lugares de formación, los clubs de deportes o de ocio, Tdh apoya al personal y a los animadores para proteger mejor a la joven generación, por ejemplo alertando de los casos de violencia o maltrato. Tdh ayuda a las asociaciones locales a organizarse y a actuar con el objetivo de reforzar la sociedad civil haitiana. 1.800 niños y niñas toman parte cada semana en animaciones y actividades psicosociales, que consolidan su autoestima y les hace confiar en los demás. Paralelamente, las mamás son informadas sobre la importancia de la lactancia materna y la prevención de enfermedades: las jóvenes madres solteras encuentran los consejos y el apoyo que necesitan. Tdh apoya directamente a las familias más vulnerables haciendo hincapié en las actividades que generan ingresos. “A causa de lo amplias que son sus necesidades, Tierra de hombres está lejos de abandonar a los haitianos”, concluye David Dandrés.