sábado, 29 de octubre de 2011

Haití - Tierra de hombres se compromete en la reducción de los riesgos y desastres

Su posición geográfica y sus características geológicas hacen de Haití un país muy vulnerable a los avatares naturales. El país es regularmente víctima de huracanes, tormentas, inundaciones, deslizamientos del terreno, desprendimientos, sequías, terremotos e incluso, a veces, maremotos. Las consecuencias de estas catástrofes están acentuadas por las condiciones de vida difíciles, la epidemia de cólera, la degradación del entorno, una situación política frágil, sin olvidar las repercusiones del seísmo del 12 de enero de 2010, a las cuales la población todavía debe de hacer frente.
Reducir las consecuencias sobre las víctimas
Para prevenir y poder actuar rápidamente en caso de catástrofe, Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) ha elaborado en julio de 2011, con el apoyo de UNICEF, un conjunto de actividades de reducción de riesgos: una vigilancia humanitaria, herramientas de alerta y de respuesta frente a los desastres. Durante 10 meses, Tdh va a apoyar un plan de contingencia nacional de la Dirección de Protección Civil. Las competencias de las comunidades y órganos estatales estarán reforzadas para saber prever, prevenir y actuar frente a las catástrofes. En última instancia, Tdh intervendría de urgencia.
En este proyecto, Tdh toma parte en un plan nacional y se alía con organizaciones de urgencia que intervienen en otras regiones del país así como con las instituciones estatales (Dirección de Protección Civil, Sistema Nacional de Gestión de Riesgos y de Desastres, Centros de operaciones de urgencias…). Juntos elaboran o consolidan los procedimientos de alerta y de intervención válidos en todo el país para permitir su asimilación progresiva en las políticas nacionales.
Proteger a las regiones particularmente vulnerables
El Departamento del Sur, situado a lo largo de la costa, está ampliamente expuesto a estas catástrofes. El llano de los Cayos, por debajo del nivel del mar y receptáculo de los torrentes de los Mornes, es una zona particularmente inundable. Las salidas para el drenaje tienen una capacidad extremadamente limitada, unas simples lluvias de varias horas son suficientes para crear inundaciones importantes.
El Departamento de Gran Anse tiene un factor de vulnerabilidad suplementario: su enclave. En efecto, por un lado faltan carreteras para acceder a esta zona y por otro lado las infraestructuras en el seno de este departamento son muy raras, viviendo así toda una población. En caso de ciclón, este departamento tiene una gran probabilidad de verse totalmente aislado del resto del país, las escasas carreteras llegan a estar totalmente impracticables. Estos dos departamentos tampoco se han ahorrado la epidemia de cólera, contra la cual las estructuras sanitarias locales no pueden aportar una respuesta suficiente.
Lo que Tdh ha hecho ya
* Salud y nutrición
Tierra de hombres intenta hacerse cargo de los niños y niñas con desnutrición aguda severa con complicaciones en el seno de las dos unidades de estabilización nutricional (USN) de Pequeño Goave y de los Cayos. La situación nutricional es relativamente estable, con un alza en el número de admisiones durante el mes de agosto. En el Departamento del Sur, cuatro puestos terapéuticos ambulatorios son sostenidos por Tierra de hombres y acogen a los niños y niñas con desnutrición aguda severa sin complicaciones. 24 empleados de los centros de salud  del Ministerio de Salud Pública han sido formados en la dirección y en hacerse cargo de la desnutrición aguda. La evolución del estado de salud de los menores aquejados de desnutrición aguda moderada es seguida por 8 profesionales (5 en zona urbana y 3 en zona rural) cada mes. En las localidades rurales donde Tdh interviene, el 100% de las mujeres embarazadas se dan cita en los puestos para mujeres embarazadas, signo de un buen conocimiento de los proyectos de Tdh por parte de las comunidades.
Resumen de actividades:
- 501 niños y niñas con desnutrición aguda severa han sido tomados a su cargo.
- 466 niños y niñas con desnutrición aguda moderada han recibido un seguimiento.
- 5.995 niños y niñas  han tenido un diagnóstico precoz.
- 1.630 niños y niñas han sido vacunados.
- 1.155 mujeres se han beneficiado de un seguimiento regular.
* Protección a los niños, niñas y jóvenes madres
Cada vez más madres adolescentes son identificadas, lo que necesita una atención particular tanto para estas jóvenes madres como para sus hijos e hijas. Las actividades individuales y colectivas les proponen un acompañamiento personalizado y les permite crear relaciones de apoyo y evitar su aislamiento.
Una enfermera de Tdh y varios grupos de mujeres ofrecen apoyo a las jóvenes madres o adolescentes. Sobretodo para evitar el abandono de sus hijos e hijas, ellas reciben consejos sobre el embarazo, la lactancia y la nutrición del menor, enfermedades infantiles, los derechos de los niños, niñas y de la mujer. Estas jóvenes pueden así encontrarse, compartir lo que están viviendo y aconsejarse mutuamente.
En Gran Goave, 26 adolescentes con edades comprendidas entre 14 y 18 años, madres o embarazadas, han participado en un curso que les dará acceso a la apertura de una pequeña empresa. 76 adolescentes o mujeres inscritas en las actividades de sensibilización de Tdh participan en una media de 5 sesiones propuestas por Tdh. Los grupos de discusión compuestos por muchachos y muchachas han permitido igualmente intercambios sobre la adolescencia y la educación sexual.
Resumen de actividades:
- 1.185 niños y niñas han recibido un seguimiento desde el comienzo del proyecto.
- 1.909 niños y niñas han sido documentados en los centros de residencia.
- 406 niños y niñas se han beneficiado de mediación familiar.
- 361niños y niñas han sido reunidos con sus familias.
- 10 centros sociales comunitarios están en funcionamiento.
- 231 adultos participan en sensibilizaciones sobre la protección infantil y la educación parental.
* Agua y saneamiento
Sumado a la falta de letrinas, la evacuación de los excrementos humanos pasa a ser un problema mayor, aumentando los riesgos de contaminación epidemiológica. Las personas que recogen la basura, llamadas “bayakous” en Haití, no tienen otro remedio que sacar los excrementos hacia las corrientes de agua de las ciudades o al mar, arriesgando su salud y exponiendo a la población a enfermedades transmitidas por el agua. Para paliar esto, Tdh ha dado a los equipos de “bayakous” una formación, así como el material adecuado que les permita efectuar su oficio dignamente y con seguridad. La población de los barrios donde Tdh interviene está también sensibilizada sobre los riesgos de una mala gestión de los desechos humanos a fin de animarles a llamar a los “bayakous” formados.
Tdh igualmente ha firmado un protocolo de acuerdo con el orfanato ESPWA para la construcción de un lugar de compostaje en el seno de esta estructura. Este sitio está actualmente en construcción y estará operativo durante el otoño. El abono será utilizado para un cultivo de frutas y de cereales a favor de los niños y niñas del orfanato y de las poblaciones colindantes. Esto evitará al mismo tiempo la compra de abono químico.
Resumen de actividades:
- 447 letrinas han sido construidas para 3.815 personas.
- 63 sesiones de promoción de la higiene se han realizado para 2.766 personas.
- 49 albañiles han sido formados.
- 6 comités de agua potable y de saneamiento están funcionando.