jueves, 27 de octubre de 2011

Bangladesh - Prepararse para afrontar mejor las catástrofes naturales


Jornada internacional de prevención de catástrofes naturales. En este país particularmente expuesto a las catástrofes naturales, el Gobierno de Bangladesh se ha dotado de un programa de reducción de riesgos ligados a los desastres. Mohammad Abdul Qayyum, el director de este programa, ha recibido a Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en Dacca para un intercambio productivo.
- ¿Cuáles son las principales causas de los desastres?
La situación geográfica de Bangladesh, entre el Himalaya y el mar, sobre el delta de grandes ríos hace que el país esté muy expuesto a las crecidas. Igualmente hay riesgo de terremotos a causa del movimiento de la placa tectónica india que se encuentra bajo Asia. El cambio climático provoca el aumento del número de ciclones. Paradójicamente el riesgo de sequía también es elevado.
- ¿Cuál es el impacto del cambio climático?
Bangladesh es uno de los países más vulnerables del planeta al cambio climático. El aumento del nivel del mar provoca la subida del agua del mar a los canales e inunda los cultivos y los estanques de retención de agua potable.
- ¿Qué pasa en las regiones costeras de la bahía de Bengala, como Pathargatha, donde Tdh lleva a cabo un nuevo proyecto de salud y agua?
La población debe hacer frente a varias tempestades cada año y cada dos o tres años incluso a un ciclón. Hace justo dos semanas, una tempestad ha provocado una marea alta y se han roto los diques en varios puntos. El agua salada se ha infiltrado en la tierra y los aldeanos han perdido sus cosechas que son su escaso medio de subsistencia.
- ¿Y cuáles son los riesgos en el norte donde Tdh interviene desde hace más de 35 años?
La erosión causada por los ríos es importante. El Brahmapoutre cambia su curso cada año. En cada crecida la gente se ve obligada a comenzar de cero y reconstruir sus casas, sobre un nuevo banco de arena.
- ¿Concretamente, cómo tratáis de reducir los riesgos de desastres?
Buscamos mejorar la resistencia de la población a través de medios estructurales estatales (construcción de diques, refugios anticiclón) o no estructurales (aumento del nivel de preparación de los individuos y de la comunidad gracias a la sobre-elevación de los huertos, gestión comunitaria de las alertas de tempestad). Estas medidas perdurables deben permitirnos pasar de la ayuda directa y la rehabilitación de lo siniestrado, a una situación donde nos anticipemos y disminuyamos el impacto de las inevitables perturbaciones meteorológicas venideras gracias a nuestra preparación.