domingo, 13 de noviembre de 2011

Burkina Faso - La fiebre del oro perturba la vuelta al colegio


El descubrimiento en septiembre de un nuevo filón de oro en la zona de lavado de oro de Pousghin ha ocasionado una verdadera avalancha hacia este lugar minero. En unos días, la población presente en este lugar ha pasado de algunos miles a alrededor de 80.000 personas, de los cuales cerca de 20.000 son niños y niñas, que afluyen de los cuatro rincones del país y del país vecino. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) interviene desde 2009 en este lugar para proteger a estos menores, explotados por un trabajo agotador.
En plena vuelta al colegio, esta nueva activación de la fiebre aurífera trastorna las acciones de Tdh para la escolarización y la reinserción de niños, niñas y jóvenes en la formación profesional. Para redoblar sus esfuerzos, la delegación de Tdh se ha comprometido en un nuevo voluntariado para ayudar a más niños y niñas a volver a los bancos de la escuela en vez de a los lugares de explotación.
Según Thierry Agagliate, delegado de Tdh en Burkina Faso: “Las dificultades están siempre en el nivel de los mayores, para motivarles a renunciar al nuevo filón y volver a su formación profesional. Pero estamos en el buen camino: nuestros trabajadores sociales hacen un gran trabajo de persuasión y nuestras buenas relaciones con los albergues comunitarios son un verdadero triunfo. Sin embargo, hay múltiples problemas de seguridad en estos sitios, también grandes carencias en cuestión de agua potable, higiene y saneamiento, intentamos intervenir pero todavía necesitamos ayuda”.
Tdh interviene en 10 sitios mineros en la región de la meseta central y de Sahel. Actualmente, más de 3.000 niños y niñas pueden proseguir su curso escolar, seguir la formación profesional o desarrollar actividades generadoras de ingresos: adquirir medios para salir de las canteras. El nuevo objetivo es que a otros 600 niños y niñas se les pueda garantizar un futuro mejor.